Bre­xit LA IN­CER­TI­DUM­BRE DE LA CUEN­TA ATRÁS

El Bre­xit ha agran­da­do el abis­mo en­tre el Reino Uni­do y la UE y ha di­vi­di­do a la so­cie­dad bri­tá­ni­ca. ¿Qué pien­san las es­pa­ño­las que lle­ga­ron allí bus­can­do un fu­tu­ro me­jor y aho­ra se en­fen­tan a uno que ni los pro­pios bri­tá­ni­cos son ca­pa­ces de de­fi­nir?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mundo - Tex­to y fo­tos: OFELIA DE PA­BLO y JA­VIER ZU­RI­TA

Son las sie­te de la tar­de y en la Haunt Ga­llery, una ga­le­ría de ar­te si­tua­da en Hack­ney, uno de los ba­rrios de mo­da en Londres, y no ca­be un al­fi­ler. Hoy, Mó­ni­ca Ba­lles­ta, na­ci­da en Bar­ce­lo­na, inau­gu­ra una ex­po­si­ción don­de mues­tra sus re­cien­tes tra­ba­jos de pin­tu­ra y co­lla­ge. Lle­va cin­co años vi­vien­do en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca y di­ce ha­ber en­con­tra­do aquí su ca­mino. Mó­ni­ca es li­cen­cia­da en Be­llas Ar­tes y en Es­pa­ña tra­ba­ja­ba en el ci­ne, ocu­pán­do­se del ves­tua­rio. Pe­ro en­ton­ces lle­gó la crisis. “Em­pe­za­ron a ofre­cer­me suel­dos de ri­sa: los mis­mos que ha­ce 15 años, cuan­do em­pe­za­ba con las pe­lí­cu­las. Mi no­vio es­ta­ba vi­vien­do en Londres y ese año fa­lle­ció mi ma­dre. Así que de gol­pe sen­tí que to­das las puer­tas en Es­pa­ña se ce­rra­ban y es­ta se abría”. Una vez allí, Mó­ni­ca no tu­vo más re­me­dio que rein­ven­tar­se y, gra­cias a una be­ca, logró ob­te­ner la ti­tu­la­ción ne­ce­sa­ria para su ac­tual tra­ba­jo: edu­ca­do­ra para ni­ños con pro­ble­mas de integración. Un lo­gro que aho­ra, cuan­do re­cuer­da la ma­ña­na del 24 de ju­nio del año pa­sa­do, tiene un sa­bor amar­go. “Me des­per­tó el men­sa­je de una ami­ga en el mó­vil que de­cía: “¡Que se me­tan la is­la por dón­de les que­pa!”. Ba­lles­ta no se po­día creer que en el re­fe­rén­dum so­bre el Bre­xit hubiera ga­na­do el sí y se echó a llo­rar. “Me pa­re­ció muy tris­te. Des­pués de cin­co aquí, sen­tía que es­ta era mi ca­sa”, afir­ma. Co­mo ca­ta­la­na, es­tá vi­vien­do el Bre­xit con la zo­zo­bra de ver­lo coin­ci­dir con los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos en su tie­rra. “La ver­dad es que es inevi­ta­ble pre­gun­tar­se en qué se va a con­ver­tir es­ta Eu­ro­pa en ar­mo­nía que ha­bía­mos con­se­gui­do… ¿En un mon­tón de es­ta­dos in­de­pen­dien­tes don­de ca­da uno va­ya co­mo po­llo sin ca­be­za?”. Co­mo va­rios de sus amigos es­pa­ño­les, Mó­ni­ca pre­fie­re pen­sar que, pe­se a to­do, el Go­bierno bri­tá­ni­co in­ten­ta­rá ha- cer las co­sas or­de­na­da­men­te. Por lo me­nos, des­de di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes ha ma­ni­fes­ta­do que desea ga­ran­ti­zar los de­re­chos de los ciu­da­da­nos co­mu­ni­ta­rios que vi­ven en el país, aun­que aún no se to­man me­di­das prác­ti­cas.

