Co­lec­cio­nar fe­li­ci­dad

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Firmas - por Ar­tu­ro Pérez-re­ver­te www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

aca­bo de con­se­guir otro sa­ble de ca­ba­lle­ría. Se tra­ta de una he­rra­mien­ta so­ber­bia y pe­li­gro­sa, de com­ba­te. Da mie­do ver­la. Co­mo ha­go siem­pre, he pa­sa­do mu­chos días re­dac­tan­do su ficha, es­tu­dian­do sus cu­ños y mar­cas, re­cons­tru­yen­do su historia. Y la de es­te sa­ble es, co­mo siem­pre, fas­ci­nan­te: ho­ja in­gle­sa del mo­de­lo 1796, lle­ga­da a Es­pa­ña co­mo par­te de la ayu­da mi­li­tar bri­tá­ni­ca en la gue­rra contra Na­po­león, mon­ta­da en 1815 en To­le­do con em­pu­ña­du­ra fa­bri­ca­da en Éi­bar, via­ja­da a Amé­ri­ca pa­ra ac­tuar allí en las gue­rras de in­de­pen­den­cia, po­si­ble­men­te lle­va­da a Te­xas –El Ála­mo– por las tro­pas de San­ta An­na, pa­ra aca­bar en ma­nos de un an­ti­cua­rio nor­te­ame­ri­cano y, al fin, en las mías. Y a las que lle­gue des­pués. Por­que un sa­ble no es só­lo un ob­je­to an­ti­guo, o de co­lec­ción. Na­da que se co­lec­cio­ne lo es. Y no ha­blo de hue­vos de Fa­ber­gé o cua­dros ca­rí­si­mos, sino de co­sas a me­nu­do sen­ci­llas. In­clu­so hu­mil­des. Un sa­ble, una pis­to­la, un se­llo, una vi­to­la de ha­bano, una cha­pa de re­fres­co, una mo­ne­da, una co­lec­ción de ca­jas de ce­ri­llas, in­sec­tos, fo­lle­tos de ci­ne, fó­si­les, uni­for­mes, es­ti­lo­grá­fi­cas o ce­ni­ce­ros an­ti­guos, de lo que sea, ade­más de ser mo­ti­vos de pla­cer per­so­nal son puer­tas pa­ra apren­der. Pa­ra mi­rar atrás en la historia, en la ciencia, en la vi­da pro­pia o aje­na. En la me­mo­ria. Si ha­blo de fe­li­ci­dad de ca­za­dor, de ins­tin­to pre­da­to­rio, de ese hor­mi­gueo que re­co­rre la pun­ta de los de­dos an­te la pie­za co­di­cia­da, to­do co­lec­cio­nis­ta au­tén­ti­co sa­brá a qué me re­fie­ro: a esa pul­sión ca­si in­fan­til, o sin ca­si, de po­se­sión, de que­rer ha­cer­te a to­da cos­ta con el ob­je­to an­he­la­do. De con­se­guir­lo al fin y po­ner­lo jun­to a otros si­mi­la­res pa­ra sa­bo­rear la con­tem­pla­ción, el or­gu­llo ín­ti­mo, la fe­li­ci­dad que só­lo quien ama al­go de for­ma tan es­pe­cial pue­de ex­pe­ri­men­tar. Mien­tras es­cri­bo es­to, cai­go en la cuenta de que el de co­lec­cio­nis­ta es un ins­tin­to más fre­cuen­te en hom­bres que en mu­je­res. Sin que es­to, na­tu­ral­men­te, las ex­clu­ya a ellas. Qui­zá ten­ga que ver con el la­do lú­di­co, in­fan­til, que los va­ro­nes so­le­mos con­ser­var por más tiem­po; mien­tras que ellas, con su abru­ma­dor ins­tin­to prác­ti­co, con su rea­lis­mo lú­ci­do, de­di­can afi­cio­nes y ener­gías a as­pec­tos más fun­cio­na­les. Qui­zá una ex­cep­ción no­ta­ble a eso, en­tre mu­je­res, sean los li­bros. Si con­si­de­ra­mos, con to­do ri­gor, co­lec­cio­nis­mo