No me ma­tes, co­ra­zón

Po­de­mos ha­cer mu­cho por nues­tra sa­lud car­dio­vas­cu­lar. ¿El prin­ci­pal problema? Que las mu­je­res in­fra­va­lo­ra­mos los ries­gos y, si los ig­no­ra­mos, no po­de­mos pre­ve­nir­los.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud - Por Ma­ri­sol Gui­sa­so­la / Ilus­tra­ción: Joan Al­tu­ro

Pre­gun­ta a 100 mu­je­res cuál es la pri­me­ra cau­sa de mor­ta­li­dad fe­me­ni­na y la mi­tad de ellas te di­rán que el cán­cer de mama. Una idea fal­sa. La en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar (ECV) es la pri­me­ra cau­sa de muer­te en la mu­jer, en Es­pa­ña y Eu­ro­pa, se­gún la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Car­dio­lo­gía (SEC). De he­cho, pro­vo­ca 10 ve­ces más muer­tes que el cán­cer de mama y más que to­dos los ti­pos de cán­cer jun­tos (43.000 fa­lle­ci­mien­tos por cán­cer en 2014, fren­te a 63.812 por ECV). “A pe­sar de que la mor­ta­li­dad por ECV afec­ta más a las mu­je­res que a los hom­bres (un 52% ellas, un 42% ellos) las mu­je­res si­guen in­fra­va­lo­ran­do su ries­go car­dio­vas­cu­lar”, pun­tua­li­za el doc­tor Va­len­tín Fus­ter, di­rec­tor ge­ne­ral del Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes Car­dio­vas­cu­la­res Car­los III (CNIC). A su jui­cio, “la pre­gun­ta es: ¿có­mo va a pro­te­ger su co­ra­zón una mu­jer que ig­no­ra o no va­lo­ra de­bi­da­men­te su ries­go? Así co­mo la co­mu­ni­ca­ción del cán­cer de mama ha de­mos­tra­do que salva vi­das, me gus­ta­ría ver esa mis­ma con­cien­cia en la mu­jer res­pec­to a su sa­lud car­dio­vas­cu­lar. Hay que con­se­guir que pres­te más aten­ción a los fac­to­res de ries­go: al­tos ni­ve­les de co­les­te­rol y tri­gli­cé­ri­dos, glu­ce­mia (azú­car en san­gre), ten­sión ar­te­rial, ta­ba­quis­mo, se­den­ta­ris­mo, obe­si­dad...”. Pe­ro no es­ta­mos aún en ello. Un es­tu­dio fran­cés in­di­ca que la mi­tad de las me­no­res de 31 años no sa­ben qué ten­sión ar­te­rial tie­nen. Pa­sa lo mis­mo con los ni­ve­les de co­les­te­rol o de azú­car en san­gre. “Hoy el gran enemi­go del co­ra­zón de las mu­je­res es su fal­ta de aten­ción a los fac­to­res de ries­go”, in­sis­te la dra. Le­ti­cia Fer­nán­dez Frie­ra, car­dió­lo­ga e in­ves­ti­ga­do­ra del CNIC. “Las es­pa­ño­las fu­man más que los hom­bres, a pe­sar de que ocho de cada 10 in­far­tos se aso­cian al ta­ba­quis­mo. Si, ade­más, esa mu­jer que fu­ma to­ma an­ti­con­cep­ti­vos hor­mo­na­les a ba­se de es­tró­ge­nos de sín­te­sis, que au­men­tan el ries­go de ac­ci­den­te vas­cu­lar y fa­vo­re­cen la hi­per­ten­sión, esos ries­gos se mul­ti­pli­can. Sú­ma­le a eso el es­trés de con­ci­liar, las ta­sas cre­cien­tes de se­den­ta­ris­mo, la ali­men­ta­ción po­co saludable... y em­pie­zas a com­pren­der por qué el nú­me­ro de hos­pi­ta­li­za­cio­nes por in­far­tos en eu­ro­peas me­no­res de 50 años au­men­tan, mien­tras que en los hom­bres dis­mi­nu­yen”, con­clu­ye la dra. Le­ti­cia Fer­nán­dez Frie­ra.

