EX­PER­TA EN CA­ZA Y PES­CA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Amor Entre Google Y Facebook - MISS DRAMAS

An­da­ba yo en una eta­pa bu­dis­ta de la vi­da. De esas en las que uno pien­sa que no hay que es­pe­rar na­da, por­que así to­do lo que ven­ga se­rá un re­ga­lo, Bu­da di­xit. Pues pu­ri­fi­ca­da iba por la vi­da con mis ideas de des­ape­go y aper­tu­ra al uni­ver­so, cuan­do una ami­ga me cuen­ta (y me pre­sen­ta) a su úl­ti­ma ad­qui­si­ción sen­ti­men­tal. Chi­co de buen ver. Ci­ru­jano de pro­fe­sión. Bien man­da­do, me­jor edu­ca­do. Sim­pá­ti­co, gua­po. Un mir­lo blan­co que an­da­ba suel­to en Tin­der. Sí, en Tin­der. Lo ha co­no­ci­do en Tin­der al ter­cer in­ten­to. EL TER­CE­RO. No doy cré­di­to, yo que soy una ve­te­ra­na. Y es ahí don­de se me des­mon­ta el es­pí­ri­tu bu­dis­ta y vuel­vo a es­pe­rar co­sas de la vi­da, con­cre­ta­men­te ejem­pla­res mas­cu­li­nos que es­tén a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias.

Mi ami­ga y su nue­va ad­qui­si­ción fan­ta­sean an­te el res­to de la hu­ma­ni­dad con que se han co­no­ci­do en un par­que pa­sean­do a sus res­pec­ti­vos pe­rros, que en un mo­men­to da­do se en­con­tra­ron, se con­vir­tie­ron en in­se­pa­ra­bles y obli­ga­ron a sus due­ños a ha­cer lo mis­mo. Cuan­do la gen­te los mi­ra en­ter­ne­ci­da, suel­tan la car­ca­ja­da y di­cen la ver­dad. Fue­ron un vul­gar match de Tin­der y no se lo pue­den creer. Nor­mal, es un au­tén­ti­co mi­la­gro. En­ton­ces se de­di­can a far­dar de ha­ber cons­trui­do una re­la­ción con fu­tu­ro –FU­TU­RO– a par­tir de un per­fil de Tin­der. Por­que ya os in­for­mo de una nue­va ten­den­cia: far­dar de éxi­to en Tin­der. Un éxi­to que no vie­ne mar­ca­do por la can­ti­dad, eso no tie­ne mé­ri­to, sino por la ca­li­dad. El éxi­to en Tin­der con­fie­re un ha­lo de su­pe­rio­ri­dad mo­ral que per­mi­te con­ver­tir­se en ase­sor del res­to de la hu­ma­ni­dad. En con­se­cuen­cia, mi ami­ga ha to­ma­do el con­trol de mi Tin­der por una se­ma­na y me ha pro­me­ti­do que se en­car­ga­rá de ha­cer la cri­ba, el cor­te pri­ma­rio, pa­ra que yo pue­da ac­tuar de mo­do qui­rúr­gi­co con el tra­ba­jo su­cio ya ter­mi­na­do. Ella no cree que su éxi­to se de­ba a la suer­te, al azar que la ha fa­vo­re­ci­do, sino a su in­na­ta ha­bi­li­dad de ma­ne­jar­se en Ins­ta­gram... no co­mo otras.

Sos­tie­ne que hay que te­ner ojo clí­ni­co y ser des­pia­da­da. Le he con­ta­do que un par de ve­ces no he en­con­tra­do na­da po­ta­ble a 5 km a la re­don­da, y no se lo cree. Me di­ce que al­go ha­bré de­ja­do pa­sar. Al­gún te­so­ro es­con­di­do tras una ga­fas de es­pe­jo azul. Ella sa­be que no se­ría ca­paz de apre­ciar ni a un Fass­ben­der si se po­ne esas ga­fas de sol. Mi nue­va con­se­je­ra tam­bién ha cam­bia­do mi fo­to de per­fil y ha re­to­ca­do al tex­to que me pre­sen­ta. La idea es ha­cer­me ver co­mo una dio­sa inac­ce­si­ble, di­ce. Co­mo un mir­lo blan­co.

MO­RA­LE­JA

La vi­da da se­gun­das opor­tu­ni­da­des.

CO­SAS QUE HA­CER

Di­se­ñar una tar­je­ta de pre­sen­ta­ción pa­ra el nue­vo per­fil de mi ami­ga: “Ex­per­ta en ca­za y pes­ca. He en­con­tra­do no­vio en Tin­der”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.