HO­RÓS­CO­PO DE VE­RANO

Ya es­tán aquí las va­ca­cio­nes, los amo­res de ve­rano, el ro­man­ti­cis­mo de una pues­ta de sol... ¿Quie­res sa­ber qué han re­ser­va­do los as­tros pa­ra tu co­ra­zón? Por Carmen Mateos y Te­re­sa Grau Ilus­tra­cio­nes: Mai­te Nie­bla

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

[Del 21 de mar­zo al 21 de abril]

Aries es al amor lo que el fue­go a la le­ña: no ne­ce­si­tas te­ner una re­la­ción de pa­re­ja es­pe­cial­men­te, por­que pa­ra ti el amor es de­seo, pa­sión, ries­go… Tu fue­go na­tu­ral te em­pu­ja a to­mar la ini­cia­ti­va, a ser quien con­quis­ta, y en ello po­nes to­do tu em­pe­ño. Des­pués, has de se­guir en­cen­dien­do co­ra­zo­nes. De ca­rác­ter apa­sio­na­do e in­ten­so, po­nes to­da la car­ne en el asa­dor mien­tras du­ra el ro­man­ce.

Si tie­nes pa­re­ja... El “tra­ba­jo” de con­so­li­dar una re­la­ción no es lo tu­yo. Co­mo Aria­na, ne­ce­si­tas al­guien muy tran­qui­lo que se­pa ate­nuar tus pri­sas, tu es­trés y ofre­cer­te un re­con­for­tan­te abra­zo cuan­do lo ne­ce­si­tes. En la fa­mi­lia... La pre­sen­cia de Urano en tu signo du­ran­te es­te ve­rano te ha­ce ne­ce­si­tar mu­cho es­pa­cio per­so­nal. No se­ría una ma­la de­ci­sión, si pue­des per­mi­tír­te­lo, pre­pa­rar unas va­ca­cio­nes un po­co a tu ai­re.

Ha­ble­mos de se­xo... En la se­gun­da quin­ce­na de ju­lio, Ve­nus y Mar­te se ali­nean pa­ra su­bir la tem­pe­ra­tu­ra y pro­por­cio­nar­te un mo­men­to de má­xi­ma ex­pan­sión eró­ti­ca. El te­rreno es­tá pre­pa­ra­do pa­ra que es­ta­llen los fue­gos ar­ti­fi­cia­les. Lo­ve the­rapy Con el mes de ju­lio, Mar­te, el cau­san­te de tan­to fre­ne­sí, en­tra en el signo de Cán­cer y se da un ba­ño en sus fres­cas aguas. La in­ti­mi­dad y los sen­ti­mien­tos son la me­jor te­ra­pia des­pués de la pa­sión.

[Del 22 de abril al 22 de ma­yo]

Ve­nus, la dio­sa del amor y la be­lle­za, es tu em­ba­ja­do­ra. Por eso, tie­nes fa­ma de ser una sen­sual y agra­de­ci­da aman­te. Eres fiel por na­tu­ra­le­za y tie­nes una in­men­sa ca­pa­ci­dad pa­ra dis­fru­tar de los sen­ci­llos pla­ce­res de la vi­da. Ofre­ces y pi­des un amor es­ta­ble y con­for­ta­ble, pe­ro ne­ce­si­tas y brin­das ca­ri­cias, pues esa es tu ma­ne­ra de en­ten­der el amor.

Si tie­nes pa­re­ja... Co­mo signo femenino, eres de las que pre­fie­res que te con­quis­ten. Pe­ro ¡ojo!, Ve­nus no es una fi­gu­ra pa­si­va, ni mu­cho me­nos: las ar­tes de la dio­sa con­quis­tan des­de la re­ta­guar­dia.

En la fa­mi­lia... A pri­me­ros de ju­lio, Mer­cu­rio po­ne una no­ta de­sen­fa­da­da y fres­ca. Pe­ro en agos­to ten­drás que ha­cer uso de tus re­cur­sos pa­ci­fi­ca­do­res, por­que con Mar­te de por me­dio…

Ha­ble­mos de se­xo... El po­der de se­duc­ción te acom­pa­ña es­te ve­rano, co­mo siem­pre, por­que lo tie­nes den­tro de ti. Es­tas va­ca­cio­nes se pre­sen­tan co­mo te gus­tan: sin so­bre­sal­tos, pri­sas ni ago­bios. Lo­ve the­rapy Ve­nus se va de tu signo a pri­me­ros de ju­lio. Apro­ve­cha que aún es­tás ba­jo el in­flu­jo de su ener­gía. Si no tie­nes pa­re­ja, mí­ma­te.

