“SU­FRIR POR AMOR ES UNA EPI­DE­MIA EN­TRE LAS MU­JE­RES”

La psi­coa­na­lis­ta ve­ne­zo­la­na de­bu­ta en la fic­ción con La vi­da son los miér­co­les, una no­ve­la so­bre mu­je­res que bus­can el amor, pe­ro se en­cuen­tran a sí mis­mas. Por A. Santos / Fo­to: An­tón Goi­ri

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonista - MARIELA MICHELENA ES­CRI­TO­RA Y PSI­COA­NA­LIS­TA

Sin nin­gu­na du­da, el amor me bus­có a mí. Soy psi­coa­na­lis­ta y, en es­tos tiem­pos, una psi­coa­na­lis­ta re­ci­be so­bre to­do a mu­je­res que su­fren por amor –cuen­ta con una son­ri­sa, Mariela Michelena, ve­ne­zo­la­na afin­ca­da en Ma­drid–. Es co­mo una epi­de­mia. Creo que es por lo que más pa­de­ce­mos; lo épi­co pa­ra no­so­tras son las ba­ta­llas amo­ro­sas. Aun­que el ori­gen del conflicto ca­si siem­pre sea otro. ¡Por­que to­das em­pie­zan ha­blan­do del amor y ter­mi­nan ha­blan­do de sus ma­dres!”. Con la ex­pe­rien­cia de tres ma­tri­mo­nios a sus es­pal­das –“el pri­me­ro a los 18 años, un sal­vo­con­duc­to pa­ra sa­lir sa­lir de ca­sa”, re­co­no­ce–, me­dia vi­da de­di­ca­da al psi­coa­ná­li­sis y el éxi­to de va­rios en­sa­yos –Mu­je­res mal­que­ri­das o Me cues­ta tan­to ol­vi­dar­te, en­tre otros–, Michelena se es­tre­na co­mo no­ve­lis­ta con La vi­da son los miér­co­les (Es­pa­sa), la his­to­ria de tres ami­gas que ron­dan los 40 y dis­fru­tan de una exis­ten­cia aco­mo­da­da, pe­ro no sa­ben ma­ne­jar su vi­da sen­ti­men­tal.

Mu­jer­hoy. ¿El amor si­gue sien­do lo que mue­ve el mun­do? Mariela Michelena. El amor es fun­da­men­tal: te­ner­lo, no te­ner­lo, es­tar acom­pa­ña­do, es­tar so­lo… Por­que el amor es una ma­ne- ra muy so­co­rri­da de es­tar acom­pa­ña­do pe­ro, al mis­mo tiem­po, nun­ca es­ta­mos tan ex­pues­tos al do­lor co­mo cuan­do nos enamo­ra­mos. El amor es un ar­ma de do­ble fi­lo por­que es la más efi­caz pa­ra lu­char con­tra la du­re­za de la vi­da pe­ro tam­bién es lo que más vul­ne­ra­bles nos ha­ce. Las re­la­cio­nes son una tram­pa por­que, por una par­te, ne­ce­si­ta­mos se­gu­ri­dad, tran­qui­li­dad, esa sen­sa­ción de per­te­nen­cia pe­ro, si­mul­tá­nea­men­te, an­he­la­mos la pa­sión, la sor­pre­sa, lo prohi­bi­do, el des­cu­bri­mien­to de lo nue­vo… ¿Y eso có­mo se co­me? Por eso es tan fas­ci­nan­te el amor.

Las pro­ta­go­nis­tas de La vi­da son los miér­co­les, Eva, Ma­ria­na y Su­sa­na, son mu­je­res in­te­li­gen­tes pe­ro se mue­ven con tor­pe­za en el te­rreno sen­ti­men­tal. ¿En el amor su­fri­mos más que dis­fru­ta­mos? El su­fri­mien­to por amor es gratis. Y hay mu­chí­si­mas mu­je­res que en nom­bre del amor es­tá dis­pues­tas a su­frir lo in­su­fri­ble y el dis­fru­te que­da pos­pues­to in­de­fi­ni­da­men­te. Es al­go muy com­ple­jo. No es tan sen­ci­llo co­mo “si es­tás pa­sán­do­lo mal, dé­ja­lo”. A ve­ces se pa­sa de re­la­cio­nes de su­fri­mien­to a re­la­cio­nes de mal­tra­to, por­que no su­pi­mos de­cir que no a tiem­po.

