"PAUL NUN­CA DI­JO QUIÉN LO HA­BÍA SE­CUES­TRA­DO"

A Gi­se­la Getty se le es­ca­pa la ri­sa al pen­sar en lo ro­cam­bo­les­co del asun­to: des­plu­mar a uno de los hom­bres más ri­cos del mun­do, el pe­tro­le­ro Jean Paul Getty, gra­cias a un plan tra­za­do por su nie­to, Paul Getty, que se ha­ría pa­sar por víc­ti­ma de un se­cuest

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | A Fondo - POR ADAM LUCK

con­ti­nua­ción , Paul y ella crea­rían un pa­raí­so con­tra­cul­tu­ral en Ma­rrue­cos con el di­ne­ro del res­ca­te. To­do pa­re­ce sa­ca­do de una pe­lí­cu­la, así que no es ra­ro que Rid­ley Scott y Danny Boy­le se in­tere­sa­ran por el ca­so e in­ten­ta­ran des­en­tra­ñar uno de los ma­yo­res mis­te­rios del si­glo XX. Pe­ro va­ya­mos por par­tes. En 1973, Paul Getty des­apa­re­ce en Ro­ma y re­apa­re­ce a los cin­co me­ses sin una ore­ja tras pa­gar su abue­lo y su pa­dre 3,2 mi­llo­nes de dó­la­res. Fi­na­li­za­do el se­cues­tro, Paul se reúne con Gi­se­la y su ge­me­la, Jut­ta Sch­midt –for­ma­ban un trío amo­ro­so– y al po­co Gi­se­la y Paul, 7 años me­nor que las her­ma­nas, se ca­san en una bo­da que aca­pa­ró ti­tu­la­res por to­do el mun­do. Más de 40 años des­pués, Gi­se­la se ha sen­ti­do obli­ga­da a rom­per la ley del si­len­cio im­pe­ran­te en la fa­mi­lia Getty. La ra­zón va más allá de las dos ver­sio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas so­bre el asun­to: To­do el di­ne­ro del mun­do, la pe­lí­cu­la de Scott, y Trust, la se­rie de Boy­le. Su her­ma­na Jut­ta mu­rió de cán­cer el año pa­sa­do, y eso la ha im­pul­sa­do a afron­tar el pa­sa­do. «Am­bas ver­sio­nes ca­re­cen de una voz fe­me­ni­na», in­di­ca Gi­se­la, tam­bién ci­neas­ta. Gi­se­la si­gue per­so­ni­fi­can­do to­das las con­tra­dic­cio­nes del ra­di­ca­lis­mo po­lí­ti­co de los se­sen­ta. Al igual que su her­ma­na Jut­ta, se­du­jo a un ex­tra­or­di­na­rio elen­co de fa­mo­sos –Ro­man Po­lans­ki y Federico Fe­lli­ni, en­tre otros– ar­ma­da de su be­lle­za, in­te­li­gen­cia y se­gu­ri­dad en sí mis­ma. Hi­ja de un ofi­cial ale­mán –na­zi con­ven­ci­do–, abra­zó pron­to el mar­xis­mo e hi­zo lo po­si­ble por pro­pi­ciar la re­vo­lu­ción, aun­que ter­mi­nó ca­sa­da con un Getty y tra­yen­do al mun­do a Balt­ha­zar Getty. El ma­tri­mo­nio se vino aba­jo mu­cho an­tes de que Paul su­frie­ra una so­bre­do­sis con 24 años y que­da­ra pa­ra­li­za­do. «En los se­sen­ta lu­chá­ba­mos por un mun­do nue­vo –di­ce Gi­se­la a sus 69 años–. Una ge­ne­ra­ción en­te­ra de­cía: 'Haz el amor y no la gue­rra'». En su ca­so, las ge­me­las se in­te­gra­ron en la ra­ma lo­cal del KPD co­mu­nis­ta mien­tras es­tu­dia­ban Be­llas Ar­tes. En esos días ga­na­ron un pre­mio in­ter­na­cio­nal de ci­ne, im­po­nién­do­se a fi­gu­ras co­mo Wim Wen­ders, y am­bas se ca­sa­ron. No tar­da­ron, sin em­bar­go, en de­silu­sio­nar­se, rom­per sus ma­tri­mo­nios y tras­la­dar­se a Ro­ma. «Berlín se nos que­da­ba pe­que­ño. Que­ría­mos al­go nue­vo. No po­día­mos vol­ver a una vi­da tra­di­cio­nal». Un día, ya en Ita­lia, su­frie­ron una re­ve­la­ción. «Fue en una pla­ya to­man­do LSD. En­ten­di­mos que la ver­dad más pro­fun­da es el amor –di­ce en­tre ri­sas–. No éra­mos muy mo­des­tas que di­ga­mos. Es­tá­ba­mos con­ven­ci­das de ser las hi­jas pre­fe­ri­das de Dios, con la mi­sión de lle­var el amor al mun­do. Nos ha­bía en­car­ga­do es­ta mi­sión, pe­ro no te­nía­mos idea de có­mo lle­var­la a ca­bo».

