Con­vi­vir con un TA­CA­ÑO

Quien no quie­re gas­tar su di­ne­ro, tam­bién sue­le con­tro­lar su afec­to ha­cia los de­más. Guar­da pa­ra sí to­do lo que tie­ne, por­que de es­ta ma­ne­ra se sien­te mu­cho más fuerte.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros -

EEl ta­ca­ño es ese que nun­ca pa­ga, que se apro­ve­cha de la ge­ne­ro­si­dad del otro. Se le re­co­no­ce en­se­gui­da por su par­ti­cu­lar re­la­ción con el di­ne­ro. Quie­nes le ro­dean aca­ban pa­de­cien­do, en una u otra me­di­da, los ex­ce­sos de su pa­sión irra­cio­nal por el di­ne­ro. El­vi­ra re­fle­xio­na­ba so­bre su re­la­ción de pa­re­ja y no en­ten­día có­mo ha­bía lle­ga­do a es­tar con Jor­ge. Aca­ba­ban de te­ner una dis­cu­sión por las va­ca­cio­nes: a él le pa­re­cía un de­rro­che in­vi­tar a una ami­ga de su hi­ja. Cuan­do em­pe­za­ron a sa­lir, Jor­ge pa­re­cía un aho­rra­dor. Pe­ro no, en reali­dad se tra­ta­ba de un ta­ca­ño, un ras­go que con­ta­mi­na­ba to­da su per­so­na­li­dad.

Acu­mu­lar por acu­mu­lar

La dis­cu­sión por las va­ca­cio­nes ha­bía ago­ta­do la pa­cien­cia de El­vi­ra. Le pa­re­cía el col­mo que a su ma­ri­do le do­lie­ra lo que po­día gas­tar en co­mer una ni­ña de 11 años. Le im­por­ta­ba más eso que el he­cho de que su hi­ja pa­sa­ra unas va­ca­cio­nes inol­vi­da­bles. So­lo mos­tra­ba amor por el di­ne­ro. Esa for­ma tan po­co afec­ti­va de re­la­cio­nar­se con ella, ca­da vez más frío, la ha­bía lle­va­do al lí­mi­te. Su ra­ca­ne­ría es­ta­ba lle­gan­do de­ma­sia­do le­jos. Si se­guía así, ella no sa­bría si po­dría se­guir con su re­la­ción. El ta­ca­ño no sue­le ser­lo so­lo con su di­ne­ro, tam­bién lo es con sus emo­cio­nes, con el afec­to ha­cia los de­más. No quie­re gas­tar su ener­gía vi­tal, ni in­ver­tir­la en ha­cer fe­li­ces a los otros. Guar­da pa­ra sí to­do lo que pue­de. No se tra­ta de una per­so­na pru­den­te en re­la­ción al gas­to, es al­guien atra­pa­do en una cár­cel in­te­rior. Ca­si nun­ca lle­va efec­ti­vo y no es afec­ti­vo. Su re­la­ción con el otro es­tá re­gi­da por la idea de que tie­ne que re­te­ner lo su­yo, pues se sien­te mal si lo com­par­te. So­lo pien­sa en acu­mu­lar y nun­ca tie­ne bas­tan­te. Cuan­do en el ma­ne­jo del di­ne­ro apa­re­cen sín­to­mas co­mo la ta­ca­ñe­ría, es­ta­mos en el ám­bi­to de lo irra­cio­nal. ¿De don­de vie­ne la re­la­ción que tenemos con el di­ne­ro? ¿Y la re­ten­ción des­me­di­da que el ta­ca­ño ha­ce de él? Des­de el psi­coa­ná­li­sis, Freud pro­pu­so una ex­pli­ca­ción. Pa­ra lle­gar a do­mi­nar su cuer­po y for­mar su psi­quis­mo, el ni­ño atra­vie­sa tres fa­ses fun­da­men­ta­les: oral, anal y ge­ni­tal. La ra­ca­ne­ría se tra­ta­ría de una fi­ja­ción a la fase anal. En­tre los dos y los tres años, el ni­ño de­be apren­der a con­tro­lar sus es­fín­te­res. Par­tien­do de la si­tua­ción de nar­ci­sis­mo in­fan­til, las he­ces tie­nen pa­ra el ni­ño un al­tí­si­mo va­lor, di­fí­cil de re­co­no­cer por el adul­to, que ya ha he­cho una se­rie de trans­for­ma­cio­nes y su­bli­ma­cio­nes que le han lle­va­do a sus­ti­tuir el con­te­ni­do del in­te­rior de su cuer­po en un ob­je­to va­lio­so ex­terno a él co­mo el di­ne­ro.

