LAS HA­BI­LI­DA­DES QUE SE REQUERIRÁN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Objetivo Innova - - Tecnología - Maria.vi­nas@la­voz.es

El 35 % de las ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias en la ac­tua­li­dad pron­to de­ja­rán de ser úti­les. En un nue­vo es­ce­na­rio en el que el hom­bre con­vi­vi­rá con la má­qui­na, las com­pe­ten­cias re­la­cio­na­das con el fac­tor hu­mano pa­sa­rán a ser las más va­lo­ra­das.

Crea­ción de sig­ni­fi­ca­do.

Aten­dien­do al cri­te­rio del IFTF, se­rá esen­cial la ca­pa­ci­dad de en­ten­der, de en­con­trar­le sen­ti­do a las co­sas —a la in­for­ma­ción, a los men­sa­jes re­ci­bi­dos, a un con­jun­to de da­tos—, de in­ter­pre­tar el mun­do. Com­pren­der tam­bién lo que no se ex­pre­sa con pa­la­bras, «des­co­di­fi­car» un mensaje que el or­de­na­dor es in­ca­paz de des­ci­frar por com­ple­to.

In­te­li­gen­cia so­cial.

Ca­pa­ci­dad hu­ma­na de in­ter­ac­tuar con otras per­so­nas, re­la­cio­nar­se con ellas, en­ten­der­las, em­pa­ti­zar y man­te­ner un tra­to, co­mo mí­ni­mo, cor­dial. Es­ta des­tre­za pa­ra co­nec­tar con los otros es im­por­tan­te a la ho­ra de ge­ne­rar reac­cio­nes y pro­pi­ciar in­ter­ac­cio­nes so­cia­les. Se­rá cla­ve a la ho­ra de eva­luar las emo­cio­nes y cons­truir lazos de con­fian­za, tam­bién pa­ra tra­ba­jar en gru­po y adap­tar­se a di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes.

Pen­sa­mien­to adap­ta­ti­vo.

Y es que la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción —más men­tal que fí­si­ca— se­rá una de las ha­bi­li­da­des más apre­cia­das de aho­ra en ade­lan­te. El tra­ba­ja­dor de­be­rá ser ca­paz de en­con­trar y ofre­cer so­lu­cio­nes di­ver­sas, ale­ja­das de las res­pues­tas co­mu­nes; pro­po­ner otros en­fo­ques y pers­pec­ti­vas, ideas in­no­va­do­ras y, es­pe­cial­men­te, crea­ti­vas, que lo di­fe­ren­cien de sus com­pa­ñe­ros y tam­bién de las res­pues­tas que pue­de ofre­cer una má­qui­na. La es­pon­ta­nei­dad y la des­tre­za pa­ra reac­cio­nar an­te im­pre­vis­tos pa­sa­rá a un pri­mer plano.

Com­pe­ten­cia in­ter­cul­tu­ral.

El mun­do glo­ba­li­za­do re­cla­ma

pro­fe­sio­na­les ca­pa­ces de de­fen­der­se en va­rios idio­mas, pe­ro tam­bién dis­pues­tos a acli­ma­tar­se a cual­quier con­tex­to cul­tu­ral, en cual­quier par­te del pla­ne­ta. Y no so­lo ac­ti­tud, sino tam­bién ex­pe­rien­cia en ello. En tra­tar con per­so­nas de to­do ti­po, de to­das las eda­des, ra­zas, ni­ve­les cul­tu­ra­les y pro­ce­den­cias; con gen­te que piensa ra­di­cal­men­te dis­tin­to y que tra­ba­ja de for­ma di­fe­ren­te. La di­ver­si­dad es la cla­ve. En ella, el buen em­plea­do de­be­rá ser há­bil pa­ra en­con­trar pun­tos de en­cuen­tro, es­ta­ble­cer ob­je­ti­vos co­mu­nes y de­fi­nir prio­ri­da­des.

Pen­sa­mien­to compu­tacio­nal.

Si el en­fo­que emo­cio­nal es fun­da­men­tal, no me­nos im­por­tan­te es la pers­pec­ti­va más ra­cio­nal, la ca­pa­ci­dad de di­ge­rir gran­des can­ti­da­des de da­tos, iden­ti­fi­car pa­tro­nes, ana­li­zar in­for­ma­cio­nes, nú­me­ros y tex­tos. El in­di­vi­duo de­be­rá po­ner­se las pi­las en co­no­ci­mien­tos de pa­que­tes es­ta­dís­ti­cos y si­mu­la­do­res.

Al­fa­be­ti­za­ción en nue­vos me­dios.

Los ca­na­les son hoy otros. De aquí a cua­tro años se­rán otros dis­tin­tos. El cons­tan­te cam­bio en las di­ná­mi­cas de co­mu­ni­ca­ción exi­ge un apren­di­za­je con­ti­nuo. Ten­drán ca­da vez más va­lor las com­pe­ten­cias en ví­deo, en re­des y en nue­vos so­por­tes, no so­lo a la ho­ra de ab­sor­ber e in­ter­pre­tar la can­ti­dad de in­for­ma­ción emi­ti­da, sino tam­bién en el mo­men­to de pro­du­cir, de ge­ne­rar con­te­ni­dos y sa­ber co­mu­ni­car­los por es­tos me­dios.

Trans­dis­ci­pli­na­rie­dad.

Los pro­fe­sio­na­les del ma­ña­na de­be­rán sa­ber lo su­fi­cien­te de ca­si to­do, es­tar al tan­to de múl­ti­ples dis­ci­pli­nas. Lo ideal, ex­pli­can los in­ves­ti­ga­do­res de Phoe­nix, se­rá un tra­ba­ja­dor en «for­ma de T», con un pro­fun­do co­no­ci­mien­to so­bre una ma­te­ria —es­pe­cia­li­za­do en un sec­tor con­cre­to—, pe­ro con la ca­pa­ci­dad de desen­vol­ver­se con sol­tu­ra es más de un área. Se re­quie­re pa­ra ello prin­ci­pal­men­te cu­rio­si­dad. Es­tar al día. No des­cui­dar el apren­di­za­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.