A PRI­ME­RA VIS­TA. En Ro­ma, las her­ma­nas se re­la­cio­na­ron con un círcu­lo al­ter­na­ti­vo de ac­to­res, tra­ves­ti­dos y ra­di­ca­les, y no tar­da­ron en co­no­cer a Paul y a su com­pa­ñe­ro de pi­so, Marcello Cri­si. «Nos re­co­no­ci­mos al mo­men­to –re­me­mo­ra Gi­se­la–. Te­nía­mos la sen­sa­ción de pro­ce­der del mis­mo pla­ne­ta, por­que Paul era un bi­cho ra­ro y no­so­tras, co­mo ge­me­las e hi­jas del hitle­ris­mo, tam­bién. Era un chi­co muy gua­po, des­pier­to, in­te­li­gen­te y con mu­chas con­tra­dic­cio­nes, pe­ro se ha­cía que­rer. Tí­mi­do, pe­ro tam­bién cí­ni­co y arro­gan­te, te­nía al­go de in­sen­sa­to. De­cía co­sas co­mo: 'Yo ha­go lo que quie­ro'. 'Soy más lis­to que na­die'. Re­sen­ti­do con el mun­do, su en­can­to per­so­nal en­cu­bría mu­cha ira. No apa­ren­ta­ba 16 años». A John Paul Getty III lo ha­bían ex­pul­sa­do del co­le­gio y hu­yó de su fa­mi­lia. Su pa­dre, John Paul Getty II, Big Paul –apo­do que con­vir­tió a su hi­jo en Little Paul–, re­si­día en Ita­lia pa­ra lle­var el ne­go­cio fa­mi­liar por or­den de su pro­ge­ni­tor, un mi­llo­na­rio sin es­crú­pu­los. Big Paul de­pen­día del al­cohol y las drogas, y su adic­ción se agu­di­zó tras el fra­ca­so de su ma­tri­mo­nio con Abi­gail Ha­rris, Gail, ma­dre de Little Paul. El hi­jo de la pa­re­ja dis­fru­tó de una edu­ca­ción in­ter­na­cio­nal, pe­ro a los 15 años se har­tó y tra­bó amis­tad con Marcello –as­pi­ran­te a ar­tis­ta, co­mo él–,

