Are­nas mo­ve­di­zas

Una no­che en Ca­li; otra en Ma­drid

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Car­los He­rre­ra www.xlse­ma­nal.com/he­rre­ra car­los@car­los­he­rre­ra.net/www.car­los­he­rre­ra.com

ron­da­ba el fin del año 2000. Co­lom­bia, por aquel en­ton­ces, abría la es­pe­ran­za a al­gún ti­po de pa­ci­fi­ca­ción (tres gue­rri­llas más nar­co­trá­fi­co) me­dian­te al­gu­nas ini­cia­ti­vas del pre­si­den­te An­drés Pas­tra­na, que, por cier­to, no aca­ba­ron de fruc­ti­fi­car, pe­ro ini­cia­ron un ca­mino que ha lle­va­do a ese gran país a un mo­men­to lleno de po­si­bi­li­da­des de fu­tu­ro. An­da­ba yo unos días por Ca­li, va­ya us­ted a sa­ber por qué, ter­ce­ra ciu­dad del país y cen­tro eco­nó­mi­co e in­dus­trial de sin­gu­lar im­por­tan­cia en Co­lom­bia. Siem­pre via­jo con una pe­que­ña ra­dio –in­clu­so aho­ra que no ha­ce fal­ta– pa­ra es­cu­char las ra­dios lo­ca­les de allá don­de voy, con la idea de apren­der siem­pre al­go. En aquel país se ha­ce una ra­dio ex­ce­len­te y te­nía cu­rio­si­dad por es­cu­char tan­to in­for­ma­ti­vos como programas de en­tre­te­ni­mien­to. Era de no­che, apa­gué la luz de la me­si­lla y pren­dí el transistor –el re­cep­tor más bien–: el con­duc­tor del pro­gra­ma lo­cal desa­rro­lló los asun­tos más im­por­tan­tes del día, dio pa­so a ti­tu­la­res y to­do trans­cu­rría con nor­ma­li­dad has­ta que la no­ti­cia nú­me­ro tre­ce o ca­tor­ce fue leí­da con la mis­ma in­ten­si­dad que la an­te­rior, que ha­cía re­fe­ren­cia a unas ex­por­ta­cio­nes a no sé dón­de. Tex­tual­men­te de­cía: «Ayer, die­ci­séis muer­tos por vio­len­cia en la ciu­dad de Ca­li». La si­guien­te te­nía que ver con los re­sul­ta­dos del equi­po lo­cal en la li­ga na­cio­nal. Me que­dé per­ple­jo. ¿Die­ci­séis muer­tos en una ciu­dad es una no­ti­cia más de las mu­chas que pue­den dar­se de co­rri­llo? ¿Pe­ro yo dón­de es­ta­ba? No tar­dé de­ma­sia­do en com­pren­der que la vio­len­cia co­mún era pla­to de ca­da día en cual­quier ciu­dad co­lom­bia­na, como hoy ocu­rre en su ve­ci­na Ve­ne­zue­la, país que cuen­ta los muer­tos dia­rios por decenas. Pen­sé in­me­dia­ta­men­te en una co­rre­la­ción con nues­tro país. Si en una ciu­dad como Va­len­cia, por ejem­plo, se pro­du­je­sen die­ci­séis muer­tes en un so­lo día por he­chos vio­len­tos re­la­cio­na­dos con la de­lin­cuen­cia co­mún, me da la sen­sa­ción de que no ocu­pa­ría el ti­tu­lar de­ci­mo­ter­ce­ro de un in­for­ma­ti­vo. Es más, no me cues­ta creer que re­sul­ta­ría un problema po­lí­ti­co de pri­mer or­den pa­ra las au­to­ri­da­des en­car­ga­das de cus­to­diar el or­den. En ese mo­men­to, en cam­bio, esa era la tó­ni­ca ha­bi­tual en las ca­lles de las prin­ci­pa­les ciu­da­des co­lom­bia­nas. Co­sa que, por cier­to, es­tá cam­bian­do. Bo­go­tá no es la ciu­dad pá­ni­co que en su día fue, ni mu­cho me­nos. Aho­ra lo es Ca­ra­cas. Sin em­bar­go, le­yen­do la pa­sa­da semana la crónica de su­ce­sos, al­go me hi­zo re­cor­dar aque­lla no­che en Ca­li. En una so­la no­che en Ma­drid, la Po­li­cía tu­vo que em­plear­se a fon­do pa­ra evi­tar que un gru­po de jó­ve­nes «do­mi­ni­ca­nos» del ba­rrio de Te­tuán ma­cha­ca­ran con pa­los y cu­chi­llos a unos po­li­cías de pai­sano a los que hi­rie­ron de con­si­de­ra­ción, mien­tras que una pe­lea en­tre ban­das la­ti­nas ri­va­les tu­vo en ja­que a los res­pon­sa­bles de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na a lo lar­go de unas ho­ras en las que falleció un jo­ven apu­ña­la­do por un ri­val. Aún no po­de­mos co­le­gir que los de­lin­cuen­tes se es­tán ha­cien­do con las ca­lles, ni mu­cho me­nos, pe­ro sí que un es­ti­lo de vi­da pro­pio de otros la­res se es­tá im­po­nien­do en­tre jó­ve­nes que, pro­ba­ble­men­te, in­clu­so has­ta ya han na­ci­do en Es­pa­ña. No hay que pen­sar que la vio­len­cia vie­ne im­por­ta­da de Amé­ri­ca: un in­di­vi­duo es­pa­ñol y tres acom­pa­ñan­tes ase­si­na­ron a un guar­dia ci­vil que pro­ce­día a so­me­ter­les a un con­trol de al­coho­le­mia. En Bar­bas­tro. Al me­ter los bra­zos ven­ta­ni­lla aden­tro, los de­lin­cuen­tes le su­je­ta­ron y arran­ca­ron el co­che, arras­trán­do­le unos cua­tro­cien­tos me­tros. El ca­be­ci­lla tie­ne die­ci­sie­te años, no

Aun cul­pa­ble de ase­si­na­to, no le pa­sa­rá gran co­sa: esa mier­da de Ley del Me­nor le me­te­rá unos días en un re­for­ma­to­rio y lue­go le dirá que no lo ha­ga más

te­nía car­né y con­du­cía bo­rra­cho y dro­ga­do. Po­si­ble­men­te fue­ra un co­che ro­ba­do. A tal su­je­to, por más que le cul­pen de ase­si­na­to, no le pa­sa­rá gran co­sa: esa mier­da de Ley del Me­nor le me­te­rá unos días en un re­for­ma­to­rio y lue­go le dirá que no lo ha­ga más. Son he­chos gra­ves, in­du­da­ble­men­te gra­ves; pe­ro la gra­ve­dad se ha­ría aún más dra­má­ti­ca si es­tos su­ce­sos los hu­bié­se­mos na­rra­do en de­ci­mo­ter­cer lu­gar. Afor­tu­na­da­men­te aún no es así, pe­ro ha­bría que ve­lar por dar­nos cuen­ta de que no po­de­mos acep­tar como ha­bi­tua­les he­chos que ja­más de­be­rán ser­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.