LA VUEL­TA AL MUN­DO EN 17 AÑOS Y CON CUA­TRO NINOS

Un buen día, Can­de­la­ria y Her­man Zapp de­ci­die­ron sa­lir de via­je... y via­jar se con­vir­tió en su mo­do de vi­da. Con mi­les de ki­ló­me­tros a sus es­pal­das y cua­tro hi­jos na­ci­dos en el ca­mino, pre­pa­ran el re­torno a su ho­gar, en Bue­nos Aires. Por Bea­triz Gon­zá­lez

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Psico Tendencias -

Sa­lie­ron de ca­sa un 25 de enero del año 2000 con la idea de em­pren­der el via­je de sus sue­ños an­tes de in­ten­tar ser pa­dres. El plan era de­jar­lo to­do du­ran­te seis me­ses pa­ra re­co­rrer en co­che los 13.000 ki­ló­me­tros que se­pa­ran Bue­nos Aires de Alas­ka. Des­pués, el ma­tri­mo­nio Zapp, en­ton­ces trein­ta­ñe­ro, re­gre­sa­ría y con­ti­nua­ría con su vi­da en la ca­sa que aca­ba­ban de ter­mi­nar de cons­truir. Pe­ro la vi­da de Can­de­la­ria Cho­vet, has­ta en­ton­ces se­cre­ta­ria, y su ma­ri­do des­de ha­cía seis años, Her­man, me­cá­ni­co, dio un gi­ro de 180 gra­dos cuan­do ce­rra­ron el ma­le­te­ro de su co­che y de­ja­ron su Ar­gen­ti­na na­tal. “En aquel mo­men­to nues­tro sue­ño so­na­ba has­ta irres­pon­sa­ble por­que sig­ni­fi­ca­ba seis me­ses sin tra­ba­jar”, di­ce Her­man Zapp. Aque­llos seis me­ses se con­vir­tie­ron en más de dos años, “y fue 100 ve­ces me­jor de lo que es­pe­rá­ba­mos”, afir­man. Vi­vie­ron y apren­die­ron tan­to que de­ci­die­ron que va­lía la pe­na se­guir ex­plo­ran­do. Cin­co con­ti­nen­tes 300.000 km y cua­tro hi­jos des­pués, es­pe­ran ter­mi­nar lo que em­pe­za­ron ha­ce más de dé­ca­da a fi­na­les de 2017.

TO­DO POR UN SUE­ÑO

Co­men­zar a re­co­rrer mun­do des­de Amé­ri­ca pa­ra sal­tar des­pués a Ocea­nía, Asia, Áfri­ca y Eu­ro­pa, don­de se en­cuen­tran aho­ra, no en­tra­ba en sus pla­nes cuan­do par­tie­ron de via­je. Y, sin em­bar­go, ya en­ton­ces se en­fren­ta­ron a la in­com­pren­sión de fa­mi­lia­res y ami­gos, que no en­ten­dían por qué re­nun­cia­ban a to­do por dar­se el ca­pri­cho de via­jar du­ran­te unos me­ses. Des­de en­ton­ces, el Graham­pai­ge de 1928 con el que han re­co­rri­do el pla­ne­ta les ha ido abrien­do las puer­tas de un mun­do mu­cho más ama­ble de lo que ellos mis­mos ima­gi­na­ban. “Na­die au­gu­ra­ba que iba a ser un co­che tan ex­ce­len­te. Con él he­mos ba­ja­do el Ama­zo­nas, he­mos re­co­rri­do las mon­ta­ñas del Hi­ma­la­ya, las dunas de Na­mi­bia, el hie­lo de Alas­ka... No so­lo no nos ha da­do pro­ble­mas, sino que nos ha fa­ci­li­ta­do mu­cho las co­sas”. Ha­blan des­de una ca­sa fren­te al mar que les han pres­ta­do en la Cos­ta Bra­va, uno más de los ca­si 2.500 ho­ga­res de los cin­co con­ti­nen­tes que les han da­do co­bi­jo y que prue­ban su teo­ría de que el ver­da­de­ro mun­do es mu­cho más ge­ne­ro­so de lo que cree­mos. “La ama­bi­li­dad de la gen­te es asom­bro­sa. Al­gu­nos sien­ten que, al ayu­dar­nos, com­par­ten par­te de nues­tro sue­ño, y eso es pre­cio­so”, co­men­ta Her­man. Du­ran­te la en­tre­vis­ta, sus cua­tro hi­jos –Pam­pa, Tehue, Paloma y Wa­llaby– es­tán en un exa­men. Vi­nie­ron al mun­do en mi­tad del sue­ño de sus pa­dres, en cua­tro paí­ses di­fe­ren­tes. Su vi­da es muy dis­tin­ta a la de otros ni­ños, pe­ro el ma­tri­mo­nio Zapp pro­cu­ra que ten­gan una edu­ca­ción si­mi­lar

a la que ha­brían re­ci­bi­do en Ar­gen­ti­na. Can­de­la­ria de­di­ca de cua­tro a seis ho­ras dia­rias a ha­cer­les de pro­fe­so­ra. Se­gún sus pa­dres, son ni­ños apli­ca­dos que no han te­ni­do pro­ble­mas en pa­sar las prue­bas. “El via­je les ha per­mi­ti­do vi­si­tar mu­seos co­mo el del Her­mi­ta­ge de San Pe­ters­bur­go, asis­tir al des­pe­gue de una na­ve es­pa­cial en ca­bo Ca­ña­ve­ral, en­trar en las pi­rá­mi­des egip­cias pa­ra co­no­cer su ci­vi­li­za­ción...”, di­ce su pa­dre. Aho­ra, la ma­yor par­te de sus in­gre­sos pro­ce­de de char­las que dan en dis­tin­tas par­tes del mun­do. En ellas cuen­tan su ex­pe­rien­cia y ani­man a to­dos a cum­plir su sue­ño. Al­go que, se­gún es­ta pa­re­ja, es más sen­ci­llo de lo que pa­re­ce. “No es di­ne­ro lo que ha­ce fal­ta. Lo que ne­ce­si­tas son ga­nas, y que esas ga­nas sean más gran­des que tus mie­dos.”

