EL MUN­DO EN BAR­CO STOP

Pau­la Gon­zal­vo aca­ba­ba de ter­mi­nar Ar­qui­tec­tu­ra cuan­do de­ci­dió le­var an­clas y ha­cer­se a la mar... sin fe­cha de re­gre­so. Al menos, eso es lo que tie­ne en men­te es­ta cas­te­llo­nen­se que, des­de hace tres años, vi­ve la ma­yor par­te del tiem­po en­tre océa­nos. ¿Qué

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

En su per­fil de Lin­ke­din di­ce que es fun­da­do­ra del blog Allen­de los ma­res. Pe­ro al re­pa­sar la vi­da de Pau­la Gon­zal­vo, la de­fi­ni­ción se que­da cor­ta. En los úl­ti­mos años ha apren­di­do a vi­vir del mar y con el mar. A co­mer lo que pes­ca­ba, a be­ber agua de llu­via, a re­pa­rar an­clas, a ha­cer guardias noc­tur­nas, a co­no­cer los vien­tos... Y a ser un pun­to mi­núscu­lo en mi­tad del océano y sen­tir­se co­mo en ca­sa. De la que fue la su­ya en Cas­te­llón, sa­lió un mes de oc­tu­bre de hace tres años con un bi­lle­te de ida a Las Pal­mas. Que­ría pro­bar una mo­da­li­dad de via­je low cost lla­ma­da bar­co-stop. Se tra­ta­ba de cam­biar el as­fal­to por el mar y el co­che por un ve­le­ro para lle­gar na­da menos que a la otra pun­ta del océano Atlán­ti­co. Lo con­si­guió. Y se en­gan­chó de tal for­ma a ese es­ti­lo de vi­da que ya no pu­do de­jar­lo. Des­de en­ton­ces, es­ta jo­ven de 29 años sal­ta de bar­co en bar­co su­man­do mi­llas. “La sen­sa­ción de na­ve­gar con es­ta li­ber­tad es in­creí­ble, ca­da día tie­ne al­go de má­gi­co”, di­ce es­ta ar­qui­tec­ta que de­ci­dió de­jar­lo to­do por es­ta aven­tu­ra. Ha­bla des­de Ams­ter­dam, don­de aca­ba de lle­gar tras cru­zar el gol­fo de Viz­ca­ya y el ca­nal de la Man­cha en una tra­ve­sía que co­men­zó en Cá­diz. No es­ta­rá mu­cho tiem­po en tie­rra fir­me: den­tro de una se­ma­na co­men­za­rá otro via­je, es­ta vez a In­gla­te­rra, des­de don­de quie­re na­ve­gar a Por­tu­gal. ¿Des­pués? Don­de la lle­ve el des­tino. “Cuan­do sa­les de puer­to nun­ca sa­bes exac­ta­men­te a dón­de vas a lle­gar ni cuán­to vas a tar­dar en ha­cer­lo”, di­ce.

VI­VIR PARA ZARPAR

Cu­rio­sa­men­te lo que la lle­vó al mar fue un de­sier­to. Pau­la se en­con­tra­ba en Bra­sil en un pro­gra­ma de in­ter­cam­bio uni­ver­si­ta­rio, y via­jó al de­sier­to de los Le­nçóis Ma­ran­hen­ses, en el nor­te del país. Lo re­co­rrió du­ran­te cua­tro días sin ma­pa ni GPS, to­man­do co­mo úni­ca re­fe­ren­cia la di­rec­ción del vien­to. Lo­grar cru­zar­lo su­pu­so un an­tes y un des­pués en su vi­da. “Por eso que­ría vol­ver a La­ti­noa­mé­ri­ca, pe­ro te­nía cla­ro que que­ría dis­fru­tar del ca­mino. Y pen­sé en un bar­co. En ese mo­men­to no me pa­re­ció una idea tan lo­ca”, cuen­ta en­tre ri­sas. En­ton­ces te­nía 26 años, aca­ba­ba de ter­mi­nar Ar­qui­tec­tu­ra, y aun­que to­dos la veían tra­ba­jan­do en un es­tu­dio, para ella el bar­co-stop se pre­sen­ta­ba co­mo el plan per­fec­to. “Por lo menos que­ría in­ten­tar­lo, así que bus­qué in­for­ma­ción en in­ter­net, vi que ha­bía po­si­bi­li­da­des de en­con­trar bar­co en Ca­na­rias y es­tu­ve allí po­nien­do car­te­les y pre­gun­tan­do en los pan­ta­la­nes has­ta que a las tres se­ma­nas en­con­tré un ve­le­ro”. Así fue co­mo Gon­zal­vo se em­bar­có en su pri­me­ra tra­ve­sía jun­to a otras cua­tro per­so­nas:

17 días en un ve­le­ro de 15 me­tros en los que se en­con­tró tan có­mo­da que pen­só que po­dría lle­gar a acos­tum­brar­se a vi­vir ro­dea­da de agua. Por eso, cuan­do lle­ga­ron a An­ti­gua y el ca­pi­tán del bar­co les pro­pu­so se­guir na­ve­gan­do has­ta Las Baha­mas du­ran­te mes y me­dio más, a Pau­la le pa­re­ció vi­vir un sue­ño. “To­do fue idí­li­co. Fui­mos ha­cien­do pa­ra­das des­de An­ti­gua a Las Baha­mas bu­cean­do. No se po­día pe­dir más”, re­cuer­da.