Hay un pun­to de ma­so­quis­mo… Se­gún Freud, el ma­so­quis­mo es lo más inex­pli­ca­ble del psi­quis­mo hu­mano; y Haw­king man­tie­ne que lo más mis­te­rio­so es la mu­jer. Cree­mos que esa in­cli­na­ción al su­fri­mien­to nos ha­ce po­de­ro­sas, cree­mos que nos enal­te­ce y nos re­go­dea­mos en ello.

¿Eso quie­re de­cir que las mu­je­res tenemos una pre­dis­po­si­ción al su­fri­mien­to? Es­to es al­go que me pre­gun­to cons­tan­te­men­te. So­mos una com­bi­na­ción de lo bio­ló­gi­co y de la ex­pe­rien­cia, aque­llo pa­ra

“Una rup­tu­ra sen­ti­men­tal es co­mo si se te hu­bie­ra muer­to al­guien; te cam­bia la vi­da de arri­ba a aba­jo”.

lo que bio­ló­gi­ca­men­te es­ta­mos des­ti­na­dos se­rá siem­pre trans­for­ma­do por la cul­tu­ra y las cir­cuns­tan­cias de ca­da épo­ca. Por ejem­plo, si ha­bla­mos de la ma­ter­ni­dad, es una cues­tión que nos plan­tea­mos las mu­je­res mien­tras que ellos, en ge­ne­ral, se de­jan lle­var. Pe­ro es­to no quie­re de­cir que no ha­ya hom­bres muy ma­ter­na­les, por­que lo mas­cu­lino y lo femenino se re­par­te. No es lo femenino pa­ra las mu­je­res y lo mas­cu­lino pa­ra los hom­bres; allí don­de ha­ya una ve­na fe­me­ni­na, ha­brá una in­cli­na­ción ha­cia la ma­ter­ni­dad, a sa­cri­fi­car­se, a cui­dar… ¿Y có­mo po­de­mos evi­tar lle­gar a una si­tua­ción tó­xi­ca? Es­tá cla­ro que, en oca­sio­nes, se re­pi­ten de­ter­mi­na­dos pa­tro­nes. La re­pe­ti­ción es uno de los vi­cios hu­ma­nos y, con fre­cuen­cia, ha­ce­mos su­ce­si­vas elec­cio­nes fa­lli­das que de­be­rían lle­var­nos a pre­gun­tar­nos por qué. Es­tas co­sas no sur­gen de la no­che a la ma­ña­na. Uno de­be es­tar aten­to a la ho­ra de ele­gir, pe­ro es tan mis­te­rio­so ese pro­ce­so… por­que no es co­mo com­prar una la­va­do­ra: te enamo­ras de quien te enamo­ras e ig­no­ras las ra­zo­nes. In­clu­so, a ve­ces ni si­quie­ra te enamo­ras y so­lo bus­cas un pa­dre o te­ner com­pa­ñía.

¿La edu­ca­ción sen­ti­men­tal es nues­tra asig­na­tu­ra pendiente? No ten­go cla­ro que sean co­sas que se pue­dan apren­der. Ha­brá al­gu­nas que po­da­mos en­se­ñar a nues­tras ado­les­cen­tes, por­que el nivel de mal­tra­to que su­fren es alar­man­te. Por ejem­plo, que se­pan de­cir: “Es­to me gus­ta y es­to no me gus­ta”. Las mu­je­res tenemos una cier­ta in­cli­na­ción a po­ner­nos ma­ter­na­les con el que tenemos en­fren­te, a per­do­nar­le lo im­per­do­na­ble. Y si te han re­for­za­do eso en el ám­bi­to fa­mi­liar tal vez te sien­tas la dueña del mun­do y creas que pue­des con to­do. Por eso es muy im­por­tan­te co­no­cer tus li­mi­ta­cio­nes y re­co­no­cer que no, no pue­des con to­do.