[Del 23 de ma­yo al 21 de ju­nio]

Pa­ra ti, el amor es di­ver­tir­se, ju­gar, pro­bar ex­pe­rien­cias sin de­ma­sia­da im­pli­ca­ción emo­cio­nal... Hu­yes del abu­rri­mien­to y te en­can­ta vo­lar de flor en flor. Na­die po­drá de­cir que se abu­rre con­ti­go, a no ser que bus­quen dra­mas lor­quia­nos. Apor­tas fres­cu­ra y li­ge­re­za a la re­la­ción… y das mu­chí­si­mo jue­go.

Si tie­nes pa­re­ja... La enor­me cu­rio­si­dad que sien­tes por to­do, ha­ce de ti una mu­jer que ne­ce­si­ta vi­vir mu­chas y va­ria­das ex­pe­rien­cias amo­ro­sas. Eres muy ver­sá­til, lo bai­las to­do y lo prue­bas to­do, pe­ro te cues­ta com­pro­me­ter­te.

En la fa­mi­lia... Du­ran­te to­do el mes de agos­to, ha­brá muy bue­nos mo­men­tos pa­ra com­par­tir con los tu­yos. Los jue­gos de me­sa pue­den ser un buen re­cur­so pa­ra afian­zar los la­zos de complicidad y amor.

Ha­ble­mos de se­xo... No­ta­rás una subida de las temperaturas a prin­ci­pios de agos­to, que se pro­lon­ga­rá to­do el mes. Es tan­ta la elec­tri­ci­dad que ema­na­rás, ¡que se pue­de pro­du­cir un fle­cha­zo! Lo­ve the­rapy Ve­nus in­gre­sa en tu signo a pri­me­ros de agos­to y pue­de traer mo­men­tos má­gi­cos y di­ver­ti­dos. Tam­po­co des­car­tes la po­si­bi­li­dad de ini­ciar un pí­ca­ro ro­man­ce. Te ayu­da­rá a su­bir tus en­dor­fi­nas.

Cán­cer [Del 22 de ju­nio al 22 de ju­lio]

En el amor, te en­tre­gas so­lo cuan­do sa­bes que “hay agua”. Ne­ce­si­tas con­tac­to e in­ti­mi­dad, po­sees una ex­qui­si­ta sen­si­bi­li­dad y sien­tes la ne­ce­si­dad de pro­te­ger y de ser pro­te­gi­da, pues en tus dos fa­ce­tas de mu­jer ha­bi­tan una fi­gu­ra muy ma­ter­nal y una ni­ña lle­na de inocen­cia, ima­gi­na­ción y ter­nu­ra. Pa­ra Cán­cer, el amor es fa­mi­lia, sen­tir­se segura sin ser cues­tio­na­da.

Si tie­nes pa­re­ja... Tie­nes ta­len­to pa­ra nu­trir y cui­dar. Ne­ce­si­tas que tu ama­do de­fien­da vues­tro te­rri­to­rio... y que no le per­tur­ben tus os­ci­la­cio­nes emo­cio­na­les. En la fa­mi­lia... El Sol en tu signo pro­pi­cia que te las arre­gles pa­ra es­tar con los tu­yos, que es lo que te lle­na, pe­ro has de te­ner au­to­con­trol pa­ra no es­tre­sar­te. Ha­ble­mos de se­xo... To­do el mes de ju­lio tie­nes al Sol y a Mar­te co­mo alia­dos, pa­ra bien y pa­ra mal. A es­tos dos as­tros les pue­de dar por ha­cer el amor, pe­ro tam­bién la gue­rra. ¿Al­guien no­ta­rá la di­fe­ren­cia? Lo­ve the­rapy Ten­drás que es­for­zar­te pa­ra no em­pe­zar (o ter­mi­nar) las va­ca­cio­nes co­mo el ro­sa­rio de la au­ro­ra. Los días 23 o 24, los áni­mos pue­den es­tar muy al­te­ra­dos.

[Del 23 de agos­to al 22 de sep­tiem­bre]

Es­te signo sue­le ser po­co com­pren­di­do en su as­pec­to más pro­fun­do, una bús­que­da de pu­re­za y ver­dad que le re­sul­ta im­pres­cin­di­ble. En el amor eres muy se­lec­ti­va: a ve­ces exi­ges tan­ta per­fec­ción que te re­sul­ta com­pli­ca­do ac­ce­der a los con­ta­mi­na­dos es­pa­cios del amor. Pe­ro, en ho­nor a la ver­dad, sa­be­mos que si hay una ver­da­de­ra sa­cer­do­ti­sa del amor esa es una Vir­go.

