Ani­ma­les de com­pa­ñía

La crea­ción en ven­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da

en un pa­sa­je es­pe­cial­men­te ins­pi­ra­do de su obra, Chesterton nos en­se­ña­ba la ra­di­cal in­com­pa­ti­bi­li­dad en­tre la vi­sión re­li­gio­sa del mun­do y la vi­sión del ca­pi­ta­lis­mo: «Cuan­do Dios mi­ró las co­sas crea­das y vio que eran bue­nas, fue por­que eran bue­nas en sí mis­mas, tal co­mo apa­re­cían. Pe­ro se­gún la mo­der­na idea ca­pi­ta­lis­ta, Dios ha­bría mi­ra­do las co­sas y vis­to que eran bie­nes. (…) To­das las flo­res, to­dos los pá­ja­ros, es­ta­rían mar­ca­dos con su pre­cio de li­qui­da­ción; to­da la crea­ción es­ta­ría en ven­ta y to­das las criaturas bus­can­do ne­go­cio». Tris­te­men­te, es­ta vi­sión del mun­do co­mo un in­men­so hi­per­mer­ca­do o bazar al al­can­ce de nues­tra co­di­cia es la que ha triun­fa­do en nues­tra épo­ca. Si to­das las ci­vi­li­za­cio­nes an­te­rio­res ha­bían pro­fe­sa­do una vi­sión re­li­gio­sa del mun­do, dis­tin­guien­do en­tre las co­sas des­ti­na­das al con­su­mo (una manzana), al uso (una si­lla) y a la con­tem­pla­ción (un cre­púscu­lo), la nues­tra –por pri­me­ra vez en la His­to­ria– tra­ta to­das las co­sas co­mo si hu­bie­sen si­do crea­das pa­ra el con­su­mo bu­lí­mi­co. Así, se fa­bri­can co­sas que an­ta­ño es­ta­ban des­ti­na­das al uso sin pla­zo de ca­du­ci­dad co­mo si fue­ran co­sas des­ti­na­das al con­su­mo in­me­dia­to (y por eso las ro­pas que ves­ti­mos o los uten­si­lios con los que tra­ba­ja­mos es­tán di­se­ña­dos pa­ra que rá­pi­da­men­te se es­tro­peen y po­da­mos cam­biar­los por otros); y, más te­rri­ble­men­te aún, to­das las co­sas que an­ta­ño ha­bían si­do crea­das por Dios o por los hom­bres pa­ra re­crea­ción de nues­tra al­ma se han con­ver­ti­do en pie­zas de una co­lec­ción que de­be­mos com­ple­tar vo­raz­men­te y a ma­ta­ca­ba­llo. Es­ta vi­sión del mun­do co­mo un han­gar en el que to­das las flo­res y to­dos los pá­ja­ros es­tán mar­ca­dos con su pre­cio de li­qui­da­ción es la pre­mi­sa so­bre la que fun­cio­na el tu­ris­mo, que no con­sis­te en otra co­sa sino en con­su­mir bu­lí­mi­ca­men­te ciu­da­des exó­ti­cas o pue­ble­ci­tos pin­to­res­cos, en zam­par­se pla­yas pa­ra­di­sía­cas o bos­ques en­can­ta­dos, en de­vo­rar ca­te­dra­les des­dio­sa­das o abu­rri­dí­si­mos mu­seos, en em­bau­lar­se de­va­lua­das ex­pe­rien­cias de ries­go o de­cré­pi­tas aventuras ro­mán­ti­cas. Y así has­ta que to­da es­ta co­mi­lo­na nos de­ja ahí­tos. Lue­go vol­ve­mos a ca­sa y tra­ta­mos de ha­cer la di­ges­tión de la pi­tan­za. Y en­ton­ces des­cu­bri­mos (aun­que nun­ca lo con­fe­sa­mos) que aquel em­pa­cho no ha lo­gra­do nu­trir nues­tra al­ma ni si­quie­ra mí­ni­ma­men­te; por el con­tra­rio, más bien ha lo­gra­do de­jar­la es­quil­ma­da y con­su­mi­da, más to­da­vía de lo que an­tes es­ta­ba. Y aun­que eruc­ta­mos an­te los ami­gos, pa­ra que pue­dan de­lei­tar­se con las tu­fa­ra­das de las ciu­da­des exó­ti­cas o los pue­ble­ci­tos pin­to­res­cos que he­mos con­su­mi­do, de las pla­yas pa­ra­di­sía­cas y bos­ques en­can­ta­dos que nos he­mos zam­pa­do, de las ca­te­dra­les des­dio­sa­das y los abu­rri­dí­si­mos mu­seos que he­mos de­vo­ra­do, ín­ti­ma­men­te nos sa­be­mos va­cíos. Por­que to­dos esos pai­sa­jes y ex­pe­rien­cias que he­mos con­su­mi­do du­ran­te las va­ca­cio­nes eran en reali­dad un tram­pan­to­jo di­se­ña­do pa­ra sa­ciar nues­tras an­sias de co­lec­cio­nis­mo. Pe­ro to­do aquel tram­pan­to­jo, ape­nas lo de­ja­mos atrás, se des­va­ne­ce co­mo por ar­te de en­sal­mo; por­que na­da de lo que vi­vi­mos en aque­llos días era na­ci­do del al­ma, na­da fue ges­ta­do en el al­ma, na­da hi­zo su ni­do en el al­ma. To­do fue una ex­pe­rien­cia di­se­ña­da pa­ra dis­fra­zar nues­tro has­tío y ale­tar­gar nues­tro de­sen­can­to; una ex­pe­rien­cia que, una vez gas­ta­da, se des­va­ne­ce: no ha traí­do nin­gún des­can­so a nues­tras al­mas, sino que más bien nos de­ja una re­sa­ca que agi­gan­ta nues­tro has­tío y de­sen­can­to. Y, a la pos­tre, to­dos aque­llos lu­ga­res que vi­si­ta­mos du­ran­te nues­tras va­ca­cio­nes se que­dan arrum­ba­dos y pol­vo­rien­tos en el des­ván de la des­me­mo­ria, co­mo li­bros que no lle­ga­mos a leer, por­que es­ta­ban es­cri­tos en un idio­ma in­des­ci­fra­ble. Por­que an­tes han si­do con­ver­ti­dos en bie­nes mar­ca­dos con su pre­cio de li­qui­da­ción, ex­pues­tos a nues­tra bu­li­mia con­su­mis­ta. Sos­pe­cho que ca­si to­dos he­mos pa­sa­do por es­te mal tra­go, tan­to más de­mo­le­dor cuan­to ma­yor ha si­do el em­pa­cho. Al fi­nal nos trae­mos de nues­tras va­ca­cio­nes un re­per­to­rio de ‘vis­tas’ o ‘sen­sa­cio­nes’