¿Den­tro de 200 años se­gui­re­mos ha­blan­do de es­to? Ya es­cri­bió so­bre es­to Si­mo­ne de Beau­voir en El se­gun­do se­xo en 1949 y aquí es­ta­mos… No sé lo que pa­sa­rá den­tro de 200 años, pe­ro me gus­ta­ría que den­tro de 10 no si­guie­ra pa­san­do lo que ocu­rre ac­tual­men­te con las ado­les­cen­tes.

¿Cree que las pri­me­ras re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les son las que te mar­can pa­ra to­da la vi­da? No soy tan de­ter­mi­nis­ta por­que, si no, no se­ría psi­coa­na­lis­ta. Por suer­te, la gen­te cam­bia, se trans­for­ma, pe­ro es cier­to que

“Las re­la­cio­nes son una tram­pa: ne­ce­si­ta­mos la se­gu­ri­dad y, a la vez, an­he­la­mos lo prohi­bi­do”.

te pue­den mar­car y no sa­lir in­dem­ne. Creo que hoy se ac­ce­de muy pron­to a la se­xua­li­dad, cuan­do to­da­vía las chi­cas no es­tán com­ple­tas. Y cuan­do de­ci­mos que “le fal­ta un her­vor”, la me­tá­fo­ra tie­ne to­do el sen­ti­do, por­que sig­ni­fi­ca que al­go es­tá cru­do y hay co­sas que cru­das no se pue­den co­mer. Tie­nen 13 o 14 años y to­da­vía no sa­ben lo que quie­ren. De­be­rían es­tar rién­do­se con sus ami­gas o vien­do una pe­lí­cu­la de te­rror, pe­ro la pre­sión de su círcu­lo ya es enor­me y sus cuer­pos es­tán com­ple­ta­men­te ex­pues­tos. Cir­cu­la una fo­to por in­ter­net y en un se­gun­do pa­sas de ser la ton­ta a la fá­cil del gru­po. Aho­ra to­do es­tá do­cu­men­ta­do, co­mo si tu dia­rio ín­ti­mo es­tu­vie­ra abier­to a to­do el mun­do y pa­ra siem­pre.

Nin­gu­na de las pro­ta­go­nis­tas de La vi­da son los miér­co­les tie­ne hi­jos, pe­ro ca­da una lo vi­ve de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. Es que la ma­ter­ni­dad siem­pre es un in­te­rro­gan­te pa­ra una mu­jer, in­de­pen­dien­te­men­te de su con­di­ción se­xual; la res­pues­ta, aho­ra que se­xo y ma­ter­ni­dad no van de la mano, ya no es úni­ca. Y la pre­sión so­bre es­te te­ma ha ba­ja­do mu­chí­si­mo, se tra­ta más de una pre­sión per­so­nal que so­cial.

