NE­GO­CIOS EN VER­DE

Arries­gan­do, in­no­van­do y, a ve­ces, de­ján­do­lo to­do, es­tas mu­je­res han de­ci­di­do li­de­rar una cru­za­da en fa­vor del pla­ne­ta y el con­su­mo más sano y res­pon­sa­ble. Por Beatriz Gon­zá­lez / Fo­tos: Fe­de­ri­co Re­pa­raz

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

De­jar Lon­dres por una pe­que­ña al­dea y el tra­ba­jo de ofi­ci­na por la crian­za de ga­lli­nas en li­ber­tad pue­de pa­re­cer una osa­día. Pe­ro es lo que hi­zo la eco­no­mis­ta Nu­ria Va­re­la-por­tas. Que­ría re­cu­pe­rar la fin­ca fa­mi­liar en Lu­go, aban­do­na­da des­de los años 70, y de­vol­ver­le la vi­da a un es­pa­cio que re­cor­da­ba co­mo el pa­raí­so. De eso ha­ce 20 años. Aho­ra, las 50 ga­lli­nas con las que co­men­zó se han con­ver­ti­do en 100.000 y su ne­go­cio fac­tu­ra cin­co mi­llo­nes de eu­ros anua­les y em­plea a 30 per­so­nas. Sin em­bar­go, lo que más va­lo­ra Nu­ria de es­ta aven­tu­ra no son los nú­me­ros, sino ha­ber pues­to en va­lor las vir­tu­des de un pro­duc­to, el hue­vo cam­pe­ro, pa­ra el que ni si­quie­ra exis­tía un nom­bre. Co­mo ella, ca­da vez más em­pren­de­do­ras pien­san que la ri­que­za no sig­ni­fi­ca di­vi­den­dos, sino un en­torno sano. Es­tos in­no­va­do­res son la ta­bla de sal­va­ción del pla­ne­ta, se­gún el pro­fe­sor de Eco­no­mía de Har­vard Michael Por­ter. A su jui­cio, la fór­mu­la más efi­cien­te pa­ra so­lu­cio­nar los pro­ble­mas am­bien­ta­les pa­sa por el em­pren­di­mien­to ver­de, por­que cual­quier idea en­ca­mi­na­da a pro­te­ger el en­torno, por pe­que­ña que sea, su­po­ne un gran po­ten­cial. Y por­que el 40% de la eco­no­mía mun­dial de­pen­de de unos eco­sis­te­mas sa­nos.

Con­tra el cam­bio cli­má­ti­co

Cuan­do Al Go­re re­ci­bió el No­bel de la Paz por su ac­ti­vis­mo con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, re­cor­da­ba que nos en­con­trá­ba­mos ante una emer­gen­cia glo­bal. Diez años des­pués ya no son so­lo los ac­ti­vis­tas quie­nes dan la voz de aler­ta. La Unión Eu­ro­pea es­ti­ma que la pér­di­da de bio­di­ver­si­dad cues­ta ca­da año a los Es­ta­dos miem­bros el 3% del Pro­duc­to In­te­rior Bru­to. Sin em­bar­go, se­gui­mos yen­do con­tra la na­tu­ra­le­za: so­lo en Es­pa­ña pro­du­ci­mos ca­si el tri­ple de dió­xi­do de car­bono del que la na­tu­ra­le­za pue­de ab­sor­ber. Y he­mos em­pe­za­do a sen­tir los efec­tos. Esa fue una de las ra­zo­nes por las que la in­ge­nie­ra quí­mi­ca Isa­bel Gue­dea qui­so con­ver­tir­se en una re­vo­lu­cio­na­ria ver­de. De­jó su tra­ba­jo en una gran em­pre­sa pa­ra cons­truir pa­ne­les so­la­res hí­bri­dos. Su apor­ta­ción al me­dio am­bien­te ya ha en­con­tra­do hue­co en el mer­ca­do. Igual que la de Ga­la Frei­xa, una es­tu­dian­te de 22 años a cu­ya puer­ta es­tán lla­man­do gran­des mul­ti­na­cio­na­les co­mo Co­ca-co­la, Te­le­fó­ni­ca, Oys­ho, Hen­dricks o Da­no­ne. To­dos acu­den en bus­ca de su pa­pel plan­ta­ble, del que cre­cen pe­tu­nias, hier­ba de San Juan, za­naho­rias, men­ta, pe­pi­nos, ca­la­ba­zas... La de­ter­mi­na­ción que mos­tró Frei­xa pa­ra lo­grar un mun­do más lim­pio es co­mún a to­das las em­pren­de­do­ras ver­des. Tam­bién la de­mos­tró en su día Blan­ca En­tre­ca­na­les Do­mecq. Ha­ce ocho años com­pró una fin­ca de la que se enamo­ró y a la que lla­mó El Mi­la­gro, des­pués de que un tren arro­lla­ra el co­che en el que via­ja­ba cuan­do iba pre­ci­sa­men­te ca­mino de la fin­ca. Blan­ca asis­tió a un cur­so en Ron­da que im­par­tía el aus­tra­liano Da­rren Doherty, un gu­rú de la agri­cul­tu­ra re­ge­ne­ra­ti­va, y aho­ra ven­de ces­tas de hor­ta­li­zas de agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca y otra lar­ga lis­ta de pro­duc­tos de su gran­ja, con la que in­ten­ta ha­cer su pro­pio le­ga­do al me­dio am­bien­te.

Al­to va­lor eco­ló­gi­co

Se­gún la Fun­da­ción Bio­di­ver­si­dad, Es­pa­ña es el país eu­ro­peo con más bio­di­ver­si­dad. El 30% del te­rri­to­rio for­ma par­te de la Red Na­tu­ra 2000, que pro­te­ge es­pa­cios de al­to va­lor eco­ló­gi­co. Ade­más, con­ta­mos con 85.000 es­pe­cies ani­ma­les, más del 50% de las que hay en Eu­ro­pa, y el 80% de las plan­tas vas­cu­la­res. Pe­ro esas ci­fras po­drían re­du­cir­se a ce­ro si no nos im­pli­ca­mos. Otra de las he­roí­nas de es­ta cru­za­da es la bió­lo­ga Ma­ría Ele­na de Min­go que, con 19 años, ya ha­bía desa­rro­lla­do un proyecto apí­co­la pa­ra el que ella mis­ma di­se­ñó los en­jam­bres. Ob­ser­van­do a las abe­jas, su­po qué plan­tas tie­nen me­jo­res cua­li­da­des der­ma­to­ló­gi­cas y aho­ra fa­bri­ca, jun­to a su pri­ma Mó­ni­ca Mon­tea­le­gre, emul­sio­nes eco­ló­gi­cas que en unos me­ses han con­quis­ta­do a las es­tre­llas de la me­ca del ci­ne. Pa­ra am­bas, cui­dar el pla­ne­ta es la má­xi­ma a la que de­be­rían adap­tar­se em­pre­sas y go­bier­nos. “Cen­trar­se en el desa­rro­llo del me­dio am­bien­te se­ría una re­vo­lu­ción en Es­pa­ña”, di­cen. Co­mo ellas, to­das nues­tras pro­ta­go­nis­tas sa­ben que, sin com­pro­mi­so con nues­tro en­torno, no hay fu­tu­ro po­si­ble.

La pér­di­da de bio­di­ver­si­dad cues­ta ca­da año el 3% del PIB en los paí­ses de la UE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.