S.O.S ac­ci­den­tes de VE­RANO

Las pe­que­ñas ca­tás­tro­fes su­ce­den en el mo­men­to y lu­gar más inopor­tuno. Por eso, an­tes de ha­cer­te un “tor­ni­que­te” de pe­lí­cu­la, con­vie­ne te­ner cla­ro qué ha­cer (y qué no) en una cu­ra de emer­gen­cia. Por B. Na­va­zo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

Ex­cur­sio­nes en ple­na na­tu­ra­le­za, de­por­tes in­tré­pi­dos, sal­tos a bom­ba en la pis­ci­na del pue­blo, tem­po­ra­da al­ta de in­sec­tos y otros bi­chi­tos... Las va­ca­cio­nes tie­nen sus pe­que­ños ries­gos. Los ac­ci­den­tes do­més­ti­cos au­men­tan en ve­rano, por­que pa­sa­mos más tiem­po al aire libre, nos atre­ve­mos con ac­ti­vi­da­des más arries­ga­das (y, no nos en­ga­ñe­mos, en ba­ja for­ma) y, ad­mi­tá­mos­lo, por­que per­si­guien­do el an­sia­do es­ta­do zen, re­la­ja­mos nues­tras aler­tas. El re­sul­ta­do es que en las ur­gen­cias mé­di­cas se in­cre­men­tan los ca­sos de gol­pes, cor­tes e in­to­xi­ca­cio­nes, que su­po­nen un 52% de los in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios. Con la ayu­da de la guía Es­te ve­rano, quié­re­te mu­cho, de Cruz Ro­ja y del Ma­nual bá­si­co de Primeros Au­xi­lios, ela­bo­ra­do por mé­di­cos del Ser­vi­cio de Ur­gen­cias, es­pe­cia­lis­tas en Me­di­ci­na In­ter­na de la Fun­da­ción Jiménez Díaz de Ma­drid, nos an­ti­ci­pa­mos a los ries­gos más fre­cuen­tes de nues­tra vi­da de va­ca­cio­nes, y re­pa­sa­mos los con­se­jos pa­ra ac­tuar de for­ma rá­pi­da y efi­caz. de­jan­do co­rrer agua fres­ca so­bre ella du­ran­te 15 mi­nu­tos con el gri­fo a una dis­tan­cia de 15 cm y a una tem­pe­ra­tu­ra de 15 gra­dos (no de­ma­sia­do fría pa­ra no da­ñar la piel). A con­ti­nua­ción de­ja­mos se­car al aire y des­pués cu­bri­mos con una te­la. Si el ta­ma­ño de la que­ma­du­ra es su­pe­rior al de la pal­ma de la mano de la víc­ti­ma, es ne­ce­sa­rio ir a un centro sa­ni­ta­rio. Haz­lo tam­bién si la zo­na afec­ta­da tie­ne el as­pec­to de es­tar “car­bo­ni­za­da” o pre­sen­ta un co­lor blan­que­cino: las

que­ma­du­ras de ter­cer gra­do son gra­ves pe­ro no siem­pre son las más do­lo­ro­sas.

S.O.S. ¿Qué no ha­cer?

No apli­car cre­ma ni pas­ta de dien­tes. Tam­po­co ex­plo­tar las am­po­llas, pues abri­ría­mos una puer­ta a los gér­me­nes. Nun­ca ex­pon­gas una que­ma­du­ra al sol du­ran­te la cu­ra­ción, apli­ca cre­ma de pan­ta­lla to­tal o cú­bre­la con una ven­da. no suel­ten pe­lu­sa, co­mo un pa­ño, un pa­ñue­lo o al­gu­na pren­da de al­go­dón. Dó­bla­la y pre­sio­na di­rec­ta­men­te so­bre la he­ri­da has­ta que de­je de san­grar. Des­pués, pre­pa­ra un ven­da­je bien fir­me con lo que ten­gas a mano, una ca­mi­se­ta do­bla­da y su­je­ta con un fu­lar, por ejem­plo.

S.O.S ¿Qué no ha­cer?

