El po­der ocul­to de nues­tro in­tes­tino

Nues­tra flo­ra in­tes­ti­nal –for­ma­da por bac­te­rias, pe­ro tam­bién por vi­rus, hon­gos y otros pa­tó­ge­nos– es, se­gún es­tu­dios re­cien­tes, un «su­per­ór­gano» que pue­de ser tan de­ter­mi­nan­te co­mo el ce­re­bro. Su nom­bre cien­tí­fi­co es 'mi­cro­bio­ta' y sus po­de­res... ili­mi­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Salud - POR IXO­NE DÍAZ LAN­DA­LU­CE

A gol­pe de mi­cros­co­pio, el 'pai­sa­je' es de una exu­be­ran­cia ca­si ex­tra­te­rres­tre: bac­te­rias fo­rra­das de púas, en for­ma de gu­sano o de hue­vo, hon­gos de lar­gos ten­tácu­los, vi­rus de as­pec­to ame­na­zan­te, ame­bas a las que se les adi­vi­nan las in­ten­cio­nes… Son los ha­bi­tan­tes de las pa­re­des, los plie­gues y las ve­llo­si­da­des de nues­tro in­tes­tino, ho­gar del 90 por cier­to de la fau­na mi­cro­bia­na que vi­ve en nues­tro in­te­rior. De he­cho, nues­tro cuer­po al­ber­ga más vi­da mi­cro­bia­na que cé­lu­las. Se­gún los cálcu­los más re­cien­tes, so­mos el ho­gar de 40 bi­llo­nes de se­res, una po­bla­ción que pue­de lle­gar a pe­sar dos ki­los, más que nues­tro pro­pio ce­re­bro. Ha­bla­mos de la flo­ra in­tes­ti­nal de to­da la vi­da, aun­que su nom­bre cien­tí­fi­co es 'mi­cro­bio­ta'. Es la co­mu­ni­dad de mi­cro­or­ga­nis­mos, for­ma­da por más de 1000 es­pe­cies di­fe­ren­tes, que ha­bi­ta en no­so­tros. (El mi­cro­bio­ma, en cam­bio, es el con­jun­to de su ge­no­ma). En ge­ne­ral, so­mos unos an­fi­trio­nes es­tu­pen­dos. Al fin y al ca­bo, el in­tes­tino es un es­pa­cio hú­me­do con tem­pe­ra­tu­ra es­ta­ble que les per­mi­te cre­cer y en el que se ali­men­tan de las vi­ta­mi­nas, ami­noá­ci­dos, áci­dos gra­sos y azú­ca­res que les pro­por­cio­na­mos a dia­rio. La mi­cro­bio­ta es, en esen­cia, nues­tra ver­da­de­ra vi­da in­te­rior. An­tes de na­cer, nues­tros in­tes­ti­nos son prác­ti­ca­men­te es­té­ri­les, una pá­gi­na en blanco sin ras­tro de vi­da mi­cro­bia­na en ellos. La mi­cro­bio­ta se asien­ta en los tres pri­me­ros años de vi­da. Eso sí, la die­ta, los fár­ma­cos o el es­ti­lo de vi­da pue­den in­fluir de­ci­si­va­men­te en nues­tra po­bla­ción mi­cro­bia­na. La re­gla ge­ne­ral es que cuan­ta más va­rie­dad de es­pe­cies mi­cro­bia­nas al­ber­ga nues­tro in­tes­tino, más sa­lu­da­ble es nues­tra mi­cro­bio­ta. EL SE­CRE­TO ME­JOR GUAR­DA­DO Pe­ro ¿qué ha­ce exac­ta­men­te la mi­cro­bio­ta por no­so­tros? Pa­ra em­pe­zar, fo­rra el in­te­rior de nues­tros in­tes­ti­nos, crean­do un mu­ro pro­tec­tor con­tra pa­tó­ge­nos no­ci­vos. Tam­bién in­ter­vie­ne en la pro­duc­ción de neu­ro­trans­mi­so­res (co­mo la se­ro­to­ni­na), vi­ta­mi­nas (es­pe­cial­men­te la B y la K) y otros nu­trien­tes esen­cia­les co­mo los ami­noá­ci­dos o los áci­dos gra­sos de ca­de­na cor­ta. Y lue­go, por su­pues­to, es­tá su de­ci­si­vo pa­pel en la di­ges­tión. Has­ta ha­ce unos años, ca­si na­die ha­bía mos­tra­do in­te­rés o cu­rio­si­dad por des­en­tra­ñar los se­cre­tos de la flo­ra in­tes­ti­nal más allá de su co­no­ci­da la­bor en el pro­ce­so di­ges­ti­vo. Pe­ro, en la úl­ti­ma dé­ca­da, la in­ves­ti­ga­ción al­re­de­dor de la mi­cro­bio­ta y el pa­pel que desem­pe­ña en nues­tra sa­lud (o fal­ta de ella) se ha con­ver­ti­do en el cam­po cien­tí­fi­co de mo­da. En 2008, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Sa­lud de Es­ta­dos Uni­dos pu­so en mar­cha el Pro­yec­to Mi­cro­bio­ma Hu­mano, que pre­ten­de iden­ti­fi­car y ca­rac­te­ri­zar los mi­cro­or­ga­nis­mos que ha­bi­tan en nues­tro in­te­rior; y en 2016 Oba­ma anun­ció la Ini­cia­ti­va Na­cio­nal del Mi­cro­bio­ma. Gra­cias a ello se es­tá es­tu­dian­do su pa­pel en tras­tor­nos gas­tro­in­tes­ti­na­les, por su­pues­to, pe­ro tam­bién en en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, dia­be­tes o su in­fluen­cia en el desa­rro­llo de cier­tos ti­pos de cán­cer o en la fer­ti­li­dad. Aun­que to­da­vía no exis­ten re­sul­ta­dos con­clu­yen­tes, pa­re­ce que su im­pli­ca­ción en al­gu­nos ti­pos de obe­si­dad es al­go más que una me­ra hi­pó­te­sis. Sa­be­mos, por ejem­plo, que ra­to­nes obe­sos tras­plan­ta­dos con mi­cro­bio­ta de ra­to­nes en bue­na for­ma pier­den pe­so (y vi­ce­ver­sa). Y se es­tá es­tu­dian­do con par­ti­cu­lar in­te­rés su in­fluen­cia en el lla­ma­do 'sín­dro­me me­ta­bó­li­co', que au­men­ta el ries­go de pa­de­cer en­fer­me­da­des co­ro­na­rias o dia­be­tes y cu­yo sín­to­ma más evi­den­te sue­le ser el so­bre­pe­so.

