La 1ª MI­NIS­TRA ser­bia, sin ar­ma­rio

ANA BRNABIĆ

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

El nue­vo ven­da­val po­lí­ti­co que agi­ta Ser­bia se lla­ma Ana Brnabić y ha­ce unas se­ma­nas fue ele­gi­da pri­me­ra mi­nis­tra. Le­jos de la ima­gen de los ru­dos mi­li­ta­res a los que nos acos­tum­bró el te­le­dia­rio en los 90, Brnabić no so­lo es la pri­me­ra mu­jer que ocu­pa es­te car­go en el país bal­cá­ni­co; tam­bién es la pri­me­ra per­so­na abier­ta­men­te ho­mo­se­xual (y la quin­ta en to­do el mun­do). Es­te he­cho es lla­ma­ti­vo en un país don­de más del 80% de la po­bla­ción se de­cla­ra cris­tia­na or­to­do­xa y ca­si la mi­tad con­si­de­ra la ho­mo­se­xua­li­dad –des­pe­na­li­za­da en 1994– una en­fer­me­dad. Pa­ra los mo­vi­mien­tos LGTB de Bel­gra­do, con una pre­sen­cia aún muy mi­no­ri­ta­ria y ame­na­za­da, el nom­bra­mien­to de Brnabić es al­go his­tó­ri­co. El pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Alek­san­dar Vučić, del Par­ti­do Pro­gre­sis­ta (con­ser­va­dor y proeu­ro­peís­ta), nom­bró a Ana pa­ra es­te car­go en ju­nio, ata­jan­do to­das las po­lé­mi­cas: “Sus orien­ta­cio­nes per­so­na­les no me in­tere­san, so­lo los re­sul­ta­dos de su tra­ba­jo cuen­tan”. Brnabić tie­ne ape­nas 41 años y es­ca­sa ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca, le acha­can sus de­trac­to­res: en­tró en el go­bierno el año pa­sa­do, co­mo mi­nis­tra de Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas. Ha pa­sa­do me­dia vi­da fue­ra de Ser­bia, en uni­ver­si­da­des es­ta­doun­dien­ses e in­gle­sas, y ha­bla a la per­fec­ción ru­so e in­glés, las dos re­gio­nes ha­cia las que de­be­rá mi­rar su po­lí­ti­ca. Sin ads­crip­ción po­lí­ti­ca (es miem­bro in­de­pen­dien­te del go­bierno), tam­po­co mi­li­ta en nin­gu­na or­ga­ni­za­ción LGTB, y re­cha­za las eti­que­tas; el año pa­sa­do par­ti­ci­pó en la mar­cha del or­gu­llo gay de Bel­gra­do, pe­ro se ne­gó a apo­yar una pro­po­si­ción le­gis­la­ti­va so­bre las unio­nes del mis­mo se­xo adu­cien­do que no era el mo­men­to. Fa­vo­ra­ble a la Unión Eu­ro­pea, en sus ma­nos es­tán las re­for­mas eco­nó­mi­cas que el país de­be afron­tar pa­ra su po­si­ble ad­he­sión, a la ca­be­za de un go­bierno que si­gue sien­do, en gran me­di­da, pro­rru­so. Mu­chos han que­ri­do ver en su nom­bra­mien­to una es­tra­ta­ge­ma po­lí­ti­ca, que bus­ca ofre­cer de Ser­bia y su go­bierno una ima­gen de aper­tu­ra le­jos aún de la reali­dad. Pe­ro en su dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra, a es­ta me­nu­da pe­ro fir­me mu­jer, que desafía los pre­jui­cios, no le tem­bló la voz al pre­sen­tar su pro­gra­ma de mo­der­ni­za­ción: “De­vol­va­mos el pa­sa­do a su lu­gar de per­te­nen­cia: el pa­sa­do”. NERE BASABE O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.