MI­SIÓN: SAL­VAR LOS OCÉA­NOS

Ha de­di­ca­do más de 60 años de sus 82 a in­ves­ti­gar el co­ra­zón azul de nues­tro pla­ne­ta. Seis dé­ca­das lle­nas de cam­bios que han dis­pa­ra­do to­das las alar­mas. Ha­bla­mos del fu­tu­ro con la da­ma de las pro­fun­di­da­des ma­ri­nas. Por M. J. Ba­rre­ro

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

UU­na sim­ple ola cam­bió el des­tino de Sylvia Earle. Te­nía tres años, pe­ro ese pri­mer con­tac­to fue pre­mo­ni­to­rio: “¡El océano su­po lla­mar mi aten­ción! No sen­tí mie­do, fue la ex­pe­rien­cia más ex­ci­tan­te que ha­bía vi­vi­do”. Des­de en­ton­ces, ha pasado más de seis dé­ca­das de­di­ca­da a la in­ves­ti­ga­ción de los océa­nos, seis dé­ca­das ja­lo­na­das de hi­tos que han he­cho his­to­ria: ha di­ri­gi­do más de un cen­te­nar de ex­pe­di­cio­nes, ha pasado más de 7.000 ho­ras su­mer­gi­das (en oca­sio­nes du­ran­te se­ma­nas); tie­ne el ré­cord de in­mer­sión en so­li­ta­rio, en un su­mer­gi­ble, a 1.000 me­tros de pro­fun­di­dad... “Su ma­jes­tad de las pro­fun­di­da­des“, co­mo la lla­mó el New Yor­ker, nun­ca ha ce­sa­do en ese em­pe­ño. Su úl­ti­ma aven­tu­ra, la fun­da­ción Mis­sion Blue –con la que co­la­bo­ra Biot­herm, a tra­vés de su cam­pa­ña Wa­ter Lo­vers– pre­ten­de crear una red de es­pa­cios ma­ri­nos pro­te­gi­dos. “Me he pro­pues­to ani­mar a la gen­te a que ex­plo­re el océano con sus ojos y em­plee sus co­no­ci­mien­tos pa­ra con­ser­var la na­tu­ra­le­za”.

Mu­jer­hoy. ¿Qué es pa­ra us­ted el océano?

Sylvia Earle. Es al­go vi­vo, la pie­dra an­gu­lar del sis­te­ma de so­por­te vi­tal de la Tie­rra. Si eli­mi­na­mos la vi­da en él, el pla­ne­ta de­ja­ría de fun­cio­nar. So­mos cria­tu­ras ma­ri­nas, de­pen­de­mos de él pa­ra man­te­ner las con­di­cio­nes que per­mi­ten la vi­da. Ne­ce­si­ta­mos un mo­vi­mien­to global que bus­que soluciones in­no­va­do­ras fren­te al cam­bio cli­má­ti­co y po­lí­ti­cas que pro­te­jan nues­tros océa­nos.

¿Có­mo se sien­te al su­mer­gir­se?

He pasado más de 7.000 ho­ras bu­cean­do y, ba­jo el mar, me sien­to co­mo en ca­sa. Una de las in­mer­sio­nes que re­cuer­do siem­pre la hi­ce en Ma­rion Reef, en el mar de Co­ral, a 20 m de pro­fun­di­dad y ro­dea­da de ti­bu­ro­nes grises. No pu­de con­tar­los, pe­ro ha­bía por lo me­nos 100. For­ma­ron un gran círcu­lo, pe­ro su ac­ti­tud era cu­rio­sa, no agre­si­va. Era una si­tua­ción que po­nía los pe­los de pun­ta: po­drían ha­ber aca­ba­do con no­so­tros, pe­ro so­lo nos ob­ser­va­ban.

¿Qué co­sas ha po­di­do apre­ciar en esos mo­men­tos pa­sa­dos en el mar?