To be or not to be… lon­di­nen­se

Ana Gu­tié­rrez tiene cla­ro que su si­tio es­tá aquí y que el Go­bierno bus­ca­rá una so­lu­ción para que se que­den. “Yo ya soy ca­si bri­tish”, afir­ma es­ta leo­ne­sa que lle­va 12 años en la ciu­dad. Ana tiene un pues­to fi­jo co­mo mé­di­co ge­ria­tra ad­jun­ta en un hos­pi­tal del NHS (la Seguridad So­cial bri­tá­ni­ca), es­ta ca­sa­da con un in­glés y tie­nen una ca­sa en pro­pie­dad en un ba­rrio re­si­den­cial. “Yo vi­ne ha­ce años

a ver qué tal. En ese mo­men­to aún no ha­bía crisis en Es­pa­ña, pe­ro siem­pre me de­cían que la­bo­ral­men­te to­do era me­jor aquí”. Aún así, le cos­tó un año po­der en­con­trar tra­ba­jo en lo su­yo. “No era tan sen­ci­llo, pe­ro al fi­nal en­tré a tra­ba­jar el NHS y aquí me he que­da­do”. Gu­tié­rrez, ade­más, es­tá con­ven­ci­da de que el Bre­xit no va a afec­tar a su vi­da co­ti­dia­na. “En la Seguridad So­cial in­gle­sa, más de un ter­cio de los tra­ba­ja­do­res so­mos emi­gran­tes. Ex­tran­je­ros que ha­ce­mos el tra­ba­jo que los bri­tá­ni­cos no quie­ren ha­cer. ¿Có­mo van a echar­nos a to­dos?”. Gu­tié­rrez co­men­ta que, des­de su pro­pio hos­pi­tal, cuan­do sa­lió el re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum, lan­za­ron una cam­pa­ña para tran­qui­li­zar al per­so­nal y de­cir­les que se en­car­ga­rían de ver qué se po­día ha­cer para fa­ci­li­tar que to­dos se que­da­ran. “Al prin­ci­pio la gen­te se vol­vió lo­ca con los se­gun­dos pa­sa­por­tes, la ciu­da­da­nía… has­ta yo me lo lle­gué a plan­tear –afir­ma la ge­ria­tra–. Pe­ro na­die sa­be aún qué va a pa­sar y, co­mo di­ce mi ma­ri­do: “Hoy pi­den es­te pa­pel pe­ro ma­ña­na igual es otro y has gas­ta­do tiem­po y di­ne­ro para na­da. Me­jor es­pe­rar”.

Más va­le pre­ve­nir…

La que no ha que­ri­do es­pe­rar a ver qué pa­sa es Eva Sal­va­do. Ella es de Huelva y tra­ba­ja co­mo ana­lis­ta de cri­men fi­nan­cie­ro para un ban­co de la ca­pi­tal. Su pa­re­ja es in­glés y tiene una ca­sa en pro­pie­dad cer­ca del To­wer Brid­ge. Aun­que no tiene cla­ro si es­te se­rá su ho­gar de por vi­da, re­co­no­ce que “ya me es­toy sa­can­do la ciu­da­da­nía y es­tos son los li­bros que ten­go que es­tu­diar para op­tar al pa­sa­por­te; hay un exa­men de cul­tu­ra y otro de idio­ma”. Eva em­pe­zó a jun­tar los pa­pe­les ne­ce­sa­rios cuan­do la som­bra del Bre­xit apa­re­ció so­bre el Reino Uni­do. “Hay mu­cha in­cer­ti­dum­bre y na­die sa­be na­da, pe­ro yo, por si aca­so, ya he em­pe­za­do el pro­ce­so”. El pri­mer pa­so para ha­cer­te con la ciu­da­da­nía es re­lle­nar unos im­pre­sos de 85 pá­gi­nas, ade­más de ad­jun­tar la do­cu­men­ta­ción que de­mues­tra que lle­vas cin­co años se­gui­dos vi­vien­do en el país. El pro­ble­ma, apun­ta Eva, se­rá so­bre to­do para la gen­te que sa­lió de Es­pa­ña por la crisis y que no lle­va su­fi­cien­te tiem­po en Gran Bre­ta­ña para ha­cer los pa­pe­les: “Es­tán en el lim­bo, por­que na­die sa­be cuál va a ser la nor­ma­ti­va de­fi­ni­ti­va”, afir­ma. Para ella, el am­bien­te a fa­vor del Bre­xit se vi­ve más que na­da fue­ra de Londres. “Aquí, en la City, to­do el mun­do es­tá acos­tum­bra­do a vi­vir en