Nun­ca se de­be qui­tar la te­la que es­té en con­tac­to con la he­ri­da, ya que po­de­mos reac­ti­var la he­mo­rra­gia. Si las com­pre­sas se em­pa­pan, no las re­ti­res, sim­ple­men­te co­lo­ca otras en­ci­ma y con­ti­núa apre­tan­do. Tam­po­co se de­ben ex­traer los ob­je­tos cla­va­dos... a no ser que sean muy pe­que­ños, ya que se pue­de em­peo­rar la si­tua­ción. Ol­ví­da­te tam­bién de los re­me­dios de la abue­la co­mo un­tar las he­ri­das con miel o ca­ye­na. Am­bas son ci­ca­tri­zan­tes, pe­ro las que es­tán en nues­tra co­ci­na no son pre­ci­sa­men­te es­té­ri­les. con el bor­de, pre­sio­nar la piel pa­ra que el agui­jón so­bre­sal­ga lo má­xi­mo po­si­ble y des­pués lo re­ti­ra­mos sua­ve­men­te con unas pin­zas o con las uñas, sin mo­vi­mien­tos brus­cos. A con­ti­nua­ción, po­de­mos neu­tra­li­zar el efec­to del ve­neno apli­can­do ca­lor in­ten­so so­bre la zo­na, por ejem­plo, con un se­ca­dor de pe­lo du­ran­te 10 o 15 mi­nu­tos. La­var lue­go con agua y ja­bón y apli­car hie­lo en­vuel­to en un pa­ño pa­ra cal­mar el do­lor. ¡Ojo! Las abe­jas so­lo pue­den pi­car una vez, sin em­bar­go, cuan­do se ven ame­na­za­das, pro­du­cen un olor que atrae a otras abe­jas. Las avis­pas, por su par­te, pue­den pi­car re­pe­ti­da­men­te. Por lo tan­to, lo me­jor es ale­jar­se del lu­gar en el que se ha pro­du­ci­do la pi­ca­du­ra.

S.O.S. ¿Cuán­do ir al mé­di­co?

Es im­por­tan­te es­tar pen­dien­te de reac­cio­nes gra­ves pa­ra bus­car ayu­da mé­di­ca. Los sín­to­mas de una reac­ción anafi­lác­ti­ca son: pi­cor in­ten­so, hin­cha­zón y en­ro­je­ci­mien­to, di­fi­cul­ta­des pa­ra tra­gar sa­li­va o pa­ra res­pi­rar, cam­bio de voz, rui­dos sil­ban­tes en la gar­gan­ta o en el pe­cho. Un alér­gi­co nun­ca de­be­ría sa­lir de ca­sa sin las am­po­llas pre­car­ga­das de adre­na­li­na. Cuan­do se pro­duz­ca el pi­co­ta­zo, ha­brá que apli­cár­se­la sin es­pe­rar a los sín­to­mas, y lle­var­lo al centro mé­di­co.

S.O.S. ¿Cuán­do ir al mé­di­co?

Si la pun­ción es pro­fun­da, se ha pro­du­ci­do con un ob­je­to con púa (co­mo un an­zue­lo), al­go me­tá­li­co, o si pre­sen­ta mal as­pec­to, es­tá en­ro­je­ci­da o in­fec­ta­da... hay que ir al mé­di­co. Con­vie­ne, ade­más, ase­gu­rar­se de que nues­tra va­cu­na­ción an­ti­te­tá­ni­ca es­tá al día. al­re­de­dor de la plan­ta y el em­pei­ne an­tes de ro­dear el to­bi­llo y el ta­lón.

S.O.S. ¿Y si es­tá ro­to?

Un es­guin­ce es una le­sión de los li­ga­men­tos que unen dos hue­sos. Pue­de ser le­ve, que due­le pe­ro que per­mi­te a la ar­ti­cu­la­ción rea­li­zar mo­vi­mien­tos nor­ma­les, o gra­ve, que im­pli­ca la ro­tu­ra de los li­ga­men­tos e im­po­si­bi­li­ta los mo­vi­mien­tos. En es­te ca­so, pue­de no ser fá­cil de dis­tin­guir de una frac­tu­ra de hue­so. En ge­ne­ral, si no pue­des ni dar cua­tro pa­sos tras el ac­ci­den­te, pro­ba­ble­men­te es­tá ro­to. Si la hin­cha­zón y el do­lor no se van des­pués de un día o dos de re­po­so, un mé­di­co de­be eva­luar­lo.

S.O.S. ¿Cuán­do ir al mé­di­co?

El do­lor de es­ta pi­ca­du­ra du­ra en­tre 30 y 60 mi­nu­tos y la le­sión, tres días. Pe­ro se pue­den pro­du­cir reac­cio­nes alér­gi­cas. Si apa­re­cen náu­seas, vó­mi­tos, ma­reos, ca­lam­bres, ce­fa­leas o ma­les­tar, acu­de al hos­pi­tal. Tam­bién si la pi­ca­du­ra se ha pro­du­ci­do cer­ca de la bo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.