De­ma­sia­das TARAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - SUSANNA TAMARO

MMI PRI­MER im­pac­to res­pec­to al mun­do tu­vo lu­gar en la guar­de­ría. No de­bía de lle­var mu­chos días allí cuan­do com­pren­dí mi profunda vo­ca­ción de er­mi­ta­ña. No en­ten­día na­da de lo que ha­bía que ha­cer, ni lo­gra­ba es­ta­ble­cer re­la­ción con mis com­pa­ñe­ros. Lo que pa­ra los de­más era di­ver­ti­do, a mí me pro­du­cía la an­gus­tia tí­pi­ca de quien se que­da al mar­gen. “Su hi­ja va a ser una fuen­te de gra­ves pro­ble­mas –le di­jo la maes­tra a mi ma­dre–. Yo no des­car­ta­ría que ter­mi­na­ra sus días en un ma­ni­co­mio”. Por en­ton­ces, el obs­ceno edul­co­ra­mien­to de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to aún no ha­bía con­ta­mi­na­do to­das las re­la­cio­nes hu­ma­nas. Lla­mar al pan, pan y al vino, vino era una for­ma de an­clar­se a la reali­dad. Y las pa­la­bras de la maes­tra no hi­cie­ron más que con­fir­mar­le a mi ma­dre aque­llo que ya sa­bía des­de que yo vi­ne al mun­do. “Des­de tu pri­mer llan­to, su­pe que al­go no iba bien en tu ca­be­za”, me re­pe­tía a me­nu­do.

SI HU­BIE­RA NA­CI­DO

en el nue­vo mi­le­nio, se­gu­ro que des­de mi con­cep­ción ha­bría es­ta­do abo­ca­da a unos aná­li­sis de ADN. De­ma­sia­das taras, en esa hé­li­ce lle­na de sui­ci­dios, al­coho­lis­mos y lo­cu­ras. No sé qué po­dría ha­ber emer­gi­do de bueno de esos aná­li­sis; pro­ba­ble­men­te, en mi ca­so, na­da bri­llan­te. Es po­si­ble que tam­bién con Beet­ho­ven los re­sul­ta­dos hu­bie­ran si­do pa­re­ci­dos. ¡No se trae al mun­do a un ni­ño con los ge­nes del al­coho­lis­mo y la sor­de­ra! ¿Qué de­cir del gran pia­nis­ta Pe­truc­cia­ni? Es­ta­ba aque­ja­do de os­teo­gé­ne­sis imperfecta. Tam­bién él se ha­bría en­con­tra­do con un pul­gar ha­cia aba­jo. ¿Y Rim­baud? ¿Y Bau­de­lai­re? ¿Y Van Gogh? El ADN de to­dos ellos de­bía de con­te­ner frag­men­tos de lo más em­ba­ra­zo­sos. La for­ma en que la so­cie­dad nos ho­mo­lo­ga no de­ja si­tio pa­ra aque­llos que no son per­fec­tos, fí­si­ca y men­tal­men­te. En es­te mun­do, la in­quie­tud no tie­ne de­re­cho a ser ex­pre­sa­da. O si lo tie­ne, es so­la­men­te pa­ra im­plo­rar una píl­do­ra que, a la pos­tre, sea ca­paz de si­len­ciar­la. O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.