Más que ne­go­cios

La ad­mi­ra­ción y la ri­va­li­dad más en­cen­di­das en­cuen­tran el cal­do de cul­ti­vo per­fec­to en las al­tas es­fe­ras em­pre­sa­ria­les. Onassis y Niar­chos, los her­ma­nos Dass­ler, Ga­tes y Jobs... to­dos ellos fue­ron enemi­gos irre­con­ci­lia­bles en los ne­go­cios y su­pie­ron sa­car

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Vivir -

Onassis se ca­só con Ti­na Li­va­nos, a la que Niar­chos pre­ten­día. Y es­ta­lló la gue­rra.

El mun­do de los ne­go­cios y de la em­pre­sa se con­vier­te, a me­nu­do, en un cua­dri­lá­te­ro don­de los con­ten­dien­tes dan rien­da suel­ta a sus sen­ti­mien­tos más ba­jos: la en­vi­dia, el odio, el jue­go su­cio... Pe­ro lle­gar a la ci­ma del mun­do y man­te­ner­se en ella siem­pre tie­ne un pre­cio. Nues­tros pro­ta­go­nis­tas lo sa­ben bien. To­ca­ron la glo­ria con las ma­nos, pe­ro tam­bién per­die­ron a quie­nes ama­ban, su­frie­ron el zar­pa­zo de la so­le­dad más pro­fun­da y, fi­nal­men­te, des­cu­brie­ron que su lu­cha fue de­ma­sia­do fe­roz.

