Po­de­mos fiar­nos de nues­tros re­cuer­dos?

La au­to­bio­gra­fía es un re­la­to ín­ti­mo muy po­co fia­ble. Es­ta­mos cons­tan­te­men­te re­es­cri­bien­do nues­tros re­cuer­dos en una mezl­ca de reali­dad y fan­ta­sía que se ale­ja, ca­da vez más, de los he­chos. Por Yai­za Mar­tí­nez

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco -

Ato­dos nos ha pa­sa­do. Em­pie­zas a con­tar a al­gu­na anéc­do­ta que com­par­tes con tu her­ma­na, tu no­vio, tu ami­ga... (¡por no ha­blar de tu ma­dre! que, in­du­da­ble­men­te, tie­ne una ver­sión muy dis­tin­ta de tu in­fan­cia) y la otra per­so­na te con­tra­di­ce in­dig­na­da: “Pe­ro ¿qué di­ces? Yo no di­je eso. Yo no hi­ce eso...”. Por no ha­blar de re­pro­ches y agra­vios: “¡Nun­ca me ha­cías ca­so!”. Y así, en bu­cle.

Hue­llas emo­cio­na­les

Pe­ro, lo sen­ti­mos, no po­de­mos dar­te la ra­zón. En esas dis­cu­sio­nes tan apa­sio­na­das co­mo inú­ti­les, na­die es­tá en po­se­sión de la ver­dad. Por­que nues­tro re­cuer­do de­pen­de del re­la­to que ha­ce­mos de él y, por lo tan­to, es una cons­truc­ción que tie­ne muy po­co que ver con la reali­dad do­cu­men­tal. Co­mo ex­pli­ca la es­cri­to­ra Si­ri Hust­vedt en uno de sus en­sa­yos de La mu­jer que mi­ra a los hom­bres que mi­ran a las mu­je­res (Seix Ba­rral), la for­ma en que nos con­ta­mos nues­tra bio­gra­fía es ines­ta­ble y nun­ca de­ja de cam­biar. Ba­jo la in­fluen­cia de los sen­ti­mien­tos y la vo­lun­tad, las imá­ge­nes de la me­mo­ria se trans­for­man en imá­ge­nes de la ima­gi­na­ción, que nos en­ga­ña por su pa­re­ci­do con las ex­pe­rien­cias reales. ¿Y por qué unos mo­men­tos se quedan y otros des­apa­re­cen? Nues­tro ce­re­bro no guar­da con de­ta­lle to­do lo vi­vi­do sino que, a su mo­do, ha­ce una es­pe­cie de re­su­men, que se con­vier­te en víc­ti­ma de las nue­vas per­cep­cio­nes. Esa “au­to­edi­ción” de los re­cuer­dos al­ma­ce­na­dos, es un me­ca­nis­mo de su­per­vi­ven­cia, ya que se adap­tan a un con­tex­to que cam­bia cons­tan­te­men­te. Se pue­de de­cir así que el ce­re­bro hu­mano ejer­ce una es­pe­cie de “re­vi­sio­nis­mo his­tó­ri­co” adap­ta­ti­vo. Pe­ro la cla­ve de lo que se que­da al­ma­ce­na­do es­tá en la emo­ción. Cual­quier re­cuer­do que lle­ve con­si­go un in­ten­so sen­ti­mien­to (de pér­di­da, de ale­gría, de des­cu­bri­mien­to, de hu­mi­lla­ción...) tie­ne mu­chas más pa­pe­le­tas de que­dar­se en el dis­co du­ro que el ra­to que pa­sas­te ayer po­nien­do el la­va­va­ji­llas. Se­gún ex­pli­ca el neu­ro­cien­tí­fi­co ar­gen­tino Fa­cun­do Ma­nes, a nues­tro cór­tex le gus­ta su­pri­mir he­chos no desea­dos o po­co re­le­van­tes. Un me­ca­nis­mo que tie­ne que ver, en­tre otras co­sas, con la do­pa­mi­na, la hor­mo­na que nos impulsa a per­se­guir cons­tan­te­men­te el pla­cer y la re­com­pen­sa. Pe­ro la me­mo­ria si­gue sien­do un gran mis­te­rio pa­ra los cien­tí­fi­cos. Has­ta aho­ra, so­lo sa­ben que es­tá di­se­mi­na­da en el ce­re­bro y no exis­te un úni­co lu­gar fí­si­co pa­ra ella: en al­gu­nas re­gio­nes del cór­tex tem­po­ral se al­ma­ce­nan los re­cuer­dos de in­fan­cia; el sig­ni­fi­ca­do de las pa­la­bras es­tá guar­da­do en la re­gión cen­tral del he­mis­fe­rio derecho; y los da­tos de apren­di­za­je, en el cór­tex pa­rie­to-tem­po­ral. Mu­chos de nues­tros au­to­ma­tis­mos (ac­cio­nes no cons­cien­tes) se ubi­can en el ce­re­be­lo. Cu­rio­sa­men­te, la pér­di­da de me­mo­ria por trau­ma­tis­mos o en­fer­me­da­des afec­ta so­lo al ti­po me­mo­ria que nos per­mi­te “sa­ber qué son las co­sas” o “re­cor­dar acon­te­ci­mien­tos de nues­tra au­to­bio­gra­fía”. En cam­bio, no da­ña la par­te que par­ti­ci­pa en el re­cuer­do de las ha­bi­li­da­des mo­to­ras. Es­ta “des­lo­ca­li­za­ción” ex­pli­ca­ría el ca­so de Lon­nie Sue John­son, una ar­tis­ta y pi­lo­to es­ta­dou­ni­den­se de 64 años con am­ne­sia des­de 2007 por una en­ce­fa­li­tis vi­ral, ca­paz de re­cor­dar muy bien có­mo se pi­lo­ta un avión o có­mo se pin­ta una acua­re­la, pe­ro in­ca­paz de acor­dar­se de los via­jes que hi­zo co­mo pi­lo­to o de sus obras ar­tís­ti­cas. Du­ran­te mu­chos años, los neu­ro­cien­tí­fi­cos han de­ba­ti­do so­bre si la am­ne­sia re­tró­gra­da (la in­ca­pa­ci­dad

