Adop­ción es un FRA­CA­SO

¿Por qué se de­vuel­ve un hijo? ¿Qué su­ce­de cuan­do no sur­ge el víncu­lo ma­terno-fi­lial? El trau­ma con el que lle­ga un ni­ño aban­do­na­do y unas ex­pec­ta­ti­vas no rea­lis­tas de los pa­dres pue­den sa­bo­tear la nue­va fa­mi­lia.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Psicoactualidad -

Ra un ni­ño adop­ta­do es al­go que su­ce­de, pe­ro de lo que no se ha­bla. Qui­zá porque nos evo­ca lo más frá­gil del ser hu­mano: la aflic­ción y el des­am­pa­ro más insoportable de un ni­ño con­fron­ta­dos a la in­ca­pa­ci­dad pa­ra ejer­cer la fun­ción ma­ter­na o pa­ter­na de un adul­to. En la his­to­ria de los ni­ños adop­ta­dos, siem­pre hay una ca­ren­cia ex­tre­ma. La se­gun­da “se­pa­ra­ción-aban­dono” que su­po­ne la de­vo­lu­ción de los pa­dres adop­ti­vos im­pli­ca re­edi­tar el trau­ma del pri­mer aban­dono, el que efec­tua­ron los pa­dres bio­ló­gi­cos.

¿Una ta­rea im­po­si­ble?

Yo­lan­da Guerrero na­rra en su no­ve­la El hu­ra­cán y la ma­ri­po­sa (Ca­te­dral) la his­to­ria más tris­te que una ni­ña y dos mu­je­res, ma­dre y abue­la, pue­den vi­vir. Emo­ti­vo, apa­sio­nan­te y va­lien­te, este re­la­to co­lo­ca a una mu­jer fren­te a una ta­rea im­po­si­ble de cum­plir: la de ha­cer­se car­go de su hi­ja adop­ti­va. La au­to­ra, en cla­ve de fic­ción, cuenta có­mo uno de los per­so­na­jes de­ci­de adop­tar, su ilu­sión cuan­do le en­tre­gan a su hi­ja de sie­te años y su de­cep­ción, an­gus­tia y de­ses­pe­ra­ción an­te la im­po­si­bi­li­dad de crear un víncu­lo con la ni­ña. Cin­co años des­pués, cuan­do la pe­que­ña cum­ple 12, la en­tre­ga a los ser­vi­cios so­cia­les. Los arre­ba­tos agre­si­vos de la ni­ña son el in­ten­to de des­car­gar un trau­ma que des­tro­zó su psi­quis­mo cuan­do fue vio­la­da a los cin­co años. La ma­dre adop­ti­va, que no ha si­do in­for­ma­da so­bre la his­to­ria de la pe­que­ña, tie­ne que vi­vir un in­fierno de vio­len­cia. In­fierno que la ni­ña vi­vió con su fa­mi­lia de ori­gen y que tra­ta de­ses­pe­ra­da­men­te de des­car­gar en su ma­dre adop­ti­va. Se re­fu­gia en su abue­la, a la que, sin em­bar­go, tra­ta con afec­to, re­la­ción que ha­bía te­ni­do con su abue­la bio­ló­gi­ca, la úni­ca per­so­na que le de­di­có un po­co de pro­tec­ción. Los pa­dres que adop­tan tie­nen que ela­bo­rar fan­ta­sías y te­mo­res y los ni­ños, sus trau­mas y des­am­pa­ros. Re­edi­tar el trau­re­nun­ciar ma de un se­gun­do aban­dono es di­fí­cil de tra­mi­tar psí­qui­ca­men­te. Vea­mos pri­me­ro qué le su­ce­de al ni­ño y qué les pa­sa a los pa­dres que adop­tan. El me­nor lle­ga a la adop­ción des­pués de un aban­dono y con una his­to­ria en la que la mi­se­ria fí­si­ca y afec­ti­va ha po­di­do ser ex­ce­si­va. Son ni­ños po­bres en to­dos los sen­ti­dos, porque na­die los deseó co­mo pa­ra man­te­ner­los a su la­do.