“El pro­ble­ma es para los que vi­nie­ron por la crisis y to­da­vía lle­van po­co tiem­po”. Eva Sal­va­do

un en­torno cos­mo­po­li­ta –se­ña­la–. Y es­toy se­gu­ra de que lo que no han pen­sa­do mu­chos bri­tá­ni­cos es lo que va a ocu­rrir cuan­do em­pie­cen a via­jar y ten­gan que pe­dir vi­sa­dos para po­der ir a Eu­ro­pa. Ahí ya ve­rás có­mo se em­pie­zan a dar cuen­ta”. Para Sa­ra González, de Bar­ce­lo­na, el Bre­xit más que un pro­ble­ma es una de­cep­ción. “Nun­ca he­mos sido acep­ta­dos y qui­zás nues­tro error ha sido creer que sí. Es­tá­ba­mos con­ven­ci­dos de que en Londres ca­bía­mos to­dos. Y aho­ra nos da­mos cuen­ta de que esa no es la reali­dad, y más aún en el res­to del Reino Uni­do”. Sa­ra es asis­ten­ta so­cial y, des­de ha­ce años, tra­ba­ja coor­di­nan­do un gru­po de mé­di­cos que atien­de a per­so­nas ma­yo­res y con dis­ca­pa­ci­dad. ¿La pa­na­cea? No. “Aquí hay mu­chas opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les, pe­ro a ve­ces sien­to que vi­vo so­la­men­te para tra­ba­jar”.

¿De­re­chos ad­qui­ri­dos?

A ella, co­mo a mu­chos otros es­pa­ño­les, le preo­cu­pa qué pue­de pa­sar con su co­ti­za­ción para la ju­bi­la­ción: “No quie­ro per­der los de­re­chos que ya he ad­qui­ri­do”. Sa­ra lle­va años ayu­dan­do a los más ne­ce­si­ta­dos, pri­me­ro en un al­ber­gue del Soho tra­ba­jan­do con los sin te­cho; lue­go, en emer­gen­cias so­cia­les; y aho­ra, en su ac­tual ocu­pa­ción. “Nun­ca he sen­ti­do ra­cis­mo, ni an­tes del Bre­xit ni aho­ra”, se­ña­la. De he­cho, afir­ma que los bri­tá­ni­cos que co­no­ce a fa­vor de la sa­li­da del Reino Uni­do de Eu­ro­pa, lo de­fien­den “mu­cho más por una cues­tión eco­nó­mi­ca que por al­go que ten­ga que ver con el ra­cis­mo”. Jun­to a Sa­ra, com­par­tien­do un Rio­ja y un po­co de que­so, es­tá sen­ta­da su ami­ga Fa­bio­la Legaza. Fa­bi, co­mo la co­no­cen sus amigos, tam­bién es­tá de acuer­do: cuan­do los bri­tá­ni­cos di­cen eso de “los in­mi­gran­tes nos qui­tan el tra­ba­jo – se­ña­la–, nor­mal­men­te no se re­fie­ren a los es­pa­ño­les. Mu­chos bri­tá­ni­cos vie­nen a Es­pa­ña de va­ca­cio­nes y nos tiene es­pe­cial cariño. Yo soy de Gra­na­da y a to­do el mun­do le gus­ta An­da­lu­cía. Aquí no es lo mis­mo ser in­mi­gran­te es­pa­ñol que ser de Pa­kis­tán”. Ha­ce po­cos días, Fa­bio­la ha apro­ba­do el test para ob­te­ner el do­ble pa­sa­por­te. “Yo lo vi cla­ro: me­jor ha­cer los pa­pe­les aho­ra que po­de­mos, por si aca­so”, re­co­no­ce. Ella lle­va media vi­da ya en Gran Bre­ta­ña, tiene va­rias pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias y las al­qui­la: “No creo que ha­ya nin­gún pro­ble­ma con mis casas, pe­ro la ver­dad es que no he pre­gun­ta­do si pue­de ha­ber al­gún cam­bio”. Pe­ro no so­lo a los ex­tran­je­ros les im­pac­tó el re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum. Mu­chos in­gle­ses to­da­vía si­guen per­ple­jos. “Para no­so­tros es una ver­güen­za que ha­ya pa­sa­do es­to. Si