con quien em­pe­zó a fre­cuen­tar am­bien­tes po­co re­co­men­da­bles. «Al día si­guien­te de co­no­cer­los, nos mu­da­mos a su ca­sa –re­cuer­da Gi­se­la–. Era enor­me. Marcello dor­mía en la plan­ta ba­ja y Paul, Jut­ta y yo com­par­tía­mos un dor­mi­to­rio arri­ba. Los pe­rió­di­cos ha­bla­ron de me­na­ge à trois, pe­ro so­lo nos co­gía­mos de las ma­nos. Nos de­va­ná­ba­mos los se­sos so­bre la me­jor for­ma de cam­biar el mun­do. Que­ría­mos ro­dar pe­lí­cu­las, es­ta­ble­cer una co­mu­ni­dad de vi­sio­na­rios... Ha­blá­ba­mos de po­ner LSD en el su­mi­nis­tro de agua de la ciu­dad pa­ra fa­ci­li­tar que las co­sas cam­bia­ran». Pe­ro te­nían un pro­ble­ma: pa­ra cons­truir su nue­vo mun­do, ne­ce­si­ta­ban di­ne­ro del vie­jo mun­do. «Un día, Paul me di­jo que ha­bía ha­bla­do con unos ti­pos con la idea de fin­gir su pro­pio se­cues­tro y com­prar una gran ca­sa en Ma­rrue­cos con el di­ne­ro del res­ca­te. In­sis­tía en que era el nie­to pre­fe­ri­do de su abue­lo, que to­do se re­sol­ve­ría en me­nos de una se­ma­na». A tra­vés de Marcello, re­ve­la Gi­se­le, co­no­ció a los de la Ma­la­vi­ta, la ma­fia ro­ma­na, una or­ga­ni­za­ción que aca­ba­ría ex­pri­mién­do­lo co­mo a un li­món. «Ve­nían a la ca­sa y traían drogas; Paul siem­pre es­ta­ba tra­pi­chean­do con ellos». Por aquel en­ton­ces, re­cuer­da Gi­se­la, ella y Jut­ta bus­ca­ban fi­nan­cia­ción pa­ra «una pe­lí­cu­la gue­rri­lle­ra». Paul les dio la so­lu­ción: Ciam­be­llo­ne, un ca­po ma­fio­so, es­ta­ba dis­pues­to a po­ner el di­ne­ro. Las chi­cas fue­ron a ha­blar con él.

PORNO Y HE­ROÍ­NA.

«Es­ta­ba es­pe­rán­do­nos en un pi­si­to de un so­lo dor­mi­to­rio, con las pa­re­des ro­jas; en el dor­mi­to­rio ha­bía una ca­ma des­co­mu­nal. Ciam­be­llo es­ta­ba sen­ta­do en el col­chón, con Marcello, Paul y una de­ce­na de ti­pos a los que no co­no­cía­mos. Paul y Marcello se fue­ron; nos pa­re­ció ra­ro, pe­ro no te­nía­mos mie­do. Ciam­be­llo­ne nos en­tre­gó un fa­jo de bi­lle­tes. Al po­co ra­to, la si­tua­ción se sa­lió de ma­dre. Se fue­ron qui­tan­do las ro­pas, has­ta que­dar­se en cal­zon­ci­llos, co­men­za­ron a pin­char­se he­roí­na, po­ner pe­lí­cu­las porno... Nos man­tu­vie­ron en­ce­rra­das du­ran­te dos días. No pa­ra­ban de es­ni­far co­caí­na. La si­tua­ción era pe­li­gro­sa. Ha­bla­ban de vio­lar­nos. Ciam­be­llo­ne fue con Jut­ta al ba­ño y le di­jo: 'Quie­ro que seas mi aman­te. Si te nie­gas, es­toy dis­pues­to a ma­tar­me'. Jut­ta se que­dó es­tu­pe­fac­ta, pe­ro le di­jo que no. Ciam­be­llo­ne echó mano a un cu­chi­llo y em­pe­zó a ha­cer­se cor­tes. El sue­lo es­ta­ba cu­bier­to de san­gre». Los de la Ma­la­vi­ta in­ten­ta­ron lle­var­se a Jut­ta y a Gi­se­la al cam­po, pe­ro en el tra­yec­to, en un atas­co, las her­ma­nas sa­lie­ron co­rrien­do del co­che. Tras aque­llo, Paul y Gi­se­la se con­vir­tie­ron en aman­tes. «No vol­vi­mos a ha­blar de la idea del se­cues­tro», ase­gu­ra. Paul le pro­pu­so ma­tri­mo­nio. Co­rría ju­lio de 1973, y Gi­se­la le di­jo que sí. «Des­pués me di­jo que te­nía co­sas que ha­cer y que nos ve­ría­mos más tar­de». Tar­da­rían cin­co me­ses en ver­se de nue­vo.

