VÓLEY PLA­YA

Para con­tro­la­do­res in­ca­pa­ces de des­co­nec­tar y de­le­gar

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

No te en­ga­ñes, el per­fec­cio­nis­mo, por mu­cho que tra­te­mos de dis­fra­zar­lo de vir­tud, es un lobo con piel de cordero. Mu­chos de los adic­tos al tra­ba­jo son, en reali­dad, per­so­nas per­fec­cio­nis­tas que in­vier­ten de­ma­sia­do tiem­po en que to­do es­té bajo control, que ges­tio­nan muy mal su agen­da y con­vi­ven con lar­guí­si­mas jor­na­das la­bo­ra­les por es­ta au­to­exi­gen­cia, in­clu­so se lle­van el tra­ba­jo a ca­sa (y de ve­ra­neo). Ade­más, sue­len ser per­so­nas muy sus­cep­ti­bles, que se irri­tan con fa­ci­li­dad y que no to­le­ran la crí­ti­ca ni los erro­res, tan­to si son pro­pios co­mo si son aje­nos. Si es­te es el pro­ble­ma que te ha he­cho lle­gar a las va­ca­cio­nes con la len­gua fue­ra y des­bor­da­do por el es­trés, los deportes de equi­po pue­den con­ver­tir­se en tu sal­va­vi­das “por la obli­ga­ción de te­ner en cuen­ta a los de­más para lo­grar un fin co­mún. Es­tos deportes son la opor­tu­ni­dad per­fec­ta para desa­rro­llar la em­pa­tía, la ge­ne­ro­si­dad y la au­to­crí­ti­ca. Ayu­dan a re­du­cir el gra­do de au­to­su­fi­cien­cia y el ego­cen­tris­mo pro­pio de per­so­nas muy in­di­vi­dua­lis­tas, que mu­chas ve­ces se ven aco­rra­la­das por sus pro­pias ma­nías y su an­sia de control”, ex­pli­ca Ca­pe­rán. Quie­nes for­man par­te de un equi­po dis­fru­tan de la in­ter­ac­ción so­cial y desa­rro­llan fuer­tes la­zos con sus com­pa­ñe­ros, en­tre­nan la con­fian­za, la coope­ra­ción y la to­le­ran­cia a la frus­tra­ción.

CUER­PO EN FOR­MA. El vóley pla­ya es una bue­na op­ción de de­por­te de equi­po para el ve­rano (pue­des in­ven­tar tu pro­pia ver­sión so­bre hier­ba si es­tás en el cam­po, en un par­que o en un jar­dín). Te ha­ce aga­char­te, sal­tar, co­rrer en to­das di­rec­cio­nes y con cam­bios de rit­mo. Con es­ta dis­ci­pli­na se que­man ca­lo­rías po­nien­do en fun­cio­na­mien­to to­dos los gru­pos mus­cu­la­res y for­ta­le­cien­do ab­do­men, glú­teos, pier­nas, bra­zos, es­pal­da, pec­to­ra­les… Ha­cer de­por­te so­bre la are­na tie­ne un plus, pues­to que mi­ni­mi­za el im­pac­to so­bre las ar­ti­cu­la­cio­nes al tiem­po que opo­ne ma­yor re­sis­ten­cia a nues­tros mo­vi­mien­tos y se re­quie­re de una ma­yor im­pli­ca­ción mus­cu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.