Tec­no­lo­gía

El Cen­tro de Su­per­compu­tación de Ga­li­cia (Cesga) cuen­ta en sus ins­ta­la­cio­nes con el «Fi­nis-Te­rrae II», un su­per­compu­tador ca­paz de rea­li­zar las ope­ra­cio­nes más com­ple­jas y que pres­ta ser­vi­cio a de­ce­nas de em­pre­sas y a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca de la co­mu­nid

La Voz de Galicia (A Coruña) - Objetivo Innova - - Portada - SA­RA CA­BRE­RO La Voz

La ac­tua­li­za­ción del «Fi­ni­sTe­rrae II», el su­per­compu­tador que da ser­vi­cio a em­pre­sas y a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca

La su­per­compu­tación es un cam­po bas­tan­te po­co co­no­ci­do pa­ra mu­chos ciu­da­da­nos de a pie. Lo que no se ima­gi­nan es que gra­cias a es­ta la­bor de im­por­tan­cia ca­pi­tal, hoy en día, po­de­mos co­no­cer las pre­dic­cio­nes del tiem­po o del es­ta­do del mar, así co­mo ca­mi­nar ha­cia la crea­ción de nue­vos y me­jo­res fár­ma­cos o a la im­plan­ta­ción de in­no­va­do­ras tec­no­lo­gías que nos per­mi­tan una vi­da mu­cho más có­mo­da.

Y en Ga­li­cia, quien tie­ne una de las lla­ves pa­ra ca­mi­nar ha­cia un fu­tu­ro más desa­rro­lla­do de la mano de la compu­tación es el Cen­tro de Su­per­compu­tación de Ga­li­cia (Cesga), una de las es­ca­sas in­fraes­truc­tu­ras cien­tí­fi­cas sin­gu­la­res que hoy en día exis­ten en Es­pa­ña y que de­pen­den de la Con­se­lle­ría de Eco­no­mía, Em­pre­go e In­dus­tria. En es­tas ins­ta­la­cio­nes, si­tua­das en San­tia­go, enor­mes cal­cu­la­do­ras fa­ci­li­tan el tra­ba­jo de em­pre­sas y de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca. Y en­tre ellas des­ta­ca el Fi­ni­sTe­rrae II, un su­per­compu­tador ca­paz de rea­li­zar las ope­ra­cio­nes más com­ple­jas.

1 ¿QUÉ ES EL «FI­NI­STE­RRAE»?

Es el su­per­compu­tador más gran­de que ac­tual­men­te hay en el Cesga. Pe­ro no es el úni­co. En es­te cen­tro ga­lle­go, exis­ten un buen pu­ña­do de má­qui­nas des­ti­na­das ca­da una de ellas a re­sol­ver las ne­ce­si­da­des de los di­fe­ren­tes usua­rios. El Fi­ni­sTe­rrae II, ac­tua­li­za­do el año pa­sa­do, es el que tie­ne más ca­pa­ci­dad de compu­tación del Cesga. «Los pro­ble­mas que pre­sen­tan los in­ves­ti­ga­do­res hay que re­sol­ver­los de la for­ma más efi­cien­te po­si­ble, por lo que te­ne­mos va­rias he­rra­mien­tas o ti­pos de compu­tado­res que se adap­ten a las ne­ce­si­da­des de ca­da uno», ex­pli­ca Javier Gar­cía To­bío, director ge­ren­te de es­te cen­tro ga­lle­go, que ade­más re­la­ta que, en con­cre­to, el Fi­ni­sTe­rrae II es un compu­tador es­pe­cial­men­te bien pre­pa­ra­do pa­ra re­sol­ver gran­des pro­ble­mas.

«Des­pués dis­po­ne­mos de otro ti­po de or­de­na­do­res que es­tán pen­sa­dos pa­ra re­sol­ver mu­chos pro­ble­mas a la vez pe­ro son más pe­que­ños; otra cla­se de compu­tado­res que per­mi­ten tra­ba­jar con un gran vo­lu­men de da­tos o lo que se co­no­ce co­mo big da­ta », re­su­me Gar­cía To­bío, que acla­ra que las di­fe­ren­cias en­tre unos y otros son real­men­te con­si­de­ra­bles: «Téc­ni­ca­men­te, el Fi­ni­sTe­rrae es una má­qui­na es­pe­cial­men­te ca­ra de­bi­do a su sis­te­ma de in­ter­co­ne­xión. Te­ne­mos otro or­de­na­dor, el SVG (Su­per­or­de­na­dor Vir­tual Ga­lle­go), que es­tá pre­pa­ra­do pa­ra re­sol­ver mi­llo­nes de pe­que­ños pro­ble­mas y que es mu­cho más ba­ra­to. El Big Da­ta por ejem­plo se di­fe­ren­cia por te­ner mu­chos dis­cos».

