En pri­mer plano.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS: RA­FA MAR­TOS Y PA­BLO CHA­CÓN

Desem­pe­ñan un pa­pel cla­ve en to­do lo que es­con­den la­gos, ríos y ma­res: crí­me­nes, des­apa­ri­cio­nes, nar­co­trá­fi­co, pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co... Co­noz­ca a los GEAS, los bu­cea­do­res de éli­te de la Guar­dia Ci­vil.

Ras­trea­ron el Gua­dal­qui­vir tras el ca­dá­ver de Marta del Cas­ti­llo, se su­mer­gie­ron en aguas fe­ca­les en bus­ca del ni­ño Ga­briel Cruz y ex­tra­je­ron de un po­zo el cuer­po sin vi­da de Dia­na Quer. Los Gru­pos Es­pe­cia­les de Ac­ti­vi­da­des Su­ba­cuá­ti­cas (GEAS) rea­li­zan una la­bor que pa­sa mu­chas ve­ces inad­ver­ti­da. Así es la vi­da de los bu­cea­do­res de éli­te de la Guar­dia Ci­vil.

BA­JO EL AGUA, EN­TRE EL FAN­GO a ve­ces, los es­pe­cia­lis­tas en ac­ti­vi­da­des su­ba­cuá­ti­cas de la Guar­dia Ci­vil bus­can ca­dá­ve­res, vehícu­los, ar­mas; pis­tas y evi­den­cias de in­ves­ti­ga­cio­nes cri­mi­na­les. En lo que va de año han re­cu­pe­ra­do de un po­zo el cuer­po de la jo­ven Dia­na Quer, tras es­tar 16 me­ses des­apa­re­ci­da; y par­ti­ci­pa­ron, ras­trean­do po­zas y bal­sas y su­mer­gién­do­se en­tre los re­si­duos de una de­pu­ra­do­ra, en bus­ca del ca­dá­ver de Ga­briel Cruz, el ni­ño de ocho años cu­yo ase­si­na­to con­mo­vió en fe­bre­ro a to­da Es­pa­ña. Son ca­sos que ejem­pli­fi­can el la­do amar­go de la ta­rea de los 213 agen­tes que for­man los Gru­pos Es­pe­cia­les de Ac­ti­vi­da­des Su­ba­cuá­ti­cas (GEAS), una uni­dad de éli­te crea­da en 1981 que, só­lo en 2017, res­ca­tó a cer­ca de 600 per­so­nas y re­cu­pe­ró más de 90 ca­dá­ve­res. «De­vol­ver el cuer­po de un ser que­ri­do a una fa­mi­lia es un sen­ti­mien­to agri­dul­ce –ad­mi­te el sar­gen­to An­to­nio Gar­cía, al man­do del gru­po de GEAS de la pro­vin­cia de Ali­can­te–. Sien­tes sa­tis­fac­ción al ver des­can­sar a la fa­mi­lia, pe­ro a la vez tris­te­za». A su la­do, el ca­bo Án­gel Mon­te­ro aña­de: «Re­cu­pe­rar el cuer­po de un ni­ño, so­bre to­do si tie­nes hi­jos de esa edad es un mo­men­to muy du­ros. Aun así tie­nes la re­com­pen­sa de pro­por­cio­nar con­sue­lo a los fa­mi­lia­res. Co­mo una ma­dre que nos re­mi­tió una car­ta de agra­de­ci­mien­to por res­ca­tar el ca­dá­ver de su hi­jo aho­ga­do en una gru­ta».

"Re­cu­pe­rar el cuer­po de un ni­ño es muy du­ro, so­bre to­do si tie­nes hi­jos. La re­com­pen­sa es pro­por­cio­nar con­sue­lo a sus fa­mi­lia­res", di­ce un agen­te