VIA­JAR SIN SO­BRE­SAL­TOS

Cuen­ta el ma­tri­mo­nio que cuan­do par­tie­ron de Bue­nos Aires ha­ce ya 17 años na­die fue a des­pe­dir­les. Creen que na­die les to­mó de­ma­sia­do en se­rio. Sin em­bar­go, nin­gu­na de las ame­na­zas que les au­gu­ra­ban se ma­te­ria­li­zó. “Nos ad­vir­tie­ron de los pe­li­gros que po­día­mos en­con­trar, pe­ro no de lo que íba­mos a dis­fru­tar ni de la bue­na gen­te que co­no­ce­ría­mos”, di­cen. En el área de los pe­li­gros “hu­ma­nos”, so­lo re­cuer­dan un in­ci­den­te que, ade­más, tu­vo fi­nal fe­liz: en un pue­blo de Mo­zam­bi­que les ro­ba­ron el or­de­na­dor mien­tras se ba­ña­ban en la pla­ya y los ve­ci­nos del pue­blo les ayu­da­ron a re­cu­pe­rar­lo. Sin em­bar­go, sí han te­ni­do al­gún que otro sus­to o pe­li­gro, co­mo una oca­sión en que el co­che se que­dó sin fre­nos; o la ma­ña­na en que se les acer­có un be­bé ele­fan­te en Zam­bia. Tam­po­co la sa­lud les ha ju­ga­do ma­las pa­sa­das. Las dos úni­cas ve­ces que han acu­di­do a un hos­pi­tal fue pa­ra re­ci­bir a Pam­pa y Tehue (los dos más pe­que­ños na­cie­ron en par­tos en ca­sa). Por eso ani­man a to­das las fa­mi­lias que es­tén pen­san­do en ha­cer un gran via­je a em­pren­der­lo jun­tos. “La gen­te cree que via­jar con ni­ños es im­po­si­ble, y que naz­can en el ca­mino, más aún. Pe­ro vi­vi­mos en un mun­do que ha avan­za­do mu­chí­si­mo”, di­ce Her­man. Y ese mun­do ha ido desa­rro­llán­do­se mien­tras ellos re­co­rrían los cin­co con­ti­nen­tes. Cuan­do sa­lie­ron de ca­sa, in­ter­net era lu­gar de en­cuen­tro so­lo pa­ra un re­du­ci­do gru­po de usua­rios, pe­ro lue­go cam­bió por com­ple­to la for­ma de via­jar de la fa­mi­lia. “An­tes lle­gá­ba­mos a un lu­gar sin sa­ber dón­de íba­mos a dor­mir –cuen­tan–. El via­je era im­pro­vi­sa­do. Aho­ra, an­tes de lle­gar a un si­tio ya te­ne­mos in­vi­ta­cio­nes de fa­mi­lias que se ofre­cen a alo­jar­nos. Cuan­do de­ja­mos Ar­gen­ti­na era di­fí­cil es­tar co­nec­ta­do y aho­ra es di­fí­cil es­tar des­co­nec­ta­do. Vi­vir las dos for­mas fue muy bueno”.

RE­TORNO AL HO­GAR

En unos me­ses, el úni­co mo­do de vi­da que los cua­tro her­ma­nos Zapp co­no­cen cam­bia­rá por com­ple­to. El día a día nó­ma­da de­ja­rá de ser su ru­ti­na, y es­tán se­gu­ros de que to­dos se amol­da­rán a la nue­va vi­da se­den­ta­ria, en un mis­mo lu­gar. “En el via­je apren­di­mos a adap­tar­nos a mi­llo­nes de co­sas y es­to se­rá una nue­va adap­ta­ción”, di­ce el pa­triar­ca de los Zapp. So­lo es­pe­ra que, una vez asen­ta­dos to­dos, con­ti­núen sien­do tan felices co­mo en el ca­mino. Tal vez por eso, cuan­do a Pam­pa, el hi­jo ma­yor del ma­tri­mo­nio Zapp, le pre­gun­ta­ron en una en­tre­vis­ta ra­dio­fó­ni­ca qué que­ría ser de ma­yor, no tar­dó en dar su res­pues­ta: “Fe­liz”, res­pon­dió.

2

1

1. La fa­mi­lia Zapp, en Jor­da­nia. 2. Es­ca­la en Bots­wa­na. 3. Can­de­la­ria y Her­man, en los ini­cios de su via­je, en Pe­rú. 4. Los pe­que­ños Zapp, en Ja­pón. 5. Cru­zan­do el Ama­zo­nas. 3

4

5

1 1 2

1. Paloma, con un ca­me­llo, en Ke­nia. 2. En cla­se, en el Par­que Na­cio­nal de Te­ren­gui­re (Tan­za­nia). 3. Us­huaia. 4. Wa­llaby, Paloma, Tehue, Pam­pa, Can­de­la­ria y Her­man. 3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.