El ge­nio de la in­mu­no­te­ra­pia

SU NOM­BRE es­tá uni­do a dos pa­la­bras ca­da vez más fá­ci­les de aso­ciar: cán­cer y es­pe­ran­za. Ja­mes Alli­son es el ge­nio de la in­mu­no­te­ra­pia, y aca­ba de ser ga­lar­do­na­do con el premio Fron­te­ras del Co­no­ci­mien­to de la Fun­da­ción BBVA por crear la pri­me­ra in­mu­no­ter

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Portada - TEX­TO: AL­BER­TO FER­NÁN­DEZ

Ja­mes P. Alli­son, el crea­dor de la pri­me­ra in­mu­no­te­ra­pia de al­ta efi­ca­cia con­tra el cán­cer.

Ja­mes Alli­son es el di­rec­tor del de­par­ta­men­to de In­mu­no­lo­gía de la MD An­der­son Cancer Cen­ter Uni­ver­si­dad de Te­xas (Es­ta­dos Uni­dos).

Ti­tu­lar de seis pa­ten­tes y fun­da­dor de la em­pre­sa Joun­ce The­ra­peu­tics, gra­cias a sus in­ves­ti­ga­cio­nes la Agen­cia Ame­ri­ca­na del Me­di­ca­men­to (FDA, por sus si­glas en in­glés) apro­bó en el 2011 el pri­mer fár­ma­co on­co­ló­gi­co ba­sa­do en la ac­ti­va­ción del sis­te­ma in­mu­ne pa­ra el tra­ta­mien­to del me­la­no­ma me­tas­tá­si­co, que ya ha con­se­gui­do que has­ta el 25 por cien­to de los pa­cien­tes so­bre­vi­va diez años.

«Pro­ba­mos pri­me­ro en el me­la­no­ma por­que es­te cán­cer era mor­tal, los enfermos vi­vían un má­xi­mo 11 me­ses des­de el mo­men­to del diag­nós­ti­co, y no ha­bía un fár­ma­co efi­caz que con­si­guie­ra au­men­tar los años de vi­da. Con nues­tro tra­ba­jo he­mos lo­gra­do au­men­tar la su­per­vi­ven­cia y, con te­ra­pias com­bi­na­das, el por­cen­ta­je de pa­cien­tes au­men­ta has­ta un 60 por cien­to», ha ex­pli­ca­do el in­ves­ti­ga­dor.

En con­cre­to, en­tre los años 1982 y 1991 Alli­son des­cu­brió tres ele­men­tos claves del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio: el re­cep­tor de los lin­fo­ci­tos T, la mo­lé­cu­la CD28 que lo ac­ti­van y el CTLA-4 que lo­gra fre­nar su ac­ti­vi­dad. Pos­te­rior­men­te, blo- queó es­te in­hi­bi­dor y com­pro­bó, en ra­to­nes, que el sis­te­ma in­mu­ne era ca­paz de ata­car a las cé­lu­las can­ce­ro­sas, des­cu­brien­do así una nue­va lí­nea te­ra­péu­ti­ca en on­co­lo­gía, la in­hi­bi­ción de los pun­tos de con­trol in­mu­ni­ta­rios.

Pre­ci­sa­men­te, gra­cias a es­te ha­llaz­go, otros gru­pos de cien­tí­fi­cos han con­ti­nua­do por es­te ca­mino en la in­ves­ti­ga­ción y han des­cu­bier­to nue­vos in­hi­bi­do­res, co­mo el PD-1 y el PDL-1.

La prin­ci­pal ven­ta­ja de es­ta te­ra­pia es que ge­ne­ra res­pues­tas du­ra­de­ras e, in­clu­so, en al­gu­nos pa­cien­tes la de­sa­pa­ri­ción del tumor, gra­cias a que el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio es ca­paz de re­co­no­cer las cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas si apa­re­cen en el fu­tu­ro. «No com­ba­ti­mos el cán­cer di­rec­ta­men­te, sino que ha­ce­mos que el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio lo ata­que. Es, por tan­to, una te­ra­pia efi­caz y efec­ti­va» que tie­ne me­nos efec­tos se­cun­da­rios que las tra­di­cio­na­les, ha di­cho el in­ves­ti­ga­dor.

El re­to

Sin em­bar­go, Alli­son ha re­co­no­ci­do que, a pe­sar de que la in­mu­no­te­ra­pia es­tá apor­tan­do bue­nos re­sul­ta­dos en me­la­no­ma me­tas­tá­si­co, cán­cer re­nal, de ve­ji­ga o de pul­món, to­da­vía no ha de­mos­tra­do ser efi­caz en otros ti­pos de cán­cer co­mo, por ejem­plo, el de pán­creas o prós­ta­ta, por lo que ha co­men­ta­do que sus in­ves­ti­ga­cio­nes se van a di­ri­gir a es­tos tu­mo­res.

«Soy op­ti­mis­ta, aun­que la reali­dad es que no sa­be­mos los mo­ti­vos por los que no fun­cio­na en to­dos los pa­cien­tes. Hay mu­chas per­so­nas in­ves­ti­gan­do es­ta cues­tión, bus­can­do mar­ca­do­res o se­ña­les pa­ra pre­de­cir quién va a res­pon­der al tra­ta­mien­to y quién no. Por ello es muy im­por­tan­te se­guir rea­li­zan­do una bue­na in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca en es­te cam­po», ha re­cal­ca­do el ex­per­to.

Di­cho es­to, Alli­son ha ase­ve­ra­do que el fu­tu­ro en el tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer se ba­sa­rá en la te­ra­pia com­bi­na­da en­tre la in­mu­no­te­ra­pia, ra­dio­te­ra­pia, qui­mio­te­ra­pia y la ci­ru­gía. «Te­ne­mos que co­no­cer qué im­pac­to tie­nen los tra­ta­mien­tos con­ven­cio­na­les so­bre el sis­te­ma in­mu­ne pa­ra me­jo­rar el abor­da­je del cán­cer», ha apos­ti­lla­do, pa­ra co­men­tar que cuán­tos más fár­ma­cos se des­cu­bran y se aprue­ben más ba­ra­ta se­rá la te­ra­pia.

Los ma­los há­bi­tos

Ahora bien, pe­se a es­tos des­cu­bri­mien­tos, el in­ves­ti­ga­dor ha avi­sa­do de que la po­bla­ción si­gue con há­bi­tos de vi­da po­co sa­lu­da­bles que es­tán pro­vo­can­do un au­men­to de los ca­sos del cán­cer en to­do el mun­do. Y es que, tal y co­mo ha re­cor­da­do, se ha de­mos­tra­do que no fu­mar, rea­li­zar ejer­ci­cio fí­si­co y evi­tar la obe­si­dad evi­ta la apa­ri­ción de cua­tro de ca­da diez tu­mo­res.

«Ac­tual­men­te hay una ten­den­cia de crear nue­vas te­ra­pias pa­ra me­jo­rar la su­per­vi­ven­cia de las en­fer­me­da­des on­co­ló­gi­cas, pe­ro la po­bla­ción si­gue lle­van­do es­ti­los de vi­da que lle­van al cán­cer. La mor­ta­li­dad es­tá dis­mi­nu­yen­do por el efec­to de los nue­vos fár­ma­cos, pe­ro lo me­jor es la pre­ven­ción del tumor y el es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble», ha zan­ja­do Alli­son.

El fu­tu­ro en el tra­ta­mien­to se ba­sa­rá en la te­ra­pia com­bi­na­da en­tre la in­mu­no­te­ra­pia, ra­dio­te­ra­pia, qui­mio­te­ra­pia y la ci­ru­gía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.