LA VI­DA EN 15 ME­TROS CUA­DRA­DOS

Aquel sue­ño du­ró dos me­ses y le cos­tó exac­ta­men­te 80 €, la can­ti­dad que el pa­trón pi­dió a ca­da uno de sus bar­cos­to­pis­tas para cu­brir gas­tos. Una vez en tie­rra fir­me ha­bía que to­mar una de­ci­sión: re­gre­sar a Es­pa­ña o bus­car otro bar­co. No lo pen­só de­ma­sia­do. En las is­las San Blas le pro­pu­sie­ron tra­ba­jar co­mo co­ci­ne­ra en un ve­le­ro. “No sa­bía co­ci­nar, pe­ro di­je que sí por­que el lu­gar era pre­cio­so. Aca­bé que­dán­do­me ocho me­ses en los que hi­ci­mos ex­plo­ra­ción de is­las y apren­dí a na­ve­gar. Fue to­da una ex­pe­rien­cia”, ase­gu­ra. Tras ella, re­gre­só a ca­sa para asi­mi­lar el año vi­vi­do y pen­sar su fu­tu­ro. Fue en­ton­ces cuan­do de­ci­dió que es­te se­ría su es­ti­lo de vi­da. “Lle­gué a plan­tear­me que­dar­me en tie­rra. Pe­ro fi­nal­men­te de­ci­dí vol­ver a sa­lir: me gus­ta de­ma­sia­do es­ta vi­da”, afir­ma. Aun­que vi­vir de ve­le­ro en ve­le­ro sue­ne idí­li­co, Pau­la ad­vier­te que no to­do es de co­lor de ro­sa. La pri­me­ra di­fi­cul­tad es que hay que con­vi­vir con otros en un es­pa­cio muy re­du­ci­do. Y tam­po­co es un es­ti­lo de vi­da ideal para pe­re­zo­sos. “A ve­ces hay que ha­cer guardias noc­tur­nas cam­bian­do de turno ca­da tres o cua­tro ho­ras. Y se ayu­da tam­bién en lim­pie­za, co­ci­na, man­te­ni­mien­to...”, di­ce. Ade­más, ser mu­jer no su­po­ne nin­gu­na ven­ta­ja.“es­tás más ex­pues­ta”, afir­ma Gon­zal­vo, que ex­pli­ca que la ma­yo­ría de pro­pie­ta­rios de ve­le­ros son hom­bres. “Tie­nes que sa­ber por qué te quieren en su bar­co, si es por­que bus­can com­pa­ñía o para ayu­dar en las ta­reas. Por eso re­co­mien­do a las mu­je­res que quie­ran ha­cer bar­co-stop que se­pan muy bien las con­di­cio­nes en las que se em­bar­can. Cuan­do apren­des có­mo pre­sen­tar­te, tie­nes cla­ro lo que quie­res y ha­blas con de­ter­mi­na­ción, no hay nin­gún pro­ble­ma”, ex­pli­ca. Gra­cias a esa de­ter­mi­na­ción lle­va ca­si tres años sin sa­ber lo que es un lu­nes o un do­min­go y no ne­ce­si­ta alar­mas por­que vi­ve con el sol: se des­pier­ta al ama­ne­cer y po­co des­pués del atar­de­cer, des­can­sa. Sin em­bar­go, cree que su es­ti­lo de vi­da tie­ne otra vir­tud aún más ex­cep­cio­nal que la de vi­vir en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za: el con­tac­to con otros ma­ri­nos. “La gen­te que via­ja por mar tie­ne una vi­sión de la vi­da muy par­ti­cu­lar. So­bre to­do un gran sen­ti­mien­to de li­ber­tad”, di­ce. Cree que esa es la ra­zón de que ha­ya tan­tos na­ve­gan­tes so­li­ta­rios. Sin em­bar­go, tam­bién se ha cru­za­do con pa­re­jas e in­clu­so fa­mi­lias. “An­tes ni me lo plan­tea­ba. Aho­ra sí ten­go las puer­tas abier­tas a for­mar una fa­mi­lia. Pe­ro ten­dría que ser una per­so­na con es­te mis­mo es­ti­lo de vi­da”, di­ce. Al des­pe­dir­se, ad­vier­te que si ne­ce­si­ta­mos al­go, no se­rá po­si­ble lo­ca­li­zar­la fá­cil­men­te. Pa­sa­rá va­rias se­ma­nas sin in­ter­net. To­do un cal­va­rio para al­gu­nos. “En el mar, lo me­jor es dis­fru­tar de esa des­co­ne­xión”, di­ce ella con una son­ri­sa sa­tis­fe­cha. Co­mo la de quien ha en­con­tra­do su ca­mino.

La ca­sa de Pau­la du­ran­te ocho me­ses fue un ve­le­ro en las cos­tas de San Blas. Aba­jo, ha­cien­do ka­yak en las is­las de Ku­na Ya­la.

1. A bor­do del ve­le­ro Na­ta­lie, con el que na­ve­gó du­ran­te va­rios me­ses. 2. Des­can­so en una de las 365 is­las que con­for­man el ar­chi­pié­la­go de las Mu­la­tas (Pa­na­má). 3. Ha­cien­do pes­ca sub­ma­ri­na. 1

3

2

2 3 1. En el ar­chi­pié­la­go de las is­las Mu­la­tas. 2. Vis­ta de la is­la de Pa­xos, en Gre­cia. 3. Pes­ca del atún en el Ca­ri­be. 4. Sur­can­do el Ca­ri­be. 5. Atar­de­cer en San Blas.

5

4

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.