Otras ve­ces, sin em­bar­go, ni si­quie­ra es po­si­ble ese «fi­nal agri­dul­ce», co­mo en el ca­so de Marta del Cas­ti­llo. Los GEAS son par­te del ope­ra­ti­vo que, des­de la des­apa­ri­ción de es­ta ado­les­cen­te sevillana en 2009, ha bus­ca­do, sin éxi­to, su ca­dá­ver en ver­te­de­ros, po­zos, zan­jas, mi­nas aban­do­na­das, fin­cas y am­plias zo­nas del Gua­dal­qui­vir. Mu­cha gen­te, por otro la­do, les de­be la vi­da, co­mo el es­pe­leo­bu­cea­dor Xis­co Grà­cia, res­ca­ta­do en 2017 tras pa­sar se­sen­ta ho­ras atra­pa­do en una cue­va de Ma­llor­ca a cua­ren­ta me­tros de pro­fun­di­dad. «En 2004 res­ca­ta­mos a otro bu­cea­dor en la mis­ma is­la y en 2014 a otro en si­mi­la­res cir­cuns­tan­cias en Ge­ro­na», re­me­mo­ra el sar­gen­to Gar­cía. Son ca­sos que re­mi­ten al de los do­ce ni­ños tai­lan­de­ses atra­pa­dos en ju­lio en una gru­ta en su país y li­be­ra­dos por bu­cea­do­res co­mo los hom­bres del sar­gen­to Gar­cía. Cuan­do van de mi­sión, los ocho miem­bros de su equi­po se or­ga­ni­zan en equi­pos de cua­tro: dos bu­cea­do­res se su­mer­gen y los otros dos per­ma­ne­cen vi­gi­lan­tes en su­per­fi­cie. «Apli­ca­mos ri­gu­ro­sos cri­te­rios y pro­ce­di­mien­tos del bu­ceo pro­fe­sio­nal –sub­ra­ya el sub­ofi­cial–. En ello re­si­de par­te de la efi­ca­cia y se­gu­ri­dad de nues­tra ac­tua­ción». Y es­te ri­gor, co­mo en to­do cuer­po de éli­te que se pre­cie, co­mien­za en la pro­pia se­lec­ción del per­so­nal, cu­ya con­di­ción in­elu­di­ble es ser guar­dia ci­vil. Pri­me­ro se eva­lúan la con­di­ción fí­si­ca y los co­no­ci­mien­tos del me­dio sub­acuá­ti­co de los as­pi­ran­tes. Tras la pri­me­ra cri­ba, dos se­ma­nas de prue­bas in­ten­si­vas re­du­cen de for­ma drás­ti­ca la lis­ta de as­pi­ran­tes, que de­sis­ten por la du­re­za fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca del pro­ce­di­mien­to. «El au­to­con­trol y la tran­qui­li­dad son im­pres­cin­di­bles mien­tras te mue­ves en­tre cieno y ra­mas bus­can­do un ca­dá­ver», ale­ga Je­sús Garrido, agen­te con más de vein­te años de ser­vi­cio. Los ele­gi­dos se en­tre­gan en­ton­ces a cin­co me­ses de for­ma­ción pa­ra bu­cear en mar, ríos, pan­ta­nos, em­bal­ses, po­zos, cue­vas, aguas pro­fun­das y zo­nas con vi­si­bi­li­dad ce­ro. «A ve­ces es co­mo su­mer­gir­te en un va­so de co­la-cao. No te ves ni la mano y re­vi­sas la zo­na a tien­tas, cer­cio­rán­do­te de que no que­de un pal­mo de te­rreno sin com­pro­bar y sin per­der con­tac­to con el com­pa­ñe­ro», ex­pli­ca el ca­bo Án­gel Mon­te­ro. Res­ca­tar ca­dá­ve­res y per­so­nas ex­tra­via­das es el la­do más vi­si­ble de su tra­ba­jo, pe­ro los GEAS tam­bién rea­li­zan ta­reas re­la­cio­na­das con la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta, el com­ba­te al nar­co­trá­fi­co y de vi­gi­lan­cia fis­cal, ade­más de con­trol de re­ser­vas ma­ri­nas y es­pa­cios pro­te­gi­dos y de pro­tec­ción del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral e his­tó­ri­co su­mer­gi­do. En la ali­can­ti­na Vi­lla­jo­yo­sa, por ejem­plo, pa­tru­llan los res­tos del Bou Fe­rrer, na­ve ro­ma­na con más de dos mil án­fo­ras y pie­zas de gran va­lor ar­queo­ló­gi­co a vein­ti­cin­co me­tros de pro­fun­di­dad. «Ya he­mos su­fri­do tres ex­po­lios en el pe­cio –re­ve­la el ca­bo Mon­te­ro–, nues­tra pre­sen­cia es vi­tal pa­ra di­sua­dir y con­tro­lar».

PRO­TE­GER EL PA­TRI­MO­NIO Miem­bros del GEAS de Ali­can­te na­ve­gan ha­cia el pe­cio ro­mano Bou Fe­rrer, fren­te a las cos­tas de Vi­lla­jo­yo­sa, en Ali­can­te. En­tre sus ta­reas fi­gu­ra la pro­tec­ción del pa­tri­mo­nio ar­queo­ló­gi­co sub­acuá­ti­co.Mu­chos as­pi­ran­tes de­sis­ten por la du­re­za fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca de las prue­bas de se­lec­ción: dos se­ma­nas que lle­van al lí­mi­te a los can­di­da­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.