¿Y si lle­vá­se­mos to­dos es­tos años ha­cién­do­lo mal?

Otra ma­ne­ra de tra­ba­jar es po­si­ble. Los res­pon­sa­bles de re­cur­sos hu­ma­nos de las gran­des com­pa­ñías sien­tan tres nue­vos pi­la­res: efi­cien­cia, sen­ti­do de la per­te­nen­cia e in­no­va­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - Objetivo Innova - - La Era Tecnológica - MA­RÍA VI­ÑAS LA VOZ

Tus no­tas de la uni­ver­si­dad no sir­ven de na­da». Con es­ta la­pi­da­ria afir­ma­ción abría ha­ce unos me­ses Lasz­lo Bock, vi­ce­pre­si­den­te de re­cur­sos hu­ma­nos de Goo­gle, un nue­vo de­ba­te so­bre la ma­ne­ra de en­ten­der el tra­ba­jo. Cuan­do el ru­mano asu­mió en el 2006 la ta­rea de «ges­tio­nar per­so­nas», la mul­ti­na­cio­nal fun­da­da por Larry Pa­ge y Ser­gey Brin con­ta­ba con 6.000 tra­ba­ja­do­res. Aho­ra tie­ne 50.000. Goo­gle es hoy un in­dis­cu­ti­ble mo­de­lo a se­guir, no so­lo por sus desor­bi­ta­dos re­sul­ta­dos, sino tam­bién —y so­bre to­do— por su re­vo­lu­cio­na­ria cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va que ha de­mos­tra­do que tra­ba­jar de otra for­ma es po­si­ble. ¿Qué es lo que ha­ce dis­tin­to?

Par­tien­do de la pre­mi­sa de que una per­so­na pa­sa más tiem­po en el tra­ba­jo que en nin­gún otro si­tio, la com­pa­ñía lle­gó a la con­clu­sión de que re­sul­ta­ba iló­gi­co con­ver­tir­lo en una ex­pe­rien­cia des­mo­ti­va­do­ra y po­co hu­ma­na. Con­vir­tió la es­ti­mu­la­ción en su eje prin­ci­pal. Y cam­bió to­dos sus cri­te­rios. Tras años exi­gien­do im­pe­ca­bles ex­pe­dien­tes aca­dé­mi­cos y pun­tua­cio­nes ele­va­das en sus prue­bas de ac­ce­so, ha de­ja­do a un la­do las cer­ti­fi­ca­cio­nes uni­ver­si­ta­rias.

La gen­te in­tere­sa­da en ave­ri­guar co­sas pa­ra las que no hay una res­pues­ta ob­via es ac­tual­men­te su prin­ci­pal ob­je­ti­vo. Una vez cap­ta­da, lo si­guien­te se­rá re­te­ner­la. Aque­llos que se sien­ten bien tra­ta­dos no so­lo no quie­ren ir­se, sino que pro­du­cen más.

El sen­ti­do de per­te­nen­cia, la efi­cien­cia y la in­no­va­ción son los pi­la­res bá­si­cos de la teo­ría cor­po­ra­ti­va de las gran­des y más pro­duc­ti­vas em­pre­sas del mun­do. Es­te nue­vo mo­de­lo de ne­go­cio, des­cri­to por Bock en el li­bro La nue­va fór­mu­la del tra­ba­jo y, de mo­men­to, po­co se­gui­do en nues­tro país, par­te de un cam­bio ra­di­cal en la men­ta­li­dad de los di­rec­ti­vos. En pri­mer lu­gar, de­ben con­cien­ciar­se de la im­por­tan­cia de tra­tar bien a los em­plea­dos pa­ra evi­tar una fu­ga de ce­re­bros. En se­gun­do, te­ner cla­ro que pa­ra triun­far hay que ha­cer las co­sas de ma­ne­ra dis­tin­ta al res­to.

Suel­dos per­so­na­li­za­dos

Más po­lé­mi­ca es la idea so­bre los sa­la­rios que el di­rec­ti­vo de Goo­gle desa­rro­lla en su ma­nual. La mul­ti­na­cio­nal de­fien­de que siem­pre hay per­so­nas que ha­cen me­jor su tra­ba­jo, por en­ci­ma de la me­dia, un va­lor de to­da em- pre­sa de­be re­co­no­cer y pre­miar. Si no, «aca­ba­rán mar­chán­do­se a otro lu­gar en cuan­to re­ci­ban un me­jor suel­do». ¿Y qué pa­sa con el res­to de tra­ba­ja­do­res? «Es im­por­tan­te ex­pli­car­les por qué re­ci­ben un sa­la­rio me­nor y qué pue­den ha­cer pa­ra cam­biar­lo».

Los di­rec­ti­vos y el po­der

Otra ten­den­cia al al­za en cuan­to a or­ga­ni­za­ción es la de qui­tar po­der a los di­rec­ti­vos. En­tien­den los gran­des de Si­li­con Va­lley que la fun­ción de un pues­to de man­do no es con­tro­lar a un equi­po, sino ayu­dar­lo: in­ter­ac­tuar con él, es­cu­char sus su­ge­ren­cias pa­ra me­jo­rar y dar a sus miem­bros una ma­yor li­ber­tad. Es­tas alas ya se han lle­va­do a la prác­ti­ca en em­pre­sas es­pa­ño­las del sec­tor, co­mo Ora­cle, que per­mi­te a sus em­plea­dos tra­ba­jar des­de cual­quier par­te, desa­rro­llar­se a ni­vel in­ter­na­cio­nal y ro­tar en sus pues­tos de tra­ba­jo. Tam­bién Tuen­ti se ins­pi­ra en los ca­li­for­nia­nos, ges­tio­nan­do su plan­ti­lla a gol­pe de mo­ti­va­ción, jor­na­das fle­xi­bles y ven­ta­jas pa­ra­le­las, co­mo sub­ven­cio­nes o for­ma­ción, pa­ra que el em­plea­do se sien­ta a gus­to. «Bus­ca­mos la ex­ce­len­cia», re­su­me Net­flix su po­lí­ti­ca. Re­com­pen­sar a los tra­ba­ja­do­res y de­jar­los ir. La cla­ve es­tá en que no quie­ran ha­cer­lo.

EL EX­PE­DIEN­TE ACA­DÉ­MI­CO HA DE­JA­DO YA DE SER PRI­MOR­DIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.