“Aho­ra te das cuen­ta de que los ex­tran­je­ros nun­ca he­mos sido acep­ta­dos”. Sa­ra González

po­de­mos ayu­dar­te en al­go, dí­nos­lo”. Ana García del Fresno fue re­ci­bi­da con es­tas pa­la­bras el día des­pués de la con­sul­ta. Se lo de­cían los ju­ga­do­res de te­nis a los que en­tre­na ca­da día en Fis­bury Park. “Ha sido emo­cio­nan­te re­ci­bir tan­tas mues­tras de so­li­da­ri­dad”, afir­ma es­ta ma­dri­le­ña que lle­va ca­si cua­tro años en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca. Ana es je­fa de en­tre­na­do­res en la ONG Ac­cess to Sport, que pro­mue­ve el de­por­te en­tre la gen­te me­nos fa­vo­re­ci­da para fo­men­tar la integración, so­bre to­do de mu­je­res y ni­ñas. “Lle­gué a Londres por­que bus­ca­ba un cam­bio. Des­pués de vi­vir en Bra­sil y Mia­mi, y de estar mu­chos años en el Club del Real Madrid, me de­jé se­du­cir por es­ta ciu­dad cos­mo­po­li­ta”.

La ciu­dad mul­ti

En­tre­na­do­ra y tam­bién psicóloga, fue ad­mi­ti­da na­da más lle­gar en el se­lec­to Club Chel­sea, don­de mu­chas ce­le­bri­ties lle­van a su hi­jos a en­tre­nar. “El te­nis es­pa­ñol es muy apre­cia­do en Gran Bre­ta­ña”, ase­gu­ra. Aho­ra es­tá fe­liz de po­der acer­car el de­por­te a gen­te des­fa­vo­re­ci­da. “Yo creo que no va a pa­sar na­da con el te­ma Bre­xit, por lo me­nos para los que ya es­ta­mos aquí. El pro­ble­ma se­rá para los que ven­gan des­pués. Me da pe­na que to­da esa gen­te no va­ya a te­ner las po­si­bi­li­da­des que yo he te­ni­do”, la­men­ta la te­nis­ta.

Lo que Ana tiene muy cla­ro es que se que­da­rá siem­pre que Londres si­ga sien­do Londres: “Mul­ti­ra­cial, mul­ti­cul­tu­ral y to­do mul­ti. Si no­to que co­mien­za a ha­ber dis­cri­mi­na­ción e, in­clu­so, si pu­dién­do­nos que­dar em­pie­zo a ver que no es el Londres de la li­ber­tad y de la integración, no es­ta­ré aquí aun­que sea acep­ta­da”.

“No quie­ro estar en es­ta ciu­dad sin li­ber­tad ni integración”. Ana García Fresno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.