Acu­pun­tu­ra, al­go más que sa­nar con agu­jas

EL DOC­TOR en acu­pun­tu­ra, Fer­nan­do Huer­ga, im­par­te en sus cen­tros de Cam­ba­dos y Pon­fe­rra­da un cur­so pa­ra apren­der a prac­ti­car es­ta me­di­ci­na mi­le­na­ria. Ade­más de agu­jas tam­bién in­clu­ye ma­sa­jes o ven­to­sas. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud con­fir­ma que es

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Terapias - TEXTO: MANU OTERO

La exis­ten­cia de una téc­ni­ca cu­ra­ti­va con­sis­ten­te en la in­ser­ción de agu­jas en al­gu­nos pun­tos del cuer­po es de so­bra co­no­ci­da pa­ra el co­mún de los mor­ta­les. Pe­ro la acu­pun­tu­ra en­tra­ña in­nu­me­ra­bles se­cre­tos y be­ne­fi­cios que la ma­yor par­te de la po­bla­ción eu­ro­pea des­co­no­ce. Pa­ra des­cu­brir to­da la ma­gia que ro­dea a es­ta me­di­ci­na mi­le­na­ria pro­ce­den­te de Chi­na bas­ta con vi­si­tar en la clí­ni­ca Sa­na­vi­tae de Cam­ba­dos a Fer­nan­do Huer­ga, doc­tor en acu­pun­tu­ra por la World Fe­de­ra­tion of Chi­ne­se Me­di­ci­ne So­cie­ties, que de­rri­ba el pri­mer mi­to so­bre es­ta me­di­ci­na orien­tal: «La acu­pun­tu­ra es mu­cho más que cla­var agu­jas», ade­lan­ta Huer­ga. To­do un uni­ver­so que en ple­na era de la glo­ba­li­za­ción na­die pue­de per­mi­tir­se des­co­no­cer.

La acu­pun­tu­ra con­sis­te en la in­ser­ción de fi­ní­si­mas agu­jas, la co­lo­ca­ción de ven­to­sas o la apli­ca­ción de ca­lor me­dian­te mo­xas o pu­ros de ar­te­mi­sa en de­ter­mi­na­dos pun­tos de la piel, «los de­no­mi­na­dos pun­tos de acu­pun­tu­ra», ma­ti­za el doc­tor. La fi­lo­so­fía orien­tal plan­tea que «la sa­lud se pier­de por la pér­di­da de ar­mo­nía del Qi (ener­gía) y el tra­ba­jo de la acu­pun­tu­ra con­sis­ti­rá en de­vol­ver­le esa ar­mo­nía», ex­pli­ca Huer­ga. Pa­ra lo­grar­lo, el acu­pun­tor dis­po­ne de un am­plio ca­tá­lo­go de ins­tru­men­tos y téc­ni­cas de ma­sa­je que con­tri­bu­yen a sa­nar, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, has­ta una trein­te­na de tras­tor­nos fre­cuen­tes. Al­re­de­dor de es­ta téc­ni­ca cre­cie­ron múl­ti­ples mi­tos, pe­ro el pri­me­ro que hay que des­te­rrar es el del do­lor. «Las agu­jas son ex­tre­ma­da­men­te fi­nas, co­mo un ca­be­llo, y en general no lle­gan a pro­du­cir do­lor. Las sen­sa­cio­nes de­pen­den de la sen­si­bi­li­dad in­di­vi­dual y de la téc­ni­ca em­plea­da por el acu­pun­tor», se­ña­la el res­pon­sa­ble de acu­pun­tu­ra en Sa­na­vi­tae. Las agu­jas pue­den es­tar im­plan­ta­das en­tre 10 y 30 mi­nu­tos, su nú­me­ro de­pen­de del ca­so y pue­de va­riar en­tre se­sio­nes, cu­ya du­ra­ción os­ci­la en­tre los 20 y 50 mi­nu­tos. Aun­que la pri­me­ra to­ma de con­tac­to con es­ta me­di­ci­na mi­le­na­ria pue­de du­rar más de una ho­ra. Co­mo avan­za­ba Huer­ga, la acu­pun­tu­ra es mu­cho más que agu­jas. Tam­bién em­plea la mo­xi­bus­tión, apli­ca­ción de ca­lor en pun­tos de acu­pun­tu­ra. Pa­ra ello se que­man unas ba­rri­tas ela­bo­ra­dos con una plan­ta se­ca y tri­tu­ra­da lla­ma­da ar­te­mi­sa, cu­ya fi­na­li­dad es to­ni­fi­car el Qi. Las ven­to­sas son co­nos de vi­drio o plás­ti­co que se co­lo­can en el cuer­po pro­du­cién­do­se en ellos el va­cío. El ma­sa­je chino con­sis­ten­te en apli­car pre­sión con los de­dos so­bre los pun­tos de acu­pun­tu­ra se co­no­ce co­mo Tui­na y la au­ricu­lote­ra­pia es una téc­ni­ca mo­der­na, desa­rro­lla­da por un neu­ró­lo­go fran­cés en los años 50, con­sis­ten­te en la es­ti­mu­la­ción de las zo­nas re­fle­jas de la ore­ja a ba­se de agu­jas, se­mi­llas o ima­nes. Es­te mé­to­do fue rá- pi­da­men­te in­cor­po­ra­do a la me­di­na tra­di­cio­nal chi­na.

La crea­ción de la acu­pun­tu­ra se le atri­bu­ye a tres le­gen­da­rios em­pe­ra­do­res chi­nos: Fu Xi, Shen­nong y Huang­di, a los que la tra­di­ción oral les otor­ga vir­tu­des so­bre­hu­ma­nas. Pe­ro fue Huan­gli quien, en el ter­cer mi­le­nio an­tes de Cris­to, de­jó un in­ter­mi­na­ble le­ga­do en el que fi­gu­ra la in­ven­ción de la es­cri­tu­ra, la as­tro­no­mía, la se­da y un li­bro ti­tu­la­do «Huang­di Nei­jing», una com­pi­la­ción de tex­tos con­si­de­ra­dos co­mo el ca­non de la acu­pun­tu­ra. Una me­di­ci­na que lle­gó a Eu­ro­pa en el si­glo XVI de ma­nos de je­sui­tas por­tu­gue­ses que en­tra­ron en con­tac­to con ja­po­ne­ses.

Apren­de acu­pun­tu­ra

En el cen­tro de te­ra­pias na­tu­ra­les Sa­na­vi­tae de Cam­ba­dos y tam­bién en el de Pon­fe­rra­da se im­par­ti­rá el pró­xi­mo mes de fe­bre­ro un cur­so teó­ri­co prác­ti­co so­bre acu­pun­tu­ra. Las prác­ti­cas tu­te­la­das son el ras­go que di­fe­ren­cia es­tas se­sio­nes, pues la acu­pun­tu­ra es una dis­ci­pli­na emi­nen­te­men­te prác­ti­ca, aun­que con una im­por­tan­te car­ga teó­ri­ca di­fí­cil de com­pren­der en oc­ci­den­te. El pla­zo de ins­crip­ción se en­cuen­tra abier­to y los in­tere­sa­dos pue­den ano­tar­se en el co­rreo sa­na­vi­tae­cam­ba­dos@yahoo.es o en el te­lé­fono mó­vil 633013589.

Las agu­jas son muy fi­nas, co­mo un ca­be­llo, y no lle­gan a pro­du­cir do­lor. Sí pue­den ha­cer sen­tir cos­qui­lleo»

FOTO: M. MORALEJO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.