Te amo

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Car­men Po­sa­das

amo tu ves­ti­do», me di­jo el otro día una ami­ga. Agra­de­cí el cum­pli­do, cla­ro, pe­ro al mis­mo tiem­po pen­sé: «Ten­go que es­cri­bir un ar­tícu­lo so­bre es­to». So­bre la sobredosis –la re­dun­dan­cia no pue­de ser más in­ten­cio­na­da–, uso y abu­so del ver­bo 'amar'. Hoy en día, por lo vis­to, se ama to­do. No so­lo un ves­ti­do, sino una mú­si­ca, una pe­li, un día de cam­po, unos hue­vos fri­tos con chis­to­rra. Ob­via­men­te tam­bién se aman ani­ma­les y per­so­nas. Y a ca­da ra­to hay que es­tar reite­ran­do tan­to de­rra­me de amor de mo­do que no po­cas con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas, por ejem­plo, aca­ban con un 'te quie­ro' o un 'te amo'. Da igual que ha­ble uno con el amor de su vida o un hi­jo que so­lo con un pri­mo ter­ce­ro o un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo, hay que es­tar ha­cien­do pro­nun­cia­mien­tos de afec­to a to­do quis­que. A mí (y aho­ra voy a que­dar fa­tal, pe­ro qué le va­mos a ha­cer, la ver­dad es la ver­dad), que con­ju­go po­quí­si­mo es­te ver­bo, me tie­ne ató­ni­ta tan­to de­rro­che de amor por­que me so­bran de­dos de la mano pa­ra con­tar la gen­te que quie­ro. Ade­más, co­mo ver­bo pre­fie­ro 'que­rer' a 'amar'. Da­do que es­toy to­do el día pe­leán­do­me con las pa­la­bras, he aca­ba­do por te­ner con ellas una re­la­ción muy par­ti­cu­lar. Pa­ra mí, ca­da una tie­ne su per­so­na­li­dad y 'amar' siem­pre me ha pa­re­ci­do una cur­si­la­da, al­go que, cu­rio­sa­men­te, no me ocu­rre con su equi­va­len­te en otros idio­mas. Me gus­ta 'lo­ve', me en­can­ta 'amour' y 'amo­re', que siem­pre me ha pa­re­ci­do fas­ci­nan­te. Sin em­bar­go 'amor' en es­pa­ñol con ese 'or' fi­nal y a ve­ces 'oor' me re­cuer­da a una te­le­no­ve­la. Qui­zá sea por eso que, en nues­tro idio­ma, al con­tra­rio de lo que ocu­rre en otras len­guas, exis­ten dos ver­bos con idén­ti­co sig­ni­fi­ca­do. ¿Cuál es la di­fe­ren­cia en­tre 'amar' y 'que­rer'? Su­pon­go que se po­dría es­cri­bir to­do un tra­ta­do so­bre te­ma tan su­til, pe­ro pa­ra abreviar pue­de de­cir­se que 'amar' se usa pa­ra des­cri­bir un amor ro­mán­ti­co, mien­tras que 'que­rer' es más neu­tro, más de­mo­crá­ti­co, val­ga la com­pa­ra­ción, y se quiere tan­to a un no­vio co­mo a un her­mano, pe­ro tam­bién un ob­je­to, un re­cuer­do, un pai­sa­je, una si­tua­ción. Sin em­bar­go, to­do es­to for­ma par­te del pa­sa­do por­que aho­ra se ama a tro­che y mo­che, a dies­tro y si­nies­tro, tan­to que uno se sor­pren­de de que el mun­do va­ya co­mo va con tal des­pa­rra­me de bue­nos sen­ti­mien­tos. ¿A qué se de­be es­te ama­to­rio em­pa­cho? Una ex­pli­ca­ción po­si­ble es que vi­vi­mos tiem­pos exa­ge­ra­dos, re­dun­dan­tes, hi­per­bó­li­cos. Los ad­je­ti­vos se nos han que­da­do cor­tos, de mo­do que ya no se pue­de de­cir que al­go es bueno o ma­lo, por ejem­plo, aho­ra to­do es 'su­per­bueno' o 'su­per­ma­lo'. La len­gua ya pre­vé el su­per­la­ti­vo, por tan­to exis­ten tér­mi­nos co­mo 'óp­ti­mo' y 'pé­si­mo' que des­cri­ben el cul­men de cual­quier si­tua­ción. Pe­ro, co­mo el idio­ma que ma­ne­ja­mos es ca­da vez más po­bre, se op­ta por acu­mu­lar tér­mi­nos, de ma­ne­ra que pa­ra des­cri­bir al­go bueno hay que de­cir que es sú­per, hí­per me­ga, ar­chi­sen­sa­cio­nal y lue­go, pa­ra dar más én­fa­sis, pue­den aña­dir­se unos cuan­tos emojis (pon­ga­mos que una bom­ba, una bai­lao­ra de fla­men­co, un mon­tón de flor­ci­tas y co­ra­zo­nes va­rios). Ha­ce años que han muer­to los ma­ti­ces. Las co­sas son blan­cas o ne­gras, mag­ní­fi­cas o atro­ces, no hay pun­to me­dio. De la len­gua y sus hi­pér­bo­les po­dría ha­blar­se mucho tam­bién, pe­ro pre­fie­ro vol­ver aho­ra al ver­bo 'amar' pa­ra de­cir que un uso tan fre­né­ti­co del tér­mino tie­ne un pa­ra­dó­ji­co efec­to co­la­te­ral. Las pa­la­bras se gas­tan de tan­to usar­las, así que de­cir que uno ama a to­do el mun­do es tan­to co­mo de­cir que no ama ab­so­lu­ta­men­te a na­die. An­tes, no

Las pa­la­bras se gas­tan de tan­to usar­las, así que de­cir que uno ama a to­do el mun­do es tan­to co­mo de­cir que no ama ab­so­lu­ta­men­te a na­die

ha­ce tan­tos años, se usa­ba una pa­la­bra pa­ra des­cri­bir a es­te ti­po de ama­do­res in­fa­ti­ga­bles. Los lla­ma­ban 'pán­fi­los' (eti­mo­ló­gi­ca­men­te, eso es lo que sig­ni­fi­ca el tér­mino, el que ama to­do), pe­ro co­mo la len­gua es tan fas­ci­nan­te, po­co a po­co y con el uso, fue po­nien­do en su si­tio a es­ta cla­se de pa­no­lis hi­per­bó­li­cos de mo­do que aho­ra un pán­fi­lo no es más que un bo­bo, un li­la, un sim­ple, un zo­te, un per­fec­to ton­tai­na. Jus­ti­cia poé­ti­ca lla­mo yo a eso…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.