2 ¿PA­RA QUÉ SIR­VEN?

Pue­de pa­re­cer que es­tos or­de­na­do­res es­tán pen­sa­dos pa­ra un re­du­ci­do gru­po de in­ves­ti­ga­do­res o ex­per­tos, pe­ro na­da más le­jos de la reali­dad. La la­bor que ca­da día rea­li­za el Cesga tie­ne su tra­duc­ción en mu­chas de las ta­reas que los ciu­da­da­nos rea­li­za­mos ca­da día. Por­que gra­cias a las ins­ta­la­cio­nes de San­tia­go po­de­mos dis­fru­tar de la pre­dic­ción me­teo­ro­ló­gi­ca. Ex­pli­ca Gar­cía To­bío, que en sus or­de­na­do­res se rea­li­za ca­da día el pro­nós­ti­co pa­ra Me­teo­ga­li­cia o el del es­ta­do del océano des­de el sur de Ir­lan­da has­ta las is­las Ca­na­rias, «con to­da la re­per­cu­sión que ello con­lle­va pa­ra el te­ma del trá­fi­co ma­rino».

«Me­teo­ga­li­cia en­vía to­dos los días una can­ti­dad in­gen­te de da­tos que re­ci­be de los sa­té­li­tes y a tra­vés de otras vías; es­tos da­tos son en al­gu­nos ca­sos nu­mé­ri­cos y otros pue­den ser fo­to­gra­fías. Des­de aquí, don­de te­ne­mos va­rios mo­de­los de pre­dic­ción nu­mé­ri­ca, eje­cu­ta­mos las ope­ra­cio­nes y Me­teo­ga­li­cia pue­de re­ci­bir to­dos los días los re­sul­ta­dos que des­pués se nos tras­la­da a los ciu­da­da­nos», ilus­tra.

«Tam­bién tra­ba­ja­mos con In- no­far­ma pa­ra fa­ci­li­tar el di­se­ño de nue­vos fár­ma­cos, pe­ro ade­más con otras em­pre­sas pa­ra pro­pi­ciar la bús­que­da de nue­vas fi­bras», ex­pli­ca el director de un cen­tro que cuen­ta en su car­te­ra con clien­tes real­men­te dis­pa­res con ne­ce­si­da­des bas­tan­te di­fe­ren­tes, en­tre las que tam­bién se pue­den ci­tar ope­ra­cio­nes pa­ra es­tu­diar el cam­bio cli­má­ti­co o la se­cuen­cia­ción del ge­no­ma.

3 ¿QUIÉN LO UTI­LI­ZA?

Los usua­rios más im­por­tan­tes del Cesga per­te­ne­cen bá­si­ca­men­te a la co­mu­ni­dad in­ves­ti­ga­do­ra ga­lle­ga, que es­tá fun­da­men­tal­men­te si­tua­da en las uni­ver­si­da­des. Pe­ro hay más clien­tes. En la car­te­ra del cen­tro se pue­den en­con­trar em­pre­sas y otro ti­po de ins­ti­tu­cio­nes, en­tre las que des­ta­ca el CSIC.

«Las em­pre­sas don­de es­ta­mos fo­ca­li­za­dos son las py­mes. Ca­da vez hay más pe­que­ñas y me­dia­nas com­pa­ñías que uti­li­zan es­tos or­de­na­do­res de su­per­compu­tación», ase­gu­ra Gar­cía To­bío, que ade­más aña­de que ac­tual­men­te unas se­sen­ta so­cie­da­des de to­do el mun­do dis­fru­tan de sus ser­vi­cios, de las que el 30 % son ga­lle­gas y el se­ten­ta res­tan­te tie­nen su se­de en di­fe­ren­tes pun­tos de Eu­ro­pa.

4 ¿QUÉ UTI­LI­DAD TIE­NE PA­RA LAS EM­PRE­SAS?

Es com­pli­ca­do ima­gi­nar có­mo una de es­tas gran­des cal­cu­la­do­ras pue­de fa­ci­li­tar tan­to la la­bor de una em­pre­sa, pe­ro Gar­cía To­bío lo sim­pli­fi­ca pa­ra que sea sen­ci­llo

de en­ten­der: «La compu­tación es co­mo si tu­vié­se­mos un mi­cros­co­pio que si­mu­la aque­llas co­sas que es­tán su­ce­dien­do, pe­ro que no po­de­mos ver por­que es­tán muy le­jos o por­que son muy pe­que­ñas o por­que no se pue­den lo­grar ver».