Si tie­nes pa­re­ja... Ese afán de ana­li­zar­lo to­do po­ne tra­bas a la pa­re­ja. Tu pul­cri­tud y ne­ce­si­dad de asep­sia a ve­ces te com­pli­can un po­co la vi­da ín­ti­ma. En la fa­mi­lia... Sa­turno en tu ca­sa cua­tro pue­de mi­ti­gar el dis­fru­te de las va­ca­cio­nes, pe­ro ne­ce­si­tas es­tar pendiente de co­sas que so­lo tú pue­des re­sol­ver. Ha­ble­mos de se­xo... La se­gun­da se­ma­na de agos­to re­sér­va­te­la. Pro­ba­ble­men­te, tu sis­te­ma hor­mo­nal es­té de fies­ta y eso tras­cien­de. Así que... ¡lán­za­te! Lo­ve the­rapy Esa se­ma­na se­rá te­ra­péu­ti­ca pa­ra ti. Apro­ve­cha pa­ra ren­dir ho­me­na­je a tu na­tu­ra­le­za más ins­tin­ti­va y de­ja de ca­li­brar los pros y los con­tras.

[Del 23 de ju­lio al 22 de agos­to]

Si hay al­guien di­se­ña­do pa­ra el amor ro­mán­ti­co, ese es un Leo. Cuan­do es­tás ena­mo­ra­da, te sien­tes co­nec­ta­da con el uni­ver­so, ins­pi­ra­da, ple­tó­ri­ca... Qui­zás, pe­ques de yoís­mo... pe­ro se te per­do­na por­que ca­lien­tas los co­ra­zo­nes.

Si tie­nes pa­re­ja... Eres ge­ne­ro­sa, crea­ti­va, bri­llan­te, cá­li­da y te gus­ta ser tra­ta­da co­mo una rei­na, por­que en reali­dad lo eres. Tien­des a ser muy pro­tec­to­ra y ne­ce­si­tas mu­cho re­co­no­ci­mien­to de tu com­pa­ñe­ro. En la fa­mi­lia... El Sol in­gre­sa en tu signo el 23 de ju­nio y lo ha­ce acom­pa­ña­do de Mar­te, por lo que es­ta­rás a to­pe de ener­gía. So­lo ten en cuen­ta una co­sa: vi­gi­la el mal ge­nio cuan­do no to­do sal­ga co­mo tú quie­res. Ha­ble­mos de se­xo... To­do el mes de agos­to, en el que rei­nas, es­ta­rás muy, muy, muy ar­do­ro­sa. Pro­cu­ra con­tro­lar un po­co esa ho­gue­ra tan abru­ma­do­ra. Lo­ve the­rapy A me­di­da que va­ya pa­san­do tu per­so­nal tor­men­ta so­lar, irás ne­ce­si­tan­do un po­co de co­mu­ni­ca­ción... ver­bal.

[Del 23 de sep­tiem­bre al 23 de oc­tu­bre]

El signo de la ba­lan­za bus­ca en el amor una for­ma de com­ple­men­tar­se, pe­ro pue­des con­ver­tir­te en una com­pul­si­va bus­ca­do­ra de tu me­dia na­ran­ja. Li­bra tie­ne cla­ro que la pa­re­ja es co­sa de dos. Y, des­de lue­go, que por ti no que­de.

Si tie­nes pa­re­ja... El amor, pa­ra ti, tie­ne que ver con una re­la­ción ma­du­ra en la que los dos dia­lo­gan des­de la igual­dad. Ne­ce­si­tas bue­na co­mu­ni­ca­ción. En la fa­mi­lia... Es­te pue­de ser un ve­rano ra­di­cal­men­te dis­tin­to, en el que in­clu­so cam­bie el eje de tu vi­da. Pue­de que un fa­mi­liar es­té en un mo­men­to de cam­bios pro­fun­dos y eso te afec­te de ma­ne­ra es­pe­cial. Ha­ble­mos de se­xo... Des­de la se­gun­da quin­ce­na de ju­lio, Ve­nus y Jú­pi­ter pac­ta­rán una bo­ni­ta alian­za y tus en­can­tos bri­lla­rán sin es­fuer­zo. ¡Es­ta­rás irre­sis­ti­ble! Lo­ve the­rapy Con es­ta alian­za pla­ne­ta­ria afec­tan­do a tu signo, co­mien­za una te­ra­pia de au­to­es­ti­ma. Pe­ro eso no quie­re de­cir que sea fá­cil, a ve­ces las te­ra­pias son do­lo­ro­sas.

