Que el sol no te es­tro­pee el ve­rano

LOS RIES­GOS DE LA OB­SE­SIÓN por te­ner una piel mo­re­na, que con­du­cen a una ex­po­si­ción in­ten­sa y dis­con­ti­nua al sol, son ele­va­dos y los ex­per­tos re­cuer­dan que no hay falta de información, pe­ro sí prác­ti­cas de ries­go en al­gu­nos gru­pos, co­mo ado­les­cen­tes y jóv

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - En Portada - TEX­TO: DO­LO­RES VÁZ­QUEZ

El ro­jo ca­ma­rón no pue­de se­guir sien­do el co­lor de mo­da to­dos los ini­cios de ve­rano. Los ex­per­tos lla­man a te­ner una ma­yor con­cien­cia de los ries­gos del sol, más aho­ra que se co­no­cen y se pu­bli­ci­tan en múl­ti­ples cam­pa­ñas in­for­ma­ti­vas, con el ob­je­ti­vo de que la po­bla­ción es­qui­ve ex­po­si­cio­nes que pue­dan de­ri­var, en un fu­tu­ro, en pa­to­lo­gías co­mo el me­la­no­ma, que pue­den ser mor­ta­les.

«Hay que evi­tar ex­po­si­cio­nes in­ten­sas y dis­con­ti­nuas al sol», re­co­mien­da el der­ma­tó­lo­go Eduar­do Fon­se­ca, del Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio A Co­ru­ña, quien re­co­no­ce que pa­ra no pa­de­cer ries­gos de­be­rían sor- tear­se las que­ma­du­ras so­la­res, que con­si­de­ra un pun­to crí­ti­co pa­ra la piel. Aun­que ca­da vez se de­tec­tan más ca­sos de me­la­no­mas y en es­ta­díos más tem­pra­nos, si­guen re­gis­trán­do­se mu­chos «evo­lu­cio­na­dos y la mor­ta­li­dad se ha mo­di­fi­ca­do po­co», co­men­ta co­mo se­ñal de aler­ta an­te ma­las prác­ti­cas que las cam­pa­ñas de con­cien­cia­ción no lo­gran re­du­cir.

Aun­que no exis­te un re­gis­tro de in­ci­den­cias de me­la­no­mas to­tal­men­te ri­gu­ro­so, se­gún re­co­no­ce es­te es­pe­cia­lis­ta en Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía, se es­ti­ma que en Es­pa­ña se re­gis­tran en­tre 7 y 14 ca­sos por 100.000 ha­bi­tan­tes y la mor­ta­li­dad en los ca­sos de me­la­no­ma in­va­sor, pa­ra el que el tra­ta­mien­to más efi­caz pasa por la ex­tir­pa­ción de la lesión, al­can­za el 20 % .

«Ca­da per­so­na y ca­da edad tienen su medida y sus cir­cuns­tan­cias», pun­tua­li­za Fon­se­ca, quien ex­po­ne que hay quien no to­le­ra ni un mi­nu­to de ex­po­si­ción al sol y quien, en cam­bio, co­mo las per­so­nas de ra­za ne­gra, tienen me­nos pro­pen­sión a desa­rro­llar un me­la­no­ma por ex­po­si­ción so­lar. En es­te sen­ti­do, in­for­ma de que los ries­gos dis­mi­nu­yen con la edad y re­co­no­ce que a las per­so­nas ma­yo­res sí se les re­co­mien­da la ex­po­si­ción so­lar por los pro­ble­mas de asi­mi­la­ción del cal­cio, te­nien­do en cuen­ta, ade­más, que el «ries­go de me­la­no­ma a esa edad ya es mí­ni­mo, ya que se ne­ce­si­tan años de evo­lu­ción».

Evi­tar las que­ma­du­ras

«Lo im­por­tan­te es evi­tar las que­ma­du­ras so­la­res en la in­fan­cia y en la ado­les­cen­cia», in­di­ca es­te der­ma­tó­lo­go, que con­si­de­ra que hay una «con­cien­cia muy desigual» res­pec­to a los fac­to­res de ries­go. «Las ma­dres, ge­ne­ral­men­te, es­tán muy con­cien­cia­das, se preo­cu­pan por los ni­ños, mien­tras que las per­so­nas adul­tas, in­clu­so en al­gu­nos ca­sos, se pasan de pre­ven­ción y de­te­rio­ran su ca­li­dad de vi­da de una for­ma ex­ce­si­va, pe­ro el gru­po de más de ries­go, que son los ado­les­cen­tes y adul­tos jó­ve­nes no es que estén po­co con­cien­cia­dos, sino que no si­guen las re­co­men­da­cio­nes, al igual que no si­guen la del con­su­mo ex­ce­si­vo de al­cohol u otras mu­chas. Ahí es don­de se pro­du­cen las ma- yo­res prác­ti­cas de ries­go que, a la lar­ga, son las que dan los pro­ble­mas», ad­mi­te, ex­po­nien­do que el pa­cien­te ti­po por me­la­no­mas es­tán en­tre los 50 y 60 años, y son per­so­nas que han co­me­ti­do ries­gos dé­ca­das an­tes.