Y pa­ra aque­llos que no lo vean, es­te ex­per­to del cen­tro ga­lle­go po­ne un sen­ci­llo ejem­plo: «Si una em­pre­sa ha­ce tor­ni­llos pa­ra una fá­bri­ca de co­ches tie­ne que con­se­guir que su tor­ni­llo sea el me­jor y el más ba­ra­to. Por lo que la for­ma de con­se­guir­lo tie­ne que ser ha­cien­do mu­chas prue­bas pa­ra com­pro­bar su re­sis­ten­cia. En lu­gar de ha­cer es­tas prue­bas fí­si­ca­men­te en un ta­ller, se rea­li­za en un or­de­na­dor, don­de se di­se­ña el tor­ni­llo y, co­mo si fue­ra el vi­deo­jue­go de una con­so­la, se va pro­ban­do una y otra vez si aguan­ta una to­ne­la­da de pe­so, o dos o tres, mo­di­fi­can­do los com­po­nen­tes o el for­ma­to has­ta con­se­guir lo que ne­ce­si­ta­mos», cla­ri­fi­ca el di­rec­ti­vo.

5 ¿QUÉ CA­PA­CI­DAD TIE­NEN?

To­dos los or­de­na­do­res del Cesga son ca­pa­ces de rea­li­zar 476 bi­llo­nes de ope­ra­cio­nes ma­te­má­ti­cas por se­gun­do, y lo ha­cen sin to­mar­se ni un so­lo res­pi­ro. Y es que es- tos pro­ce­sa­do­res si­tua­dos en el cen­tro de compu­tación ga­lle­go no co­no­cen las va­ca­cio­nes. Tra­ba­jan a des­ta­jo du­ran­te los 365 días al año y las 24 ho­ras del día.

6 ¿QUÉ PA­SA SI DE­JA DE FUN­CIO­NAR?

Si el cui­da­do sis­te­ma que ro­dea al Fi­nis-Te­rrae y el res­to de or­de­na­do­res que com­po­nen el Cesga de­ja­ra de fun­cio­nar por una inopor­tu­na ca­sua­li­dad, las con­se­cuen­cias que se­rían in­me­dia­tas. «Lo pri­me­ro que ocu­rri­ría es que re­ci­bi­ría­mos cien­tos de lla­ma­das de los ca­si 500 in­ves­ti­ga­do­res que te­ne­mos», ase­gu­ra el di­rec­ti­vo. Co­men­za­ría así la bús­que­da de otras al­ter­na­ti­vas, pues en­ti­da­des co­mo Me­teo­ga­li­cia ten­drían que ha­bi­li­tar un plan B pa­ra con­ti­nuar con una pre­dic­ción que tie­ne más im­por­tan­cia de la que cree­mos, ya que el tiem­po afec­ta a los ae­ro­puer­tos o a pro­tec­ción ci­vil.

Y no se­rían los úni­cos. Otros gru­pos co­mo la Fun­da­ción de Me­di­ci­na Xe­nó­mi­ca tam­bién ten­drían que bus­car­se el ser­vi­cio del Cesga en otro lu­gar. «Te­ne­mos unos se­sen­ta con­tra­tos con em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas, por lo que si es­to de­ja­ra de fun­cio­nar, ten­dría­mos mu­chos pro­ble­mas pa­ra cum­plir con esos con­tra­tos y ellas ten­drían que bus­car­se al­ter­na­ti­vas rá­pi­da­men­te», aña­de.

7 ¿QUÉ ES EL CESGA?

Es un cen­tro de cálcu­lo de al­tas pres­ta­cio­nes y ser­vi­cios cu­ya mi­sión es la de con­tri­buir al avan­ce de la cien­cia y la téc­ni­ca me­dian­te la in­ves­ti­ga­ción y apli­ca­ción de compu­tación y co­mu­ni­ca­cio­nes de al­tas pres­ta­cio­nes. Des­de el 1993, el Cesga ha con­tri­bui­do a la pro­duc­ción de co­no­ci­mien­to en muy di­ver­sas áreas.

EL «FI­NI­STE­RRAE II» SU­PU­SO UN DES­EM­BOL­SO DE 3,6 MI­LLO­NES DE EU­ROS EN 2015 LO QUE MÁS FA­LLA SON LOS DIS­COS Y LOS BAN­COS DE ME­MO­RIA

PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Los or­de­na­do­res que ac­tual­men­te tie­ne el Cesga han si­do ad­qui­ri­dos gra­cias a los fon­dos Feder de la CE y a la Agen­cia Ga­le­ga de In­no­va­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.