de ac­ce­der a la me­mo­ria que cau­sa un trau­ma­tis­mo o una en­fer­me­dad co­mo el alz­héi­mer) se de­bía a que el re­cuer­do no se lle­ga­ba a al­ma­ce­nar o si, por el con­tra­rio, se al­ma­ce­na­ba pe­ro per­ma­ne­cía inac­ce­si­ble. La ver­sión más acep­ta­da hoy es que, a con­se­cuen­cia de los da­ños, no se pue­de ac­ce­der a esos re­cuer­dos, pe­ro es­tán. Aun­que pa­rez­ca un tru­co de cir­co, el re­sul­ta­do es muy re­le­van­te pa­ra co­no­cer me­jor cuá­les son las ru­tas que ac­túan ca­da vez que un re­cuer­do pa­sa a nues­tra me­mo­ria a lar­go pla­zo y, so­bre to­do, pa­ra sa­ber qué pa­sa con los re­cuer­dos que he­mos per­di­do.

Am­ne­sia pos­trau­má­ti­ca

En 2011, H. Z. (un va­rón de 63 años) su­frió una anoxia (ca­ren­cia de oxí­geno) ce­re­bral por una pa­ra­da car­dio­rres­pi­ra­to­ria. Des­de en­ton­ces, vi­ve sin sus re­cuer­dos pre­vios. Tam­po­co pue­de crear nue­vos. Des­co­no­ce la fe­cha o su edad, y dis­fru­ta de sus nie­tos mien­tras es­tá con ellos, pe­ro lue­go no se acuer­da. Es­ta si­tua­ción es­tá sien­do muy du­ra pa­ra él: “Me sien­to co­mo una es­pe­cie de mue­ble. Cuen­to con mi mu­jer, pe­ro sin ella no po­dría ha­cer na­da”. A ve­ces, con la am­ne­sia, se dan si­tua­cio­nes muy du­ras. Ha ha­bi­do ca­sos en que una mu­jer ter­mi­na­ba aban­do­nan­do a su ma­ri­do y a sus hi­jos por­que no so­lo no les re­co­no­cía, sino que era in­ca­paz de re­cu­pe­rar el víncu­lo emo­cio­nal con ellos. El ca­so de A. E. (una mu­jer de 59 años) es di­fe­ren­te. En 1999, su­frió un trau­ma­tis­mo en un ac­ci­den­te de trá­fi­co y tu­vo una am­ne­sia pos­trau­má­ti­ca. “En un prin­ci­pio, es­ta­ba des­co­nec­ta­da del mun­do. Ol­vi­dé mi ca­rre­ra y mi tra­ba­jo, mu­chas co­sas

