EL MUN­DO EN AU­TOS­TOP

An­drea Ber­ga­re­che es la pri­me­ra de las tro­ta­mun­dos que este ve­rano nos con­ta­rán sus aven­tu­ras via­je­ras. Una jo­ven de 25 años que se ha subido a más de 200 vehícu­los en sus tra­yec­tos a de­do des­de Ar­gen­ti­na a Fin­lan­dia. ¿Su le­ma? “No ten­go mie­do”. Por Beatr

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

No es una gran fa­ná­ti­ca del mo­tor. Ni si­quie­ra de las ca­rre­ras de co­ches. Pe­ro tras su­bir­se a más de 200 ca­mio­nes, ran­che­ras, mo­no­vo­lú­me­nes, to­do­te­rre­nos y de­más vehícu­los que se han cru­za­do en su ru­ta, An­drea Ber­ga­re­che pue­de pre­su­mir de co­no­cer bien el mun­do de las cua­tro rue­das. O al me­nos, el de sus con­duc­to­res. En los úl­ti­mos años, es­ta as­tu­ria­na de raí­ces vas­cas ha pa­sa­do mi­les de ho­ras en el asien­to del co­pi­lo­to de quie­nes de­tu­vie­ron el mo­tor al ver su pul­gar ha­cia arri­ba. Y así ha ido cum­plien­do su sue­ño de re­co­rrer gran par­te de La­ti­noa­mé­ri­ca, Fin­lan­dia, Ca­li­for­nia y Ore­gón. Su nue­va vi­da co­men­zó ha­ce dos años. Tras aca­bar el cur­so en Mé­xi­co en un pro­gra­ma de in­ter­cam­bio, vol­vió a Es­pa­ña pa­ra ter­mi­nar Be­llas Ar­tes. Ya con su tí­tu­lo en la mano, re­gre­só al país que la ha­bía enamo­ra­do, con la idea de vi­vir con su no­vio y bus­car tra­ba­jo. Sin em­bar­go, al­go le de­cía que aquel no era su ca­mino, y esa sen­sa­ción aca­bó ani­mán­do­la a to­mar una de­ci­sión: a las po­cas se­ma­nas, des­ba­ra­tó sus pla­nes dan­do un gi­ro de 180º. “Re­gre­sé a Mé­xi­co con la idea de la ca­si­ta en el Ca­ri­be con el no­vio y el tra­ba­jo fi­jo, pe­ro me di cuenta de que eso no me lle­na­ba. Te­nía dos op­cio­nes: vol­ver­me a Es­pa­ña con sen­sa­ción de fra­ca­so o apro­ve­char que una ami­ga es­ta­ba a pun­to de lle­gar a Ar­gen­ti­na, co­ger un vue­lo pa­ra ir a ver­la y em­pe­zar a re­co­rrer mun­do. Es­co­gí la se­gun­da op­ción”, re­cuer­da. Y lo que co­men­zó co­mo una tra­ve­sía que iba a du­rar unas se­ma­nas aca­bó alar­gán­do­se has­ta con­ver­tir­se en un mo­do de vi­da, que ha per­mi­ti­do a An­drea co­lum­piar­se en las lia­nas de la Ama­zo­nia, des­cu­bir el se­cre­to de los mil ver­des que es­con­de el va­lle del Co­co­ra, en los An­des co­lom­bia­nos, al­can­zar las is­las flo­tan­tes de los Uros, en el la­go Ti­tica­ca, y co­no­cer los he­le­chos gi­gan­tes de los que oyó ha­blar en su in­fan­cia.

