CAR­LA Si­món DI­REC­TO­RA DE CI­NE

Mi his­to­ria, a pe­sar de to­do, es una his­to­ria fe­liz y la pe­lí­cu­la lo trans­mi­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo -

En 1993, cum­plió seis años y per­dió a su ma­dre. Tres años an­tes se ha­bía que­da­do sin pa­dre. Am­bos mu­rie­ron de si­da. En 2017, en el Fes­ti­val de Ber­lín, Ve­rano 1993, su pri­mer lar­go­me­tra­je, re­ci­bía el pre­mio a la Me­jor Ópe­ra Pri­ma, al que lue­go se su­ma­ría la Biz­na­ga de Oro a la me­jor pe­lí­cu­la es­pa­ño­la del Fes­ti­val de Má­la­ga. En­tre es­tos hi­tos de la bio­gra­fía de es­ta jo­ven di­rec­to­ra bar­ce­lo­ne­sa, lo que su­ce­de es la vi­da. La de una chi­ca de ciu­dad que se fue a vi­vir a una co­mar­ca ru­ral con sus tíos. La de una chi­ca que cre­ció fe­liz a pe­sar de lo que le to­có y que, tras ver una pe­lí­cu­la de Ha­ne­ke, des­cu­brió to­do lo que se po­día con­tar a tra­vés del ci­ne. Así es Ve­rano 1993 (en car­te­le­ra) don­de la di­rec­to­ra bu­cea en su pa­sa­do pa­ra ha­blar­nos del due­lo in­fan­til.

Mu­jer­hoy. De­be de ha­ber si­do do­lo­ro­so re­vol­ver to­dos esos re­cuer­dos… Car­la Si­món. Es­tu­ve más co­nec­ta­da du­ran­te la es­cri­tu­ra del guión. Y aho­ra, que me doy cuen­ta de que al­go tan per­so­nal to­ca a tan­ta gen­te, tam­bién lo vi­vo de ma­ne­ra muy emo­cio­nal. Pe­ro do­lo­ro­so no; fue bo­ni­to re­co­pi­lar to­dos esos mo­men­tos. Lo más du­ro fue dar­me cuen­ta de que no me acuer­do de mi ma­dre. Es tris­te ese va­cío. Te­nía unas car­tas que ha­bía man­da­do a sus ami­gas y eso me sir­vió pa­ra qui­tar­me esa es­pi­ni­ta.

La re­tra­ta co­mo una mu­jer can­sa­da, do­lo­ri­da…

Las car­tas me ayu­da­ron a sa­ber có­mo se ex­pre­sa­ba. De­cía “en­ró­lla­te” o “es­toy can­ti­dad de can­sa­da”. En la es­ce­na en que las ni­ñas se dis­fra­zan y una ha­ce de mi ma­dre, le di­je: “Im­pro­vi­sa, pe­ro di es­tas frases; ahí es­tá ella”. Mis fo­tos de pe­que­ña tam­bién nos acom­pa­ña­ron en el pro­ce­so. De ahí sa­lie­ron mu­chas ideas de es­ce­nas, y el tono, el co­lor, el ves­tua­rio.

¿Qué fue pa­ra us­ted aquel ve­rano del 93?

Mar­có la fron­te­ra en­tre mi nueva vi­da y la an­te­rior. En la reali­dad, los már­ge­nes del tiem­po no son tan con­cre­tos, la pe­lí­cu­la ne­ce­si­ta­ba ese mar­co tem­po­ral, pe­ro la adap­ta­ción a una nueva fa­mi­lia no es al­go que se so­lu­cio­ne en dos o tres me­ses.

¿La au­sen­cia de la ma­dre ha es­ta­do pre­sen­te en su vi­da?

Sí. Con mi nueva fa­mi­lia he ha­bla­do so­bre mi ma­dre siem­pre que lo he ne­ce­si­ta­do, de una ma­ne­ra muy abier­ta; eso me ha per­mi­ti­do no lle­var­lo co­mo al­go dra­má­ti­co y has­ta po­der con­tar­lo en una pe­lí­cu­la.

“Po­bre­ci­ta”, di­ce sin pa­rar una ve­ci­na. ¿Es cons­cien­te de ha­ber vi­vi­do con la pe­na al­re­de­dor? Sí, el “po­bre­ci­ta” lo he oí­do mu­chas ve­ces, y es lo peor que te pue­den de­cir. Afor­tu­na­da­men­te, mi ma­dre de aho­ra siem­pre ha si­do muy de­ter­mi­na­da y les de­cía: “¡De po­bre­ci­ta na­da, ya bas­ta!”. Una ni­ña que ha per­di­do a su ma­dre, la re­la­ción que bus­ca más in­me­dia­ta es la de la otra ma­dre, por eso la co­lum­na ver­te­bral de la his­to­ria es co­mo se va cons­tru­yen­do la re­la­ción en­tre ellas. Yo lo he re­fle­xio­na­do mu­cho a lo lar­go de mi vi­da: có­mo ha­bría si­do si ella fue­ra dis­tin­ta, por­que un ni­ño en esa si­tua­ción se po­dría ha­ber que­da­do en la lás­ti­ma a sí mis­mo to­da la vi­da.