He pre­sen­cia­do un des­cu­bri­mien­to y una pér­di­da sin pre­ce­den­tes. Ha­ce me­dio si­glo, pa­re­cía que el océano era de­ma­sia­do gran­de, de­ma­sia­do fuer­te co­mo pa­ra que le afec­ta­sen los actos hu­ma­nos. La pri­me­ra vez que res­pi­ré ba­jo el agua co­mo cien­tí­fi­ca fue en 1953 y me ma­ra­vi­llé con la ni­ti­dez del océano y la ri­que­za y di­ver­si­dad de vi­da marina en los Ca­yos de Flo­ri­da. Las ca­ra­co­las rei­nas se abrían pa­so en las pra­de­ras y los ban­cos de pe­ces po­bla­ban los co­ra­les. Sus an­te­nas de­la­ta­ban a las lan­gos­tas en las grie­tas y un cu­rio­so me­ro so­lía se­guir­me. Seis dé­ca­das más tar­de, la di­fe­ren­cia es no­ta­ble: la mi­tad de los arre­ci­fes de co­ral han des­apa­re­ci­do o es­tán en de­te­rio­ro, el agua no es tan cla­ra, las ca­ra­co­las y los me­ros son ca­si his­to­ria...

¿Có­mo es po­si­ble un cam­bio tan drás­ti­co?

El impacto del ser hu­mano so­bre el pla­ne­ta des­de que yo era ni­ña has­ta aho­ra es

mu­cho ma­yor que el pro­vo­ca­do du­ran­te to­da la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad: cuan­do na­cí, la po­bla­ción mun­dial era de 2.000 mi­llo­nes y aho­ra so­mos 7.000. La pre­sión que ejer­ce­mos so­bre los re­cur­sos na­tu­ra­les y la vi­da salvaje ha cre­ci­do de una ma­ne­ra bru­tal. Te­ne­mos que es­ta­bi­li­zar nues­tra re­la­ción con la na­tu­ra­le­za pa­ra ga­ran­ti­zar que, den­tro de 50, 500 o 5.000 años, ten­ga­mos to­da­vía un en­torno en el que po­da­mos vi­vir.

¿Có­mo es­ta­mos des­tru­yen­do los océa­nos?

El agua del mar es­tá ca­len­tán­do­se y se vuel­ve áci­da por las emi­sio­nes de CO2. En­ve­ne­na­mos el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio del pla­ne­ta y ex­trae­mos mi­les de to­ne­la­das de se­res vi­vos. Es­ta­mos aca­ban­do sal­va­je­men­te con los ti­bu­ro­nes pa­ra pre­pa­rar so­pa con sus ale­tas; se­gui­mos pes­can­do atún ro­jo, una es­pe­cie en pe­li­gro; es­ta­mos aca­ban­do con la vi­da marina a tra­vés de la pes­ca de arras­tre, que es­quil­ma el sue­lo ma­rino co­mo un bul­dó­cer... To­das es­tas pie­zas for­man par­te de nues­tro sis­te­ma de so­por­te vi­tal. El océano es­tá en pe­li­gro y eso sig­ni­fi­ca que no­so­tros es­ta­mos en pe­li­gro. Mi ob­je­ti­vo es in­ten­tar re­ver­tir esa des­truc­ción. To­da­vía te­ne­mos tiem­po, aun­que no de­ma­sia­do

¿Cuál es su lu­gar fa­vo­ri­to del océano?

¡Cual­quie­ra! En es­pe­cial si pue­do ex­plo­rar sus pro­fun­di­da­des en un sub­ma­rino. Los pi­lo­ta­dos por con­trol re­mo­to y los ro­bots pue­den ayu­dar­nos a com­pren­der la vi­da en las pro­fun­di­da­des. La tecnología exis­te, so­lo ne­ce­si­ta­mos fi­nan­cia­ción pa­ra desa­rro­llar­la. Pa­re­ce in­creí­ble, pe­ro el 95% del océano es­tá sin ex­plo­rar.

