Ra­zo­nes pa­ra un DI­VOR­CIO

En la men­te, to­man­do dis­tan­cia del otro. Así se ges­ta la idea de una se­pa­ra­ción, des­pués de que apa­rez­can los do­lo­ro­sos sín­to­mas del desamor. Pe­ro rom­per pue­de ser la de­ci­sión co­rrec­ta pa­ra to­dos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros - ISA­BEL ME­NÉN­DEZ

LLa in­co­mu­ni­ca­ción, la in­fi­de­li­dad, los re­pro­ches con­ti­nuos, la sen­sa­ción de so­le­dad y una de­cep­ción in­so­por­ta­ble res­pec­to a la vi­da en co­mún son sín­to­mas que mues­tran que la se­pa­ra­ción de una pa­re­ja es­tá cer­ca. Ya na­da une. El víncu­lo se en­vuel­ve en una at­mós­fe­ra irres­pi­ra­ble. To­do irri­ta y lo que pre­do­mi­na es la ri­va­li­dad, las que­jas y las vio­len­cias re­ci­pro­cas. El has­tío se ins­ta­la en­tre am­bos. Los di­vor­cios co­mien­zan en el in­te­rior de nues­tra men­te. Se pro­du­ce una dis­tan­cia en­tre lo que en­con­trá­ba­mos con la pa­re­ja al prin­ci­pio de la re­la­ción y lo que te­ne­mos aho­ra; un desacuer­do en­tre lo que veía­mos an­tes en él o en ella y lo que ve­mos aho­ra. Se rom­pen la­zos afec­ti­vos y se di­suel­ven sen­ti­mien­tos amo­ro­sos que en­som­bre­cen el es­pa­cio ín­ti­mo de la pa­re­ja. Las cir­cuns­tan­cias ex­ter­nas, co­mo el pa­so del tiem­po y la cri­sis de la me­dia­na edad, se unen a con­flic­tos in­ter­nos in­cons­cien­tes, que se abren pa­so y aca­ban fi­su­ran­do la re­la­ción. El de­seo mu­tuo se eva­po­ra, mien­tras los miem­bros de la pa­re­ja co­mien­zan a mi­rar­se des­de una dis­tan­cia don­de se mez­cla lo fa­mi­liar y lo ajeno. Las fun­cio­nes fa­mi­lia­res se di­so­cian: aun­que la re­la­ción con los hi­jos tam­bién se al­te­ra, si­guen sien­do pa­dre y ma­dre, pe­ro ya no son pa­re­ja. El tiem­po, sin pau­sa, avan­za y se lle­va los bue­nos mo­men­tos de an­ta­ño. An­tes de de­ci­dir el di­vor­cio, se pue­de in­ten­tar re­con­du­cir la si­tua­ción, pe­ro pa­ra ello am­bos ten­drían que es­tar dis­pues­tos a rea­li­zar una pro­fun­da re­fle­xión so­bre la de­ri­va que les ha con­du­ci­do a ese de­te­rio­ro.

