"So­bre el po­dio, aún so­mos po­cas. A es­ta pro­fe­sión le cues­tan mu­cho los cam­bios"

In­ma Sha­ra Na­cí en Amu­rrio (Ála­va, 1972) y soy di­rec­to­ra de or­ques­ta y com­po­si­to­ra. Es­tu­dié en los con­ser­va­to­rios de Bil­bao y Vi­to­ria. Es­te año voy a ser ima­gen de la mo­da de oto­ño de El Cor­te In­glés.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella&él -

Xlse­ma­nal. Su as­pec­to es el de una mu­jer de­li­ca­da y, sin em­bar­go, so­bre el es­ce­na­rio de­rro­cha ener­gía y fuer­za. In­ma Sha­ra. Lo lle­vo en la san­gre. Ten­go una for­ta­le­za in­te­rior que, en el es­ce­na­rio, me trans­for­ma. Lue­go, en mi vi­da, soy muy in­tro­ver­ti­da. XL. La ba­tu­ta es un ins­tru­men­to o es la pro­lon­ga­ción de la mano. I.S. Des­de lue­go es un ins­tru­men­to, una he­rra­mien­ta de co­mu­ni­ca­ción y una pro­yec­ción óp­ti­ca. Pe­ro, al di­ri­gir, se di­ri­ge con el al­ma y con la mi­ra­da. XL. ¿Cuán­tas ve­ces ha si­do la pri­me­ra mu­jer que…? I.S. Mu­chas. Fui la pri­me­ra mu­jer en di­ri­gir una or­ques­ta en el Va­ti­cano, an­te el Pa­pa Be­ne­dic­to XVI, que es un gran aman­te de la mú­si­ca clá­si­ca e in­ter­pre­ta a Mo­zart. Aquel día, me tem­bla­ban las pier­nas. Es­ta pro­fe­sión me ha da­do mu­chos re­ga­los y ese fue uno especial. XL. So­lo hay seis mu­je­res di­ri­gien­do las gran­des or­ques­tas; e in­clu­so en al­gu­nas, co­mo la Fi­lar­mó­ni­ca de Vie­na, has­ta ha­ce

muy po­co es­ta­ba ve­ta­da la pre­sen­cia fe­me­ni­na en­tre sus mú­si­cos. I.S. Gra­cias a Dios eso ha cam­bia­do y, aun­que ha si­do un pro­ce­so len­to, ya hay una con­si­de­ra­ble pre­sen­cia fe­me­ni­na en ca­si to­das ellas. So­bre el po­dio aún so­mos po­cas y se­gui­mos lla­man­do la aten­ción. Es­ta es una pro­fe­sión a la que le cues­tan mu­chos los cam­bios, pe­ro se van con­si­guien­do po­co a po­co. XL. Di­ce que sue­le tar­dar seis me­ses en pre­pa­rar una par­ti­tu­ra nue­va. I.S. Sí, por­que ne­ce­si­to ha­cer­la mía. Un con­cier­to re­quie­re mu­cho es­tu­dio, mu­chos en­sa­yos… XL. ¿Ha te­ni­do al­gu­na vez un pro­ble­ma con el ego de un mú­si­co? I.S. Mu­chas ve­ces; te di­ría in­clu­so que siem­pre hay pro­ble­mas. Es par­te del tra­ba­jo de un di­rec­tor de or­ques­ta im­po­ner el res­pe­to, ge­ne­rar equi­pos y ejer­cer li­de­raz­gos mo­ra­les que mo­ti­ven a los mú­si­cos. XL. ¿Qué mú­si­ca no le in­tere­sa na­da? I.S. La ca­co­fo­nía so­cial. Hay de­ma­sia­da exal­ta­ción por co­mu­ni­car lo ne­ga­ti­vo co­mo prio­ri­dad, y eso no me gus­ta na­da. XL. ¿Y qué mú­si­ca le pon­dría al nue­vo cur­so par­la­men­ta­rio? I.S. Mmmm... La sin­fo­nía del nue­vo mun­do, de Dvo­rák. La vi­da no es fá­cil pa­ra na­die, pe­ro tra­to de ser muy po­si­ti­va y lle­nar­la de pa­sión e ilu­sión. XL. ¿Mú­si­ca clá­si­ca, mú­si­ca pe­sa­da? I.S. ¡Me nie­go! La mú­si­ca clá­si­ca es el me­jor ali­men­to pa­ra el es­pí­ri­tu y de­be­ría es­tar en la edu­ca­ción de los ni­ños co­mo par­te de su for­ma­ción in­te­gral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.