EL FU­TU­RO ES­TÁ EN TU MÓ­VIL

Ta­rots y bo­las de cris­tal han de­ja­do pa­so a apps y cuen­tas de Twit­ter con mi­les de se­gui­do­res. En la era del big da­ta, ¿por qué nos si­gue im­por­tan­do tan­to lo que los as­tros nos au­gu­ran? Por S. To­rres / Ilus­tra­cio­nes: Joan Al­tu­ro

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tendencias -

El Ap­ple Watch, ese re­loj in­te­li­gen­te que sue­le com­prar­se la gen­te aún más in­te­li­gen­te, tie­ne en­tre sus apli­ca­cio­nes de se­rie una para con­sul­tar el horóscopo. Se di­ría que los usua­rios de es­te dis­po­si­ti­vo son ra­cio­na­les y no es­tán pen­dien­tes de cuan­do Mer­cu­rio de­ja de estar re­tró­gra­do para re­ma­tar un ne­go­cio, ce­rrar un acuer­do o ha­cer una in­ver­sión ca­pi­tal. Sin em­bar­go, a los ge­nios de Ap­ple no les tem­bló el pul­so para agre­gar la app Su­san Mi­ller’s As­tro­logy Zo­ne al smart­watch de más al­ta ga­ma del mer­ca­do. An­tes de ha­cer­lo, la apli­ca­ción de la as­tró­lo­ga es­ta­dou­ni­den­se, con mi­les de se­gui­do­res en to­do el mun­do, lle­va­ba prác­ti­ca­men­te un año en la lista de las más ven­di­das en la tien­da de Ap­ple. “Ca­pri­cor­nio, pue­den lle­gar in­tere­san­tes opor­tu­ni­da­des a tu vi­da... Apro­ve­cha”. Eso acon­se­ja Es­pe­ran­za Gra­cia (en su cuen­ta de Twit­ter @es­pe­ran­za­gra­cia). En es­ta red so­cial la si­guen 216.000 per­so­nas. Lle­va 28 años dan­do el horóscopo en Te­le­cin­co pe­ro internet ha mul­ti­pli­ca­do sus fie­les. En Twit­ter, va des­gra­nan­do qué di­cen los as­tros so­bre acon­te­ci­mien­tos cla­ves, des­de las elec­cio­nes has­ta los par­ti­dos de la se­lec­ción. A Su­san Mi­ller (@as­tro­logy­zo­ne) la si­guen 363.000 per­so­nas en Twit­ter, a los que hay que su­mar los mi­les que ven ha­bi­tual­men­te su pá­gi­na web (as­tro­logy­zo­ne.com). Cuan­do em­pie­za un mes y la as­tró­lo­ga no ha pu­bli­ca­do sus pre­dic­cio­nes –ase­gu­ra que con ca­da signo tar­da sie­te ho­ras, lo que sig­ni­fi­can 84 ho­ras de tra­ba­jo–, sus se­gui­do­res mon­tan una re­vo­lu­ción de que­jas: “El mes pa­sa­do es­ta­bas en­fer­ma del es­tó­ma­go y aho­ra, ¿qué?... Ne­ce­si­to la pre­dic­ción para se­guir con mi vi­da”, le re­cla­ma­ba una ¿fan? el mes pa­sa­do. Ella da to­do ti­po de ex­pli­ca­cio­nes. Su clien­te­la es fiel y en­tre­ga­da, pe­ro exi­gen­te. Mu­chos la si­guen des­de 1995, cuan­do mon­tó su pri­me­ra web, allá por la edad de pie­dra de internet. Cuan­do le pre­gun­tan por qué ha apos­ta­do tan­to por las nue­vas tec­no­lo­gías, da dos res­pues­tas: que tie­ne que lle­gar a sus clien­tes es­tén don­de es­tén y que al­guien que pre­di­ce el fu­tu­ro tie­ne que estar con el fu­tu­ro.