“Au­toe­di­tar” los re­cuer­dos es un me­ca­nis­mo de su­per­vi­ven­cia.

que sa­bía. Lue­go, po­co a po­co, fui re­co­no­cien­do có­mo era el mun­do y las re­la­cio­nes hu­ma­nas”, nos di­ce. Su re­cu­pe­ra­ción fue muy len­ta y la­bo­rio­sa y, aún hoy, con­si­de­ra que “hay co­sas que he per­di­do y nun­ca voy a po­der re­cu­pe­rar”. Es­tos pa­cien­tes han su­fri­do di­fe­ren­tes ti­pos de am­ne­sia, pro­vo­ca­dos por cau­sas di­ver­sas. En el ca­so del pri­me­ro (am­ne­sia por anoxia), la re­cu­pe­ra­ción de la me­mo­ria sue­le ser im­po­si­ble. En el se­gun­do, (am­ne­sia por trau­ma) el ol­vi­do pue­de re­ver­tir­se, nos ex­pli­ca la doc­to­ra Car­men Cuen­ca Mu­ñoz, neu­ro­psi­có­lo­ga y pro­fe­so­ra del CES Car­de­nal Cis­ne­ros de Madrid. Se­gún la zo­na afec­ta­da del ce­re­bro, “un pa­cien­te pue­de sa­ber que es­tá ca­sa­do aun­que no re­cuer­de su bo­da –di­ce la dra. Cuen­ca Mu­ñoz–; o cuál es su co­che, aun­que no re­cuer­de ha­ber­lo com­pra­do o con­du­ci­do nun­ca. En otras oca­sio­nes, so­lo re­cuer­dan de­ta­lles”. Lo cu­rio­so es que es­te fe­nó­meno no es ex­clu­si­vo de la am­ne­sia.

¿Apro­pia­ción in­de­bi­da?

En psi­co­lo­gía se de­no­mi­nan “fal­sos re­cuer­dos” a las me­mo­rias de acon­te­ci­mien­tos que nun­ca ocu­rrie­ron o a la dis­tor­sión de he­chos reales. Se­gún los ex­per­tos, se pue­den crear fal­sos re­cuer­dos usan­do la ima­gi­na­ción o apro­pián­do­nos de los de otras per­so­nas. Es­to úl­ti­mo le ha pa­sa­do a Mer­ce­des Sheen, una in­ves­ti­ga­do­ra de la uni­ver­si­dad de Du­ke (EE.UU.) es­pe­cia­li­za­da en fal­sos re­cuer­dos. Sheen tie­ne una her­ma­na ge­me­la con la que to­da­vía se dispu­ta el re­cuer­do de su pri­mer be­so, a los 12 años. Las dos creen ha­ber be­sa­do al mis­mo chi­co. Así que una de ellas se ha apro­pia­do del re­cuer­do de la otra, pe­ro no sa­ben cuál es. Sheen y su equi­po han cons­ta­ta­do que al­gu­nas es­ce­nas que las per­so­nas con­si­de­ran co­mo más im­por­tan­tes de su bio­gra­fía po­drían ser ex­pe­rien­cias de otros in­di­vi­duos. Es un fe­nó­meno que su­ce­de so­bre to­do en ge­me­los, pe­ro tam­bién en­tre per­so­nas muy cer­ca­nas. La ma­yo­ría de los “re­cuer­dos ro­ba­dos” se re­fie­ren a lo­gros o des­gra­cias y re­sul­tan pro­ve­cho­sos (co­mo una en­se­ñan­za) pa­ra quie­nes los tie­nen. No sue­len ro­bar­se re­cuer­dos de ac­tos des­hon­ro­sos o ne­ga­ti­vos. Aun­que la apro­pia­ción de los re­cuer­dos de otros sue­le ha­cer­se sin in­ten­ción y de ma­ne­ra in­cons­cien­te. En cuan­to al pa­pel de la ima­gi­na­ción, es­tá de­mos­tra­do que nos per­mi­te in­ven­tar co­sas que nun­ca han pa­sa­do,

Dos ge­me­las se dispu­tan su pri­mer be­so. ¿Quién ha ro­ba­do el re­cuer­do a la otra?