La flo­ra in­tes­ti­nal se asien­ta en los tres pri­me­ros años de vi­da. Cuan­tas más es­pe­cies mi­cro­bia­nas al­ber­ga nues­tro in­tes­tino, me­jor

Sin em­bar­go, la re­la­ción más mis­te­rio­sa y fas­ci­nan­te de la mi­cro­bio­ta es la que man­tie­ne con nues­tro ce­re­bro. Sus vías de co­mu­ni­ca­ción son múl­ti­ples. Por un la­do, la mi­cro­bio­ta pro­du­ce sus­tan­cias psi­coac­ti­vas, co­mo la do­pa­mi­na y la se­ro­to­ni­na (las co­no­ci­das co­mo 'hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad'), que lle­gan al ce­re­bro a tra­vés de la san­gre. Ade­más, se en­car­ga de es­ti­mu­lar la pro­duc­ción de ci­to­qui­nas, un ti­po de pro­teí­nas re­la­cio­na­das con la de­pre­sión, la an­sie­dad e in­clu­so el au­tis­mo. Pe­ro la prin­ci­pal au­to­pis­ta de co­mu­ni­ca­ción entre nues­tra po­bla­ción de mi­cro­bios y nues­tro ce­re­bro es el sis­te­ma ner­vio­so.