Cues­tión de fe

Ha­ce una se­ma­na, Odet­te Alon­so, edi­to­ra de li­bros de tex­tos y es­cri­to­ra, pro­tes­ta­ba en Fa­ce­book con ma­yús­cu­las –se­ñal de en­fa­do má­xi­mo–: “¿Por qué qui­ta­ron el

ta­rot gra­tis de Fa­ce­book? ¿Aho­ra dón­de con­sul­to mis cui­tas?”. A la es­cri­to­ra des­orien­ta­da le sa­lie­ron al pa­so de­ce­nas de ami­gos con re­co­men­da­cio­nes de otros si­tios de internet “mu­cho más fia­bles” para con­sul­tar el estado de los ar­ca­nos ma­yo­res. A nin­guno, en cam­bio, le ex­tra­ño que su ami­ga, atea y ma­te­ria­lis­ta con­fe­sa, con­fia­ra su suer­te a unas car­tas mi­le­na­rias pa­sa­das por un al­go­rit­mo de internet. Se­gún las ci­fras de la es­ta­dou­ni­den­se Na­tio­nal Scien­ce Foun­da­tion, el 28% de los es­ta­dou­ni­den­ses cree en los ho­rós­co­pos, un 18% di­ce que no es­tá se­gu­ro de si cree o no, y un 15% los con­sul­ta a dia­rio. Una pe­que­ña in­ves­ti­ga­ción con es­tu­dian­tes bri­tá­ni­cos re­ve­ló que el 70% leía re­gu­lar­men­te las pre­dic­cio­nes para su signo. Y en Chi­na, cuan­do prohi­bie­ron que se en­tre­ga­ran por SMS las pre­dic­cio­nes dia­rias del zo­dia­co, se no­tó una ba­ja­da tan drás­ti­ca del trá­fi­co que lle­gó a cau­sar pro­ble­mas a las ope­ra­do­ras te­le­fó­ni­cas. Jim So­mers, fun­da­dor de Black­craft Cult, una app de ci­tas que em­pa­re­ja a sus clien­tes se­gún su signo, ase­gu­ra que más de 5.000 mi­llo­nes de per­so­nas con­sul­tan a dia­rio su horóscopo. “La as­tro­lo­gía es un ne­go­cio tan gran­de co­mo la ener­gía”, ase­gu­ró re­cien­te­men­te en una entrevista. Y to­do eso ocu­rre a pe­sar de que los es­tu­dios que han in­ten­ta­do de­mos­trar si exis­te al­go de ver­dad en es­tas pre­dic­cio­nes han con­clui­do... que hay muy po­ca. Los acier­tos,

La prohi­bi­ción chi­na de las pre­dic­cio­nes por SMS cau­só pro­ble­mas a las te­le­fó­ni­cas.