Un des­ape­go des­ga­rra­dor

John Bowlby, psi­quia­tra in­glés que in­ves­ti­gó so­bre la in­fluen­cia de la fal­ta de cui­da­dos ma­ter­nos en al­gu­nas neu­ro­sis y tras­tor­nos de la per­so­na­li­dad, sos­te­nía que si se re­pi­te du­ran­te los tres pri­me­ros años de edad más de una se­pa­ra­ción de la ma­dre, el des­ape­go ex­pe­ri­men­ta­do por el ni­ño pue­de pro­lon­gar­se de ma­ne­ra in­de­fi­ni­da. La teo­ría del ape­go des­cri­ta por Bowlby se­ña­la has­ta qué pun­to los ni­ños que su­fren es­tas cir­cuns­tan­cias pue­den

plan­tear exi­gen­cias des­me­di­das o mos­trar­se ai­ra­dos y an­sio­sos cuan­do se sien­ten frus­tra­dos. Al­gu­nas de es­tas res­pues­tas son las que da­ba el per­so­na­je de la ni­ña en la no­ve­la de Yo­lan­da Guerrero. ¿Se pue­de ayu­dar a un ni­ño a ela­bo­rar su trau­ma? Si se su­po­ne que, por el he­cho de de­jar­lo con una nue­va fa­mi­lia, va a estar bien, se nie­ga que tie­ne una sub­je­ti­vi­dad que le per­te­ne­ce y una his­to­ria trau­má­ti­ca que tie­ne que ela­bo­rar. Lo que el ni­ño adop­ta­do ha vi­vi­do for­ma par­te de él, hay que de­cir­le la ver­dad, ayu­dar­le a ex­pre­sar lo que vi­vió y con­tar­le las ra­zo­nes de su adop­ción. Fra­nçoi­se Dol­to, psi­coa­na­lis­ta in­fan­til, afir­ma que a par­tir de los dos años, el ni­ño pue­de desear su adop­ción y re­co­mien­da que se le ex­pli­que la si­tua­ción con cla­ri­dad y se so­li­ci­te su con­sen­ti­mien­to. Los me­no­res tie­nen que ser pro­ta­go­nis­tas de su vi­da. Hay una me­mo­ria emo­cio­nal que to­do ni­ño tie­ne y guar- da, aun­que ha­ya si­do adop­ta­do en los pri­me­ros me­ses de vi­da. Se pue­den cu­rar sus he­ri­das, pe­ro hay que sa­ber que es un lar­go ca­mino y re­quie­re mu­cha pa­cien­cia. En lo que se re­fie­re a los pa­dres, du­ran­te la es­pe­ra de un ni­ño siem­pre hay en su men­te un hijo “ima­gi­na­do”, que co­rres­pon­de a sus de­seos y ex­pec­ta­ti­vas. Cuan­do el ni­ño es adop­ta­do y vie­ne con una his­to­ria pre­via, en oca­sio­nes de­sola­do­ra, los pa­dres no sa­ben has­ta qué pun­to tie­nen que en­fren­tar­se a una si­tua­ción que pue­de con­lle­var mu­chas di­fi­cul­ta­des, so­bre to­do al prin­ci­pio. Pri­me­ro hay que cu­rar las he­ri­das emo­cio­na­les que trae y des­pués, cuan­do con­si­gue te­ner con­fian­za y pue­de em­pe­zar a di­fe­ren­ciar a es­ta ma­dre co­mo otra di­fe­ren­te a la bio­ló­gi­ca, se em­pie­za a cons­truir un la­zo afec­ti­vo que no es­ta­rá exen­to de al­gu­na com­pli­ca­ción. La idea­li­za­ción del pro­ce­so de adop­ción tie­ne unos efec­tos desas­tro­sos pa­ra la re­la­ción, porque los pa­dres tie­nen que so­por­tar sus pro­pios sen­ti­mien­tos de de­cep­ción, con­fu­sión, im­po­ten­cia y a ve­ces el arre­pen­ti­mien­to. Pue­den sen­tir­se des­bor­da­dos y no pue­den ha­cer­se car­go del me­nor. Pe­ro de­vol­ver­lo les ha­ce sen­tir tan cul­pa­bles co­mo aver­gon­za­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.