Nues­tra ci­vi­li­za­ción –por pri­me­ra vez en la His­to­ria– tra­ta to­das las co­sas co­mo si hu­bie­sen si­do crea­das pa­ra el con­su­mo bu­lí­mi­co

Qes­te­reo­ti­pa­das y ar­chi­sa­bi­das: las mis­mas que los fo­lle­tos tu­rís­ti­cos ha­bían pre­pa­ra­do pa­ra no­so­tros, las mis­mas que se re­pi­ten en los sel­fies de to­dos los tu­ris­tas que nos pre­ce­die­ron el año an­te­rior y que se re­pe­ti­rán en los sel­fies de los tu­ris­tas que nos su­ce­de­rán el año pró­xi­mo. Pues, a la pos­tre, el via­je, en un mun­do que ha per­di­do la pal­pi­ta­ción re­li­gio­sa y se ha en­tre­ga­do a la vo­ra­ci­dad con­su­mis­ta, no es otra co­sa sino un bu­fé pa­ra tra­gal­da­bas cu­yos pla­tos, mon­ta­dos so­bre una al­fom­bra des­li­zan­te, dis­cu­rren an­te no­so­tros sin ro­zar si­quie­ra nues­tra al­ma. Y que se pier­den, allá a los le­jos, por la es­co­ti­lla del ol­vi­do, co­mo se pier­de la fe­rra­lla en una plan­ta de des­gua­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.