di­cen, pue­den de­ber­se al azar. Un ex­pe­ri­men­to del De­par­ta­men­to de Fí­si­ca de la Universidad de Ber­ke­ley tra­ba­jó con las pre­dic­cio­nes rea­li­za­das por 28 as­tró­lo­gos para com­pa­rar­las a con­ti­nua­ción con los ras­gos per­so­na­les reales de sus clien­tes (a quie­nes va­ti­ci­na­ban el fu­tu­ro). El re­sul­ta­do arro­jó un nú­me­ro al­to de fa­llos y erro­res. ¿Por qué nos en­gan­cha­mos en­ton­ces a las pre­dic­cio­nes que ofre­cen los as­tró­lo­gos de internet, co­mo an­tes lo ha­cía­mos con los de la te­le­vi­sión? Al pa­re­cer, el fe­nó­meno es trans­ver­sal y no tie­ne mu­cho que ver con la for­ma­ción. La pro­pia Su­san Mi­ller re­co­no­ce que el 44% de sus lec­to­res tie­ne un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio. Por lo vis­to, ne­ce­si­ta­mos afe­rrar­nos a al­go más es­pi­ri­tual cuan­do las co­sas no es­tán cla­ras ni exis­te una ma­ne­ra úni­ca de so­lu­cio­nar­las. “Te­ne­mos mul­ti­tud de fuen­tes de in­for­ma­ción ra­cio­nal (con­se­je­ros, ma­nua­les de uso) para dar­le una so­lu­ción a un pro­ble­ma. Pe­ro, ¿qué pa­sa cuan­do se tra­ta de un asun­to com­ple­jo y con va­rias so­lu­cio­nes po­si­bles, o del que no se co­no­cen to­das las va­ria­bles para to­mar la me­jor de­ci­sión?”. Es­ta es la pre­gun­ta que se ha­ce el profesor Jo­fish Ka­ye en el ar­tícu­lo Ree­va­luan­do lo irra­cio­nal. ¿Por qué cree­mos en los ho­rós­co­pos? Se­gún su teo­ría, en esos en­tor­nos com­pli­ca­dos la as­tro­lo­gía, y con­cre­ta­men­te el horóscopo, se con­vier­te “en una fuen­te ri­ca de in­for­ma­ción irra­cio­nal”. “Co­mo in­di­vi­duos que vi­vi­mos en un mun­do ca­da vez más com­ple­jo, te­ne­mos que to­mar a dia­rio mu­chas de­ci­sio­nes irra­cio­na­les por­que no te­ne­mos to­dos los ele­men­tos para sa­ber cuál es la me­jor op­ción”, ex­pli­ca Ka­ye, que cree que las pre­dic­cio­nes del zo­dia­co son po­pu­la­res por­que ofre­cen con­fort y cier­ta cal­ma, aun­que in­te­lec­tual­men­te sean di­fí­ci­les de de­fen­der.

El amor, se­gún los as­tros

O“He­mos vis­to que to­do el mun­do ha­bla de las pre­dic­cio­nes de los as­tros, es un gran mo­vi­mien­to cul­tu­ral”, di­jo al pe­rió­di­co bri­tá­ni­co Daily News Ali­za Kelly Fa­rag­her, la co­fun­da­do­ra de una apli­ca­ción que ha de­ci­di­do apro­ve­char el in­te­rés por los as­tros y mez­clar­lo con el fe­nó­meno de las ci­tas on­li­ne. Su app se lla­ma Align y, si le das ac­ce­so a tu per­fil de Fa­ce­book y le des­cri­bes seis de tus ras­gos re­pre­sen­ta­ti­vos, te bus­ca cin­co po­si­bles pa­re­jas que ade­más sean com­pa­ti­bles con tu signo zo­dia­cal. Las cin­co op­cio­nes es­tán or­de­na­das se­gún el ni­vel de com­pa­ti­bi­li­dad que dic­ta­mi­nan los as­tros. Des­pués de eso, na­da pue­de sa­lir mal. Y si sa­lie­ra mal, ha­bría otras cin­co op­cio­nes para po­der ele­gir. En el fu­tu­ro, la app, que so­lo es­tá dis­po­ni­ble por el mo­men­to para los ha­bi­tan­tes de las ciu­da­des de Nue­va York, Los An­ge­les y San Fran­cis­co, te pro­por­cio­na­rá tu car­ta as­tral, tu horóscopo e in­clu­so el de tu po­ten­cial pa­re­ja. Lo cier­to es que, una vez es­tás un po­co pues­to en el mun­di­llo, se ha­ce di­fí­cil en­trar a re­cla­mar al des­pa­cho del je­fe si sa­bes que Mer­cu­rio es­tá re­tró­gra­do para tu signo y que, se­gún tu pre­dic­ción para es­te mes, si es­pe­ras so­lo una se­ma­na más po­drías con­se­guir lo que aho­ra, con to­da pro­ba­bi­li­dad y as­tros me­dian­te, se te ne­ga­rá. Aun­que la de­ci­sión no ten­ga el me­nor vi­so de ra­cio­na­li­dad, uno pre­fe­ri­rá es­pe­rar esos sie­te días. Por si aca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.