[Del 23 de no­viem­bre al 22 de di­ciem­bre]

El signo re­pre­sen­ta­do por Jú­pi­ter tie­ne fa­ma de con­quis­ta­dor. Pue­des dis­fru­tar más del mo­men­to y el ac­to de la con­quis­ta que de lo con­quis­ta­do. Du­ran­te el cor­te­jo, ha­ces sen­tir­se a tu ele­gi­do/a co­mo el rey Sa­lo­món o la rei­na de Sa­ba. Eres na­tu­ral, es­pon­tá­nea, cá­li­da y una gran com­pa­ñe­ra de aven­tu­ras.

Si tie­nes pa­re­ja...y si el rey (o la rei­na) ele­gi­do tie­ne un po­co de ma­ña, cuen­ta con una com­pa­ñe­ro ge­ne­ro­so y leal. Eso sí, me­jor que sea po­co ce­lo­so. En la fa­mi­lia... Tu ca­sa IV en Pis­cis, con Nep­tuno, el dios del tri­den­te, vi­si­tán­do­la, pi­de unas va­ca­cio­nes en el mar. Si pue­des ele­gir, no lo du­des. En es­te mo­men­to, a Sa­gi­ta­rio le vie­nen muy bien los can­tos de si­re­nas. Ha­ble­mos de se­xo... Des­de la se­gun­da se­ma­na de ju­lio has­ta fin de mes, Ve­nus car­ga las pi­las a esa fle­cha que te­nías re­ser­va­da. ¡Qué tiem­blen tus po­si­bles con­quis­tas! Lo­ve the­rapy Pro­ba­ble­men­te, esas fle­chas al­can­cen a al­guien con ga­nas de ju­gar, un Gé­mi­nis, por ejem­plo. Se­rá un amor­ci­to que ter­mi­ne con el ve­rano, el tipo de te­ra­pia re­fres­can­te que tan­to ne­ce­si­tas.

[Del 24 de oc­tu­bre al 22 de no­viem­bre]

El signo de agua más ar­dien­te se ma­ni­fies­ta en su ver­tien­te más vol­cá­ni­ca en el amor. Tu ne­ce­si­dad de in­ten­si­dad ha­ce que quie­ras ex­plo­rar los más re­cón­di­tos pai­sa­jes del al­ma de tu pa­re­ja en vues­tros en­cuen­tros ín­ti­mos. Per­te­ne­ces al signo más se­xual del ho­rós­co­po, pe­ro la tu­ya es una se­xua­li­dad emo­cio­nal.

Si tie­nes pa­re­ja... Po­sees un mag­ne­tis­mo abru­ma­dor, pe­ro las lu­chas por el po­der se pue­den con­ver­tir en ba­ta­llas épi­cas. La emo­ción es­tá ser­vi­da. En la fa­mi­lia... Te in­flu­yen dos pla­ne­tas con ne­ce­si­da­des di­fe­ren­tes: uno te pi­de res­pon­sa­bi­li­dad; el otro, aven­tu­ra. Con una ca­ra­va­na fa­mi­liar cum­pli­rás con los dos. Ha­ble­mos de se­xo... A me­dia­dos de ju­lio es­ta­rás pri­sio­ne­ra de la pre­sen­cia in­fla­ma­ble de la unión del Sol y Mar­te. Tie­nes to­das las pa­pe­le­tas pa­ra un ve­rano tó­rri­do. Lo­ve the­rapy Co­mo el amor siem­pre tie­ne un com­po­nen­te trans­for­ma­dor, apro­ve­cha pa­ra sol­tar ta­búes, mie­dos y re­la­cio­nes muer­tas. O pa­ra re­vi­vir­las, si pue­des.

[Del 23 de di­ciem­bre al 21 de enero]

Si eres na­ti­va de es­te si­go de tie­rra es­tás muy en­fo­ca­da en los asun­tos prác­ti­cos de la vi­da y hu­yes de las ver­be­nas amo­ro­sas. Pe­ro cuan­do con­si­gues sa­lir de ese en­vol­to­rio se­rio y al­go frío, eres la per­so­na más fia­ble del mun­do, con un sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad muy no­ta­ble y tam­bién del hu­mor.