“Ne­ce­si­ta­mos bus­car soluciones con­tra el ca­len­ta­mien­to global y pro­te­ger los ma­res”.

Si so­lo pu­die­se es­co­ger una, ¿con cuál de sus ex­pe­rien­cias en el mar se que­da­ría? Una de mis fa­vo­ri­tas ha si­do bu­cear con ti­bu­ro­nes ba­lle­na. Son los pe­ces más gran­des del mun­do y se ali­men­tan de planc­ton: abren sus fau­ces en la su­per­fi­cie y cap­tu­ran to­do lo que hay. En 2010, vi­si­té el Gol­fo de Mé­xi­co pa­ra es­tu­diar có­mo el ver­ti­do de pe­tró­leo es­ta­ba afec­tan­do a los ti­bu­ro­nes ba­lle­na. Pa­sa­mos to­do un día ob­ser­van­do los sar­ga­zos [al­gas], con la es­pe­ran­za de ver uno, pe­ro no ha­bía ni ras­tro. A la ma­ña­na si­guien­te, la tri­pu­la­ción gri­tó: “¡Des­per­tad! ¡Ti­bu­ro­nes ba­lle­na!”. Es­tá­ba­mos ro­dea­dos. Un avión con­tó más de 90. Nos lan­za­mos al agua y vi­mos que, ba­jo la su­per­fi­cie, ha­bía ca­pas y ca­pas de ti­bu­ro­nes ba­lle­na.

¿Qué es­pe­cies ani­ma­les le fas­ci­nan o le han sor­pren­di­do más?

¡Mi fa­vo­ri­ta es el ser hu­mano! He­mos de­sa­rro­lla­do ap­ti­tu­des in­creí­bles pa­ra co­no­cer y com­pren­der el mun­do que nos ro­dea. El co­no­ci­mien­to crea el ca­ri­ño y el ca­ri­ño nos per­mi­te con­tar con la ca­pa­ci­dad de lle­var a ca­bo cam­bios im­por­tan­tes en nues­tra con­duc­ta pa­ra sal­va­guar­dar el pla­ne­ta.

Us­ted ha de­sa­rro­lla­do una lar­guí­si­ma ca­rre­ra co­mo in­ves­ti­ga­do­ra. ¿Las co­sas le ha­brían re­sul­ta­do más sen­ci­llas si hu­bie­se si­do hom­bre? Cuan­do, en 1969, pre­sen­té una in­ves­ti­ga­ción pa­ra el Pro­yec­to Tek­ti­te no era cons­cien­te de que no es­pe­ra­ban que una mu­jer se pre­sen­ta­se. El je­fe del pro­gra­ma, el doc­tor Ja­mes Mi­ller, al ver que mu­chos se re­sis­tían a que una mu­jer par­ti­ci­pa­se, di­jo: “Bueno, la mi­tad de los pe­ces son hem­bras”. Apro­ba­ron mi par­ti­ci­pa­ción, aun­que so­lo co­mo miem­bro de un equi­po fe­me­nino. La idea de que hom­bres y mu­je­res con­vi­vie­sen dos se­ma­nas ba­jo el mar no se veía con bue­nos ojos. Aquel pro­yec­to fue un pun­to de in­fle­xión pa­ra mí, por­que me hi­zo ser cons­cien­te de los pre­jui­cios que exis­tían –y aún exis­ten– con­tra las mu­je­res. A quie­nes par­ti­ci­pa­ban en el pro­yec­to se les lla­ma­ba acua­nau­tas, pe­ro a las mu­je­res las de­no­mi­na­ban acua­be­llas, acua­chi­cas o, in­clu­so, acua­pí­ca­ras. ¡Nos im­por­ta­ba po­co mien­tras par­ti­ci­pá­se­mos!