Hay es­tu­dios que de­mues­tran que la mi­cro­bio­ta pue­de in­ci­dir en nues­tro ca­rác­ter y en nues­tro es­ta­do de áni­mo

El ner­vio va­go se en­car­ga de co­nec­tar el ce­re­bro con el vien­tre: des­de el ta­llo ce­re­bral y a tra­vés de la co­lum­na ver­te­bral has­ta las pa­re­des in­tes­ti­na­les, don­de las ra­mi­fi­ca­cio­nes ner­vio­sas en­tran en con­tac­to con las neu­ro­nas (sí, las neu­ro­nas) del in­tes­tino. De he­cho, mu­chos ex­per­tos se re­fie­ren al in­tes­tino (que al­ber­ga una po­bla­ción de 100 mi­llo­nes de cé­lu­las ner­vio­sas) co­mo nues­tro se­gun­do ce­re­bro.

EL ES­TRÉS Y LAS 'TRI­PAS'. Por eso, cien­tí­fi­cos de di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas es­tán es­tu­dian­do esa re­la­ción pa­ra tra­tar de en­ten­der tras­tor­nos neu­ro­ló­gi­cos tan di­ver­sos co­mo el alz­héi­mer, el pár­kin­son, la es­qui­zo­fre­nia o el au­tis­mo. Pe­ro tam­bién pa­ra ex­pli­car si nues­tra mi­cro­bio­ta pue­de in­ci­dir en cier­tos as­pec­tos de nues­tro ca­rác­ter e in­clu­so de nues­tro es­ta­do de áni­mo. Se ha de­mos­tra­do, por ejem­plo, que ra­to­nes tran­qui­los que recibieron tras­plan­tes de mi­cro­bio­ta de otros más an­sio­sos, se vol­vían más aven­tu­re­ros. El neu­ro­cien­tí­fi­co Ge­rard Clar­ke, de la Uni­ver­si­dad de Cork, en Ir­lan­da, ha in­ves­ti­ga­do su in­fluen­cia en el es­trés. En un es­tu­dio rea­li­za­do con 22 per­so­nas sa­nas des­cu­brió que quie­nes ha­bían re­ci­bi­do una bac­te­ria pre­sen­te en el yo­gur (la Bi­fi­do­bac­te­rium 1714) pa­de­cían me­nos es­trés, re­gis­tra­ban ni­ve­les más ba­jos de cor­ti­sol en san­gre y sus ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas es­ta­ban más afi­na­das que las de los in­di­vi­duos que ha­bían re­ci­bi­do pla­ce­bo.

