FI­SIO­TE­RA­PIA HAZ­LO TÚ MIS­MA

¿Tie­nes una pe­que­ña tor­tí­co­lis o un lum­ba­go que te es­tá amar­gan­do la se­ma­na? Pue­des en­con­trar ali­vio con un sen­ci­llo au­to­ma­sa­je. Te da­mos al­gu­nos con­se­jos pro­fe­sio­na­les. Por E. Cas­te­lló / Ilus­tra­cio­nes: Joan Al­tu­ro

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sa­lud -

SSi un múscu­lo o una ar­ti­cu­la­ción han de­ci­di­do amar­gar­te el día, pue­des te­ner el re­me­dio en tus pro­pias ma­nos. Con ellas pue­des ha­cer ma­ra­vi­llas pa­ra ali­viar con­trac­tu­ras y so­bre­car­gas. Por su­pues­to, no se tra­ta de que te apli­ques a ti mis­ma las téc­ni­cas de un os­teó­pa­ta o de un fi­sio­te­ra­peu­ta, eso de­bes de­jar­lo pa­ra tu es­pe­cia­lis­ta, pe­ro sí es po­si­ble que apren­das unas sen­ci­llas téc­ni­cas de au­to­ma­sa­je y es­ti­ra­mien­to, que ha­rán más lle­va­de­ra tu vi­da co­ti­dia­na. “El ma­sa­je es una de las ma­ne­ras más fá­ci­les de al­can­zar y man­te­ner una bue­na sa­lud y bie­nes­tar”, ase­gu­ra Ra­fael Vi­cet­to, di­rec­tor de Fi­sio­te­ra­pia Vi­cet­to, de Ma­drid. “Tras­tor­nos co­mo las ce­fa­leas, el in­som­nio, la ten­sión y el es­trés pue­den ali­viar­se fá­cil­men­te con las ma­nos y, por su­pues­to, el do­lor”. El ma­sa­je me­jo­ra, ade­más, la cir­cu­la­ción, re­la­ja los múscu­los y ayu­da a una bue­na di­ges­tión. “Jun­to con los be­ne­fi­cios di­rec­tos, fi­sio­ló­gi­cos, es­tán tam­bién los be­ne­fi­cios psi­co­ló­gi­cos, pues el ma­sa­je pro­du­ce una rá­pi­da sen­sa­ción de bie­nes­tar”, aña­de es­te es­pe­cia­lis­ta Así que na­da me­jor que apren­der a do­mi­nar el ar­te del au­to­ma­sa­je y apli­cár­se­lo uno mis­mo. Gra­cias a él, con­se­gui­rás ener­gía por la ma­ña­na y po­drás re­la­jar­te al fi­nal del día. Y, so­bre to­do, po­drás li­be­rar­te de los do­lo­res y con­trac­tu­ras de una vi­da aje­trea­da y es­tre­san­te. Pon­te có­mo­da y echa mano de un buen co­jín. Sién­ta­te en una si­lla o en el sue­lo, o acués­ta­te con las ro­di­llas fle­xio­na­das. Pue­des uti­li­zar tus ma­nos, pe­ro tam­bién una pe­lo­ta de te­nis o si­mi­lar, que per­mi­te ejer­cer una ma­yor pre­sión so­bre un pun­to lo­ca­li­za­do de do­lor o ten­sión. A con­ti­nua­ción, te ex­pli­ca­mos có­mo ali­viar al­gu­nos de los pro­ble­mas más co­mu­nes. O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.