Las TIC: de pres­ta­do­ras de ser­vi­cios a crea­do­ras de pro­duc­to

El sec­tor de las Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y de las Co­mu­ni­ca­cio­nes aú­pa a Ga­li­cia a los pri­me­ros pues­tos en la di­na­mi­za­ción de los sectores pro­duc­ti­vos, que se en­ca­mi­nan a la fa­bri­ca­ción in­te­li­gen­te de la in­dus­tria 4.0. Más de 2.300 em­pre­sas en la com

La Voz de Galicia (A Coruña) - Objetivo Innova - - Sectores Productivos De Galicia - M. HEVIA LA VOZ

No es re­la­ti­va­men­te re­cien­te, aun­que sus pro­ce­sos e im­plan­ta­ción, fun­da­men­tal­men­te pa­ra el gran pú­bli­co, sí lo sean. La fá­bri­ca­ción in­te­li­gen­te, ese con­cep­to acu­ña­do por los ale­ma­nes pa­ra des­cri­bir la ver­da­de­ra re­vo­lu­ción que ya ex­pe­ri­men­ta la in­dus­tria a ni­vel glo­bal, ha co­men­za­do a es­ta­ble­cer­se en to­dos los pro­ce­sos y sectores pro­duc­ti­vos y Ga­li­cia se in­cor­po­ra ve­loz a ese tren y con gran­des ex­pec­ta­ti­vas en ma­te­ria de in­no­va­ción.

Bien es cier­to que la mag­ni­tud de cier­tos sectores pro­duc­ti­vos, claves en la eco­no­mía de la co­mu­ni­dad, co­mo el tex­til, la au­to­mo­ción, el na­val y más re­cien­te­men­te, el ae­ro­náu­ti­co, han con­tri­bui­do a una rá­pi­da in­cor­po­ra­ción de nue­vos pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción que re­dun­da­sen en efi­ca­cia y, a su vez, en be­ne­fi­cios. Pe­ro, sin du­da, si al­guno ha ejer­ci­do de au­tén­ti­co trac­tor y di­na­mi­za­dor en fa­vor del res­to de ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­ria­les, ese ha si­do el TIC. Así lo en­tien­de An­to­nio Ro­drí­guez del Co­rral, pre­si­den­te del clús­ter que aglu­ti­na a cer­ca de 2.300 em­pre­sas y ge­ne­ra más de 15.000 em­pleos en Ga­li­cia, de acuer­do con los úl­ti­mos da­tos pu­bli­ca­dos en la en­cues­ta que anual­men­te edi­ta el Observatorio da So­cie­da­de da In­for­ma­ción e a Mo­der­ni­za­ción de Ga­li­cia.

«Si has­ta ha­ce po­co, las fá­bri­cas fun­cio­na­ban con má­qui­nas a las que se in­cor­po­ra­ban ma­te­rias pri­mas pa­ra pro­du­cir, des­de ha­ce un tiem­po ese con­cep­to ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te. La In­dus­tria 4.0 es­tá ba­sa­da en el soft­wa­re. Aho­ra las má­qui­nas es­tán co­nec­ta­das al or­de­na­dor», re­cal­ca An­to­nio Ro­drí­guez, y lo es­tán en to­das sus lí­neas de tra­ba­jo. De ahí que las TIC ha­yan te­ni­do un desa­rro­llo ex­po­nen­cial a la in­cor­po­ra­ción de es­tos nue­vos pro­ce­sos.

En su ori­gen, la pre­sen­cia de es­tas em­pre­sas de la co­mu­ni­dad en la ac­ti­vi­dad in­dus­trial ga­lle- ga se re­du­cía a la pres­ta­ción de ser­vi­cios o a la im­plan­ta­ción de tec­no­lo­gías im­por­ta­das, fun­da­men­tal­men­te de Ale­ma­nia que tu­te­ló la in­no­va­ción en el ám­bi­to de la In­dus­tria 4.0. Pe­ro en los úl­ti­mos años, el afán investigador de los crea­do­res ga­lle­gos dio un pa­so más, tal y co­mo des­ta­ca Ro­drí­guez del Co­rral, y ade­más de pres­ta­dor de ser­vi­cios se con­vir­tió en pro- duc­tor in­dus­trial pro­pio, en pio­ne­ro tec­no­ló­gi­co, «no so­lo pa­ra dar res­pues­tas a las ne­ce­si­da­des de otros gran­des seg­men­tos de la eco­no­mía ga­lle­ga, sino pa­ra ex­por­tar».

