El ál­bum de la abue­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - www.mu­jer­hoy.com www.ju­lia­na­va­rro.com

tam­bién des­ci­frar la ex­pre­sión de otros ros­tros, los de mis tías y tíos, los de mis pri­mos, los de to­dos aque­llos que for­ma­ban par­te de mi uni­ver­so in­fan­til. Ca­da cier­to tiem­po, ha­bía un ál­bum nue­vo en el que mi abue­la iba in­cor­po­ran­do los más re­cien­tes acon­te­ci­mien­tos fa­mi­lia­res. Afor­tu­na­da­men­te, con­ser­vo al­guno de es­tos ál­bu­mes y pa­ra mí son pe­que­ños te­so­ros. Di­rán que a qué vie­ne con­tar­les es­to y se lo di­ré, cla­ro es­tá. Es que me cau­sa asom­bro el de­li­rio que pa­de­ce tan­ta gen­te a cuen­ta de las fo­tos. La gen­te, mó­vil en mano, va ha­cien­do fo­tos a to­do lo que se les po­ne por de­lan­te, sin im­por­tar­le lo que sea. Y mu­chos ven la vi­da a tra­vés de la cá­ma­ra del mó­vil en vez de vi­vir­la. Mi­llo­nes de per­so­nas cuel­gan a dia­rio sus fo­tos en la red y al­gu­nas de esas fo­tos son vis­tas por otros tan­tos mi­llo­nes de per­so­nas.

YA NA­DIE TIE­NE ál­bu­mes de fo­tos, por­que aho­ra to­do es­tá en al­gu­na nu­be del ci­be­res­pa­cio; de ma­ne­ra que esa ma­ne­ra com­pul­si­va de ha­cer fo­tos al fi­nal no tie­ne nin­gún fin. Unos las suben a la nu­be, otros las guar­dan en el or­de­na­dor, la ma­yo­ría las de­ja mo­rir en el pro­pio mó­vil. Y ten­go la im­pre­sión de que ha­cer fo­tos se ha con­ver­ti­do en un há­bi­to que pro­vo­ca de­pen­den­cia, pe­ro que no tie­ne nin­gún fin en sí mis­mo. An­tes, uno ha­cía fo­to­gra­fías de mo­men­tos im­por­tan­tes; aho­ra, por lo me­nos a mí, me pro­vo­ca es­tu­por que la gen­te se fo­to­gra­fíe a sí mis­ma en to­das las si­tua­cio­nes de la vi­da co­ti­dia­na, in­clu­so en el cuar­to de ba­ño, y lue­go lo cuel­gue en la red. Aque­llos ál­bu­mes de an­ta­ño re­co­gían los mo­men­tos cla­ve de nues­tras vidas. Ac­tual­men­te, si al­guien quie­re ver la fo­to de su hi­jo re­cién na­ci­do, la de su bo­da o la de una fies­ta con ami­gos, tie­ne que re­bus­car en el dis­co du­ro del or­de­na­dor. Y no sa­ben lo que se pier­den, por­que la pan­ta­lla no tie­ne la ca­li­dez de las fo­tos cuan­do van en­ve­je­cien­do con el pa­so del tiem­po. En reali­dad, te­ne­mos tan­tos dis­po­si­ti­vos pa­ra guar­dar re­cuer­dos que los ter­mi­na­mos per­dien­do en el ci­be­res­pa­cio. Yo si­go pre­fi­rien­do mi­rar y re­mi­rar los ál­bu­mes de mi abue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.