¿Po­dría re­pe­tir­se aho­ra una ex­pe­rien­cia así?

¡Por su­pues­to! Nos que­da mu­cho océano por ex­plo­rar y es ne­ce­sa­rio des­ti­nar más re­cur­sos a com­pren­der­lo. Cuan­do di­ri­gí el Pro­yec­to Tek­ti­te II en 1970 y vi­ví dos

se­ma­nas en un la­bo­ra­to­rio sub­ma­rino a 15 m de pro­fun­di­dad, tu­ve la suer­te de fa­mi­lia­ri­zar­me con los pe­ces que na­da­ban al­re­de­dor de la cáp­su­la. Vi­vir en me­dio del arre­ci­fe te ha­ce sen­tir­te par­te de ese en­torno y te das cuen­ta de to­do lo que nos que­da por apren­der.

¿Qué es­pe­ra con­se­guir con Mis­sion Blue?

Cuan­do me con­ce­die­ron el pre­mio TED en 2009, me die­ron la opor­tu­ni­dad de ha­cer reali­dad un de­seo que po­dría “cam­biar el mun­do”. Mi res­pues­ta fue: “De­seo que la gen­te uti­li­ce to­dos los me­dios de los que dis­po­ne pa­ra crear una red global de áreas ma­ri­nas pro­te­gi­das lo su­fi­cien­te­men­te am­plia pa­ra sal­var y res­tau­rar los océa­nos”. Así se creó Mis­sion Blue, que quie­re dar re­le­van­cia a zo­nas que pre­ci­san es­pe­cial aten­ción. Las lla­ma­mos ho­pe spots, pun­tos pa­ra la es­pe­ran­za. Hoy, me­nos del 4% del océano es­tá pro­te­gi­do y el 99% es­tá abier­to a la pes­ca co­mer­cial. Mis­sion Blue co­la­bo­ra con 150 so­cios, des­de mul­ti­na­cio­na­les has­ta pe­que­ños gru­pos de cien­tí­fi­cos.

¿Qué de­be­ría­mos ha­cer pa­ra pro­te­ger los eco­sis­te­mas ma­ri­nos y ga­ran­ti­zar­los pa­ra las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes?

La gen­te no sue­le pen­sar en los océa­nos co­mo al­go de lo que ha­ya que preo­cu­par­se pa­ra con­ser­var el pla­ne­ta; a me­nu­do, pien­san que son tan gran­des que ellos mis­mos pue­den re­ge­ne­rar­se o que no po­de­mos da­ñar­los. Pe­ro no es cier­to: sa­be­mos que el océano tie­ne sus lí­mi­tes y que­da mu­cho por ha­cer pa­ra evi­tar que se va­cíe de pe­ces y de otros se­res vi­vos. De­be­mos apli­car lí­mi­tes a las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, de quí­mi­cos tó­xi­cos y de ba­su­ra que arro­ja­mos a ellos an­tes de que se co­lap­sen. Nues­tro des­tino y el de los océa­nos van uni­dos. Sin azul, no hay ver­de. Sin océa­nos, no exis­ti­ría­mos. Son el co­ra­zón azul del pla­ne­ta y sin él la vi­da no se­ría po­si­ble. La pre­gun­ta que te­ne­mos que ha­cer­nos es: ¿qué can­ti­dad de nues­tro co­ra­zón es­ta­mos dis­pues­tos a pro­te­ger?

“A los hom­bres del pro­yec­to Tek­ti­te les lla­ma­ban acua­nau­tas. A las mu­je­res, acua­be­llas”.

La bió­lo­ga marina fo­to­gra­fía ba­lle­nas, en una ima­gen de archivo.

Arri­ba, Sylvia Earle con Leo­nar­do Dica­prio, que co­la­bo­ra en Mis­sion Blue. So­bre es­tas lí­neas, du­ran­te una in­mer­sión, con un eri­zo de mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.