¿La lla­ma ma­má?

Sí, ellos son pa­pá y ma­má, y mis her­ma­nos son mis her­ma­nos. Mi ma­dre de aho­ra me con­tó que, ca­si el día que en­te­rra­ron a mi ma­dre, oí có­mo mi nueva her­ma­na la lla­ma­ba: “¡Ma­má, ma­má!” y lo re­pe­tí. La gen­te se que­dó pen­san­do: “Po­bre­ci­ta, no ha en­ten­di­do na­da”. Pe­ro yo di­je: “Si ella te lla­ma ma­má y me ha­béis ex­pli­ca­do que es mi her­ma­na aho­ra, yo tam­bién ten­dré que lla­mar­te ma­má, ¿no?”.

¿Re­cuer­da lo que sen­tía?

Lo que re­cuer­do son más bien emo­cio­nes. Sí me acuer­do de la des­ubi­ca­ción, de la sen­sa­ción de es­tar co­mo per­di­da, de los ce­los que te­nía de mi her­ma­na, de pen­sar que na­die me que­ría. Una no­che, igual que en la pe­lí­cu­la, me fui de ca­sa de mis nue­vos pa­dres, pe­ro en­se­gui­da di me­dia vuel­ta con la mis­ma fra­se: “Ya me iré ma­ña­na, que aho­ra es­tá os­cu­ro…”.

La cau­sa de la muer­te de sus pa­dres, el si­da, que­da co­mo te­lón de fon­do… Me plan­teé mu­cho qué pa­pel te­nía que te­ner en la pe­lí­cu­la. El si­da es una co­sa tan fuerte, que si es­ta­ba más pre­sen­te po­día ha­ber­se con­ver­ti­do en el cen­tro de la pe­lí­cu­la, al­go que yo no que­ría. Ade­más, yo de pe­que­ña no sa­bía que mis pa­dres se ha­bían muer­to por eso. Me lo con­tó mi ma­dre a los 12 años. Sin em­bar­go, era im­por­tan­te que fue­ra par­te del con­tex­to, por­que fue al­go que ma­tó a mu­cha gen­te.

¿Ha su­fri­do el es­tig­ma del si­da?

Yo no lo no­té ni lo vi­ví co­mo un es­tig­ma, aun­que lue­go sí me han con­ta­do co­sas co­mo una ma­má que le de­cía a su hi­ja que no dur­mie­ra con­mi­go o ese tipo de si­tua­cio­nes, que son par­te del mie­do y el des­co­no­ci­mien­to. Yo no ha­bía he­re­da­do la en­fer­me­dad de mi ma­dre, pe­ro co­mo ha­bía tan­to mie­do me si­guie­ron ha­cien­do prue­bas has­ta muy ma­yor.

A LOS SEIS AÑOS ME QUE­DÉ HUÉR­FA­NA, PE­RO HAS­TA LOS 12 NO SU­PE QUE MIS PA­DRES HA­BÍAN MUER­TO DE SI­DA”.

¿Y siem­pre ha ha­bla­do de ello abier­ta­men­te?

Cuan­do me lo con­ta­ron, ne­ce­si­té com­pren­der bien por qué mis pa­dres se in­fec­ta­ron de si­da, en­ten­der esa épo­ca de eu­fo­ria y li­ber­tad, tras la muer­te de Fran­co, en la que mu­chas per­so­nas se en­gan­cha­ron a las dro­gas y mu­rie­ron. Des­de que acep­té eso, co­mo a los 14 años, em­pe­cé a cam­biar mi re­la­to y a con­tar­lo cuan­do me pre­gun­ta­ban. No que­ría men­tir so­bre mi vi­da. Y mis pa­dres me di­je­ron: “Es tu vi­da, la pue­des con­tar co­mo quie­ras”.

¿Qué sien­te cuan­do la gen­te se emo­cio­na con una his­to­ria tan su­ya?

Es muy fuerte. Lo más bo­ni­to que te pue­de de­cir al­guien cuan­do ter­mi­nan de ver un tra­ba­jo tu­yo es “gra­cias”. Por lo que sea, por­que ha sen­ti­do al­go que no es­pe­ra­ba sen­tir, o por­que ha co­nec­ta­do con al­go de tu in­fan­cia… Eso es­tá pa­san­do mu­cho.

¿Fue fe­liz esa ni­ña sin pa­dres?

Sí, to­tal­men­te. Mi his­to­ria es una his­to­ria fe­liz y la pe­lí­cu­la lo trans­mi­te. Se tra­ta de em­pe­zar de nue­vo. El he­cho de per­der a mis pa­dres cuan­do era tan pe­que­ña, ha­ce po­si­ble vol­ver a em­pe­zar. ¿Se pue­de vi­vir con ello? Sí, vi­vir y ser fe­liz. BEATRIZ NAVAZO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.