CALÉNDULA of­fi­ci­na­lis

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Amor Rural - PI­NA GRAUS

Es­ta­mos fi­na­li­zan­do el té con biz­co­cho y con­ver­sa­ción en la len­gua de Sha­kes­pea­re, en ca­sa de Caléndula, cuan­do Lis­ti­lla pa­sa al cas­te­llano y di­ce son­rien­te: “Cá­sa­te con él, creo que hay más de un ca­so”. “¿Ca­sar­nos? No lo ne­ce­si­to, so­mos pa­re­ja de he­cho”, res­pon­de Gor­di aca­ri­cian­do la ca­be­za de su la­bra­dor. Es­te ti­po de con­ver­sa­ción ani­mal sue­le ser ha­bi­tual en­tre no­so­tras, ya que to­das so­mos re­co­ge­pe­rros, aun­que al­gu­na se lle­va la pal­ma. Ha­ce un par de años apa­re­ció un pe­rro que, con mi­ra­da tris­te y hui­di­za, se ins­ta­ló cer­ca de ca­sa. Pa­sa­ba ca­sual­men­te por allí cuan­do le vi sen­ta­do, muy digno, con ca­ra de ham­bre. In­ten­té acer­car­me, pe­ro en cuan­to lo con­se­guía, se ale­ja­ba. Le lle­vé dos ca­cha­rros con agua y co­mi­da, y to­dos los días pa­sa­ba a ver­le, pe­ro si in­ten­ta­ba aca­ri­ciar­le ini­cia­ba la hui­da con un ener­van­te tro­te­ci­llo. Du­ró un par de se­ma­nas. El ayun­ta­mien­to lo cap­tu­ró y lo lle­vó a un re­cin­to mu­ni­ci­pal.

Cuan­do pa­sa­ba con mis pe­rros, le veía allí en­ce­rra­do y él se lan­za­ba con­tra la va­lla me­tá­li­ca la­dran­do co­mo un po­se­so. Un em­plea­do mu­ni­ci­pal ani­mó a Caléndula a pro­bar suer­te y lle­var­se a ca­sa, jun­to con sus pe­rras, al dís­co­lo ani­mal. Edu­car­le ha su­pues­to to­do un re­to pa­ra ella y sus ve­ci­nos y ami­gos, que no mi­ra­ban con bue­nos ojos a un pe­rro trau­ma­ti­za­do, per­se­gui­dor de ga­tos, mor­de­dor en oca­sio­nes y la­dra­dor em­pe­der­ni­do. Dos años des­pués, es un ani­mal re­edu­ca­do y fe­liz, aun­que par­ti­cu­lar. Caléndula no so­lo re­co­ge pe­rros, tam­bién urra­cas, ci­güe­ñas y fe­li­nos. De ori­gen bri­tá­ni­co y ca­rác­ter ama­zó­ni­co, lo mis­mo ha­bla en por­tu­gués, que en cas­te­llano o en in­glés a ga­tos, pe­rros y ga­lli­nas. Co­mo ade­más es ex­per­ta en plan­tas me­di­ci­na­les, to­dos sus ani­ma­les re­co­gi­dos y no re­co­gi­dos, en un mo­men­to u otro, son tra­ta­dos a ba­se de un­güen­tos de ár­ni­ca e in­fu­sión de or­ti­ga. Pa­ra des­pul­gar­los, los su­mer­ge en di­fe­ren­tes pó­ci­mas de plan­tas exó­ti­cas y los pul­ve­ri­za con vi­na­gre de man­za­na. Cuan­do la co­no­cí, yo no en­ten­día una pa­la­bra de lo que de­cía y ella tam­po­co me en­ten­día a mí. Pe­ro las dos fin­gía­mos. Has­ta que un día, des­pués de una pe­ro­ra­ta inin­te­li­gi­ble, le di­je muy des­pa­cio: “¿Sa­bes?, no he en­ten­di­do na­da de lo que has di­cho”. Y ella res­pon­dió: “Yo tam­po­co en­tien­do nun­ca de lo que ha­blas”. Y nos reí­mos.

LOo cier­to es que al mu­tuo en­ten­di­mien­to han con­tri­bui­do, es­tas tar­des que una vez por se­ma­na ofre­ce en su ca­sa, tea with bis­cuits and con­ver­sa­tion in the lan­gua­ge of Sha­kes­pea­re. El día sue­le ser va­ria­ble y la asis­ten­cia tam­bién. Los que nun­ca fa­llan son los pe­rros. La char­la co­mien­za en in­glés y ter­mi­na en cas­te­llano, cuan­do al­gu­na pa­sa a re­la­tar la úl­ti­ma no­ti­cia lo­cal en su len­gua ma­ter­na. Así que es­te can aban­do­na­do y re­co­gi­do nos lle­va la de­lan­te­ra. De ser un pe­rro tris­te y de­ses­pe­ra­do, ha pa­sa­do a ser un ani­mal cui­da­do, ale­gre y que­ri­do, con su chip... y ¡bi­lin­güe!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.