Pa­ra Eduar­do Fon­se­ca, en es­tos mo­men­tos, no se pue­de con­si­de­rar que los pro­ble­mas de­ri­ven de un des­co­no­ci­mien­to, sino de no cum­plir las pau­tas por­que, a su en­ten­der, pri­man otras de­ci­sio­nes. «En ge­ne­ral no creo que ha­ya un problema de falta de información, sino que el problema es no asi­mi­lar­la o no que­rer acep­tar­la. Pri­man más ma­yo­res es­té­ti­cos, va­lo­res gru­pa­les o el ex­hi­bi­cio­nis­mo de gru­po», es­ti­ma y lo equi­pa­ra con otras si­tua­cio­nes de ries­go co­mo el con­su­mo de al­cohol o dro­gas. «To­do el mun­do sa­be lo que de­be ha­cer­se pa­ra no que­mar­se, pe­ro no si­guen las re­co­men­da­cio­nes», di­ce.

Asi­mis­mo, aun­que des­ta­ca los be­ne­fi­cios de las cremas fo­to­pro­tec­to­ras in­sis­te en que pro­te­gen par­cial­men­te, «nin­gu­na da una pro­tec­ción to­tal, sino que sir­ven pa­ra mi­ni­mi­zar ries­gos den­tro de un or­den, den­tro de una prac­ti­ca cui­da­do­sa». Re­cuer­da que las hay que apli­car con fre­cuen­cia y «tam­po­co sir­ven pa­ra es­tar 24 ho­ras tum­ba­do al sol, pa­ra eso no hay cre­ma que sir­va», sen­ten­cia.

Cam­pa­ña ve­ra­nie­ga

Otro de los co­lec­ti­vos que ha­ce hin­ca­pié to­dos los años en la ne­ce­si­dad de to­mar me­di­das de pro­tec­ción con­tra el sol son los farmacéuticos. Mar­ga Muñoz, vi­ce­pre­si­den­ta del Co­le­gio Ofi­cial de Farmacéuticos de A Co­ru­ña (COFC) y ex­per­ta en Der­mo­far­ma­cia, re­co­no­ce que, aun­que ca­da vez la po­bla­ción tie­ne más con­cien­cia so­bre los ries­gos del abu­so en to­mar el sol, con­si­de­ra ne­ce­sa­rio re­cor­dar las pre­cau­cio­nes bá­si­cas, co­mo es el uso de pro­tec­tor so­lar, el que sea ade­cua­do a ca­da piel, el que la cre­ma de­be dar­se me­dia hora an­tes de ex­po­ner­se y se de­be de re­no­var la apli­ca­ción pe­rió­di­ca­men­te.

Si el año pa­sa­do la cam­pa­ña del COFC es­tu­vo cen­tra­da en re­cor­dar­le a la po­bla­ción que se de­be usar pro­tec­ción aun­que la ex­po­si­ción no sea en los are­na­les, en es­te año se cen­tra en los ni­ños y pa­ra ello se va­len de una mas­co­ta, el pe­rro Far­ma­so­le­te, pa­ra lo­grar su im­pli­ca­ción. Los farmacéuticos ha­cen hin­ca­pié en que «los pe­que­ños su­fren de ma­ne­ra es­pe­cial los efec­tos del sol por­que son más vul­ne­ra­bles, por­que tienen más actividad fí­si­ca al ai­re li­bre y por­que no per­ci­ben las que­ma­du­ras y la des­hi­dra­ta­ción y por ello es im­por­tan­te que el adul­to es­té muy pendiente», ex­pli­ca Muñoz, que cree que ade­más es im­por­tan­te que «a los ni­ños des­de pe­que­ños les ha­ga­mos en­ten­der que el pro­tec­tor so­lar es im­por­tan­te, pa­ra que cuan­do crez­can lo ha­yan asi­mi­la­do».

Esta far­ma­céu­ti­ca se­ña­la co­mo el prin­ci­pal fa­llo que se pro­du­ce en es­tos mo­men­tos en cuan­to a pre­ven­ción la falta de re­po­si­ción de las cremas, que re­co­mien­da que se ha­ga más o me­nos ca­da dos ho­ras. «Fa­lla la asi­dui­dad y la can­ti­dad, por­que es im­po­si­ble que un pro­tec­tor so­lar de 50 mi­li­li­tros nos du­re to­do el ve­rano», re­mar­ca.

FOTO: M.MORALEJO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.