Ce­los en la cum­bre de la al­ta cos­tu­ra

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Vivir -

En los años 30, Co­co Cha­nel es­ta­ba en su apo­geo. Te­nía 55 años, pe­ro su be­lle­za era ma­yor que nun­ca y su es­ti­lo al­can­za­ba la per­fec­ción. Ja­más ha­bía si­do tan ad­mi­ra­da. En esa épo­ca, la al­ta cos­tu­ra pa­ri­si­na era un im­pe­rio ges­tio­na­do so­lo por mu­je­res (Vion­net, Lan­vin, las her­ma­nas Ca­llot), gran­des rei­nas de la cos­tu­ra cu­ya clien­te­la era ex­clu­si­va. Cha­nel era la más po­de­ro­sa e in­flu­yen­te de to­das. Sin em­bar­go, en esa épo­ca aca­ba­ba de apa­re­cer otra es­tre­lla que ame­na­za­ba, por pri­me­ra vez, con ha­cer­le som­bra: El­sa Schiaparelli, a la que to­dos en Pa­rís lla­ma­ban “Schiap”. Una mu­jer

Ba­len­cia­ga de­cía: “Co­co te­nía po­co gus­to, pe­ro bueno; El­sa te­nía mu­cho gus­to, pe­ro ma­lo”.

tí­mi­da y re­bel­de, que ha­bía na­ci­do en Ro­ma, en 1890, en una fa­mi­lia aris­to­crá­ti­ca y cul­ta que con­ta­ba en­tre sus an­te­pa­sa­dos con un as­tró­no­mo y una ar­queó­lo­ga. Schiaparelli lle­gó a Pa­rís des­de Es­ta­dos Uni­dos, don­de ha­bía co­la­bo­ra­do con ar­tis­tas co­mo Mar­cel Du­champ o Man Ray. Una vez allí, em­pe­zó a ha­cer ves­ti­dos pa­ra sus me­jo­res ami­gas, mien­tras Paul Poi­ret la ves­tía a ella gra­tis. Tras em­plear­se co­mo di­se­ña­do­ra in­de­pen­dien­te en al­gu­nas ca­sas de cos­tu­ra, se lan­zó por su cuen­ta. En 1927, pre­sen­tó su pri­me­ra co­lec­ción: jer­séis, fal­das y ves­ti­dos de pun­to tri­co­ta­do con es­tam­pa­dos de efec­to tram­pan­to­jo. Con sus di­se­ños de avia­dor, sus fal­das pan­ta­lón, sus hom­bre­ras, sus te­ji­dos ex­pe­ri­men­ta­les (la­na re­cau­chu­ta­da, cue­ro bar­ni­za­do, plás­ti­co...) y sus som­bre­ros su­rrea­lis­tas, El­sa mez­cló la mo­da con el ar­te en un gi­ro re­vo­lu­cio­na­rio, opues­to a la so­brie­dad am­bi­gua de Cha­nel. En los años 30, “Schiap” con­ta­ba con 400 em­plea­dos y ocho ta­lle­res en Pa­rís. De­co­ra­ba sus sa­lo­nes con el me­jor in­terio­ris­ta del mo­men­to, Jea­nmi­chel Franck. Y ce­le­bró una ce­na de inau­gu­ra­ción a la que in­vi­tó a Cha­nel. “A la vis­ta del mo­bi­lia­rio mo­derno y de la va­ji­lla ne­gra, Cha­nel sin­tió un es­ca­lo­frío, co­mo si se en­con­tra­ra en un ce­men­te­rio”, es­cri­bi­ría más tar­de la ita­lia­na en su au­to­bio­gra­fía.

ga­brie­lle Cha­nel es­ta­ba en el otro ex­tre­mo y su aver­sión era im­pa­ra­ble. La lla­ma­ba “esa ar­tis­ta ita­lia­na que ha­ce ro­pa”. Co­co con­si­de­ra­ba la mo­da un ofi­cio, no un ar­te, y creía que una pren­da de­bía ser, an­te to­do, fun­cio­nal. Su lu­jo re­fi­na­do y aus­te­ro na­da te­nía que ver con el ro­sa shoc­king o el pan­ta­lón por en­ci­ma del to­bi­llo, in­ven­ta­do por la ita­lia­na. Lisa, a su vez, des­cri­bía los di­se­ños de Cha­nel co­mo “po­bres de lu­jo”. Se di­ce que, en una fies­ta, Ga­brie­lle em­pu­jó a la pa­re­ja de bai­le de El­sa con­tra un can­de­la­bro, y aca­bó en­vuel­ta en lla­mas. La pren­sa en­fren­ta­ba a me­nu­do la fi­gu­ra de una y de otra: la ami­ga de los cu­bis­tas (Cha­nel), con­tra la ami­ga de los su­rrea­lis­tas. La mo­de­lo Ma­ri­sa Be­ren­son, nie­ta de “Schiap”, di­ría en una en­tre­vis­ta años más tar­de que Ga­brie­lle Cha­nel es­ta­ba “ce­lo­sa” de su abue­la. Pa­ra Ba­len­cia­ga: “Co­co te­nía po­co gus­to, pe­ro bueno y Schiaparelli te­nía mu­cho, pe­ro ma­lo”. El­sa Schiaparelli aguan­tó en Pa­rís has­ta la in­va­sión ale­ma­na y la for­ma­ción del Go­bierno co­la­bo­ra­cio­nis­ta de Vichy, en 1940. Al ter­mi­nar la gue­rra, pre­sen­tó nue­vas co­lec­cio­nes. Pe­ro que­bró en 1954. No pu­do ha­cer fren­te a un nue­vo es­pí­ri­tu, el que na­ció con el “New look” de Ch­ris­tian Dior, más rea­lis­ta y con­ser­va­dor. Se mar­chó de Pa­rís. Dos se­ma­nas des­pués, iro­nías del des­tino, re­gre­só, tras un lar­go exi­lio, Co­co Cha­nel. La da­ma de la Rue Cam­bon vol­vió a las pa­sa­re­las con un nue­vo brío y lo­gró ha­cer his­to­ria. Pe­ro una y otra, ca­da una a su ma­ne­ra, si­guen mar­can­do nues­tra si­lue­ta.

Ga­brie­lle (dcha.) lle­gó a em­pu­jar a la pa­re­ja de bai­le de El­sa con­tra un can­de­la­bro, pro­vo­can­do un in­cen­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.