Dos ma­lig­nos ti­ta­nes de Holly­wood

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Vivir -

Vi­pe­ri­nas, po­de­ro­sas, me­ga­ló­ma­nas... Fue­ron las rei­nas del co­ti­lleo en la épo­ca do­ra­da de Holly­wood, go­ber­na­da por los gran­des es­tu­dios... Po­dían ha­cer sal­tar el es­cán­da­lo o, por el con­tra­rio, es­con­der­lo si les ve­nía bien. Ha­cían y des­ha­cían ca­rre­ras. Y do­mi­na­ron, ellas tam­bién, el es­pec­tácu­lo. Loue­lla Par­sons em­pe­zó su ca­rre­ra co­mo co­lum­nis­ta en 1914, en Chica­go, en un pe­rió­di­co de Wi­lliam Ran­dolph Hearst. La le­yen­da cuen­ta que se ga­nó sus fa­vo­res por­que sa­bía guar­dar si­len­cio so­bre sus mu­chos des­li­ces. En 1925, con 44 años, hi­zo su apa­ri­ción en Holly­wood, con una co­lum­na dia­ria en Los An­ge­les Exa­mi­ner y se con­vir­tió en la rei­na del co­ti­lleo de Holly­wood. Su le­ma era: “De­bes con­tár­se­lo pri­me­ro a Loue­lla”. En­con­tra­ba sus fuen­tes en los pa­si­llos de los es­tu­dios, en las pe­lu­que­rías y en las con­sul­tas de mé­di­cos y abo­ga­dos. Sus tác­ti­cas no te­nían lí­mi­tes. De he­cho, mu­chas ac­tri­ces se en­te­ra­ban de que es­ta­ban em­ba­ra­za­das por sus co­lum­nas. Y se con­si­de­ra­ba a sí mis­ma “la pri­me­ra co­lum­nis­ta de ci­ne de la his­to­ria”.

hed­da Hopper, su gran ri­val, em­pe­zó sien­do ac­triz de ci­ne mu­do, en 1916. Ac­tuó en más de 100 pe­lí­cu­las, pe­ro nun­ca al­can­zó la fa­ma. Así que de­jó la ac­tua­ción a me­dia­dos de los años 30 y de­ci­dió sa­car par­ti­do de to­dos sus con­tac­tos. Ini­ció su co­lum­na en Los An­ge­les Ti­mes, en 1938, y se con­vir­tió en la com­pe­ten­cia de Loue­lla. Su mé­to­do: de­jar­se caer, sin anun­ciar­se pre­via­men­te y a me­dia no­che, en ca­sa de sus víc­ti­mas. A Loue­lla no le cos­tó odiar a Hed­da. No so­por­ta­ba ni los ves­ti­dos que lle­va­ba, ni, por su­pues­to, sus enor­mes som­bre­ros, que se con­vir­tie­ron en su se­ña de iden­ti­dad. Los es­tu­dios las uti­li­za­ron a las dos co­mo una for­ma de in­ti­mi­dar a sus es­tre­llas. Y ellas se con­si­de­ra­ban guar­dia­nas de la mo­ral. Hed­da iba más le­jos (o era más sin­ce­ra). Se lla­ma­ba a sí mis­ma “la zo­rra mun­dial”. Se co­no­cie­ron en la épo­ca en la que Hed­da era ac­triz, cuan­do Loue­lla la elo­gia­ba en sus co­lum­nas y ella, a cam­bio, le con­ta­ba co­ti­lleos. Aca­ba­ron de­tes­tán­do­se, a pe­sar de lo que te­nían en co­mún. Las dos na­cie­ron en ciu­da­des pe­que­ñas y cria­ron so­las a sus hi­jos. Las dos ga­na­ron mu­cho di­ne­ro en la pren­sa, pe­ro es­ta­ban siem­pre en­deu­da­das por su ex­tra­va­gan­te tren de vi­da. Y las dos com­par­tían unas ideas po­lí­ti­cas ul­tra­con­ser­va­do­ras. No se de­te­nían an­te na­da. Fue Loue­lla la que li­de­ró la per­se­cu­ción que su­frió In­grid Berg­man, en­ton­ces ca­sa­da con Aron Linds­tröm, por su ro­man­ce con Ro­ber­to Ros­se­lli­ni, has­ta el pun­to de que el se­na­dor de­mó­cra­ta Ed­win C. John­son des­cri­bió a la ac­triz co­mo “una po­de­ro­sa in­fluen­cia ma­lig­na” de la que ha­bía que sal­va­guar­dar a Amé­ri­ca. Hed­da, por su par­te, pro­vo­có que Char­lie Cha­plin no pu­die­ra en­trar de nue­vo en Es­ta­dos Uni­dos tras un via­je a Eu­ro­pa, en 1952, por sus fre­cuen­tes crí­ti­cas po­lí­ti­cas y mo­ra­les con­tra el ac­tor. oue­lla se con­si­de­ra­ba la ver­da­de­ra pe­rio­dis­ta. De he­cho, Hed­da te­nía que dic­tar sus ar­tícu­los por­que ca­si no sa­bía or­to­gra­fía. En­tre am­bas su­ma­ban 75 mi­llo­nes de lec­to­res. Pe­ro su rei­na­do de­cli­nó con el oca­so de los gran­des es­tu­dios. Loue­lla se re­ti­ró, en 1965, por el de­cli­ve de su sa­lud, y mu­rió en una ca­sa de re­ti­ro, en 1972, con la ca­be­za per­di­da. Hed­da ha­bía fa­lle­ci­do seis años an­tes de neu­mo­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.