La pri­me­ra mi­nis­tra pop

JACINDA ARDERN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Asus 37 años y al fren­te del Par­ti­do La­bo­ris­ta, Jacinda Ardern se ha con­ver­ti­do en la pri­me­ra mi­nis­tra más jo­ven de la his­to­ria de Nueva Ze­lan­da. El pa­sa­do mes de agos­to fue ele­gi­da lí­der del prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción (co­no­ci­dos co­mo “los ki­wis”), tras la re­nun­cia del an­te­rior can­di­da­to y cuan­do fal­ta­ban tan so­lo sie­te se­ma­nas pa­ra las elec­cio­nes. Y aun­que en el pa­sa­do ha­bía ca­li­fi­ca­do el car­go de pri­mer mi­nis­tro co­mo “un tra­ba­jo ho­rri­ble”, fue acla­ma­da en­tre sus co­rre­li­gio­na­rios por una­ni­mi­dad. En po­cos días, las do­na­cio­nes anó­ni­mas al par­ti­do se dis­pa­ra­ron y la in­ten­ción de vo­to se du­pli­có has­ta lle­gar al 40%. Ella di­ce que vi­vió los días pre­vios a las elec­cio­nes co­mo “la cuen­ta atrás pa­ra el Ar­mag­ge­don”. Y la pren­sa bau­ti­zó la fie­bre pop por la can­di­da­ta co­mo Ja­cin­da­ma­nía, Ja­cin­de­re­lla, el efec­to Jacinda, Ja­cin­da­fo­ria... El día de su nom­bra­mien­to co­mo can­di­da­ta, su ma­dre la lla­mó pa­ra ofre­cer­se a pin­tar­le la ver­ja de la ca­sa pa­ra que es­tu­vie­ra pre­sen­ta­ble. Y es que Jacinda ha in­tro­du­ci­do un so­plo de ai­re fres­co en la po­lí­ti­ca en­cor­ba­ta­da de Nueva Ze­lan­da. Se desen­vuel­ve co­mo pez en el agua tan­to en las re­des so­cia­les co­mo en los de­ba­tes po­lí­ti­cos. Se de­fi­ne co­mo fe­mi­nis­ta e hi­zo de la in­mi­gra­ción el cen­tro de su cam­pa­ña, con el le­ma “el op-

Oti­mis­mo im­pla­ca­ble”. Su fé­rrea opo­si­ción a que en las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo pue­da pre­gun­tar­se acer­ca de las in­ten­cio­nes de la mu­jer de ser ma­dre cau­só un gran re­vue­lo en to­da la pren­sa an­glo­sa­jo­na. Por­que ni si­quie­ra ella pue­de evi­tar que en las en­tre­vis­tas en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción le pre­gun­ten sis­te­má­ti­ca­men­te si pla­nea ca­sar­se o te­ner hi­jos. Atrac­ti­va y po­co con­ven­cio­nal, no es­tá dis­pues­ta a que su fí­si­co des­pis­te al elec­to­ra­do de las cues­tio­nes im­por­tan­tes. Sus de­trac­to­res le acha­can su fal­ta de ex­pe­rien­cia, y ha te­ni­do que ha­bi­tuar­se a los co­men­ta­rios ma­li­cio­sos so­bre su edad o su as­pec­to fí­si­co, a los que res­pon­de tra­tan­do de lle­var el de­ba­te de ideas más allá, ha­cia las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Jacinda Ardern no te­me al tra­ba­jo du­ro ni a los desafíos: su asig­na­tu­ra pre­fe­ri­da en el co­le­gio era la me­ta­lur­gia, y aca­ba de ins­ta­lar con sus pro­pias ma­nos su cuar­to de ba­ño, sin ayu­da de al­ba­ñi­les o fon­ta­ne­ros. No pa­re­ce un mal ba­ga­je pa­ra di­ri­gir un país. NERE BASABE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.