Y lo ha lo­gra­do, por­que el TIC de Ga­li­cia, jun­to al País Vas­co, ha sa­bi­do an­ti­ci­par­se has­ta ser ca­paz de li­de­rar la crea­ción in­no­va­do­ra en tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y de la co­mu­ni­ca- ción en el con­jun­to de Es­pa­ña. Es cier­to, que sectores co­mo el tex­til y la au­to­mo­ción, por la en­ver­ga­du­ra de sus ci­fras, cuen­tan in­clu­so con sus pro­pios equi­pos TIC pa­ra dar res­pues­ta a sus pro­ce­sos pro­duc­ti­vos, pe­ro la com­bi­na­ción de ex­pe­rien­cias ha im­pul­sa­do la crea­ción de com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas cu­yas apor­ta­cio­nes han cam­bia­do la ma­ne­ra de en­ten­der y or­ga­ni- zar de­ter­mi­na­dos pro­ce­sos. Y An­to­nio Ro­drí­guez del Co­rral ma­ti­za. Las pun­tos fuer­tes en los que intervienen las TIC ga­lle­gas son en el ám­bi­to de la salud, las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, el tex­til, la au­to­mo­ción, el au­dio­vi­sual, las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y más re­cien­te­men­te el ae­ro­náu­ti­co.

Se­me­jan­te ex­pan­sión del seg­men­to tec­no­ló­gi­co en Ga­li­cia ha si­do po­si­ble por el buen uso de los fondos eu­ro­peos que du­ran­te años se han des­ti­na­do a la in­no­va­ción. «Y no­so­tros he­mos sa­bi­do apro­ve­char­los», ex­pli­ca el pre­si­den­te del Clús­ter TIC Ga­li­cia.

Es­ta so­cie­dad, sin áni­mo de lu­cro crea­da ha­ce ocho años, ha im­pul­sa­do la co­la­bo­ra­ción en­tre las em­pre­sas, uti­li­zan­do la ca­pa­ci­dad trac­to­ra de las más gran­des y la agi­li­dad y ca­pa­ci­dad pa­ra la in­no­va­ción de las de me­nor ta­ma­ño. En­tre los prin­ci­pios que ar­gu­men­tan su ra­zón de ser, la en­ti­dad mues­tra su com­pro­mi­so con la so­cie­dad ga­lle­ga pa­ra ge­ne­rar si­ner­gias que fa­vo­re­cez­can el cam­bio de mo­de­lo pro­duc­ti­vo ha­cia una eco­no­mía ba­sa­da en la in­no­va­ción y la pro­duc­ti­vi­dad, ca­paz de crear ri­que­za y em­pleo de ca­li­dad, in­ci­de su pre­si­den­te.

Y así lo ava­lan las ci­fras. En es­tos años, el sec­tor ha au­pa­do a Ga­li­cia a la quin­ta po­si­ción en nú­me­ro de em­pre­sas TIC, ge­ne­ran­do un vo­lu­men de ne­go­cio de 2.300 mi­llo­nes de eu­ros , de los que más del 77 % co­rres­pon­de a clien­tes ga­lle­gos y el res­to al con­jun­to de Es­pa­ña.

Res­pec­to a la ri­que­za que ge­ne­ra en la eco­no­mía ga­lle­ga, los úl­ti­mos da­tos otor­gan al sec­tor TIC el 2 % del PIB.

UN SEC­TOR QUE AS­PI­RA A PO­SI­CIO­NAR­SE EN LA EX­POR­TA­CIÓN DE SUS PRO­CE­SOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.