Mie­do a la fra­gi­li­dad

Hay ma­ni­fes­ta­cio­nes de los pa­dres que se­ña­lan el al­to va­lor que tie­ne la ca­ca del ni­ño. Al­gu­nos aplau­den a su pe­que­ño y le fe­li­ci­tan efu­si­va­men­te cuan­do ha con­se­gui­do ha­cer sus ne­ce­si­da­des en su si­tio. Cuan­do se ha si­do muy rí­gi­do con el ni­ño en la edu­ca­ción pa­ra el con­trol de los es­fín­te­res, es­te pue­de in­ten­tar un desafío con­sis­ten­te en re­te­ner. No da eso que sa­le de su cuer­po y su­po­ne que de esa ma­ne­ra ven­ce y se ha­ce más fuerte. Más ade­lan­te go­za­rá in­ten­tan­do re­te­ner to­do lo que tie­ne que ver con él mis­mo. Si lo da, se fra­gi­li­za. Por eso evi­ta gas­tar, por­que se sien­te más fuerte si lo guar­da pa­ra sí. Así pues, el di­ne­ro, que se pre­sen­ta des­de el ex­te­rior co­mo al­go de va­lor, pro­vie­ne de una se­rie de sus­ti­tu­cio­nes de los pri­mi­ti­vos con­te­ni­dos anales. Es­ta re­la­ción la mues­tra el len­gua­je po­pu­lar con frases co­mo “la ga­lli­na de los hue-

vos de oro”, “apes­ta a di­ne­ro”, “lim­piar o blan­quear di­ne­ro”. An­tes de acep­tar la con­vi­ven­cia con un ta­ca­ño, es ne­ce­sa­rio ne­go­ciar có­mo se va a ma­ne­jar el di­ne­ro. Cuan­do los dos miem­bros de la pa­re­ja tra­ba­jan, la si­tua­ción es más lle­va­de­ra. Pe­ro en cual­gas­to quier ca­so, con­vie­ne es­ta­ble­cer acuerdos pa­ra evi­tar la dic­ta­du­ra fi­nan­cie­ra que in­ten­ta­rá im­po­ner el ta­ca­ño. Esa si­tua­ción aca­ba dis­tan­cian­do de la pa­re­ja y pue­de lle­gar a en­friar el amor. La per­so­na­li­dad del ta­ca­ño es di­fí­cil. Pa­ra ellos, to­do es ex­ce­si­vo. La ta­ca­ñe­ría es un sín­to­ma que sue­le apa­re­cer en la es­truc­tu­ra de la neu­ro­sis ob­se­si­va. Di­sua­dir a los ta­ca­ños de su com­por­ta­mien­to no es po­si­ble, a no ser que ellos lo vi­van co­mo al­go pa­to­ló­gi­co y de­ci­dan in­ves­ti­gar lo que les su­ce­de y qué tipo de mie­do se es­con­de tras el te­mor cons­tan­te de que­dar­se sin di­ne­ro. Por lo ge­ne­ral, el ta­ca­ño tien­de a con­si­de­rar que tie­ne la ra­zón en cuan­to a la ma­ne­ra de ad­mi­nis­trar su di­ne­ro y que los de­más son unos des­pil­fa­rra­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.