la pa­sión de lec­to­res com­pul­si­vos ob­se­sio­na­dos por acu­mu­lar li­bros leí­dos o –lo más fre­cuen­te– por leer, sin du­da hay más mu­je­res co­lec­cio­nis­tas de li­bros que hom­bres. Lo que, con lec­tu­ra de por me­dio, no de­ja de te­ner su ló­gi­ca. Ellas leen más, creo, por­que mi­ran la vi­da ca­ra a ca­ra. Por­que ne­ce­si­tan in­ter­pre­tar me­jor. Su na­tu­ra­le­za les exi­ge des­ci­frar có­di­gos que los hom­bres, en nues­tra sim­ple­za con­gé­ni­ta, ig­no­ra­mos o nos son in­di­fe­ren­tes. En cual­quier ca­so, los co­lec­cio­nis­tas son se­res afor­tu­na­dos. Po­seen una gra­cia fri­ki ca­si di­vi­na. En al­gu­nos ca­sos la afi­ción se ate­núa con el pa­so del tiem­po; pe­ro en otros, los vo­ca­cio­na­les, lo que ha­ce es in­ten­si­fi­car­se. Pa­sa igual con quie­nes, co­lec­cio­nis­tas o no, tie­nen afi­cio­nes que los apa­sio­nan; los que cons­tru­yen maquetas de bar­cos –yo hi­ce eso du­ran­te mu­chos años–, los que aman la mú­si­ca, el ci­ne, alis­tar­se en re­crea­cio­nes his­tó­ri­cas o en una le­gión de la Gue­rra de las Ga­la­xias; los que cons­tru­yen to­rres Eif­fel con mon­da­dien­tes, adies­tran pa­lo­mas o crían hor­mi­gas pa­ra es­tu­diar có­mo vi­ven. Lo que sea. To­dos ellos co­no­cen una cla­se de go­ce par­ti­cu­lar ne­ga­do a otra cla­se de gen­te. Su afán de co­lec­cio­nis­tas, sus in­ten­sas afi­cio­nes, su fas­ci­nan­te pa­sión, los ele­van por en­ci­ma de mu­chas co­sas, a ve­ces in­clu­so más allá de la me­dio­cri­dad y la gri­su­ra de sus –o nues­tras, de us­te­des y mía– pro­pias vi­das. Les per­mi­ten re­fu­giar­se en el ám­bi­to ma­ra­vi­llo­so de un mun­do sin­gu­lar, con­tro­la­ble, de re­glas y lí­mi­tes de­fi­ni­dos, don­de son po­si­bles la fe­li­ci­dad y el res­pe­to ha­cia sí mis­mos. La pro­pia es­ti­ma. Los ha­cen, o nos ha­cen, se­res es­pe­cia­les en al­go, al fin. Y así es co­mo su­ce­de un her­mo­so mi­la­gro. Cuan­do al­guien con­si­gue eva­dir­se de las tram­pas que la vi­da nos tien­de ca­da día, y dis­po­ne de tiem­po pa­ra, en vez de ator­ni­llar­se fren­te al

En cual­quier ca­so, los co­lec­cio­nis­tas –de al­go, de lo que sea– son se­res afor­tu­na­dos. Po­seen una gra­cia fri­ki ca­si di­vi­na

te­le­vi­sor o el dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co, mi­rar sellos con una lu­pa, pin­tar sol­da­di­tos de plo­mo, pa­sar re­vis­ta a una co­lec­ción de de­da­les de co­ser, de te­beos an­ti­guos, de ex li­bris con­se­gui­dos en li­bre­rías de vie­jo… Cuan­do ocu­rre al­go de eso, el te­rri­to­rio hos­til que nos ro­dea se di­fu­mi­na por un ra­to, o ad­quie­re con­tor­nos so­por­ta­bles. Y el ser hu­mano vuel­ve, en ese momento de ín­ti­ma fe­li­ci­dad, a lo que nun­ca de­be de­jar de ser: la ma­te­ria ma­ra­vi­llo­sa don­de ger­mi­nan los sue­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.