Are­nas mo­ve­di­zas

An­da­lu­cía pa­ra ig­no­ran­tes

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

co­mo de­mos­tra­ción pal­ma­ria de que la idio­tez no co­no­ce lí­mi­tes ni fron­te­ras y de que no hay más ton­tos por una ele­men­tal cues­tión de es­pa­cio, vie­ne es­ta se­ma­na a co­la­ción, por la pro­xi­mi­dad del 4 de di­ciem­bre, el asom­bro­so ca­so de los ma­ni­pu­la­do­res de la reali­dad his­tó­ri­ca –o la his­to­ria real– al ca­lor del ac­ce­so de An­da­lu­cía a la Cham­pions de las au­to­no­mías, allá por los pri­me­ros ochen­ta. Se vie­ne dan­do des­de ha­ce al­gu­nos me­ses la per­ver­sa y es­tú­pi­da com­pa­ra­ción en­tre el ca­mino de An­da­lu­cía a la ci­ma del 151 y la tro­cha to­ma­da por el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán ha­cia su Ar­ca­dia so­ña­da. Por par­tes. Con­vie­ne se­ña­lar las di­fe­ren­cias con tal de que es­ta An­da­lu­cía de nues­tros pe­sa­res (pe­sar que no­so­tros mis­mos ca­len­ta­mos) no sea uti­li­za­da por mer­ca­de­res in­de­cen­tes. Po­co an­tes de que el Ejér­ci­to se le­van­ta­ra en ar­mas con­tra la Re­pú­bli­ca, An­da­lu­cía te­nía plan­cha­do y mar­ca­do el Es­ta­tu­to de Au­to­no­mía del que ya dis­po­nían Ca­ta­lu­ña, País Vas­co y Ga­li­cia. El no ha­ber­lo de­sa­rro­lla­do en ple­ni­tud, por mor del gol­pe mi­li­tar de Franco y com­pa­ñía, hi­zo que en los fi­na­les de los años se­ten­ta no en­tra­ra en el se­lec­to club de ‘Na­cio­na­li­da­des His­tó­ri­cas’, for­ma­do por aque­llos te­rri­to­rios re­co­no­ci­dos a tiem­po por los go­bier­nos re­pu­bli­ca­nos. Cuan­do se de­ci­dió que Es­pa­ña se­ría una gran man­co­mu­ni­dad con tres ex­cep­cio­nes, los an­da­lu­ces sa­lie­ron –sa­li­mos– a la ca­lle con tal de re­cla­mar la mis­ma aten­ción «his­tó­ri­ca» que me­re­cían dis­tin­tos te­rri­to­rios del sue­lo his­pano. An­da­lu­cía vino a de­cir, en su­ma, que si otros te­nían ac­ce­so a de­ter­mi­na­dos pa­ra­bie­nes en fun­ción de su­pues­tos de­re­chos his­tó­ri­cos, los de­más es­pa­ño­les no de­bía­mos ser dis­cri­mi­na­dos por lo con­tra­rio. Los que vi­vi­mos el 4 de di­ciem­bre que aho­ra mu­chos reivin­di­can sin ha­ber na­ci­do en­ton­ces, no sa­li­mos a la ca­lle en bus­ca de pri­vi­le­gios, sino to­do lo con­tra­rio: que na­die fue­ra más que na­die por ha­ber na­ci­do en es­ta o aque­lla par­te de Es­pa­ña. La in­ter­pre­ta­ción que al­gu­nos in­do­cu­men­ta­dos ha­cen de aque­lla ma­ni­fes­ta­ción es tan tor­ti­ce­ra y bur­da que so­lo me­re­ce la con­mi­se­ra­ción que hay que mos­trar con los ig­no­ran­tes. El pro­ble­ma, evi­den­te­men­te, es que no so­lo son ig­no­ran­tes. Son al­go más: ma­ni­pu­la­do­res de la his­to­ria en gra­do de idio­cia. El 28 de fe­bre­ro en el que los an­da­lu­ces fui­mos a las ur­nas nos en­con­tra­mos con unas nor­mas ab­so­lu­ta­men­te inusi­ta­das e in­ve­ro­sí­mi­les en cual­quier re­fe­rén­dum ra­cio­nal. La pre­gun­ta era im­po­si­ble de des­ci­frar y las con­di­cio­nes su­pe­ra­ban cual­quier prue­ba de es­fuer­zo: el Sí de­bía su­pe­rar en to­das las pro­vin­cias el 50 por cien­to del cen­so. Ojo, del cen­so, no de los vo­tan­tes. Con esa mis­ma nor­ma nin­guno de los es­ta­tu­tos ca­ta­la­nes hu­bie­se su­pe­ra­do la prue­ba de ac­ce­so: el úl­ti­mo no lle­gó ni a la mi­tad del cen­so. Es cier­to que Al­me­ría ro­zó ese tan­to por cien­to, pe­ro tam­bién lo es que el cen­so de en­ton­ces era una suer­te de cha­pu­za que hi­zo, por ejem­plo, que el pro­pio pre­si­den­te de la Jun­ta, Ra­fael Es­cu­re­do, no pu­die­se vo­tar por no es­tar cen­sa­do. Cuan­do se to­mó en cuen­ta el des­ba­ra­jus­te cen­sal y la ma­ni­fies­ta in­jus­ti­cia de las con­di­cio­nes apli­ca­das a ese re­fe­rén­dum, se de­mos­tró la vo­lun­tad de los an­da­lu­ces de ser co­mo los de­más. Des­pués de An­da­lu­cía, es cier­to, vi­nie­ron to­dos y pa­ra to­dos hu­bo ca­fé, pe­ro en di­fe­ren­tes do­sis. En An­da­lu­cía no se ma­ni­fes­tó na­die por la in­de­pen­den­cia. En An­da­lu­cía no se tor­ció la mano a la le­ga­li­dad. En An­da­lu­cía no qui­so na­die des­truir el Es­ta­do. En An­da­lu­cía na­die pre­ten­dió ob­te­ner ven­ta­jas so­bre na­die. En An­da­lu­cía, sim­ple­men­te, se opu­so su po­bla­ción a que, por el he­cho de pro­ce­der de una pa­ta con­cre­ta del Cid, unos ciu­da­da­nos ob­tu­vie­sen pri­vi­le­gios so­bre otros. Aho­ra, cuan­do unos cuan­tos cre­ti­nos ilu­mi­na­dos pre­ten­den re­cla­mar la in­de­pen­den­cia de es­te vie­jo sur (no ca­be ma­yor es­tu­pi­dez), y cuan­do otros

En An­da­lu­cía no se ma­ni­fes­tó na­die por la in­de­pen­den­cia, no se tor­ció la mano a la le­ga­li­dad, na­die qui­so des­truir el Es­ta­do

Qpre­ten­den ma­no­sear su his­to­ria con tal de jus­ti­fi­car los arran­ques irra­cio­na­les de la ava­ri­cia sep­ten­trio­nal, con­vie­ne re­cor­dar que en es­te rin­cón del sur, des­de el que es­cri­bo, se ini­ció una ra­zo­na­ble y dig­na pe­lea por ha­cer de to­dos los es­pa­ño­les un con­jun­to de ciu­da­da­nos igua­les en de­re­chos y de­be­res. Los que vi­vie­ron en­ton­ces aque­llos con­tro­ver­ti­dos tiem­pos de­be­rían ex­pli­cár­se­lo, aun­que sea con mu­ñe­qui­tos, a tan­to acé­mi­la y a tan­to in­cul­to co­mo pue­bla es­te so­le­jar con al­ba­rra­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.