y ar­chi­var­las en nues­tro ce­re­bro co­mo cier­tas. En es­te pro­ce­so, la preo­cu­pa­ción jue­ga un pa­pel im­por­tan­te. Los cien­tí­fi­cos han com­pro­ba­do, mi­dien­do la ac­ti­vi­dad ce­re­bral, que la preo­cu­pa­ción por lo que va a ocu­rrir pue­de con­ver­tir­se en un re­cuer­do de he­chos que no han ocu­rri­do. Ana tie­ne mie­do de vo­lar en avión y, an­tes de su pró­xi­mo vue­lo, pa­sa mu­cho tiem­po ima­gi­nan­do catástrofes aé­reas. Es­tas imá­ge­nes quedan fuer­te­men­te gra­ba­das en su ce­re­bro, así que, ca­da vez que co­ja un avión de nue­vo, las re­cor­da­rá co­mo si hu­bie­ran si­do cier­tas. El po­der de la ima­gi­na­ción pa­ra crear re­cuer­dos se de­be a que en el ce­re­bro se su­per­po­nen las zo­nas (hi­po­cam­po iz­quier­do y la cor­te­za pre­fron­tal iz­quier­da) que uti­li­za­mos pa­ra per­ci­bir ob­je­tos y aque­llas que usa­mos pa­ra ima­gi­nar­los. Por eso, si ima­gi­na­mos un he­cho de ma­ne­ra su­fi­cien­te­men­te ví­vi­da, de­ja­rá en nues­tro ce­re­bro la mis­ma mar­ca que un he­cho real­men­te ocu­rri­do. En la crea­ción de fal­sos re­cuer­dos tam­bién jue­ga un pa­pel im­por­tan­te el len­gua­je. En 1997, el psi­có­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Vir­gi­nia Ja­mes Coan im­pri­mió cua­tro fo­lle­tos so­bre la his­to­ria de una fa­mi­lia, lle­nos de even­tos reales y de uno que nun­ca ha­bía ocu­rri­do: la pér­di­da en un cen­tro co­mer­cial de uno de ellos cuan­do era ni­ño. El cien­tí­fi­co dio a leer los fo­lle­tos a to­da la fa­mi­lia y lue­go les pre­gun­tó por las his­to­rias. Uno de los her­ma­nos re­cor­dó la pér­di­da del pe­que­ño, e in­clu­yó de­ta­lles adi­cio­na­les in­ven­ta­dos. Fue in­ca­paz de re­co­no­cer que era fal­sa.

Bo­rra­do se­lec­ti­vo

Pe­ro, a ve­ces, re­cor­dar la ver­dad so­lo es una ma­ne­ra de hur­gar en la he­ri­da. En 2004, la pe­lí­cu­la Ol­ví­da­te de mí, con Jim Ca­rrey y Ka­te Wins­let, plan­tea­ba la po­si­bi­li­dad de bo­rrar re­cuer­dos de for­ma ar­ti­fi­cial pa­ra de­jar de su­frir por amor. ¿Se­ría po­si­ble bo­rrar los que nos ha­cen su­frir sin ne­ce­si­dad de ayu­da tec­no­ló­gi­ca? En es­te ca­so, la cien­cia echa mano de lo psi­co­ló­gi­co pa­ra res­pon­der: si los re­cuer­dos tie­nen un con­te­ni­do emo­cio­nal po­ten­te, se­rá im­po­si­ble. “Es tan cor­to el amor, y tan lar­go el ol­vi­do”, de­cía Ne­ru­da. En es­tos ca­sos, la úni­ca po­si­bi­li­dad de “bo­rrar” se­ría “re­for­mu­lar­los”. Re­es­cri­bir nues­tros re­cuer­dos más emo­cio­na­les, de tal ma­ne­ra que, en ellos, ten­ga­mos un pa­pel pro­ta­go­nis­ta o más ac­ti­vo, pue­de me­jo­rar el es­ta­do de áni­mo y cam­biar la per­cep­ción que te­ne­mos de no­so­tros mis­mos. A ve­ces tu pa­sa­do es un cuen­to que te has con­ta­do. Así que no te fíes, del to­do, de tus re­cuer­dos.

Una fan­ta­sía muy ví­vi­da, de­ja en nues­tro ce­re­bro la mis­ma mar­ca que un he­cho real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.