El (fal­so) hom­bre ideal

Eli­sa ya no so­por­ta­ba más su re­la­ción con Ju­lián. La pri­me­ra vez que pen­só en se­pa­rar­se de él se sin­tió tan ali­via­da que la idea ya no se le iba de la ca­be­za, aun­que le da­ba mie­do afron­tar­la. No sa­bía có­mo ha­bía pa­sa­do, pe­ro su con­vi­ven­cia se ha­bía con­ver­ti­do en un in­fierno. ¿Có­mo era po­si­ble que un hom­bre al que ella con­si­de­ra­ba fuer­te y ca­ri­ño­so se hu­bie­ra con­ver­ti­do en al­guien in­ca­paz de co­mu­ni­car­se? Eli­sa y Ju­lián se ha­bían ca­sa­do enamo­ra­dos ha­cía 12 años y te­nían una hi­ja de nue­ve. Po­co des­pués de na­cer la ni­ña, las co­sas co­men­za­ron a cam­biar pa­ra am­bos. Eli­sa em­pe­zó a sen­tir­se sola en to­do lo que se re­fe­ría a la edu­ca­ción de la pe­que­ña, mien­tras él se en­con­tra­ba ca­da día más en­fras­ca­do en su tra­ba­jo. Ella in­ten­tó que ha­bla­ran pa­ra re­sol­ver lo que les ocu­rría, pe­ro Ju­lián se ne­ga­ba. A Eli­sa le do­lía mu­cho que se es­ca­quea­ra de su fun­ción de pa­dre: él nun­ca ha­bla­ba con su hi­ja de lo que le pa­sa­ba, pues de­cía que, al ser una chi­ca, de­bía so­lu­cio­nar las co­sas con su ma­dre. Eli­sa te­nía po­de­ro­sas ra­zo­nes pa­ra di­vor­ciar­se y to­mó esa de­ci­sión. Des­pués, en una te­ra­pia psi­coa­na­lí­ti­ca que co­men­zó po­co des­pués de se­pa­rar­se, com­pren­dió lo que le ha­bía pa­sa­do. To­da su in­fan­cia ha­bía su­fri­do lo mal que se lle­va­ban sus pa­dres y la con-

Los hi­jos ma­du­ran si las cri­sis que se re­suel­ven y en­fer­man si per­ma­ne­cen.

ti­nuas dis­cu­sio­nes fa­mi­lia­res. Su pa­dre era un hom­bre un po­co au­sen­te al que le cos­ta­ba acer­car­se a su hi­ja, pe­ro Eli­sa siem­pre echó la cul­pa de esa si­tua­ción a su ma­dre, por­que pen­sa­ba que era ella quien le im­pe­día ser más cer­cano. De es­ta for­ma, ne­ga­ba las ca­ren­cias pa­ter­nas, mien­tras en su fan­ta­sía se­guía vién­do­le co­mo un hom­bre fuer­te. Así qui­so ver a Ju­lián cuan­do le co­no­ció.

Una re­la­ción me­jor

Eli­sa se dio cuen­ta de que ha­bía ele­gi­do a un hom­bre que, si bien pa­re­cía fuer­te, te­nía in­ca­pa­ci­da­des que ella no po­día so­por­tar, pues le evo­ca­ban lo que de pe­que­ña ha­bía su­fri­do con su pa­dre. Y no que­ría que se re­pi­tie­ra con su hi­ja la ma­la re­la­ción que ella man­te­nía con la su­ya. Cuan­do pu­do ana­li­zar los con­flic­tos que la ha­bían lle­va­do al di­vor­cio, em­pe­zó a pen­sar que po­día or­ga­ni­zar una re­la­ción me­jor y que ha­bía he­cho bien al to­mar esa de­ci­sión, ya que así su hi­ja po­dría re­la­cio­nar­se con sus pa­dres de una for­ma más sa­lu­da­ble. El di­vor­cio al­te­ra la vi­da emo­cio­nal de la pa­re­ja y los hi­jos, pe­ro tam­bién tie­ne ven­ta­jas. En el ca­so de los ni­ños, se pro­du­ce un gran ali­vio psí­qui­co al ce­sar las in­ter­ac­cio­nes des­truc­ti­vas de los pa­dres. Los hi­jos ma­du­ran con las cri­sis fa­mi­lia­res que se re­suel­ven y en­fer­man con las que per­ma­ne­cen en el tiem­po. Si exis­te vio­len­cia, de­ja­rán de ser tes­ti­gos de la rui­na psí­qui­ca de los pa­dres y de vi­vir en un am­bien­te en­ra­re­ci­do. La con­de­na de su­frir una ba­ta­lla dia­ria des­apa­re­ce­rá. Ade­más de te­ner la po­si­bi­li­dad de vi­vir en un am­bien­te fa­mi­liar más sa­lu­da­ble, otra ra­zón pa­ra el di­vor­cio es dar­se la opor­tu­ni­dad a uno mis­mo de ejer­cer re­cur­sos psí­qui­cos nue­vos des­pués de ela­bo­rar los con­flic­tos in­he­ren­tes a una re­la­ción que ha si­do pa­to­ló­gi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.