El hom­bre de ace­ro era de Na­rón

Bar­to­lo­mé Frei­re La­go aban­do­nó su As So­mo­zas na­tal pa­ra mon­tar en 1933 cer­ca de Fe­rrol el ger­men de lo que lue­go con­ver­ti­ría en Me­ga­sa, la prin­ci­pal me­ta­lúr­gi­ca de la Pe­nín­su­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Objetivo Innova - - Innovadores En La Historia - FÁ­TI­MA F. PI­ÑEI­RO ◗ FUEN­TES: Frei­re Her­ma­nos e Me­ga­sa, a ca­ra ama­ble da re­con­ver­sión in­dus­trial, de Xoán Car­mo­na Ba­día, da Uni­ver­si­da­de de San­tia­go, coor­di­na­dor de Em­pre­sa­rios de Ga­li­cia, edi­ta­do por la Fun­da­ción Cai­xa Ga­li­cia.

Bar­to­lo­mé Frei­re La­go te­nía que na­cer en un lu­gar de­no­mi­na­do Ma­chu­co. Era su des­tino. El fun­da­dor de uno de los gran­des im­pe­rios in­dus­tria­les de Ga­li­cia, Me­ga­sa, vino al mun­do el 21 de ma­yo de 1904 en ese lu­gar del con­ce­llo de As So­mo­zas, a ti­ro de pie­dra de As Pon­tes, don­de al­re­de­dor de me­dio si­glo an­tes ha­bía na­ci­do otro ilus­tre de la em­pre­sa ga­lle­ga: Jo­sé Ma­ría Corral Ri­ve­ra, fun­da­dor de Es­tre­lla Ga­li­cia.

Bar­to­lo­mé fue el ma­yor de los va­ro­nes de una fa­mi­lia de diez her­ma­nos y su pa­dre po­seía una fra­gua en la que fa­bri­ca­ba ape­ros agrí­co­las que lue­go ven­día por las fe­rias. Su hi­jo ma­yor le echa­ba una mano mien­tras es­tu­dia­ba, pe­ro se fue muy jo­ven a A Co­ru­ña, don­de tra­ba­jó en un al­ma­cén de hie­rros y más tar­de en la Com­pa­ñía de Tran­vías. Tam­bién se le que­dó pe­que­ña la ca­pi­tal y con 20 años emi­gró a Cu­ba. Allí se em­pleó co­mo he­rre­ro en un ta­ller de ca­rrua­jes, más tar­de en la es­ta­ción cen­tral de tre­nes de La Ha­ba­na y fi­nal­men­te co­mo de­pen­dien­te en una tien­da de co­mes­ti­bles de unos emi­gran­tes de As So­mo­zas. Aguan­tó sie­te años en el Ca­ri­be y re­gre­só a ca­sa. Pe­ro, con di­ne­ro y ex­pe­rien­cia, Bar­to­lo­mé de­jó As So­mo­zas pa­ra mon­tar su pri­mer ne­go­cio en 1933 en Xu­via (Na­rón). Al­qui­ló una lei­ra de 500 me­tros cua­dra­dos y den­tro de un co­ber­ti­zo de ma­de­ra em­pe­zó a cor­tar pie­zas de chapa usa­da pro­ce­den­tes de los bar­cos que se cons­truían en los as­ti­lle­ros de la ría de Fe­rrol, que lue­go ven­día a los he­rre­ros. El ne­go­cio pros­pe­ró y cua­tro años des­pués com­pró un so­lar en la an­ti­gua ca­rre­ra de Ma­drid de Na­rón, aho­ra ca­rre­te­ra de Cas­ti­lla, don­de mon­tó un al­ma­cén y un ta­ller en el que, ade­más de cor- tar chapa, co­mien­za a es­ti­rar tu­bos pro­ce­den­tes de bu­ques des­man­te­la­dos y a fa­bri­car los re­ma­ches con los que se unían los tro­zos de ace­ro.

Al fi­na­li­zar la Gue­rra Ci­vil, se in­cor­po­ran a la em­pre­sa sus her­ma­nos Jo­sé y Be­ni­to Fer­nan­do, con los que cons­ti­tui­rá, en 1943, Frei­re Her­ma­nos, con un mi­llón de pe­se­tas. Cin­co años des­pués fa­lle­ce Jo­sé y en­tra en la so­cie­dad el her­mano pe­que­ño, An­drés. En 1949 con­ta­ban con ta­lle­res, de la­mi­na­do, for­ja y tre­fi­la­do de tu­bos y ba­rras, y ajus­te de me­ca­ni­za­ción; tres ca­mio­nes y 60 em­plea­dos. El bum de la in­dus­tria me­ta­lúr­gi­ca lle­vó a los her­ma­nos Frei­re a se­pa­rar en 1953 sus ac­ti­vi­da­des de al­ma­cén y fa­bri­ca­ción. Pa­ra es­ta úl­ti­ma fun­da­ron Me­ta­lúr­gi­ca Ga­lai­ca (Me­ga­sa), pa­ra la ela­bo­ra­ción de tor­ni­lle­ría y re­la­mi­na­ción. De­ci­die­ron pa­sar de trans­for­mar hie­rros vie­jos a fa­bri­car ace­ro a par­tir de una mez­cla de cha­ta­rra y mi­ne­ral en un horno eléc­tri- co. Otro hi­to im­por­tan­te en la his­to­ria de Me­ga­sa fue la cons­truc­ción de una cen­tral hi­dro­eléc­tri­ca en Val­do­vi­ño pa­ra ob­te­ner la ener­gía ne­ce­sa­ria —que era mu­cha— pa­ra ha­cer fun­cio­nar la fá­bri­ca.

Los her­ma­nos Frei­re vi­vie­ron lo su­fi­cien­te pa­ra ver có­mo un ne­go­cio que na­cía en 1933 den­tro de un co­ber­ti­zo de ma­de­ra se con­ver­tía en to­do un im­pe­rio de la in­dus­tria me­ta­lúr­gi­ca na­cio­nal y tam­bién por­tu­gue­sa. Bar­to­lo­mé mu­rió en 1997; y Be­ni­to Fer­nan­do, dos años des­pués, con 98. An­drés, el pe­que­ño, to­da­vía vi­ve, pe­ro se des­vin­cu­ló de la em­pre­sa fa­mi­liar en la dé­ca­da de los 2000.

Me­ga­sa es­tá en ma­nos ya de la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de los Frei­re, en las de las nie­tas de Bar­to­lo­mé. La fa­mi­lia es tan mi­llo­na­ria —fi­gu­ra en la lis­ta For­bes en­tre las más ri­cas de Es­pa­ña, con un pa­tri­mo­nio de 800 mi­llo­nes— co­mo dis­cre­ta. Tan­to o más que Aman­cio Or­te­ga.

BAR­TO­LO­MÉ MON­TÓ CON SUS HER­MA­NOS TO­DO UN IM­PE­RIO QUE AÚN DO­MI­NA ESPANA Y POR­TU­GAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.