CÓ­MO AL­TE­RAR LA FLO­RA. La si­guien­te pre­gun­ta es ob­via: ¿se pue­de mo­di­fi­car la com­po­si­ción de nues­tra mi­cro­bio­ta? Sí, pe­ro no es ni mu­cho me­nos una cien­cia exac­ta. Un cam­bio de die­ta o un ci­clo de an­ti­bió­ti­cos pue­de va­riar la po­bla­ción mi­cro­bia­na de nues­tro in­tes­tino, au­men­tan­do o dis­mi­nu­yen­do la can­ti­dad de in­di­vi­duos de ca­da es­pe­cie. No obs­tan­te, mu­chos ex­per­tos se re­sis­ten a dar con­se­jos ca­se­ros pa­ra man­te­ner en for­ma nues­tra flo­ra in­tes­ti­nal. Es, di­cen, de­ma­sia­do tem­prano pa­ra eso. De mo­men­to in­ves­ti­gan pa­ra en­con­trar tra­ta­mien­tos que me­jo­ren nues­tra mi­cro­bio­ta pa­ra evi­tar (o cu­rar) en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con los des­equi­li­brios de nues­tra flo­ra. Uno de los más pro­me­te­do­res son los tras­plan­tes fe­ca­les. No es una idea nue­va. De he­cho, exis­te cons­tan­cia es­cri­ta de que ver­sio­nes más ru­di­men­ta­rias de es­ta téc­ni­ca ya se prac­ti­ca­ban en China en el si­glo IV pa­ra cu­rar dia­rreas se­ve­ras. En Es­ta­dos Uni­dos, es­te ti­po de en­sa­yos co­men­za­ron a rea­li­zar­se en los años cin­cuen­ta; y en la ac­tua­li­dad se han re­fi­na­do has­ta con­ver­tir­se en tra­ta­mien­tos altamente es­pe­cí­fi­cos. La idea es 'plan­tar' flo­ra nue­va en pa­cien­tes con di­fe­ren­tes tras­tor­nos (la co­li­tis ul­ce­ro­sa, por ejem­plo) a par­tir de he­ces de per­so­nas sa­nas. Aun­que no son con­clu­yen­tes, al­gu­nos de los re­sul­ta­dos son muy pro­me­te­do­res. Se sa­be, por ejem­plo, que re­sul­tan par­ti­cu­lar­men­te efi­ca­ces pa­ra tra­tar in­fec­cio­nes de cier­tas bac­te­rias (co­mo la C-dif­fi­ci­le) cuan­do los pa­cien­tes han desa­rro­lla­do una re­sis­ten­cia al an­ti­bió­ti­co. De he­cho, en Es­ta­dos Uni­dos ya exis­ten ban­cos de he­ces de per­so­nas vo­lun­ta­rias y sa­nas. Sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio ser pru­den­tes. El mi­cro­bio­ma, co­mo el pro­pio ge­no­ma, es un uni­ver­so com­ple­jo del que aún no co­no­ce­mos de­ma­sia­do y cu­ya in­ves­ti­ga­ción re­quie­re po­ten­tí­si­mas he­rra­mien­tas de soft­wa­re. Ade­más, exis­te el ries­go de ali­men­tar sin fun­da­men­to el

Una for­ma de mo­di­fi­car nues­tra flo­ra son los tras­plan­tes fe­ca­les. En EE.UU. ya exis­ten ban­cos de he­ces

ya bo­yan­te ne­go­cio de los pro­bió­ti­cos, un mer­ca­do des­re­gu­la­do y con­fu­so. Pe­se a to­do, la fie­bre cien­tí­fi­ca al­re­de­dor de la mi­cro­bio­ta es­tá for­zan­do un cam­bio de pa­ra­dig­ma. En las úl­ti­mas dé­ca­das he­mos lu­cha­do con­tra los mi­cro­bios de ma­ne­ra más o me­nos pa­si­va (a tra­vés de una die­ta po­bre y del uso y abu­so de los an­ti­bió­ti­cos) y proac­ti­va, uti­li­zan­do de­sin­fec­tan­tes pa­ra to­do. Por eso, se­gún los ex­per­tos, la 'mi­cro­bio­ta oc­ci­den­tal' es ca­da vez más po­bre. Na­da que ver con el de al­gu­nas co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, cu­ya po­bla­ción mi­cro­bia­na es mu­cho más fron­do­sa y va­ria­da que la nues­tra. De he­cho, los ex­per­tos creen que al­gu­nas es­pe­cies que en su día po­bla­ron nues­tros in­tes­ti­nos ya se han ex­tin­gui­do. Por eso, y por ex­tra­ño que pue­da so­nar, los mi­cro­bió­lo­gos es­tán lla­man­do a «res­tau­rar la eco­lo­gía» de nues­tros in­tes­ti­nos y a con­ce­bir­nos co­mo un eco­sis­te­ma. Pa­ra eso hay cambiar el chip. Ya no podemos apli­car­nos el vie­jo «so­mos lo que co­me­mos». Co­mo di­ce el es­pe­cia­lis­ta en flo­ra in­tes­ti­nal Paul O'too­le: «So­mos lo que nues­tras bac­te­rias ha­cen con lo que co­me­mos».

El abu­so de an­ti­bió­ti­cos y de­sin­fec­tan­tes ha­ce que la 'mi­cro­bio­ta oc­ci­den­tal' sea ca­da vez más po­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.