1. STA­VROS NIAR­CHOS Y ARIS­TÓ­TE­LES ONASSIS Ca­pi­ta­nes del Olim­po

Los dos pro­ve­nían de fa­mi­lias de cla­se me­dia y com­par­tían su ta­len­to para las re­la­cio­nes y sus as­pi­ra­cio­nes aris­to­crá­ti­cas. Com­pi­tie­ron to­da su vi­da para ser los na­vie­ros más im­por­tan­tes del mun­do –un tí­tu­lo que se tur­na­ban ca­da cier­to tiem­po– y por con­se­guir el afec­to de las mis­mas mu­je­res, pe­ro fue­ron in­ca­pa­ces de con­ci­liar sus an­sias de gran­de­za con la vi­da fa­mi­liar. Aún hoy, los Onassis y los Niar­chos man­tie­nen las dis­tan­cias. El se­cre­to de los ne­go­cios para Sta­vros Niar­chos era sen­ci­llo: com­prar ba­ra­to y ven­der ca­ro. Na­ció en Ate­nas, en 1909, y se gra­duó en De­re­cho. Pe­ro em­pe­zó en un ne­go­cio de molinos de vien­to de la fa­mi­lia de su madre, a la que con­ven­ció para que in­vir­tie­ran en una flo­ta pro­pia. Así na­ció su im­pe­rio. Sin em­bar­go, Niar­chos no era el úni­co que en­ten­día có­mo de­bía ser el mo­de­lo de ne­go­cio de una na­vie­ra. Aris­tó­te­les Onassis, na­ci­do en Es­mir­na (Tur­quía), ha­bía si­do ca­paz de po­ner en pie una flo­ta pro­pia, en Ar­gen­ti­na, para co­mer­cia­li­zar su ne­go­cio de ta­ba­co. En la dé­ca­da que si­guió a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, se en­cen­dió una en­car­ni­za­da ri­va­li­dad en­tre am­bos. Fue Onassis quien ju­gó la car­ta que les con­vir­tió en enemi­gos de por vi­da: se ca­só con Ti­na Li­va­nos, de 22 años, la hi­ja me­nor del na­vie­ro más po­de­ro­so de Gre­cia y a la que Niar­chos tam­bién desea­ba. Niar­chos, he­ri­do, pi­dió ma­tri­mo­nio a la her­ma­na ma­yor, Eu­ge­nia. Se ca­sa­ron un año des­pués. Se ha­bían con­ver­ti­do en cu­ña­dos, pe­ro no por eso ce­ja­ron en su com­pe­ten­cia. Si Onassis cons­truía un bar­co de 30.000 to­ne­la­das, Niar­chos po­nía en pie uno de 31.000. Po­co des­pués, el grie­go cons­tru­yó un petrolero de 48.000 to­ne­la­das, el más gran­de del mun­do. Onassis con­tra­ata­có crean­do la com­pa­ñía aé­rea Olym­pic Air­ways. Es­ta­ba ce­lo­so de los re­por­ta­jes so­bre Niar­chos en las re­vis­tas de mo­da. Su ri­val se ha­bía con­ver­ti­do en un im­por­tan­te co­lec­cio­nis­ta de ar­te y ha­bía com­pra­do la is­la de Spet­so­pou­la, don­de re­ci­bía a miem­bros de la reale­za, je­fes de estado y es­tre­llas de cine. Po­seía el avión pri­va­do y el ya­te más ca­ros del mun­do. Onassis, para no ser me­nos, cons­tru­yó el Christina y com­pró la is­la de Skor­pios. El úni­co pun­to en el que coin­ci­dían era la in­fe­li­ci­dad de sus ma­tri­mo­nios. La pri­me­ra en di­vor­ciar­se fue Ti­na, can­sa­da de las in­fi­de­li­da­des de Onassis con Ma­ria Ca­llas. Ha­bían te­ni­do dos hi­jos: Ale­xan­dros y Christina. Cua­tro años des­pués, en 1964, se rom­pió el ma­tri­mo­nio de Eu­ge­nia y Niar­chos, cuan­do es­te hu­yó con Char­lot­te Ford, la hi­ja de Henry Ford II, el em­pre­sa­rio nor­te­ame­ri­cano del au­to­mó­vil, y se ca­só con ella en Mé­xi­co. Tu­vie­ron una hi­ja. Sin em­bar­go, Niar­chos re­gre­só po­co des­pués con Eu­ge­nia. Pe­ro la tra­ge­dia se ha­bía pues­to en mar­cha. Po­co tiem­po des­pués de su re­con­ci­lia­ción con Niar­chos, Eu­ge­nia ama­ne­ció muer­ta, en la is­la de Spet­so­pou­la, apa­ren­te­men­te por una so­bre­do­sis de bar­bi­tú­ri­cos. Niar­chos fue in­ves­ti­ga­do, y lue­go ab­suel­to, por­que el cuer­po de su mu­jer es­ta­ba lleno de mo­ra­to­nes. Se cuen­ta que la vís­pe­ra el ma­tri­mo­nio ha­bía te­ni­do una agria dispu­ta, por­que Eu­ge­nia ha­bía sor­pren­di­do a Niar­chos be­san­do a su her­ma­na Li­na, la ex­mu­jer de Onassis. Ti­na no re­gre­só nun­ca con Onassis: se ca­só con el du­que de Mal­bo­rough y, tras di­vor­ciar­se de es­te, con Niar­chos, su an­ti­guo pre­ten­dien­te y ri­val de su pri­mer ma­ri­do. Mu­rió de otra so­bre­do­sis en su ca­sa de Pa­rís, qui­zá in­ca­paz de so­por­tar la muer­te de su hi­jo Ale­xan­dros en un ac­ci­den­te de avión. Niar­chos fue in­ves­ti­ga­do de nue­vo, y de nue­vo se ce­rra­ron las pes­qui­sas. Onassis mu­rió en 1975, a los 69 años, de­jan­do una es­te­la de amar­gas dispu­tas por su he­ren­cia. Niar­chos, por su par­te, se re­ti­ró de la pri­me­ra lí­nea de los ne­go­cios y pa­só sus úl­ti­mos años sa­lien­do con so­cia­li­tes eu­ro­peas y dis­fru­tan­do de su co­lec­ción de ar­te y de sus ca­ba­llos. Fa­lle­ció en Zu­rich en 1996, a los 86 años.

Aris­tó­te­les Onassis y Sta­vros Niar­chos, na­vie­ros y ri­va­les en el amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.