Pe­que­ñas in­fa­mias

Si­ga su ins­tin­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Www.xl­se­ma­nal.com/car­men­po­sa­das

el año pa­sa­do, con mo­ti­vo del es­treno de su pe­lí­cu­la Sin hi­jos, Maribel Ver­dú tu­vo que res­pon­der pú­bli­ca­men­te a una pre­gun­ta a la que ya ha­bía te­ni­do que en­fren­tar­se con más fre­cuen­cia de la que ella hu­bie­ra desea­do en su vi­da per­so­nal y es es­ta: «¿Por qué no has que­ri­do te­ner hi­jos?». La in­te­rro­ga­ción ob­via­men­te pue­de for­mu­lar­se tan­to a hom­bres co­mo a mu­je­res, pe­ro las mi­ra­das que la acom­pa­ñan son mu­cho más tor­vas (o fa­ri­sai­cas, ma­lé­vo­las, con­des­cen­dien­tes e in­clu­so has­ta ge­nui­na­men­te ape­na­das) si se di­ri­gen a una mu­jer. La de­ci­sión de no ser ma­dre ha si­do siem­pre una elec­ción in­com­pren­di­da. En otros tiem­pos se le po­día acha­car que aten­ta­ba con­tra el di­vino man­da­to de cre­ced, mul­ti­pli­caos y po­blad la tie­rra (al­go que, co­mo to­do lo atá­vi­co, tie­ne un pe­so que va más allá de la me­ra creen­cia re­li­gio­sa). Aho­ra, en cam­bio, va con­tra esa ti­rá­ni­ca y fun­da­men­ta­lis­ta re­li­gión de nues­tro tiem­po, la co­rrec­ción política. Des­de los anun­cios de la te­le has­ta la li­te­ra­tu­ra, des­de la his­to­ria has­ta las co­me­dias de Holly­wood, to­do pa­re­ce con­fa­bu­lar­se pa­ra pro­mo­ver la ma­ter­ni­dad. Más aún, vi­vi­mos una exal­ta­ción de ella. Las mu­je­res em­ba­ra­za­das pa­sean sus or­gu­llo­sos vien­tres de sie­te u ocho me­ses por la pla­ya, las ma­dres ama­man­tan a sus hi­jos has­ta que cum­plen ca­si dos años y al­gu­nas eli­gen ha­cer­lo en la vía pú­bli­ca o en el Con­gre­so de los Dipu­tados. Per­so­nal­men­te no veo la ne­ce­si­dad de ha­cer alar­de de al­go que es lo más na­tu­ral del mun­do, por lo que me atre­vo a pen­sar que tie­ne un pun­to de exhibicionismo, muy tras­no­cha­do, di­cho sea de pa­so. Tal vez ig­no­ren es­tas ma­dres tan rompe­doras que ama­man­tar en pú­bli­co era mo­da que cau­sa­ba fu­ror allá por el si­glo XVIII, así que na­da nue­vo ba­jo el Sol. Ser pa­pá y ma­má mo­la y hay que ha­cer ban­de­ra de ello. Sus mayores pro­pa­gan­dis­tas son los per­so­na­jes que tie­nen que cui­dar su ima­gen. Pre­su­mir de te­ner una fa­mi­lia su­per­nu­me­ro­sa, co­mo Brad Pitt y An­ge­li­na Jo­lie, o de lle­var­los to­dos los días al co­le y ba­ñar­se con ellos to­das las no­ches, co­mo Da­vid Beck­ham, que­da co­ol an­te los fans. So­bre to­do por­que nadie ha­ce la re­fle­xión de que unos y otros cuen­tan con un ejér­ci­to de nan­nies y cui­da­do­ras que se ocu­pan de los ni­ños cuan­do los fo­tó­gra­fos no es­tán de­lan­te. No me ma­lin­ter­pre­ten. Soy de las que eli­gie­ron ser ma­dre, y pa­ra mí la fa­mi­lia es una fuen­te inago­ta­ble de sa­tis­fac­cio­nes, pe­ro no soy par­ti­da­ria de es­tig­ma­ti­zar a nadie. Ser pa­dres es so­lo una op­ción y, co­mo to­das, tie­ne sus pros y sus con­tras. En Es­pa­ña se cal­cu­la que el 25 por cien­to de las mu­je­res na­ci­das en los años se­ten­ta no ten­drá hi­jos. Es cier­to que de ese por­cen­ta­je mu­chas lo ha­cen por mo­ti­vos pro­fe­sio­na­les o eco­nó­mi­cos, pe­ro exis­te en­tre un 5 y un 10 por cien­to que re­nun­cia a la ma­ter­ni­dad sen­ci­lla­men­te por­que sí. Ha­ce po­co, un gru­po de es­cri­to­res que ha­bía to­ma­do es­te ca­mino se reunió pa­ra es­cri­bir un li­bro. Lo lla­ma­ron Egoís­ta, su­per­fi­cial y en­si­mis­ma­do, tres de los re­pro­ches que con más fre­cuen­cia se le ha­cen a aque­llos que to­man tal de­ci­sión. Unos (el gru­po es­ta­ba for­ma­do por hom­bres y mu­je­res) ar­gu­men­ta­ban que no les gus­ta­ba el mun­do tal co­mo era y no que­rían traer hi­jos a él. Otros, que su an­sia de per­pe­tuar­se es­ta­ba más que cu­bier­ta con su vo­ca­ción de es­cri­tor o de escritora. Pe­ro la ma­yo­ría apun­ta­ba que, sim­ple­men­te, no te­nía ins­tin­to ma­ter­nal o pa­ter­nal. Una de las au­to­ras del li­bro de­cía que la ver­güen­za por ser egoís­ta, no fe­me­ni­na e in­ca­paz de criar a un ni­ño era una de las emo­cio­nes más du­ras a

¿Quié­nes son más fe­li­ces, los que tie­nen hi­jos o los que no? Exis­ten es­tu­dios pa­ra to­dos los gus­tos

las que se en­fren­ta una mu­jer, por lo que mu­chas de ellas op­tan al fin por te­ner hi­jos a su pe­sar. Y aquí sur­ge la si­guien­te pre­gun­ta: ¿quié­nes son más fe­li­ces, los que tie­nen hi­jos o los que no? Exis­ten es­tu­dios pa­ra to­dos los gus­tos. Unos apun­tan que las pa­re­jas que eli­gen no te­ner­los po­nen to­da su ener­gía en pro­cu­rar­se mu­tua fe­li­ci­dad. Otros, en cam­bio, sos­tie­nen que no hay na­da co­mo una gran fa­mi­lia. Y yo, por mi par­te, pien­so que, al fi­nal, co­mo siem­pre, la fe­li­ci­dad no tie­ne re­ce­tas. De­pen­de de ca­da uno, de mo­do que lo más sen­sa­to se­ría de­cir: «Ol­ví­de­se de lo que pien­sen los de­más y si­ga su ins­tin­to, ese no se equi­vo­ca nun­ca».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.