LA QUÍ­MI­CA DEL amor

LA ES­CRI­TO­RA ELIA BARCELÓ NOS HA­BLA, EN ES­TE CUEN­TO DE AL­TOS VUELOS, DE LAS HUE­LLAS IMBORRABLES DE LA PA­SIÓN. ILUSTRACIÓN: MAITE NIEBLA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud - ELIA BARCELÓ es­cri­to­ra

Nun­ca ha­bía si­do par­ti­da­rio de ce­le­brar fe­chas im­por­tan­tes, aniver­sa­rios, cum­plea­ños. Qui­zá ha­bía te­mi­do to­da su vi­da con­ver­tir­se en una se­gun­da edi­ción de su ma­dre que, an­cla­da en el pa­sa­do, con­ser­va­ba cientos de fe­chas en la me­mo­ria. Para él, el pa­sa­do era so­lo el va­go re­cuer­do de unos he­chos que uno ten­día a des­vir­tuar, re­ela­bo­rar, re­pri­mir cuan­do se ha­cía ne­ce­sa­rio. Co­mo aho­ra. Co­mo es­te mis­mo mo­men­to en que el anun­cio de la aza­fa­ta para cam­biar los re­lo­jes al día sie­te le ha­bía sa­cu­di­do de la mo­do­rra en que es­ta­ba ca­yen­do y en al­gún mal­di­to lu­gar de su ce­re­bro se ha­bía en­cen­di­do la lu­ce­ci­ta de alar­ma de los gran­des pe­li­gros, esa fos­fo­res­cen­cia ro­jo san­gre que le anun­cia­ba: no pien­ses, no in­ves­ti­gues, de­ja las co­sas co­mo están, duér­me­te y no te em­pe­ñes en sa­ber por qué el 7 de ju­lio te trae al­gún re­cuer­do. No sir­vió de na­da por­que el ci­ne de su men­te ha­bía em­pe­za­do a en­fo­car las imá­ge­nes de otro vue­lo noc­turno, de otro 7 de ju­lio, un año an­tes, en que el avión no lo lle­va­ba so­lo y has­tia­do a su ca­sa en Bar­ce­lo­na, sino fe­liz y ple­tó­ri­co a Pa­rís, con la mano de Lau­ra en la su­ya. Su pri­mer via­je jun­tos. El úni­co. Alar­gó la mano ha­cia el whisky que la aza­fa­ta le ten­día y mal­di­jo para sí. El whisky tam­bién le re­cor­da­ba a Lau­ra. Sie­te me­ses des­pués de ha­ber ro­to de­fi­ni­ti­va­men­te con ella, de no ha­ber­la vis­to ni ha­bla­do ni sa­bi­do na­da su­yo, el whisky le se­guía re­cor­dan­do a Lau­ra. Y los atar­de­ce­res, y los ves­ti­dos ro­jos, va­po­ro­sos, y las lu­ces de las ciu­da­des al caer la no­che, y los pa­si­llos de los ho­te­les, y las fuen­tes en las pla­zas. To­do, ab­so­lu­ta­men­te to­do le re­cor­da­ba a Lau­ra, al bri­llo de sus ojos, a su mo­do de an­dar, a su son­ri­sa. Y eso era es­pan­to­so, in­so­por­ta­ble, en­fer­mo. Des­pués de me­ses de te­ra­pia en que ha­bía con­se­gui­do con­ven­cer­se de que su pa­sión por Lau­ra ha­bía si­do so­lo un des­arre­glo hor­mo­nal, una sim­ple al­te­ra­ción quí­mi­ca, aho­ra apa­re­cía de nue­vo su fan­tas­ma en­vuel­to en la ca­pa del 7 de ju­lio, una no­che tan lu­mi­no­sa en su re­cuer­do co­mo nin­gún otro día de su vi­da. Lle­ga­ron ya tar­de y to­ma­ron un ta­xi a la ciu­dad, son­rién­do­les a las ba­rria­das pe­ri­fé­ri­cas, a los se­má­fo­ros en ro­jo, a las in­ter­mi­na­bles co­lum­nas de co­ches que se amon­to­na­ban en las sa­li­das. Su per­fu­me era un ve­neno que se le cla­va­ba en­tre los ojos y le for­za­ba a res­pi­rar rá­pi­do, co­mo si se es­tu­vie­ra aho­gan­do. De­bía de ser al­go quí­mi­co. Era la úni­ca ex­pli­ca­ción po­si­ble para una lo­cu­ra co­mo la que ha­bía sen­ti­do por Lau­ra. Ca­si lle­gan­do al ho­tel de Mont­mar­tre ella ha­bía gri­ta­do: “¡Pa­re, pa­re!”. Y se ha­bían ins­ta­la­do en una te­rra­ci­ta des­de la que se veía to­da la ciu­dad. La no­che de ve­rano, sa­tu­ra­da de per­fu­mes y lu­ces de co­lo­res, se des­ple­ga­ba a su al­re­de­dor, car­ga­da de pro­me­sas. To­ma­ron un mar­ti­ni mi­rán­do­se a los ojos, aho­gán­do­se de in­mi­nen­cia, sa­bien­do que la no­che les trae­ría por fin to­do lo que lle­va­ban me­ses desean­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.