Dis­tin­tos sín­to­mas y re­sul­ta­dos

Que la car­dio­lo­gía ha­ya es­ta­do tra­di­cio­nal­men­te cen­tra­da en los hom­bres tam­bién ha per­ju­di­ca­do a la mu­jer. Las ar­te­rias fe­me­ni­nas son más es­tre­chas y las pla­cas de co­les­te­rol (ate­ro­ma) que se de­po­si­tan en ellas y re­du­cen el flu­jo de san­gre son más fi­bro­sas. Por eso, en lu­gar de obs­truir­se gra­dual­men­te, co­mo ocu­rre con las mas­cu­li­nas, las ar­te­rias fe­me­ni­nas se ero­sio­nan con más fa­ci­li­dad, lo que fa­vo­re­ce la for­ma­ción de cóa­gu­los (trom­bos) ca­pa­ces de in­te­rrum­pir sú­bi­ta­men­te el flu­jo de san­gre al co­ra­zón, el ce­re­bro y otras par­tes del or­ga­nis­mo, y pro­vo­car in­far­tos, ic­tus, em­bo­lias pul­mo­na­res o trom­bo­sis ve­no­sas. El sis­te­ma hor­mo­nal de la mu­jer tam­bién es di­fe­ren­te. La caí­da de es­tró­ge­nos de la me­no­pau­sia aca­ba con su pa­pel pro­tec­tor car­dio­vas­cu­lar y equi­pa­ra nues­tro ries­go al de los hom­bres. Da­tos de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Car­dio­lo­gía se­ña­lan que una de cada nue­ve mu­je­res de en­tre 45 y 64 años pa­de­ce una en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar en Es­pa­ña, jus­to cuan­do las hor­mo­nas fe­me­ni­nas de­jan pa­so a la me­no­pau­sia. In­clu­so cin­co años an­tes de que la re­gla des­apa­rez­ca, la com­po­si­ción cor­po­ral (re­la­ción en­tre múscu­lo

y gra­sa) em­pie­za a cam­biar y el ries­go de obe­si­dad ab­do­mi­nal o vis­ce­ral au­men­ta. Esa gra­sa que ro­dea los ór­ga­nos in­ter­nos es al­ta­men­te in­fla­ma­to­ria y dis­pa­ra el ries­go de ate­ros­cle­ro­sis. A su vez, las ar­te­rias em­pie­zan a en­du­re­cer­se, lo que au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de que se for­men pla­cas de co­les­te­rol o de cal­cio. “De ahí que sea tan im­por­tan­te con­tro­lar los fac­to­res de ries­go en el pe­rio­do an­te­rior a la re­ti­ra­da de la re­gla y en la me­no­pau­sia”, de­cla­ra la dra. Fer­nán­dez Frie­ra. En ca­so de in­far­to de mio­car­dio, las mu­je­res tam­bién lo te­ne­mos peor. Se­gún la SEC, el índice de mor­ta­li­dad por in­far­to de mio­car­dio en hom­bres que tie­nen en­tre 35 y 74 años es del 46%. En las mu­je­res, es del 53%. Ade­más, la pro­ba­bi­li­dad de te­ner un se­gun­do in­far­to es un 20% ma­yor en las mu­je­res. “Es­to es así, en par­te, porque los sín­to­mas de in­far­to en la mu­jer pue­den ser más di­fu­sos e, in­clu­so, los mé­di­cos tar­dan en va­lo­rar­los, lo cual re­tra­sa el in­gre­so. En los pro­ble­mas del co­ra­zón, el tiem­po es oro”, ex­pli­ca la dra. Fer­nán­dez Frie­ra. Si el sín­to­ma de in­far­to más co­mún pa­ra to­dos es el do­lor o ma­les­tar en el pe­cho, las mu­je­res tie­nen ma­yor ten­den­cia a no­tar fal­ta de ai­re, náu­seas, vó­mi­tos y do­lor de es­pal­da o man­dí­bu­la. Con el men­sa­je: “Quí­ta­te la ven­da y apren­de a iden­ti­fi­car los sín­to­mas del in­far­to”, el au­to­bús iti­ne­ran­te de la cam­pa­ña Mu­je­res por el Co­ra­zón es­tá aten­dien­do en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid a to­das las que quie­ran so­me­ter­se a prue­bas gra­tui­tas pa­ra co­no­cer su ries­go y apren­der a re­du­cir­lo. Mien­tras tan­to, pue­des apro­ve­char pa­ra echar un vis­ta­zo a la Guía Prác­ti­ca pa­ra la Sa­lud Car­dio­vas­cu­lar de la Mu­jer, den­tro de la men­cio­na­da cam­pa­ña de la Fun­da­ción Map­fre, la Fun­da­ción Es­pa­ño­la del Co­ra­zón, la Co­mu­ni­dad de Ma­drid y la Fun­da­ción Pro Cnic.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.