En de­fen­sa de las VA­CA­CIO­NES

Las ne­ce­si­tas pa­ra des­can­sar, rom­per con la ru­ti­na, co­nec­tar con­ti­go mis­ma y ol­vi­dar­te de tu vi­da co­ti­dia­na. Dis­frú­ta­las y no sa­bo­tees tu opor­tu­ni­dad de re­cu­pe­rar el equi­li­brio.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

Las va­ca­cio­nes pue­den re­sul­tar re­la­jan­tes y en­ri­que­ce­do­ras, pe­ro tam­bién frus­tran­tes si no se han pre­pa­ra­do con acier­to. Se pue­de vi­vir sin co­mer va­rias se­ma­nas; sin be­ber agua, va­rios días; pe­ro sin dor­mir no se pue­de es­tar más de tres días. Sin des­can­sar, aca­ba­ría­mos en­fer­mos. Te­ne­mos una can­ti­dad de ener­gía psí­qui­ca li­mi­ta­da. Cuan­do so­bre­pa­sa­mos ese lí­mi­te, apa­re­cen los tras­tor­nos del sue­ño, la an­sie­dad y la fal­ta de con­cen­tra­ción, en­tre otros sín­to­mas. Son se­ña­les que nos en­vían el cuer­po y el es­ta­do de áni­mo, y que con­vie­ne es­cu­char. De­be­mos de­fen­der las va­ca­cio­nes y apro­ve­char­las. Es un tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra re­po­ner ener­gías, pa­ra cam­biar de aires y es­pa­cio, pa­ra pen­sar en no­so­tras y pro­mo­ver que po­da­mos dis­fru­tar de me­jor equi­li­brio emo­cio­nal. De­sen­gan­char­se del rit­mo co­ti­diano pa­ra mi­rar ha­cia den­tro de uno mis­mo y co­nec­tar­se con lo que te gus­ta es in­dis­pen­sa­ble pa­ra se­guir ade­lan­te el res­to del año sin tan­to es­trés.

Sin cul­pa­bi­li­dad

Est­her es­ta­ba con­ten­ta por­que es­te año ha­bía de­fen­di­do sus va­ca­cio­nes den­tro y fue­ra de sí mis­ma. En su in­te­rior, ha­bía he­cho un ejer­ci­cio de re­fle­xión pa­ra or­ga­ni­zar la vi­da co­ti­dia­na de ma­ne­ra que le que­da­ran unos días de des­can­so pa­ra ella y su pa­re­ja sin sen­tir­se cul­pa­ble. Est­her te­nía dos hi­jos y un tra­ba­jo que le gus­ta­ba mu­cho, pe­ro que era ago­ta­dor. Te­nía ade­más unos pa­dres ma­yo­res y en­fer­mos, que re­que­rían cui­da­dos de los que ella se en­car­ga­ba en gran me­di­da, a pe­sar de te­ner dos her­ma­nas y un her­mano. Lle­ga­ba a es­tas fe­chas bas­tan­te ago­ta­da. Pe­ro, des­pués de una psi­co­te­ra­pia, em­pe­za­ba a do­mi­nar las ten­den­cias que le per­ju­di­ca­ban. Y es que Est­her se pen­sa­ba in­sus­ti­tui­ble y le cos­ta­ba pe­dir ayu­da tan­to a sus her­ma­nos co­mo a otras per­so­nas. Tras esa ac­ti­tud se es­con­día un an­ti­guo de­seo in­fan­til: se sen­tía la pre­fe­ri­da de su pa­dre, que ala­ba­ba en su ima­gi­na­ción la res­pon­sa­bi­li­dad de la que ha­cía ga­la res­pec­to a sus her­ma­nos. Cuan­do co­men­zó a re­co­no­cer sus lí­mi­tes y a que­rer­se con ellos, tam­bién em­pe­zó a dis­fru­tar más de sus ocu­pa­cio­nes y su ocio. Com­pren­dió que los de­más po­dían que­rer­la no so­lo por ser ne­ce­sa­ria, sino por có­mo era. Y de­jó de sen­tir­se cul­pa­ble por no es­tar siem­pre a dis­po­si­ción de los de­más. Es­te año, ha­bía de­ci­di­do de­jar a los ni­ños una se­ma­na con sus abue­los y or­ga­ni­zar un via­je con su pa­re­ja a una pla­ya. Sin ho­ra­rios, so­lo ellos dos: pa­sear, leer y re­cu­pe­rar un tiem­po del que no dis­fru­ta­ban des­de ha­cía mu­cho.

Adiós con­flic­tos

El es­trés que vi­vi­mos a lo lar­go del año guar­da re­la­ción con la can­ti­dad de co­sas que de­be­mos ha­cer por obli­ga­ción y con ho­ra­rios es­tric­tos. En va­ca­cio­nes, los ho­ra­rios se fle­xi­bi­li­zan, des­apa­re­cen las obli­ga­cio­nes for­zo­sas, los com­pro­mi­sos in­elu­di­bles y apa­re­ce el pla­cer de ocu­par el tiem­po en ac­ti­vi­da­des pla­cen­te­ras y en un ocio crea­ti­vo que nos ali­men­ta por den­tro y nos car­ga de ener­gía pa­ra en­fren­tar la si­guien­te eta­pa la­bo­ral. Las mu­je­res nos mo­ve­mos muy bien en el ám­bi­to de lo pri­va­do, pe­ro ¿de­fen­de­mos nues­tra pri­va­ci­dad o fun­cio­na­mos más en re­la­ción al otro, in­ten­tan­do cu­brir de­seos aje­nos y ol­vi­dán­do­nos de no­so­tras mis­mas? La con­quis­ta de ese es­pa­cio pri­va­do y per­so­nal que no nos ale­ja de los de­más, sino que nos acer­ca a no­so­tras mis­mas, es una cons­truc­ción

re­la­ti­va­men­te re­cien­te que es im­por­tan­te de­fen­der en el día a día, pe­ro so­bre to­do cuan­do dis­fru­ta­mos del des­can­so. Lo que pue­de arrui­nar ese des­can­so son los con­flic­tos que no han si­do re­suel­tos y nos acom­pa­ñan. Te­ne­mos que de­fen­der­nos de in­ten­tar re­si sol­ver­los por­que se pue­den apla­zar. No es el mo­men­to de re­sol­ver­lo to­do, sino de re­fle­xio­nar y re­la­jar­se y, sin ne­gar los con­flic­tos, dar un po­co de mar­gen pa­ra sa­ber que po­dre­mos ir ha­cién­do­nos car­go de lo que su­ce­de y re­sol­ve­re­mos la si­tua­ción. nues­tros hi­jos son pe­que­ños, po­de­mos des­can­sar un po­co de ellos y sus lar­gas va­ca­cio­nes es­co­la­res, en­vián­do­los unos días a un cam­pa­men­to o con los abue­los (si te­ne­mos esa suer­te). Si exis­ten con­flic­tos de pa­re­ja, pue­de que sea el mo­men­to pa­ra ha­blar por­que el he­cho de es­tar jun­tos las 24 ho­ras ha­ce aflo­rar más lo que ha es­ta­do ocul­to du­ran­te el año. Las va­ca­cio­nes son muy es­pe­ra­das por to­dos, pe­ro con fre­cuen­cia se car­gan de ex­ce­si­vas ta­reas y preo­cu­pa­cio­nes. Hay que lle­var las jus­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.