¿Las mu­je­res que no sa­tis­fa­cen su de­seo de ser ma­dres con­si­guen su­pe­rar­lo? Creo que ese es un agu­je­ro que no se pue­de lle­nar con na­da. Esa his­to­ria de que hay que ver el va­so me­dio lleno... Yo creo que hay que ver­lo co­mo es­tá y eso sig­ni­fi­ca que hay co­sas que tie­nes y otras que no y que, ade­más, no vas a te­ner nun­ca. Y uno tie­ne que apren­der a vi­vir con ello. Esa vi­sión op­ti­mis­ta y naif de “bueno no pa­sa na­da, ten­drás otras co­sas”… Co­mo si to­do se pu­die­ra com­prar. Nos ocu­rren co­sas que de­jan una hue­lla y no es ver­dad que pue­dan bo­rrar­se co­mo eli­mi­na­mos las oje­ras con ma­qui­lla­je. Lo in­te­li­gen­te es ha­cer de esa ci­ca­triz al­go que dé sus­tan­cia a tu vi­da, que me­rez­ca la pe­na ser vi­vi­do y con­ta­do. Hay una tendencia a re­la­ti­vi­zar las co­sas, a que to­do sea lí­qui­do y se te es­ca­pe en­tre las ma­nos, co­mo ex­pli­ca Zyg­munt Bau­man. Y hay ex­pe­rien­cias en la vi­da que no son lí­qui­das, son só­li­das y ne­ce­si­tan de un tiem­po pa­ra di­ge­rir­las y mas­ti­car­las. ¿Se pue­de de­cir lo mis­mo de las rup­tu­ras sen­ti­men­ta­les? Es co­mo si se te hu­bie­ra muer­to al­guien; te cam­bia la vi­da de arri­ba aba­jo. Tie­nes que apren­der otra vez a desa­yu­nar sin esa per­so­na. Y eso no es fá­cil. Pe­ro es­ta­mos en un mo­men­to en que es­tá prohi­bi­do es­tar tris­te. Que­re­mos so­lu­cio­nar to­do rá­pi­do y sin do­lor, y la gen­te te di­ce: “¡Si ya han pa­sa­do dos me­ses!”, co­mo si fue­ra una eter­ni­dad. Hay due­los que tar­dan años en sa­nar­se y, a ve­ces, to­da la vi­da. Pe­ro con eso vi­ves y eso tam­bién te en­ri­que­ce y te con­vier­te en una per­so­na más auténtica.

¿Por qué a ve­ces pa­re­ce que los hom­bres su­fren me­nos? ¿Qué es lo que ha­cen “de otra ma­ne­ra”? En reali­dad, eso es­tá re­la­cio­na­do con lo mas­cu­lino y lo femenino, de la ma­ne­ra en que ha­blá­ba­mos an­tes. Los hom­bres con más in­gre­dien­tes fe­me­ni­nos van a su­frir más que las mu­je­res con más in­gre­dien­tes mas­cu­li­nos. De he­cho, hay mu­je­res que cam­bian mu­cho de pa­re­ja y pa­san pá­gi­na rá­pi­do, y hay hom­bres que no.

No me ima­gino a mu­chos hom­bres en el rol de aman­te eterno, co­mo Eva en la no­ve­la. No sue­len te­ner esa ca­pa­ci­dad de aguan­te, pe­ro tam­bién es cier­to que so­mos las mu­je­res las que nos se­pa­ra­mos a pe­lo. So­mos ca­pa­ces de que­dar­nos so­las con un pa­no­ra­ma de­sola­dor y em­pe­zar de ce­ro sim­ple­men­te por­que no so­mos fe­li­ces en una re­la­ción. Y eso en ellos no es tan usual.

Su país, Venezuela, tam­bién es­tá pre­sen­te en el li­bro en el per­so­na­je de Marina. Aho­ra mis­mo no pue­do ha­blar de Venezuela sin que se me rom­pa voz. Ape­nas duer­mo, o lo ha­go pe­ga­da al te­lé­fono, y la in­for­ma­ción que me lle­ga a tra­vés de Twit­ter o de los chats de la fa­mi­lia y de los ami­gos me par­te el al­ma. La si­tua­ción es in­sos­te­ni­ble des­de ha­ce mu­cho tiem­po, pe­ro con la caí­da del pre­cio del pe­tró­leo ya no hay in­ver­sión, la mor­ta­li­dad in­fan­til se ha mul­ti­pli­ca­do y fal­ta lo bá­si­co. Yo man­do to­das las se­ma­nas di­ne­ro y ca­jas con co­mi­da y me­di­ca­men­tos a mi fa­mi­lia y cru­zo los de­dos pa­ra que lle­guen. No sé qué va a pa­sar, por­que a ca­da muer­to no hay más mie­do sino más ra­bia. O

“Las chi­cas ac­ce­den hoy de­ma­sia­do pron­to a la se­xua­li­dad. La pre­sión de su círcu­lo es enor­me”.

La vi­da son los miér­co­les. Una no­ve­la so­bre mu­je­res que bus­can el amor pe­ro se en­cuen­tran a sí mis­mas. Es­pa­sa, 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.