"ÉRA­MOS UNOS IN­GE­NUOS. NOS EQUI­VO­CA­MOS AL PEN­SAR QUE PO­DÍA­MOS USAR EL DI­NE­RO DEL VIE­JO MUN­DO PA­RA FI­NAN­CIAR UN MUN­DO NUE­VO. Y LO PA­GA­MOS CON CRE­CES"

Al prin­ci­pio, Gi­se­la y Jut­ta pa­tea­ron Ro­ma en su bus­ca, pe­ro tras dos días sin no­ti­cias fue­ron a ver a la ma­dre de Paul, Gail, pa­ra co­mu­ni­car­le la des­apa­ri­ción. En nin­gún mo­men­to di­je­ron que Paul ha­bía ha­bla­do de fin­gir su se­cues­tro. Tam­po­co con­tac­ta­ron con la Po­li­cía. «No sa­bía­mos qué ha­bía pa­sa­do. No po­día­mos des­car­tar que se tra­ta­ra de un mon­ta­je. Con­fiá­ba­mos en que to­do fue­ra una co­me­dia. Tam­po­co era cues­tión de fas­ti­diar­le el plan». Lo que si­guió fue una far­sa trá­gi­ca. El abue­lo de Paul se ne­gó a pa­gar un cen­ta­vo, y su pa­dre, dé­bil, no qui­so sa­ber na­da. En no­viem­bre de 1973, el car­te­ro en­tre­gó un so­bre en la redacción de un dia­rio ita­liano. En el in­te­rior ha­bía un mechón rojizo y una ore­ja. La po­si­bi­li­dad de que a Paul lo fue­ran cor­tan­do en pe­da­ci­tos aca­bó con las dispu­tas mo­ne­ta­rias en­tre el magnate y su hi­jo, Big Paul. En la pri­me­ra de sus no­tas, los rap­to­res exi­gían 17 mi­llo­nes de dó­la­res, pe­ro el abue­lo Getty so­lo se avino a 'aflo­jar' 2,2 mi­llo­nes, el má­xi­mo fis­cal­men­te de­du­ci­ble, y a pres­tar­le un mi­llón adi­cio­nal a su hi­jo. Mi­llón es­te que Big Paul de­bía de­vol­ver con un in­te­rés del 4 por cien­to. Ha­lla­ron a Little Paul el 15 de di­ciem­bre de 1973 a 180 ki­ló­me­tros de Ná­po­les. Gi­se­la fue a ver­lo a la clí­ni­ca y lo en­con­tró bas­tan­te bien. Se ca­sa­ron nue­ve me­ses des­pués. Ella es­ta­ba em­ba­ra­za­da.

