Cam­pa­na­das que sue­nan a vic­to­ria

LA ONG Mú­si­cos por la Sa­lud ins­ta­la cam­pa­nas en los ser­vi­cios de on­co­lo­gía pa­ra que los pa­cien­tes las ha­gan so­nar cuan­do fi­na­li­cen su tra­ta­mien­to co­mo sím­bo­lo de vic­to­ria. La mú­si­ca co­mien­za a en­trar en los hos­pi­ta­les pa­ra ha­cer más lle­va­de­ra la es­tan­cia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - La Iniciativa - TEXTO: JAVIER DE IRUARRIZAGA

An­gel se en­te­ró de que pa­de­cía leu­ce­mia el mis­mo día que cum­plía nue­ve años. En vez de ce­le­brar­lo con sus ami­gos del co­le­gio tu­vo que so­me­ter­se a una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca de ur­gen­cia y per­ma­ne­cer los si­guien­tes sie­te me­ses en ais­la­mien­to. Pe­se a es­te en­cie­rro, pe­se a to­do, el ni­ño no guar­da los ma­los mo­men­tos, sino que res­ca­ta las amis­ta­des que ge­ne­ró en ese tiem­po. «Cuan­do me to­có ha­cer so­nar la cam­pa­na di las gra­cias y lo de­di­qué a los com­pa­ñe­ros que se han que­da­do atrás», cuen­ta, di­men­sio­nan­do que ese sim­ple ac­to le fue pri­va­do a al­gu­nos de los otros pa­cien­tes que lo acom­pa­ña­ron.

En Es­pa­ña apa­re­cen 200.000 nue­vos diag­nós­ti­cos de cán­cer ca­da año, y se­gún ha cons­ta­ta­do la ONG Mú­si­cos por la Sa­lud, co­no­cer que se pa­de­ce es­ta en­fer­me­dad «asus­ta y de­pri­me» tan­to al di­rec­ta­men­te afec­ta­do co­mo a su en­torno más cer­cano. Ade­más, al so­me­ter­se a un tra­ta­mien­to on­co­ló­gi­co, los pa­cien­tes «ne­ce­si­tan un re­fuer­zo psi­co­ló­gi­co po­si­ti­vo» pa­ra una re­cu­pe­ra­ción más efi­caz. Por ello, la ONG ha lan­za­do la cam­pa­ña Cam­pa­nas por la sa­lud, en la que pro­po­nen ins­ta­lar es­te ins­tru­men­to de for­ma gra­tui­ta en to­dos los ser­vi­cios de on­co­lo­gía in­tere­sa­dos pa­ra que sean to­ca­das por aque­llos que fi­na­li­cen sus tra­ta­mien­tos. «To­car tres ve­ces la cam­pa­na por la sa­lud es el me­jor so­ni­do pa­ra ex­pre­sar la ale­gría de un pa­cien­te por ha­ber fi­na­li­za­do su tra­ta­mien­to», va­lo­ra Te­re­sa Vie­jo, una de las pro­mo­to­ras de la ini­cia­ti­va. Y se­gún la me­mo­ria anual de Mú­si­cos por la Sa­lud, to­car la cam­pa­na es una «nue­va for­ma de re­ve­lar la fe­li­ci­dad de quien ha fi­na­li­za­do el tra­ta­mien­to y, a su vez, trans­mi­tir es­pe­ran­za, re­cor­dan­do al res­to de los pa­cien­tes que se de­be per­se­ve­rar pa­ra su­pe­rar el cán­cer. Ade­más au­men­ta la unión en­tre pa­cien­tes, acom­pa­ñan­tes y per­so­nal sa­ni­ta­rio, ge- ne­ran­do la­zos que per­du­ran». La ONG pre­cur­so­ra de las cam­pa­na­das na­ció prin­ci­pal­men­te con el fin de acom­pa­ñar y evi­tar que las per­so­nas en­fer­mas se sien­tan so­las du­ran­te sus tra­ta­mien­tos. Gui­ller­mo Gi­ner, fun­da­dor de la cau­sa, cuen­ta que «du­ran­te un año dor­mí en un hos­pi­tal acom­pa­ñan­do a mi ma­dre». «A raíz de es­ta ex­pe­rien­cia, me he da­do cuen­ta de la ne­ce­si­dad de apor­tar ma­yor ca­li­dez a los es­pa­cios sa­ni­ta­rios y de la con­ve­nien­cia de ge­ne­rar mo­men­tos de des­co­ne­xión», ex­pli­ca.

Pa­ra ello creó Mi­cro­con­cier­tos par- ti­ci­pa­ti­vos cu­yo ob­je­to es com­ba­tir la so­le­dad, apor­tan­do es­pa­cios pa­ra afron­tar me­jor los tra­ta­mien­tos a par­tir de la mú­si­ca. Mó­ni­ca Gar­cía, mé­di­co de la UCI, con­tó su ex­pe­rien­cia al res­pec­to: «Una pa­cien­te de 28 años es­ta­ba en co­ma vi­gil. Una vio­li­nis­ta y cla­ri­ne­tis­ta to­ca­ron a los pies de su ca­ma pa­ra ver si te­nía al­gu­na reac­ti­vi­dad. Has­ta ese mo­men­to no mo­vía los bra­zos ni las pier­nas, pe­ro cuan­do los mú­si­cos co­men­za­ron a to­car vi­mos que su reac­ti­vi­dad au­men­tó, mo­vien­do la ca­be­za y bra­zos, co­mo no lo ha­bía he­cho an­tes».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.