¿Qué me to­mo pa­ra el do­lor de es­pal­da?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Lo Último - TEX­TO: SU­SA­NA ACOS­TA

UN RE­CIEN­TE es­tu­dio po­ne en evi­den­cia el po­co be­ne­fi­cio del ibu­pro­feno pa­ra tra­tar es­te ti­po de do­len­cia. Los es­pe­cia­lis­tas si­guen acon­se­jan­do su uso, aun­que sub­ra­yan que so­lo ser­vi­rá pa­ra ali­viar, no pa­ra cu­rar. Ade­más, aler­tan de que el abu­so de es­te me­di­ca­men­to pue­de da­ñar el ri­ñón

El do­lor de es­pal­da es el ta­lón de Aqui­les de cual­quie­ra. An­tes o des­pués to­dos aca­ba­re­mos pa­de­cien­do al­gún epi­so­dio. Pe­ro un re­cien­te es­tu­dio del Ins­ti­tu­to Geor­ge pa­ra la Sa­lud Glo­bal, en Aus­tra­lia, con­si­de­ra que los an­ti­in­fla­ma­to­rios no es­te­roi­deos de uso co­mún, co­mo el ibu­pro­feno, pro­por­cio­nan po­co be­ne­fi­cio pa­ra es­te ti­po de do­len­cia. Se­gún los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos, so­lo uno de ca­da seis pa­cien­tes tra­ta­dos con es­tos fár­ma­cos lo­gran una re­duc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va del do­lor. En­ton­ces, ¿qué de­be­mos to­mar pa­ra el do­lor de es­pal­da? El trau­ma­tó­lo­go Juan Án­gel Cas­tro To­ral, del Hos­pi­tal San Ra­fael, res­pon­de: «Es­toy de acuer­do con el es­tu­dio pe­ro con­si­de­ro que el ibu­pro­feno tie­ne su lu­gar en el tra­ta­mien­to del do­lor de es­pal­da y en cual­quier ti­po de do­lor. El tra­ta­mien­to en sí no es to­mar­se un anal­gé­si­co o un an­ti­in­fla­ma­to­rio, sea el ibu­pro­feno, el pa­ra­ce­ta­mol o cual­quie­ra de los mil que hay, lo que va a ha­cer es pun­tual­men­te ali­viar­nos, pe­ro no re­suel­ve la ba­se, el meo­llo del pro­ble­ma. Por tan­to, nos pue­de ali­viar, pe­ro no cu­rar », in­di­ca. Al doc­tor Cas­tro To­ral le lla­ma la aten­ción la ma­la pren­sa de es­tos me­di­ca­men­tos: «Úl­ti­ma­men­te hay una es­pe­cie de de­mo­ni­za­ción de tan­to el ibu­pro­feno co­mo del pa­ra­ce­ta­mol, que son anal­gé­si­cos de uso co­mún. Yo di­ría que no tie­nen ni más ni me­nos pro­ble­mas que cual­quie­ra de los otros. Lo que pa­sa es que es­tán tan al al­can­ce que la ten­den­cia es uti­li­zar­los siem­pre. Y pa­ra al­guien que pa­dez­ca do­lor de es­pal­da con­ti­nua­do no es so­lu­ción es­tar to­dos los días to­man­do an­ti­in­fla­ma­to­rio. To­dos los me­di­ca­men­tos si te ha­cen bien, tam­bién te van a ha­cer mal. Si no tie­ne efec­tos se­cun­da­rios, no es un me­di­ca­men­to, es un pla­ce­bo», ase­gu­ra an­tes de in­di­car cuá­les son esas con­se­cuen­cias: «El gran mie­do del an­ti­in­fla­ma­to­rio son los pro­ble­mas di­ges­ti­vos. Sin em­bar­go, el gran enemi­go es el ri­ñón, has­ta el pun­to de pro­vo­car una in­su­fi­cien­cia re­nal, pe­ro to­dos ellos. Los efec­tos di­ges­ti­vos es­tán ahí pe­ro si no los to­mas en ayu­nas y lo ha­ces des­pués de co­mer o te to­mas un pro­tec­tor de es­tó­ma­go, el ries­go es me­nor. Y con re­la­ción al pa­ra­ce­ta­mol, el gran pro­ble­ma es la in­to­xi­ca­ción, pe­ro a do­sis ma­yo­res de cua­tro gra­mos al día. La in­to­xi­ca­ción por pa­ra­ce­ta­mol es tre­men­da, es una ne­cro­sis del hí­ga­do, fun­dir el hí­ga­do li­te­ral­men­te. Es el mis­mo efec­to que tie­nen las se­tas alu­ci­nó­ge­nas», ex­pli­ca.

No es so­lu­ción es­tar to­dos los días to­man­do an­ti­in­fla­ma­to­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.