EL SI­LEN­CIO DE PAUL. Ha pa­sa­do ca­si me­dio si­glo des­de en­ton­ces, y Gi­se­la si­gue sin en­ten­der qué pa­só. «Pa­ra mí, con­ti­núa sien­do un enig­ma. Paul se ne­ga­ba a ha­blar de ello. En nin­gún mo­men­to acla­ró si ha­bía es­ta­do in­vo­lu­cra­do o no; tam­po­co quié­nes ha­bían si­do sus rap­to­res. Na­da. Sos­pe­cho que en su mo­men­to Paul ha­bló con la Ma­la­vi­ta, pe­ro que lue­go ol­vi­dó la idea..., y ya era de­ma­sia­do tar­de. Con la ma­fia no se jue­ga: si les ha­ces una propuesta, no pue­des echar­te atrás. Sos­pe­cho que ter­mi­na­ron por se­cues­trar­lo con­tra su voluntad. Eso ex­pli­ca­ría su pa­ra­noia. Le de­ja­ron cla­ro que te­nía que ate­ner­se a la pa­la­bra da­da. Es lo úni­co que pue­do de­cir. Los cí­ni­cos di­rán que nos com­por­ta­mos co­mo es­tú­pi­dos –pro­si­gue Gi­se­la–. Éra­mos muy in­ge­nuos, sí. Nos equi­vo­ca­mos al pen­sar que po­día­mos uti­li­zar el po­der y el di­ne­ro del vie­jo mun­do pa­ra fi­nan­ciar uno nue­vo. Y lo pa­ga­mos con cre­ces». Tan­to la pe­lí­cu­la de Rid­ley Scott co­mo la se­rie de Danny Boy­le tra­tan de acla­rar el se­cues­tro. Gi­se­la se mues­tra crí­ti­ca con am­bas ver­sio­nes. Cree que no abor­dan bien la per­so­na­li­dad de Paul, me­nos víc­ti­ma in­de­fen­sa de lo que pa­re­ce, y la su­ya pro­pia, la de las ge­me­las. «Boy­le nos des­cri­be co­mo a dos ton­ti­tas li­ge­ras de cas­cos – se que­ja Gi­se­la–. A la se­rie le fal­ta com­ple­ji­dad. To­do es uni­di­men­sio­nal, hay un cli­ché tras otro... Echo en fal­ta, por ejem­plo, una ma­yor com­pren­sión del tras­fon­do po­lí­ti­co». Qui­zá nun­ca se­pa­mos la ver­dad so­bre el se­cues­tro, pe­ro es­tá cla­ro que Paul y Gi­se­la ter­mi­na­ron por sen­tir­se muy so­los. «Des­pués de lo su­ce­di­do, tu­vi­mos cla­ro que el ve­rano del amor ha­bía aca­ba­do. El se­cues­tro nos hi­rió en lo más hon­do». Pa­ra re­ma­tar­lo, Paul se en­gan­chó a la he­roí­na. «Em­pe­ña­do en autodestruirse, era in­ca­paz de sen­tir­se fe­liz –re­me­mo­ra Gi­se­la–, in­ca­paz de vol­ver a in­te­grar­se en el sis­te­ma, un sis­te­ma que me­nos­pre­cia­ba, que tan so­lo le ha­bía de­pa­ra­do vio­len­cia. En las car­tas que es­cri­bió du­ran­te su cau­ti­ve­rio hay una pre­gun­ta re­cu­rren­te: '¿Por qué me ha­béis aban­do­na­do?'. Su abue­lo y su pa­dre se to­ma­ron to­do el tiem­po del mun­do pa­ra pa­gar el res­ca­te; los rap­to­res le cer­ce­na­ron la ore­ja, lo tor­tu­ra­ron, lo trau­ma­ti­za­ron. Su fa­mi­lia lo de­jó en la es­ta­ca­da. Qué im­por­ta si Paul es­ta­ba me­ti­do o no. El re­sul­ta­do fue trá­gi­co». El ma­tri­mo­nio se fue a pi­que mu­cho an­tes de que Paul en 1981, por una com­bi­na­ción de al­cohol y drogas, su­frie­ra una em­bo­lia ca­tas­tró­fi­ca. Se que­dó te­tra­plé­ji­co, par­cial­men­te cie­go, sin ha­bla. Mu­rió 30 años des­pués. «Paul lo asu­mió con va­len­tía –ase­gu­ra Gi­se­la–. La en­fer­me­dad sir­vió pa­ra ale­jar­lo de un mun­do bru­tal que lo ha­bía de­ja­do mal­he­ri­do».

PAUL SE EN­GAN­CHÓ A LA HE­ROÍ­NA. "ES­TA­BA EM­PE­ÑA­DO EN AUTODESTRUIRSE; ERA IN­CA­PAZ DE VOL­VER A IN­TE­GRAR­SE EN EL SIS­TE­MA"

CON LA FA­MI­LIA AL VIEN­TO John Paul y Gi­se­la Getty en 1974, de lu­na de miel. Él su­je­ta en bra­zos a Balt­ha­zar, hi­jo de la pa­re­ja; ella ha­ce lo pro­pio con Anna, fru­to de su ma­tri­mo­nio an­te­rior. La pa­re­ja se di­vor­ció en 1993.

SE­CUE­LAS DE UN SE­CUES­TRO Tras su li­be­ra­ción, el jo­ven Getty se en­tre­gó a las drogas y el al­cohol, has­ta su­frir una em­bo­lia en 1981 que lo de­jó te­tra­plé­ji­co. Mu­rió 30 años des­pués. Aba­jo, en 2003, en el fu­ne­ral de su pa­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.