co­mo au­tos­to­pis­ta. Te­nía en la ca­be­za to­dos los pe­li­gros de los que le ha­bían ha­bla­do, pe­ro de­ci­dió ven­cer sus mie­dos y pro­bar suer­te. “Creo que el ins­tin­to sir­ve. Si te pa­ra al­guien y no lo ves cla­ro, hay mu­chas ma­ne­ras de evi­tar su­bir­te a ese co­che. Por ejem­plo, de­cir que vas en otra di­rec­ción, aun­que sea evi­den­te que no es así. Si ya es­tás en ru­ta, lo mis­mo: en el mo­men­to en que te sien­tas mí­ni­ma­men­te in­có­mo­da, aba­jo, aun­que es­tés en mi­tad de la ca­rre­te­ra. Ya te pa­ra­rá otro co­che”, acon­se­ja. Sin em­bar­go, en este tiem­po no ha te­ni­do que po­ner en prác­ti­ca nin­guno de sus pro­pios con­se­jos. Al con­tra­rio, has­ta la fe­cha to­do han si­do bue­nas ex­pe­rien­cias. “Lo úni­co que he en­con­tra­do es ama­bi­li­dad. Quie­nes me han pa­ra­do, me han in­vi­ta­do a co­no­cer a sus fa­mi­lias, me han pre­pa­ra­do bo­ca­di­llos pa­ra se­guir el ca­mino, han lla­ma­do al alo­ja­mien­to de couch­sur­fing don­de me hos­pe­da­ba pa­ra ase­gu­rar­se de que ha­bía lle­ga­do bien... En la ru­ta me sa­len un mon­tón de ma­dres. Qui­zá por eso me en­gan­chó tan­to, porque me im­pre­sio­nó la hos­pi­ta­li­dad que hay por el mun­do. Y me di cuenta de la li­ber­tad que sig­ni­fi­ca­ba via­jar de es­ta ma­ne­ra, de lo que me apor­ta­ba”. to­do un ejer­ci­cio de va­len­tía, pues­to que tu­vo que le­van­tar el pul­gar a una tem­pe­ra­tu­ra de -32 ºc. “Fue una lo­cu­ra, ¡pe­ro lo con­se­guí!”, re­cuer­da. Des­de su rol de co­pi­lo­to, ha es­cu­cha­do his­to­rias de camioneros que via­jan ar­ma­dos por ca­rre­te­ras se­cun­da­rias; de em­pre­sa­rios que so­lo bus­can con­ver­sa­ción; de trans­por­tis­tas que se con­vi­ri­te­ron en sus guías... Por eso, ase­gu­ra que via­jar es una es­cue­la co­mo nin­gu­na otra. Y que pa­ra co­no­cer­la, no ha­cen fal­ta gran­des pre­su­pues­tos. El su­yo ron­da los 0 €. So­lo ne­ce­si­ta cu­brir gas­tos de ali­men­ta­ción y, pa­ra afron­tar­los, lle­va su ma­te­rial pa­ra ta­tuar, y su ca­pa­ci­dad pa­ra asu­mir el ofi­cio que ha­ga fal­ta: ca­ma­re­ra, re­co­lec­to­ra de fru­tas, re­cep­cio­nis­ta, pin­to­ra de mu­ra­les... ¿Via­ja­ría de igual for­ma si le to­ca­ra la lo­te­ría? “Creo que sí”, res­pon­de. “El au­tos­top te fa­ci­li­ta el con­tac­to con la gen­te, es la ma­ne­ra más di­rec­ta de co­no­cer la gas­tro­no­mía –porque ge­ne­ral­men­te los con­duc­to­res pa­ran pa­ra co­mer fue­ra del cir­cui­to tu­rís­ti­co–, y so­bre to­do es una ma­ne­ra es­tu­pen­da de co­no­cer­te a ti mis­ma”. Con­ver­ti­da en un icono pa­ra mu­chas otras via­je­ras –mi­les leen su blog, Lá­piz Nó­ma­da–, An­drea quie­re se­guir lu­chan­do con­tra el mie­do. “Nos han he­cho creer que las mu­je­res no pue­den via­jar so­las, y la ver­dad es que no ne­ce­si­tas a na­die. Por su­pues­to que hay ries­gos, pe­ro tam­bién los hay en la vi­da dia­ria”, di­ce, mien­tras re­cuer­da que de­be aca­bar de ha­cer su mo­chi­la porque co­ge un avión a Ca­na­dá, don­de tra­ba­ja­rá re­co­gien­do ce­re­zas. ¿Un con­se­jo pa­ra las mu­je­res que es­tén pen­san­do en ini­ciar un via­je so­las?: “Que com­pren el bi­lle­te ya. No se arre­pen­ti­rán”.

1. An­drea su­frió los ri­go­res del invierno fi­nés pe­ro lle­gó en au­tos­top (pá­gi­na an­te­rior) pa­ra ver las au­ro­ras bo­rea­les. 2. Rui­nas in­cas en el la­go Ti­tica­ca. 3. Día de di­fun­tos en Mé­xi­co DF.

1. Rum­bo a la is­la de los Uros, en el la­go Ti­tica­ca. 2. Ca­lle tí­pi­ca de San­ta Cruz, en Bo­li­via. 3. De­sier­to de Ata­ca­ma, en Chi­le. 4. Mercado de flores en Áms­ter­dam.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.