La Es­tre­lla que bri­lló en As Pon­tes

Jo­sé María Co­rral Ri­ve­ra, fun­da­dor en 1906 en A Co­ru­ña del im­pe­rio cer­ve­ce­ro, na­ció en la vi­lla mi­ne­ra, pe­ro emi­gró a Mé­xi­co don­de ali­men­tó un es­pí­ri­tu em­pren­de­dor inago­ta­ble

La Voz de Galicia (A Coruña) - Objetivo Innova - - Innovadores En La Historia - FÁ­TI­MA F. PIÑEIRO

No ne­ce­si­ta pre­sen­ta­ción, pe­ro sí su fun­da­dor. El ar­tí­fi­ce del mi­la­gro Es­tre­lla Ga­li­cia fue Jo­sé María Co­rral Ri­ve­ra y po­cos sa­brán que su ge­nio se fra­guó en As Pon­tes. Es­te con­ce­llo in­dus­trial de la pro­vin­cia de A Co­ru­ña, pró­xi­mo a Fe­rrol, es co­no­ci­do en Ga­li­cia por su mi­na, ya ce­rra­da, y por la cen­tral tér­mi­ca de En­de­sa. Pe­ro, ese no era, ni por aso­mo, el As Pon­tes de 1856 en el que na­ció el fun­da­dor de la mul­ti­na­cio­nal cer­ve­ce­ra. Co­rral Ri­ve­ra vino al mun­do en el lu­gar de Cha­mo­se­lo y sus pa­dres, la­bra­do­res, po­seían tie­rras en A Vi­la­ve­lla, una pa­rro­quia que años más tar­de des­apa­re­ce­ría tra­ga­da por la ex­plo­ta­ción de lig­ni­to par­do. La po­bre­za ex­tre­ma que azo­ta­ba a la Ga­li­cia ru­ral em­pu­jó a Co­rral Ri­ve­ra a hacer las ma­le­tas pa­ra bus­car for­tu­na en las Amé­ri­cas. Jo­sé María te­nía 14 años y sus pa­dres tu­vie­ron que hi­po­te­car par­te de sus pro­pie­da­des pa­ra pa­gar­le el via­je a su hi­jo. El cha­val pu­so pri­me­ro rum­bo a La Ha­ba­na, pe­ro en­tre 1874 y 1875 se asen­tó en Ve­ra­cruz (Mé­xi­co). Y allí em­pe­zó to­do, abrien­do una tien­da de ali­men­ta­ción a la que lla­mó La Es­tre­lla de Oro. ¿Les re­cuer­da a al­go? Di­ne­ro tu­vo que hacer por­que no tar­dó en re­gre­sar a Ga­li­cia. Vol­vió en 1890 o 1891 y lo pri­me­ro que hi­zo fue com­prar la ca­sa fa­mi­liar de A Vi­la­ve­lla — sus pa­dres tu­vie­ron que des­pren­der­se de su pa­tri­mo­nio— y lue­go ca­sar­se con la hi­ja del mé­di­co de As Pon­tes. A con­ti­nua­ción se de­di­có a ad­qui­rir te­rre­nos y ca­sas en A Co­ru­ña, pe­ro sin ol­vi­dar su ve­na em­pren­de­do­ra. En 1898, mien­tras España per­día Cu­ba, mon­tó, jun­to a otros so­cios, una fá­bri­ca de pasta y cho­co­la­te a la que lla­mó, de nue­vo, La Es­tre­lla de Oro. El ne­go­cio du­ró po­co, dos años, y uno más tar­de con­ti­nuó su aven­tu­ra em­pre­sa­rial en­tran­do co­mo so­cio en una em­pre­sa de hie­lo y cer­ve­za, que arran­có con gran éxi­to gra­cias al im­pul­so que ex­pe­ri­men­tó la pes­ca de al­tu­ra a prin­ci­pios de si­glo. Los bar­cos, aún de va­por, de­man­da­ban hie­lo en abun­dan­cia. Cuan­do el con­su­mo ba­ja­ba, la em­pre­sa se de­di­ca­ba a fa­bri­car cer­ve­za apro­ve­chan­do la tec­no­lo­gía del frío in­dus­trial: la fer­men­ta­ción se pro­du­cía a ba­ja tem­pe­ra­tu­ra pa­ra con­tro­lar el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción. La em­pre­sa dis­tri­bu­yó la primera Es­tre- lla de Ga­li­cia. El ne­go­cio mar­cha­ba tan bien que los so­cios de­ci­die­ron cons­truir una fá­bri­ca nue­va en una par­ce­la com­pra­da por Ri­ve­ra años atrás cerca del puer­to y de la es­ta­ción de tren de A Co­ru­ña. Los tra­ba­jos se pro­lon­ga­ron en­tre 1906 y 1910 y la fá­bri­ca se lla­mó La Es­tre­lla de Ga­li­cia. En 1912, Co­rral Ri­ve­ra se con­vir­tió en el úni­co due­ño de la em­pre­sa. La Primera Guerra Mun­dial agu­zó su in­ge­nio e im­pul­só la primera plan­ta­ción de lú­pu­lo que se ha­cía en España. Ade­más, en 1920 cons­tru­yó otra fá­bri­ca, ane­xa a la ori­gi­nal, e in­tro­du­jo las úl­ti­mas tec­no­lo­gías en la fa­bri­ca­ción de cer­ve­za im­por­ta­das de Ale­ma­nia y Sui­za. El ne­go­cio subió co­mo la es­pu­ma y pron­to abrió su pri­mer es­ta­ble­ci­mien­to de ven­ta di­rec­ta al con­su­mi­dor y un de­pó­si­to en Fe­rrol. En la dé­ca­da de los 20 pa­só el tes­ti­go a su hi­jo Ra­món. Jo­sé María Co­rral fa­lle­ció días an­tes del es­ta­lli­do de la Gue­rraa Ci­vil.

SU PRI­MER NE­GO­CIO FUE UNA TIEN­DA EN VE­RA­CRUZ QUE LLA­MÓ LA ES­TRE­LLA DE ORO

Jo­sé María Co­rral Ri­ve­ra fa­lle­ció po­co an­tes del es­ta­lli­do de la Guerra Ci­vil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.