Si tie­nes pa­re­ja... Co­mo signo es­truc­tu­ra­do, ne­ce­si­tas te­ner las co­sas cla­ras, los es­pa­cios de­li­mi­ta­dos y los pa­pe­les en re­gla. Al la ho­ra de em­bar­car­te en un com­pro­mi­so, bus­cas se­gu­ri­dad. En la fa­mi­lia... La ter­ce­ra se­ma­na de ju­lio el cuer­po qui­zá te pi­da una in­mer­sión en aguas fa­mi­lia­res. Pe­ro se­rá bre­ve, en se­gui­da te sen­ti­rás ago­bia­da y sal­drás co­rrien­do en bus­ca de ai­re fres­co. Ha­ble­mos de se­xo... En la se­gun­da se­ma­na de agos­to, Plu­tón en el cen­tro de tu signo se ali­nea con Ve­nus, y te apor­ta una do­sis muy es­pe­cial de sex ap­peal. Lo­ve the­rapy Al fi­nal de agos­to, te re­sul­ta­rá te­ra­péu­ti­co com­par­tir tus ex­pe­rien­cias ve­ra­nie­gas. Bus­ca al­guien pa­ra con­fe­sio­nes cóm­pli­ces.

[Del 20 de fe­bre­ro al 20 de mar­zo]

Co­mo era de es­pe­rar, Pis­cis se en­cuen­tra co­mo “pez en el agua” en las ar­tes del amor. Do­ta­da de gran sen­sua­li­dad, ima­gi­na­ción y re­cep­ti­vi­dad, pue­des ser una aman­te muy ins­pi­ra­do­ra. Pa­ra ti, amar su­po­ne una en­tre­ga sin con­di­cio­nes ni lí­mi­tes, al­go que te ha cos­ta­do más de una de­cep­ción.

Si tie­nes pa­re­ja... Te pue­de cos­tar man­te­ner un cla­ro sen­ti­do de tus ne­ce­si­da­des. Pue­des caer en re­la­cio­nes abu­si­vas, si no ali­men­tas mu­cho tu au­to­es­ti­ma. En la fa­mi­lia... Es un buen mo­men­to pa­ra unas va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res, so­bre to­do si hay ni­ños y ado­les­cen­tes. Pe­ro cui­da­do, o te con­ver­ti­rás en la que siem­pre frie­ga los pla­tos. Pro­cu­ra di­ver­tir­te. Ha­ble­mos de se­xo... Qui­zá el tu­yo sea uno de los sig­nos más fa­vo­re­ci­dos por los as­tros es­te ve­rano. Amor, ero­tis­mo, se­xo... to­do se con­ju­ga pa­ra que es­tas va­ca­cio­nes sean inol­vi­da­bles. Lo­ve the­rapy Si con­si­gues des­ha­cer­te de tu tendencia a que­dar­te la úl­ti­ma de la fi­la en el bu­fé, tie­nes la opor­tu­ni­dad de go­zar de un ve­rano muy dul­ce. Los pas­te­li­tos de las es­tre­llas es­te ve­rano lle­van tu nom­bre.

[Del 22 de enero al 19 de fe­bre­ro]

Pa­ra Acua­rio, el amor es­tá te­ñi­do de amis­tad. Ne­ce­si­tas con­ser­var tu in­di­vi­dua­li­dad y sen­tir que tu com­pa­ñe­ro es­tá in­vo­lu­cra­do en tu ca­mino vi­tal. Qui­zá te fal­te un po­co de pa­sión, pe­ro eres tre­men­da­men­te crea­ti­va y tu ama­do ja­más se abu­rri­rá con­ti­go. No te gus­tan las re­la­cio­nes con­ven­cio­na­les y hu­yes de las for­ma­li­da­des de to­do tipo.

Si tie­nes pa­re­ja... Las acua­ria­nas sois mu­je­res de men­ta­li­dad abier­ta y ade­lan­ta­da a vues­tro tiem­po, pio­ne­ras en los nue­vos en­fo­ques del amor. Así que tu pa­re­ja de­be es­tar pre­pa­ra­da pa­ra las sor­pre­sas. En la fa­mi­lia... El 9 de agos­to, la Lu­na lle­na en tu signo te pon­drá me­lan­có­li­ca. Si pue­des es­tar cer­ca de los tu­yos esos días, me­jor. Y si no pue­des, haz­lo por te­lé­fono, sky­pe, se­ña­les de hu­mo... pe­ro no de­jes de ha­cer­lo. Ha­ble­mos de se­xo... Des­de el 22 de ju­lio has­ta fi­nal de agos­to, la con­jun­ción de Mar­te y el Sol que nos pro­me­te un ve­rano ca­len­ti­to a to­dos, te afec­ta es­pe­cial­men­te. Lo­ve the­rapy Muy pro­ba­ble­men­te, tu pa­re­ja te de­man­de un po­co más de aten­ción. Re­cuer­da que es ve­rano, que hay más tiem­po... Pí­de­le ma­sa­ji­tos sen­sua­les y ca­ri­ño­sos, y ol­vi­da­ros de otras te­ra­pias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.